Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2018

El periodista Joaqun Estefana presenta el libro Revoluciones en la librera Ramn Llull de Valencia
Las huelgas y ocupaciones en mayo del 68 inquietaron mucho a De Gaulle y la patronal

Enric Llopis
Rebelin


Muchas crnicas y artculos sobre la efemride 50 aos de Mayo del 68- recuerdan el artculo del periodista Pierre Viensson-Pont en Le Monde, titulado Francia se aburre. En otros casos, el redactor prefiere comenzar con una sencilla reivindicacin de los estudiantes de Pars Nanterre: la libertad sexual. Es decir, la posibilidad de que los jvenes pudieran transitar, sin barreras de gnero, por las habitaciones de las residencias universitarias. En el prlogo del libro Revoluciones. Cincuenta aos de rebelda (1968-2018) (Galaxia Gutenberg), el periodista Joaqun Estefana seala la preocupacin que gener el movimiento en la Francia conservadora. As, el filsofo y socilogo liberal Raymond Aron es sincero cuando reconoce el punto al que se lleg cuando, durante los das 29 y 30 de mayo de 1968, temi que la rebelin se convirtiera en revolucin, recuerda Estefana, tambin autor de Abuelo, cmo habis consentido esto? (2017) y Estos aos brbaros (2015).  

El autor de Revoluciones ha presentado el ensayo en la librera Ramn Llull de Valencia. Ha sido director entre 1988 y 1993 de El Pas, peridico en el que actualmente publica una columna semanal. En aquellos aos el diario del grupo Prisa contaba con los periodistas Manuel Vzquez Montalbn y Eduardo Haro Tecglen en sus pginas. Tendran cabida hoy en el rotativo estas opiniones? Yo creo que s, pero ahora tendran que compartir ese espacio con mucha otra gente que no estaba entonces, responde Estefana. Tambin acepta que se le etiquete como keynesiano. De acuerdo con la evolucin de las cosas, es suficiente esta filiacin econmica para que a alguien se le tache de radical? S, completamente, admite, porque en los ltimos 40 aos hemos visto tal repliegue hacia las zonas conservadoras en Economa, Filosofa, Sociologa y Ciencias Polticas- que ha hecho que ideas que formaban parte del sistema hoy parezcan extrasistmicas; actualmente estamos viviendo una oleada no conservadora, sino reaccionaria, en la que reivindicamos la igualdad de oportunidades, los derechos civiles y la libertad de expresin, remata. 

-En un discurso de abril de 2007 Nicols Sarkozy afirm: Mayo del 68 nos haba impuesto el relativismo intelectual y moral; los herederos del 68 nos haban impuesto la idea de que todo vale, de que no hay ninguna diferencia entre el bien y el mal. Desde la perspectiva contraria, el poeta y cineasta Pier Paolo Pasolini public en 1968 un poema en el que deca a los estudiantes: Tienen caras de hijos de pap; buena raza no miente. Hay un inters en interpretar, hoy, mayo del 68 como un movimiento de jvenes pequeo-burgueses, que slo aspiraban a mejorar su posicin socio-econmica en el sistema?

No s si hay intereses, pero es lo que est sucediendo. Precisamente mi libro trataba de evitar la banalizacin y domesticacin de un movimiento que fue mucho ms que unos estudiantes burgueses manifestndose en la calle. Fue la mayor huelga general de la historia de Francia, y posiblemente tambin de Europa. Se trata con ello de sugerir que las movilizaciones no sirven para nada? Creo que lo que se hace es ms bien es una interpretacin histrica, equivocada, de lo que ocurri.

-Sin embargo, Daniel Cohn-Bendit pas de ser Dany Le Rouge en las barricadas del Barrio Latino de Pars a ocupar un escao como eurodiputado verde; y del socialismo libertario en mayo del 68 a apoyar la candidatura de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales de 2017. Otro destacado activista en el maosmo- en 1968, el fallecido filsofo Andr Glucksmann, respald aos despus la primera guerra de Irak y a Sarkozy en las elecciones de 2007.

S, y adems otros tambin se adhirieron a Bush y Trump. Creo que una de las razones es que, unos aos despus, se produjo el estallido de la URSS y el descubrimiento -de manera completa- de lo que haba sucedido al otro lado del teln de acero. Esto hizo que muchos cambiaran radicalmente de bando. Tambin tiene que ver con la idea de escupir sobre el 68 y as matar al padre. Se trata de escupir sobre algo que ellos haban hecho, y cuyo resultado no fue el que esperaban. Adems de los nuevos filsofos franceses (Bernard-Henri Lvy justific en 2011 los bombardeos de la OTAN en Libia. Nota del entrevistador), los principales idelogos del nuevo conservadurismo en Estados Unidos son extrotskistas. Por ejemplo el escritor y publicista Irving Kristol, que dedica un captulo de sus memorias a explicar por qu milit en el trotskismo.

-Estos revolucionarios deben ser enrgicamente desenmascarados porque, objetivamente, sirven a los intereses de los grandes monopolios capitalistas y el poder gaullista. Son palabras de Georges Marchais, secretario general del Partido Comunista Francs (PCF) entre 1970 y 1994 publicadas el tres de mayo de 1968 en el peridico LHumanit. Hubo recelos de la clase obrera y los partidos comunistas hacia el movimiento estudiantil?

Los hubo, y muchos. El movimiento surge en la Universidad de Nanterre, en la periferia parisina. La universidad era muy elitista, cuando empezaron a acceder numerosos hijos de obreros y jvenes que provenan del mundo rural. Se encontraron entonces con una universidad muy autoritaria y de lite. Durante mucho tiempo se fue el movimiento de mayo del 68. Pero los estudiantes se dieron cuenta de que no podan seguir adelante si no era con la ayuda de los sindicatos, el partido comunista y la clase obrera. Hay montones de documentacin en la que se demuestra que tanto los sindicatos como el partido comunista eran recelosos, y se referan a los estudiantes en trminos de izquierdismo, enfermedad infantil del leninismo.

-Fue siempre as?

Pas en una primera fase, pero en una segunda etapa la clase obrera se sum al movimiento y colaboraron en los das lgidos. Entonces el general De Gaulle se dio cuenta de la posibilidad de que ocurriera algo serio Y empez a negociar con los sindicatos CGT y CFDT- y el PCF, en lo que despus fueron los Acuerdos de Grenelle, que constituyeron una especie de mitologa de los pactos sociales. De manera que De Gaulle ofreci -y los sindicatos aceptaron- un incremento en el salario mnimo del 35%, un aumento medio de los salarios del 12%, la jornada laboral de 40 horas y el reconocimiento de las secciones sindicales en las empresas. Fueron unas concesiones muy importantes, que los obreros aceptaron inmediatamente. Dejaron, por tanto, de ocupar las fbricas y volvieron a trabajar. Se quedaron los estudiantes solos de nuevo en las calles, llegaron las vacaciones de verano y todo aquello se disolvi.

-Es razonable, a tu juicio, la crtica planteada por sectores anarquistas sobre la desactivacin por parte de los partidos comunistas- del mayo del 68?

Primero, nos referimos a los anarquismos y lo libertario en un sentido no partidista. Es verdad que los PC desempearon un papel muy retardatario. La prueba la tienes en que la mayora de los lderes eran marxistas, pero heterodoxos. Eran trotskistas, maostas, espartaquistas, guevaristas y abominaban del comunismo sovitico, mientras que los partidos comunistas daban cuenta directamente a la Unin Sovitica. Se da, as pues, una contradiccin muy fuerte.

-En Francia se sumaron a una jornada de huelga cerca de siete millones de trabajadores, se ocuparon fbricas (por ejemplo, Renault) y, adems de los bastiones tradicionales del movimiento obrero la metalurgia, el automvil y la siderurgia, donde se concentraban los obreros masculinos, frecuentemente cualificados y franceses, las instalaciones textiles, las fbricas de montaje y los talleres diversos fueron tambin paralizados y ocupados por jvenes, mujeres e inmigrantes, explica el profesor de Historia Contempornea en la Universidad de Bourgogne, Xavier Vigna, en un artculo publicado en A lEncontre. La Brche. De Gaulle se entrevist en Baden-Baden (Alemania) con el general Massu, jefe de las tropas francesas en Alemania. Haba fuerza suficiente en la calle para poner en jaque al sistema?

No se trataba slo de las huelgas. A stas se aadan los estudiantes y una manifestacin de centenares de miles de personas, que constituy una demostracin impresionante de fuerza sindical y estudiantil. A esta manifestacin sigui otra, casi tan importante como la anterior, convocada por De Gaulle y en la que particip en primera lnea el ministro de Cultura, Andr Malraux. En aquel momento la huelga general y la ocupacin de fbricas inquietaron mucho al presidente de Gaulle, al entonces primer ministro, Georges Pompidou, y tambin a la patronal. Grupos de choque fascistas? Haba un grupo de extrema derecha, Occidente, que se enfrent en un primer momento a los estudiantes, aunque era muy minoritario. Despus ya no tuvo tanta importancia.

-Hemos pasado de ni una sola mujer en mayo del 68 al #MeToo (campaa que denuncia agresiones y abusos sexuales contra las mujeres), afirmaste en la presentacin del libro en Madrid. Por qu quedaron postergadas las mujeres en un movimiento que defenda la revolucin de la vida cotidiana y la construccin de un mundo nuevo?

Las mujeres no eran protagonistas en mayo del 68, pero s estaban presentes. Es ms, aparecen en algunas de las imgenes clsicas, como la de la joven rubia a hombros de un amigo y con una bandera del Frente Nacional de Liberacin de Vietnam en la manifestacin del 13 de mayo. Fue portada en las revistas Time y Life. En ninguno de los movimientos y partidos que hicieron de vanguardia organizada haba mujeres en primera lnea, tampoco eran protagonistas en la universidad y en las asambleas tomaban mucho menos la palabra.

-El 30 de mayo De Gaulle disuelve la Asamblea Nacional y convoca elecciones legislativas, celebradas un mes despus. El gaullismo obtiene -junto a sus aliados- el 46,3% de los votos en la segunda vuelta. Pese al apoyo y refuerzo del liderazgo, sufre una derrota en el referndum de abril de 1969 sobre el Proyecto de Regionalizacin y la reforma senatorial- y decide abandonar la presidencia. Cmo se explican estos vaivenes polticos?

ste es un gran debate, pero que no slo ocurre en esa coyuntura histrica. Si uno se fija en el 15-M y el movimiento de los indignados de 2011, poco despus el PP gana las elecciones municipales y autonmicas. Actualmente vivimos en Espaa un tiempo de manifestaciones de todo tipo de colectivos, mientras las encuestas sealan sin excepcin que si se celebraran elecciones, las ganara el bloque de la derecha. Probablemente esto tenga relacin con el principio de accin-reaccin que pretendo demostrar en el libro. A cada accin como la de mayo del 68, el establishment se reorganiza para no perder posiciones.

-Por ejemplo?

Esto ha sucedido en el ltimo medio siglo. Una dcada despus del 68 tiene lugar la revolucin conservadora de Reagan y Thatcher, con dos objetivos: limitar en gran medida el Estado del Bienestar y acabar con los valores que impregnaron el sesentayochismo. Por otro lado, al movimiento antiglobalizacin de finales del siglo XX y las manifestaciones en Seattle (1999) que lograron que la OMC cediera en sus posiciones, sigui la llegada George Bush a la presidencia (2001) y los neoconservadores; es tambin lo que ha ocurrido con el movimiento de los indignados, que se corresponde con la victoria de Trump y la extensin de los populismos de extrema derecha.

-Cul es el punto de conexin entre las barricadas parisinas, el movimiento por los derechos civiles y contra la guerra de Vietnam en Estados Unidos, la Primavera de Praga y la matanza de estudiantes el dos de octubre de 1968 en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco (Mxico)?

Son movimientos globales, que en Pars sitan en el centro la reforma educativa; en Praga el socialismo de rostro humano, para modificar desde dentro los aspectos ms totalitarios y burocrticos del socialismo real y avanzar hacia otra cosa; y en Mxico, la lucha de los estudiantes por las libertades. A pesar de estas diferencias, tienen en comn el antiautoritarismo; adems empiezan a hablar de desigualdad, cuando hasta ese momento desde el final de la Segunda Guerra Mundial- era mucho ms comn referirse a la pobreza. Y asimismo destacan la idea de los poderes fcticos, el principal de ellos el econmico.

-Con el 50 aniversario de las revueltas estudiantiles, florecen los libros que explican y hacen balance del proceso (1968. El nacimiento de un mundo nuevo, de Ramn Gonzlez Frriz; Fronteras de papel. El mayo francs en la Espaa del 68, de Patricia Badenes; o Hu 1968, de Mark Bowden, entre otros). Qu aspecto queda por abordar?

Creo que en la mayor parte de los libros que se estn publicando muchos de ellos interesantes y muy buenos- no se habla de la conexin que se da entre el 68, el movimiento antiglobalizacin y los indignados; a los tres les unen puntos como el antiautoritarismo y la lucha contra la desigualdad.

-Por ltimo, el politlogo Jaime Pastor destac en la revista Viento Sur que el 31 de octubre de 1968 tuvo lugar una Asamblea en la Facultad de Derecho de Madrid para protestar por la prohibicin de un homenaje al poeta Len Felipe; se produjo un asalto al decanato y quem el retrato de Franco; tres aos antes, la dictadura separ de las ctedras universitarias a los profesores Garca Calvo, Lpez Aranguren y Tierno Galvn. Qu eco tuvo en el estado espaol el mayo francs?

Espaa estaba entonces en un momento pre-68, porque las vanguardias obreras y estudiantiles trabajaban sobre todo por dos objetivos ya conseguidos en otros pases: las libertades y el Estado del Bienestar, adems de formar parte de Europa. Hubo huelgas y movilizaciones obreras significativas como las de Standard y Pegaso en Madrid o SEAT en Barcelona. Los estudiantes no pudieron organizar grandes manifestaciones, pero en la poca realizaban encierros y los saltos, que consistan en paralizar la circulacin en una calle importante y lanzar panfletos hasta que llegaba la polica; en marzo de 1966 el encierro en el convento barcelons de los Capuchinos (la Capuchinada) llev a la constitucin del Sindicato Democrtico de Estudiantes de la Universidad de Barcelona (SDEUB), con mucho eco en la prensa internacional. Uno de los acontecimientos centrales fue el recital de Raimon el 18 de mayo de 1968 en la Facultad de Econmicas de Madrid. Por otra parte, el dos de agosto ETA comete el primer atentado mortal, contra el jefe de la Brigada Poltico-Social de San Sebastin, Melitn Manzanas; entonces ETA se presentaba como una formacin tercermundista y antiimperialista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter