Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2018

Notas a propsito de un artculo de Rolando Astarita
El valor de cambio

Miguel Alejandro Hayes Martnez
Rebelin


He ledo recientemente una publicacin de Rolando Astarita en su blog (1). En esta parece hacer otra de esas defensas del marxismo,-que como he dicho (2)- defienden en nombre de Marx cosas que este no dijo. Sin nimo de ofender, y buscando siempre liberar al marxismo de malas interpretaciones, presento a continuacin (brevemente) algunas ideas que ponen en duda lo defendido por Astarita.

En su artculo, l regresa a un viejo debate de los marxistas con el exterior: la existencia de la sustancia comn en el cambio. Establece todo un cuestionamiento sobre las posiciones de los austriacos respecto a estas ideas. Segn Astarita, los austriacos niegan la existencia de la sustancia comn de los valores de cambio. No voy a referirme a la idea de dichos austriacos, sino a la supuesta tesis de Marx que l defiende. Solo quiero recordar que El Capital fue escrito bajo formas de razonamiento, que los neoclsicos no conocan. Estos estaban impregnados del positivismo de la poca, y con esos esquemas interpretaron a Marx, y as, malinterpretado, comenzaron a criticarlo.

Para Astarita es indudable,-y lo demuestra con toda una serie de citas y razonamientos-, la existencia de esa sustancia comn de los valores de cambio. Segn su tesis, estos son reducibles la susodicha sustancia, a una medida comn: el valor, por tanto, a su trabajo. Es cierto que lo que expone tiene mucha lgica e incluso es enseado an en la academia, pero qu pasara si el propio Marx desmintiera eso? Como he expuesto en un buen nmero de artculos publicados ya, siempre hago el llamado de no leer el Capital como un libro de economa que es respuesta a los neoclsicos, sino como un libro de dialctica aplicada, heredero de la tradicin de La ciencia de la lgica de Hegel. Si no se hace as, se lograr-tal y como hacen tantos- cambiar lo que dijo Marx. Tambin es muy importante mirar en la obra de Marx con ojos muy crticos, que sospechen, que analicen cada idea y que busquen explicaciones, y de ser necesario, la propia significacin de cada trmino en cada poca, que puede servir para evitar fatales errores del marxismo, como el ocurrido con la palabra produccin.

Es por eso, que como he hecho otras veces-, me apoyo en uno de los textos ms avanzados y desconocidos de Marx: Las Glosas al tratado de Adolph Wagner. En l, Marx reivindica algunas de las mentiras que ese seor haba expuesto a nombre de su obra El Capital. Si bien, con lo que yo he expuesto ya sobre el valor (3), podra cuestionar la tesis de Astarita, dejemos que sea el propio Marx quien hable.

Este comienza un prrafo diciendo: Yo no digo en parte alguna de la sustancia comn del valor de cambio; digo por el contrario, digo que el valor de cambio representa algo que les es comn: el valor. (4 pg. 171) No s por qu muchos no lo hacen, pero hay que mirar este texto de Marx.

Aqu est dejando claro este algo tiene implicaciones tericas y metodolgicas muy fuertes. Primero hay que entender que el valor se figura, toma cuerpo, en el valor de cambio. El valor de cambio es una expresin que adquiere sentido porque existen dos o ms valores. Al parecer muchos pensaron que el valor de cambio, llevaba escondido elementos cuantitativos que permitan la tan necesaria conmensurabilidad del cambio. Quien piense as ha construido el camino terico al revs. Por eso, ese razonamiento termina por decir que es el trabajo esa sustancia comn .Respecto a eso, Marx afirma: Yo no digo que la sustancia social comn del valor de cambio sea el trabajo. (4 pg. 171)

No s qu tan claro pueda quedar esto, solo con esas citas, por lo que aclarar par de elementos. Lo primero que debe quedar resaltarse, es la metodologa de la seccin primera. En ella Marx explica que el valor de cambio se presenta, como relacin cuantitativa de equivalencia. Es decir, el valor de cambio, entendido desde su fetichismo, es solo esas proporciones del cambio, relaciones entre cosas. Sin embargo ms adelante, aclara como eso no es ms que la forma de expresin del valor, es decir, la relacin donde esta se figura, donde se manifiesta la relacin de valor, su carcter de valor.

Ampliando la explicacin

Para ampliar la compresin solo habra que entender qu es el valor y qu el valor de cambio. El primero, es la abstraccin que se hace de la relacin de cambio aislando uno de sus elementos. As el valor, al quedar separado de su elemento referencial (el valor equivalencial), queda solo como algo que la sociedad le atribuye cierto valor, reconocimiento, identidad, poder, porque lo valida como valor de uso. Como toda teora del lenguaje, no debe buscarse en su interior (error cometido por algunos lingistas rusos), como si la conmensurabilidad se hiciera de forma mecnica por un contenido interno de las cosas. El valor, separado de su referente, queda solo como algo relacionable, enajenable, pero que no se sabe cmo.

Al compararlo con otro valor, se da la relacin de valor de cambio. En esta, el valor, que no puede expresar su valor en s mismo (por razones lgicas), lo expresa en el otro elemento de la ecuacin de valor. En esta interaccin ambos se reconocen mutuamente. Pero qu es lo que reconocen? Algunos han comenzado a buscar explicaciones que van desde lo mencionado (una sustancia comn interna, hasta un tercer elemento exterior).

Me pregunto: Para qu Marx explica el valor? Para entender el valor de cambio, hay que pensar y saber primero qu es el valor. Es por eso, que el valor de cambio, no es ms que la relacin la igualacin de dos valores a travs de procesos sociales. Con respecto a qu? Para saber ese qu hay que dominar la dialctica cmo mtodo-que no es precisamente considerar las cosas en movimiento-. La identidad que se establece en el intercambio mercantil, es una identidad respecto a las esencias de esas mercancas. Hay que recordar que esas esencias (valor) son de sustancia puramente social, lo cual quiere decir, que es un reconocimiento al papel que juega la mercanca en la sociedad. La identidad (valor), resulta de cmo los hombres reconocen racionalmente los resultados del trabajo, lo que como elemento consciente, est determinado por factores de ndole cultural, histrica, e incluso pulsionales.

En materia de dialctica el contenido que permite establecer una comparacin, tal como el valor de cambio, no se enfrenta como la lgica formal. Recuerdo que la lgica formal, establece su identidad de la forma, estableciendo la comparacin en trminos de cantidad. De esa misma manera han procedido muchos (como Astarita) a buscar esa cantidad-en este caso de trabajo- que permita establecer la comparacin. La dialctica, en su rechazo de convertir la forma, la cantidad en contenido, compara, mide, en relacin a las cualidades. Esas cualidades, no son ms que las cualidades que racionalmente la sociedad le confiere a cada mercanca a partir de su valor de uso, es decir, por adquirir su valor de uso un carcter social.

Por eso, Marx en un primer momento, en su anlisis desde la forma, compara cuantitativamente una mercanca con otra (tanto de A por tanto de B). Desde ah, construye su nocin de contenido (valor), que no intenta cuantificar nuevamente. No existe momento del tomo primero donde Marx equipare dos mercancas en trminos de horas, sino en su forma, cantidades de mercancas. Eso contribuye a demostrar que esa o sustancia comn no existe, al menos como tal sustancia. Lo que existe es un contenido del valor, es decir, su papel en la sociedad, que se expresa, adquiere forma social, es decir, FORMA, al entenderlo como valor de cambio. El hecho de que el cambio se explique en trminos de valores de uso, est mostrando como el contenido de ese cambio se entender a partir de los papeles de esas formas (valores de uso) en la sociedad.

Consideraciones finales

Una de las causas de esas conclusiones tericas, es el desconocimiento de la dialctica. Sin esta, se llega a pensar que debe haber algo material que permita la conmensurabilidad (trabajo), cuando la conmensurabilidad ocurre en la propia interaccin de individuos conscientes, determinada en la lucha de clases. Lo conmensurable se ha entendido axiomticamente, como si fuera un punto de partida a la hora de comparar dos elementos. Recuerdo que uno de los mayores cuestionamientos de Hegel (cuerpo fundamental del aparato lgico del Capital) (5), este critica fuertemente los esquemas preestablecidos de la matemtica como la estructura del silogismo (6 pg. 363), que encasilla el pensamiento y lo puede llevar a resultados equivocados. De esta misma forma, se intenta buscar un contenido, un axioma para entender que est pasando en el cambio.

Lo que debe hacerse es, metodolgicamente hablando, o mejor dicho, lo que hace Marx, al comprender la estructura de cambio, no es buscar lo comn en el cambio, sino explicar cmo en este se expresa al valor. No es que el valor de cambio sea algo propio que esconde un denominador comn que hay que buscar, tal y como hace la matemtica en su proceso de simplificar funciones. Se trata de que el valor de cambio de es ms que la fenomenizacin, una forma ms concreta de expresarse el valor. Por lo que se puede afirmar que se ha invertido la forma de abordar la cuestin en explicaciones como la de Astarita. El otro componente significativo, es el regreso al fetichismo. Marx traza un camino alrededor del valor de cambio, iniciado con visiones cosificadas, relaciones entre cosas (una mercanca respecto a otra), para despus pasar a entender las relaciones que esconde, las relaciones de valores de cambio, para despus desentraar relacin ms simple, la de valor, y ese es el contenido (esas relaciones sociales)Cmo es posible que una crtica a las interpretaciones fetichistas, termine en una respuesta fetichista? Es decir, decir que el cambio, es por otra cosa, por el trabajo contenido en las mercancas es algo fetichista. Toda la teora era para decir que se estaba cambiando por la cosa incorrecta, que debe ser por el trabajo materializado (otra cosa)? Lo que explica Marx, es una visin que se centra en las relaciones sociales (relaciones entre los hombres) que ocurre en el cambio. El cierre de la teora esa no puede ser para buscar una cosa (cosificada, trabajo), que sea punto de partida del cambio.

Con lo anterior solo intento dar pie un ciertos cuestionamientos que desarrollar en escritos posteriores y que son una lnea de lucha por destruir todas esas teoras que triunfalistas que buscan axiomas a los que aferrarse para enjuiciar la realidad, en parte por su renuncia al estudio de la dialctica, que conlleva a lecturas del Capital sin la metodologa correcta y en parte por desconocer textos como en el que explcitamente Marx desmiente la idea de la sustancia comn. En todo caso, si la explicacin no es suficiente, para quien busque algo a lo que aferrarse, ah estn las declaraciones de Marx al respecto.

Bibliografa

1. Astarita, Rolando. Rolando Astarita(blog). Rolando Astarita(blog). [En lnea] rolandoastarita.blog/2018/05/03/los-austriacos-y-la-reduccion-a-sustancia-comun/.

2. Hayes Martnez, Miguel Alejandro. Rebelin. Rebelin. [En lnea] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=236994.

3. . Rebelin. Rebelin. [En lnea] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=235741.

4. Marx, Carlos. Glosas marginales al ''Tratado de economa poltica'' de Adolph Wagner. [aut. libro] Maurice Dobb, y otros. Estudios sobre El Capital. Mxico : Siglo XXI, 1970.

5. Lukcs, Georg. El Joven Hegel. La Habana : Edicin Revolucionaria, 1966.

6. Hegel, Federico. La ciencia de la Lgica. s.l. : Ediciones Solar, 1982.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter