Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2018

Insumos para un anlisis del momento poltico

Felipe scar Lagos Daz
Rebelin


1. CARACTERIZACIN DEL CICLO POLTICO

Nos encontramos en Chile en la interseccin entre dos momentos polticos, uno que no acaba de hundirse y otro que no logra despegar. No acaba de hundirse, porque el ciclo poltico iniciado en Dictadura pero consolidado con el rgimen de la Constitucin del 80, continuado y profundizado por los sucesivos gobiernos de la Concertacin, que desembocaron casi naturalmente al primer gobierno de Piera, ese rgimen que se llama modelo neoliberal (que es un modelo econmico, poltico y cultural), sigue en pie, resquebrajado en algunos aspectos pero an dominante Y tampoco logra despegar un nuevo ciclo poltico que podramos llamar posneoliberal, expresado por el movimiento estudiantil de 2011 pero que se ha ido extendiendo, al menos en sus ideas generales y recursos de movilizacin colectiva (organizacin, marchas, iniciativas culturales, redes sociales), a los mbitos de la salud pblica, el medioambiente, la calidad de vida de las personas, la mejora en las condiciones laborales; es decir, un ideario que busca salir de lgicas como el lucro, el endeudamiento, el machismo, la desigualdad, la competencia, para arribar a valores como la solidaridad, los bienes pblicos, el trabajo colectivo, el reconocimiento de las diversidades

Este momento es una interseccin y no una bifurcacin, porque no son dos caminos por optar. Es posible que ciertas condiciones desfavorables para el campo poltico que busca la transformacin democratizadora se mantengan, a saber: derechizacin de la regin (Ecuador, Per, Argentina, Brasil), predominio norteamericano, bajo precio de las materias primas o commodities, desmovilizacin social, pero aun as algunas ideas posneoliberales podran tomar protagonismo. O viceversa: que en estos cuatro aos el impulso posneoliberal vaya fortalecindose pero al mismo tiempo ciertas ideas o, de plano, ciertos mbitos de poder neoliberal se mantengan: medios de comunicacin privados, preminencia de la gran empresa privada, consumismo, etc En definitiva, hay una contienda poltica que se sita en un momento donde (parafraseando a Antonio Gramsci) la vieja sociedad no termina de morir ni la nueva acaba de nacer

El resultado de esta contienda no est predeterminado, aunque s depender de los recursos de movilizacin, las capacidades convocantes y de construccin de identidades, movilizaciones sociales, diques de contencin de esas movilizaciones, represin, errores o aciertos polticos; es decir, es un campo abierto donde la expresin de ideas polticas claras y con vocacin de mayoras son los elementos cardinales.

2. EL GOBIERNO 

Para nadie es sorpresa que el nuevo gobierno (segundo de Sebastin Piera) considere que la libertad de empresa es el camino al desarrollo. Tampoco es de sorprender que lo que ellos llaman desarrollo no es otra cosa que el simple crecimiento econmico, ni que ese crecimiento econmico beneficie a una minora social, los supericos o ricos, manteniendo a la clase media endeudada y frustrada y a los pobres estancados.  

Lo que s fue sorpresa es que los organismos internacionales o de gobernabilidad global se hayan mostrado tan abiertamente proclives al triunfo electoral de Piera, no porque Piera no represente sus intereses, sino porque la Nueva Mayora tambin los representa y algunos pensbamos que aseguraba mayor gobernabilidad a la inversin extranjera privada. Lo que no estbamos leyendo y s lo hicieron desde las corporaciones transnacionales y los bancos, fue que en la regin ya se estn impulsando proyectos similares, como los de Temer en Brasil y Macri en Argentina, que el ciclo de los gobiernos progresistas se encuentra cerrado y que la tutela norteamericana en la regin retoma el impulso. Eso hace posible que los intereses capitalistas nacionales y transnacionales no requieren de una coalicin de mediacin (entre sociedad civil y poderes facticos) como lo era la Nueva Mayora y puedan gobernar de forma directa, de ah el nombre de gobierno de los empresarios.

En qu consiste el plan econmico del gobierno de los empresarios? Por un lado, lo constituye una reforma tributaria que reducir los impuestos de primera categora (de los grandes empresarios), manteniendo el de segunda categora (de las clases medias), fundamentando la medida bajo el supuesto de que de este modo se dinamizar la economa y se aumentarn las inversiones.

Por otro lado, se reducir el gasto pblico. Pero esta afirmacin es engaosa, porque es cierto que el Estado no hace una inversin directa, pero lo que hace es subvencionar al sector privado. Con esta frmula mgica, en el primer gobierno de Piera (que coincidi adems con el ms alto precio de las materias primas) la deuda del Estado se triplic, la deuda del gobierno creci en 250%, la deuda externa en un 159% y la deuda de Codelco se increment en un 84% /1.

Otro elemento del plan de gobierno es la agenda del mundo del trabajo, flexibilizando las relaciones laborales, la jornada y las formas de contratacin, entre otros elementos. Esto tendr como consecuencia el aumento del empleo, pero de mala calidad y enorme precariedad, y por lo tanto, el incremento del sobreendeudamiento.

Otra caracterstica del gobierno, ser cmo se desenvuelve en el campo poltico. Hasta ahora lo ha hecho mal, recurriendo a frmulas como comisiones especiales que se saltan la labor del Congreso, el retiro del proyecto de indemnizacin a vctimas directas de la dictadura militar, recurrir al Tribunal Constitucional o inventar subterfugios como la objecin de conciencia para detener reformas democrticamente impulsadas, insistir en la legitimidad del lucro en reas que debiesen ser derechos sociales como la educacin.

Estas acciones, animadas por la lectura de una oposicin dividida, un contexto regional derechizado, un poder monumental de capital y el control del aparato del Estado, podran eventualmente generar enormes errores polticos que abran una ventana de oportunidad a las movilizaciones sociales y a una poltica posneoliberal.

En la actual interseccin en la que nos encontramos, un gobierno de derecha moderado, que tienda a la acumulacin del capital en el sector privado pero manteniendo una poltica social de mercado del tipo concertacionista o de la Nueva Mayora, podra relegitimar enormemente el ideario neoliberal. Pero el conservadurismo y la ambicin podran llevar a este gobierno a enormes errores polticos.

3. LA NUEVA MAYORA 

Una ventana de oportunidades polticas puede aprovecharse o desaprovecharse, o bien puede ser que no se est simplemente a la altura del momento histrico. Hoy la Nueva Mayora (ex Concertacin), no tiene ni la capacidad organizacional ni una propuesta de sentidos e ideas para dar la batalla poltica y cultural.

Es indudable que asistimos a la debacle de la Nueva Mayora. En su interior, la divisin histrica del Partido Demcrata Cristiano; la prdida de la ltima opcin de posicionamiento del Partido Radical, que fue Guillier; el camino propio que seguir el Partido Comunista; y la crisis al interior del PPD y del PS por prdida de identidad, renuncia o estancamiento de la militancia y desdibujamiento entre negocio y poltica.

El Partido Comunista se mantendr ms o menos cmodo con su 6% histrico y su identidad poltica de izquierda; apelar a conservar sus ocho diputados o subir a diez y conseguir un senador; buscar aumentar en alcaldas y concejalas. Pero tambin hay que sealar que cuenta con la capacidad de su militancia, sobre todo de los ms jvenes, quienes acrecentarn su presencia en las universidades y en el trabajo territorial. Vienen con una enorme experiencia en el Gobierno, que les gener asimismo grandes recursos econmicos. Y es un partido poltico con presencia nacional. En lo sucesivo, buscar acercarse al Frente Amplio y tambin impulsar algo as como un todos contra la derecha

Todos los otros partidos del bloque, la DC, PR, PPD y PS perdern militancia, ya que generacionalmente estn truncados, sus cuadros polticos superan los cuarenta aos de edad, no cuentan con trabajo ni de base ni en las universidades, por lo que su capacidad de renovacin generacional es nula.

No obstante, cuentan an con enormes recursos, especialmente econmicos, tanto desde la poltica como en el mundo empresarial y de las sociedades annimas. Sus operadores polticos son hbiles y tienen enorme experiencia, adems del apoyo de grandes empresarios, redes con universidades y el gobierno norteamericano Tienen tambin presencia institucional y en el aparato del Estado; una red de profesionales, que trabaja en sus municipios, empresas y medios de comunicacin, as como en Fundaciones y ONGs Hace cuarenta aos participan del sistema de campaas electorales, as que conocen bien cmo funciona y de dnde obtener recursos econmicos En definitiva, ocupan un espacio importante en la sociedad civil.

Por lo dems, no se trata una liga de la injusticia, sino ms bien de una coalicin que cedi poltica y culturalmente al modelo neoliberal, integrndose a sus lgicas, valores y objetivos Podran algunos sectores, en especial el PS, buscar cambiar de rumbo y reencontrarse con su historia de democratizacin y as intentar recuperar la credibilidad. Se ve difcil, pero en poltica, especialmente si hay recursos (econmicos, intelectuales, comunicacionales), son posibles los virajes Sobre todo cuando hay una ciudadana que, si bien es cierto est viviendo un cambio generacional sustantivo, an es reticente de plantearse un modelo alternativo de sociedad.

4. LA CIUDADANA Y SUS ANHELOS

Muchas veces se le ha atribuido al miedo que la sociedad neoliberal chilena no cambie. As se argument, por ejemplo, respecto al triunfo electoral de Piera. Pero lo cierto es que desde 2011 a la fecha, ese miedo proveniente de la herencia de la dictadura se ha ido perdiendo. Por qu, entonces, pareciera ser que en trminos generales la sociedad chilena se resiste al cambio? Porque si no hay una alternativa, al menos dibujada, a lo existente, la inteligencia colectiva seguir aferrndose a lo que por lo menos parece ms familiar y estable. Porque, debemos asumirlo, el neoliberalismo no es slo un sistema econmico y poltico, sino tambin valrico y cultural. En Chile no slo hay un Estado neoliberal, sino una sociedad y una ciudadana neoliberal, acostumbrada al consumo, al endeudamiento, a la competencia, al individualismo. Estas caractersticas no se expresan necesariamente en trminos negativos, todo lo contrario, al ser hegemnicos son vistos como valores o incluso como necesidades para ser una persona exitosa. 

Sin embargo, los xitos del modelo neoliberal se vuelven cada vez ms lejanos para las mayoras sociales. As es como el 20% de las personas de mayores recursos controlan el 72% de la riqueza del pas. Pero es ms, el 1% ms rico concentra el 35% de la riqueza, lo que corresponde a ingresos que van de los 15 a los 400 millones de pesos mensuales. Todos estos son datos compartidos por Fundacin Sol y por la OCDE.

Estamos hablando de un pas donde el ingreso promedio va de los 350 a los 650 mil pesos (los sueldos de las mujeres siguen siendo ms bajos que los de los hombres). Segn el SII, los trabajadores por cuenta propias (que han aumentado sustantivamente y son enarbolados como un actor fundamental en la economa chilena) no superan el ingreso promedio.

El 20% de la poblacin ocupada percibe entre 200 y 300 mil pesos, un 17%, entre 300 y 400 mil, un 11% menos de 100 mil, un 9% entre 1 y 2 millones. Slo el 1,2% recibe ms de 3 millones al mes. Estos son datos del INE.

De este modo, los xitos personales de una sociedad neoliberal son enormemente limitados y desiguales. Y el malestar se ha generalizado. Malestar por el endeudamiento en la educacin, por lo caro que resulta tener una casa, un auto o un nicho en el cementerio, donde una familia se puede endeudar por 20, 30 y hasta 40 aos Un malestar que genera el transporte o la salud pblica, la precariedad laboral, las injusticias sociales que hoy se expresan en la poblacin presidiaria compuesta esencialmente por gente pobre, en el Sename, en los femicidios, etc.

Y el malestar existente genera una enorme frustracin. Pero ni malestar ni frustracin significan tampoco construccin de una alternativa de sociedad distinta. Ni siquiera significa que la ciudadana estara dispuesta a apoyar a una alternativa poltica diferente. Tambin el triunfo de Piera se sostuvo en parte por ese malestar y sus frustraciones, ya que se les achacan principalmente a los gobiernos de la Nueva Mayora Y es ms, estamos presenciando una ola reaccionaria que est culpabilizando de lo malo a los delincuentes pobres, a los migrantes, a los indgenas, a las mujeres. Est intentando ingresar en el plano poltico y comunicacional un discurso de odio, un discurso reaccionario, del que hay que precaverse.

Pero tambin existe una ciudadana democrtica, abierta a la diversidad, sensible a las desigualdades, dispuesta a organizarse y movilizarse por mayor justicia social y mejorar la forma de vida de las grandes mayoras. Muchas de esas personas buscan distintas maneras de expresar sus ideales, no necesariamente en poltica: puede ser desde la cultura, el deporte, grupos de intereses diversos. Es ms, muchas de esas personas tienen un rechazo a la poltica. Pero sus esfuerzos slo pueden ser potenciados y conseguir logros colectivos si son encausados en un proyecto poltico de mayoras Un desafi que se presenta en el actual momento poltico, es aglutinar a esa mayora democrtica pero dispersa y debilitada, contra una minora reaccionaria pero unida y poderosa.

5. GRUPOS DE INTERS Y MOVIMIENTOS SOCIALES 

Una forma de aglutinar a las mayoras democrticas, ms all de los partidos polticos, han sido los grupos de inters y los movimientos sociales.  

En grupos de inters como animalistas, LGTB, de ayuda a personas en situacin de calle, centros culturales o clubes deportivos; o en movimientos sociales como los socioambientales, estudiantiles, por la salud pblica, No+AFP, feministas y de trabajadoras y trabajadores, se estn aglutinando ciudadanos democrticos y solidarios, que entienden que su malestar personal es en realidad un malestar compartido; que las frustraciones individuales no son sino expresin de una frustracin social; y que la nica forma de cambiar verdaderamente esa situacin de malestar y frustracin es la organizacin, el acto de poner en comn aquello que hace algunos aos atrs se viva en soledad.

Otra caracterstica de los movimientos sociales es que aglutina a partir de nuevas solidaridades y nuevas identidades polticas colectivas. Ante la crisis del movimiento obrero desatada por la represin, la modificacin de la estructura productiva hacia una estructura econmica financiera y de servicios, leyes laborales antisindicales, etc., la capacidad de la identidad obrera para representar al conjunto de la sociedad fue desarticulada. Pero adems, ese conjunto de la sociedad es cada vez ms diverso y complejo.

Sin embargo, entre toda la diversidad se han ido construyendo cadenas de equivalencia (Ernesto Laclau) entre un anhelo y otro, entre una demanda y otra. As, por ejemplo, en el movimiento feminista cada da aparece con mayor claridad el concepto de interseccionalidad, porque una feminista no puede ser racista ni homofbica, ni dejar de empatizar con la demanda de reconocimiento de los pueblos indgenas o sufrir en carne propia la desigualdad social y la precariedad laboral; los movimientos socioambientales estn tomando conciencia que el modelo neoliberal de produccin de la riqueza se basa tanto en la explotacin de los bienes naturales como de las y los trabajadores; el movimiento estudiantil comprende que la misma lgica de lucro en educacin opera en las pensiones y en la salud.

Esa complementariedad entre unos y otros malestares, entre unos y otros anhelos, es de un enorme potencial poltico. Esa complementariedad es la que puede decidir la predominancia del actual momento poltico: o el continuismo neoliberal o la democratizacin posneoliberal.

Notas:

1/ Wahren, Pablo, de CELAG. Programa econmico de Piera: camino a cul desarrollo?. En: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240681&titular=programa-econ%F3mico-de-pi%F1era:-%BFcamino-a-cu%E1l-desarrollo?-, 23-04-2018.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter