Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2018

Primer ao de Gobierno de Lenin Moreno: hacia un nuevo modelo de economa

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


En la primera vuelta electoral del Ecuador, realizada el 19 de febrero de 2017, el binomio presidencial Lenin Moreno-Jorge Glas, candidatos de Alianza Pas (AP), obtuvo el 39.36% de votos entre 8 candidaturas. En la segunda vuelta realizada el 2 de abril, el mismo binomio obtuvo el 51.16% de votos, ganando as, por apenas un pequeo margen, al binomio encabezado por el exbanquero y millonario Guillermo Lasso (48.84% de la votacin), candidato de CREO y SUMA, respaldado por elites empresariales, derechas econmicas y polticas del pas, medios de comunicacin privados abiertamente anticorrestas, pero tambin de sectores de la izquierda tradicional y por los marxistas-probancarios, un fenmeno indito en la historia contempornea de Amrica Lat.

Tanto Rafael Correa como AP y los votantes morenistas, pero tambin los opositores, creyeron que el nuevo gobierno sera la continuidad de la Revolucin Ciudadana, aunque con nuevo estilo y distinto liderazgo. En su persistente obsesin por la des-correizacin del pas, Lasso incluso logr que el Consejo Nacional Electoral (CNE) revisara miles de actas, pues levant la idea de fraude electoral supuestamente favorable al candidato de AP, sin poder comprobar ninguna de sus acusaciones. Bajo ese panorama, nadie imagin el giro radical que tomaran los acontecimientos.

En apenas un ao, la ruptura total con el gobierno del expresidente Rafael Correa, la reinstitucionalizacin del Estado, la intervencin en una de sus funciones facilitada por la consulta y referndum (febrero, 2018) para constituir un Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social de Transicin (CPCCS-T), la captacin de los aparatos estatales por los nuevos funcionarios, el escndalo y magnificacin de la lucha contra la corrupcin que se ha detenido en lo pblico sin topar lo privado, la persecucin a los antiguos correstas, la judicializacin de la poltica, la reorientacin de las fuerzas armadas, el rompimiento con el progresismo latinoamericano y la penetracin de las estrategias imperialistas por una renovada continentalizacin de objetivos contra todo izquierdismo o progresismo, han alterado la correlacin de fuerzas sociales en el pas y han provocado la modificacin del poder poltico interno.

Habra mucho por examinar sobre esos procesos del primer ao en las distintas esferas de anlisis social; pero el eje central de los giros y las nuevas definiciones se halla en el campo econmico, sobre el cual conviene esclarecer el trasfondo conceptual bajo el que se ha desarrollado.

El primer gabinete ministerial despert algunos desconciertos, pues se mantenan figuras correstas junto a nuevos personajes identificados con el empresariado. Pareca un cambio de estilo conciliador y admisible. Adems, al entregar el poder, el expresidente Rafael Correa haba destacado que si bien hubo recesin durante sus 2 ltimos aos presidenciales, la recuperacin econmica estaba en marcha, de modo que para 2017 quedaba la mesa servida. Al poco tiempo de su posesin el presidente Moreno dijo que no haba ninguna mesa servida, anunci que era necesario dar un giro a la economa potenciando a la empresa privada como fuente del nuevo desarrollo y reduciendo al Estado, porque incluso existan gastos excesivos, obras inconclusas, inversiones cuestionables y una deuda gigantesca. Al mismo tiempo, proclam un nuevo ambiente de libertades y democracia, comenz las crticas directas o indirectas al gobierno de Rafael Correa y convoc a un dilogo nacional, que pas a ser instrumento y estrategia para ampliar la base social de apoyo a su rgimen.

En efecto, si bien el llamado al dilogo nacional fue aplaudido por los medios de comunicacin y logr el inters ciudadano, con el transcurso de los meses las reuniones con los diversos sectores convocados fueron opacadas por el protagonismo que adquirieron las cmaras de la produccin que, apoyadas por los medios de comunicacin hegemnicos del pas, tuvieron la ventaja de posicionar sus planteamientos e intereses frente al conjunto de las fuerzas sociales y polticas dialogantes. Esas cmaras posicionaron varias consignas: reinstitucionalizar al Estado, revisar y disminuir el gasto pblico, alentar las inversiones privadas y el ingreso del capital extranjero, reformar las leyes laborales, reducir y hasta suprimir impuestos, vincularse al mercado internacional, suscribir tratados de libre comercio, etc., es decir, un recetario de vieja inspiracin neoliberal, presentado bajo una persistente campaa por exigir el cambio del modelo econmico heredado del corresmo.

Durante un ao, han predominado los analistas y las opiniones econmicas destinadas a demostrar que durante la ltima dcada se enseorearon el despilfarro, la corrupcin, el desaliento a la empresa privada, las trabas al capital externo, el estatismo y hasta el agravamiento de las condiciones sociales. Se ha tratado de quitar toda memoria colectiva, sobre la base de verdaderas piruetas conceptuales y estadsticas acerca de la dcada perdida. Sin embargo, contrariando esas apocalpticas y tendenciosas visiones, los organismos internacionales como Cepal, Banco Mundial (BM) y Fondo Monetario internacional (FMI), han desmentido los panoramas as manipulados, pues en diversos informes han destacado los logros econmicos y sociales del gobierno de Rafael Correa, e incluso el FMI present un informe que reconoce las mejores proyecciones del ao 2017, insinuando, de este modo, que s hubo una mesa servida (https://bit.ly/2rVrcVD)

En todo caso, en un pas donde parecen dominar los ciegos y los sordos polticos, el anuncio del programa econmico del nuevo gobierno se posterg de mes a mes. Eso no impidi que siguieran declaraciones, acciones y medidas que fueron conquistando el giro que se requera, incluso cuidando la retaguardia con la imagen de nuevas polticas sociales, como el Plan Toda una Vida, la misin Casa para Todos, la iniciativa del Ejecutivo sobre la Ley Orgnica para la Erradicacin de la Violencia de Gnero contra las Mujeres, el programa Mdico del Barrio o la derogatoria de los Decretos 16 y 739 expedidos durante el gobierno de Correa y que fueron permanentemente combatidos por las organizaciones sociales.

A inicios de su gestin, el gobierno de Moreno cre el Consejo Consultivo Productivo y Tributario, que tuvo efmera vigencia. Para julio (2017) el primer panorama quedaba en claro: dinamizar al sector de la construccin mediante la revisin de la Ley de Plusvala del gobierno anterior que se propuso atacar la especulacin del suelo; el incentivo a la inversin con ingreso de divisas; el impulso al dinero electrnico; el establecimiento de varias medidas de austeridad en el gasto pblico y la reduccin de inversiones a lo estrictamente necesario. Un mes ms tarde se anunciaron otras medidas de austeridad: venta de aviones y automviles del Estado, reduccin de sueldos (10%) para altos funcionarios, venta de inmuebles de la empresa pblica Inmobiliar y finalmente la entrega del manejo del dinero electrnico a la banca privada, terminando as, para felicidad de los banqueros que movilizaron todo su poder hasta conseguirlo, con ese monopolio que hasta entonces estuvo en manos del Banco Central (BCE).

En octubre se sumaron las nuevas medidas: derogatoria de la ley de plsuvala, exoneracin del Impuesto a la Renta (IR) para ciertos segmentos de emprendedores, proyecto para suprimir el anticipo de ese mismo impuesto a favor de las empresas, eliminacin del impuesto a las tierras rurales, revisin de consultoras y pagos de horas extras y viticos en el sector pblico y una declarativa guerra al contrabando y a la evasin tributaria, que an queda por dar resultados.

Por fin, al iniciar abril de 2018, el Presidente Moreno anunci, en cadena nacional, el esperado plan econmico, que se ejecutara durante su mandato. Se basa en 4 ejes: estabilidad y equilibrio fiscal, reestructuracin del Estado incluyendo la supresin de algunas empresas pblicas, sostenibilidad de la dolarizacion y equilibrio del comercio externo, y reactivacin productiva centrada en la revisin tributaria. Pero con ello no quedaron aclaradas todas las medidas concretas a ejecutarse, de modo que los vacos seguirn llenndose en el tiempo.

Sin embargo, en ese camino del primer ao gubernamental, los ms satisfechos con las orientaciones y medidas tomadas han sido las cmaras de la produccin, a pesar de excepcionales momentos de crtica al no haberse acogido en su totalidad el recetario con el que han presionado al gobierno. Y el mayor motivo de triunfalismo y contento ha llegado hace pocos das (14 de abril) con el nombramiento de Richard Martnez como nuevo Ministro de Economa.

Martnez era, hasta el momento de su designacin, el presidente del Comit Empresarial Ecuatoriano y uno de los ms dinmicos voceros en abogar contra el excesivo gasto pblico, en magnificar el tamao de la deuda externa, en clamar por la reduccin de impuestos y hasta por la supresin de varios de ellos, y en argumentar a favor de la revisin de la legislacin laboral. No pertenece al escaso empresariado modernizante que tiene el pas, sino al ms tradicionalista y atrasado en responsabilidades econmicas y sociales frente al pas. As es que su nombramiento, no solo engrosa el nmero de ministros-empresarios, sino que ha definido, en forma clara, la nueva fase a la que entra el gobierno del presidente Lenn Moreno.

En un ao, las cmaras de la produccin han pasado a ser el principal aliado del gobierno. Igualmente, todos los sectores identificados con el anti-corresmo, convertidos en su base social de apoyo. Se trata de un espectro popular en el que se incluyen no solo las derechas polticas y econmicas, sino aquellas conservadoras clases medias que en el pasado inmediato todava se identificaron con el socialismo del siglo XXI pero que hoy han tomado distancia frente a la Revolucin Ciudadana; pero tambin lderes y dirigentes de los dbiles movimientos obrero e indgena, y aquellos minoritarios grupos de la izquierda ms tradicional.

El gobierno del presidente Lenn Moreno tena el derecho a establecer su propia personalidad poltica y a legitimar un nuevo estilo y liderazgo para el pas. Nadie pens que lo hara mediante la ruptura total con la Revolucin Ciudadana y con Rafael Correa. Si, de todos modos, esa era una necesidad motivada por el hecho de que el gobierno de Correa fue lo peor que le pudo suceder al Ecuador, que lo nico heredado es una dcada perdida, que la corrupcin ha sido el signo del pasado rgimen y que haba que superar ese ciclo nefasto, que son los trminos que han empleado los diversos sectores del anti corresmo para calificar el pasado inmediato, el gobierno de Moreno tena la oportunidad histrica para afirmar su propio camino, pero basado en la recuperacin del espritu de Montecristi, segn lo anunci en los inicios de su rgimen y, por tanto, para consolidad reformas inspiradas en la orientacin social y popular de la Constitucin de 2008, para apuntalar la economa social y solidaria que esta Carta establece como modelo, y para potenciar y profundizar el Rgimen de Desarrollo y el Rgimen del Buen Vivir contemplados en los Ttulos VI y VII de esa misma Constitucin.

Esos principios constitucionales chocan frontalmente contra el modelo empresarial que han tratado de revivir las cmaras de la produccin y que ha ganado un terreno que nadie esperaba cuando Lenn Moreno tom la presidencia del Ecuador. Los propsitos anunciados -y caminados- para disminuir las capacidades estatales, revisar el rgimen impositivo en coincidencia con los planteamientos de las elites empresariales y hasta implantar nuevas modalidades de trabajo que implican la flexibilidad laboral igualmente idealizada por los propietarios del capital, trazan una ruta distinta a la oportunidad histrica que poda esperarse.

El gobierno del presidente Lenn Moreno ha iniciado as otro ciclo histrico para el Ecuador, dejando atrs el que correspondi a la Revolucin Ciudadana. Ya no forma parte de los gobiernos progresistas, democrticos y de nueva izquierda que caracterizaron a la Amrica Latina en los pasados lustros. No es ms un referente latinoamericanista.

Para el segundo ao que se inicia este 24 de mayo (2018) el panorama est clarificado: se fortalece un modelo de economa empresarial del siglo XXI. Los resultados econmicos de tipo capitalista seguramente podrn ser alentadores en el corto y el mediano plazo, pero no los resultados sociales y laborales, de lo cual hay suficiente experiencia histrica por lo ocurrido durante las dcadas de 1980 y 1990, cuando igualmente se confi en el mercado libre, la incorporacin al mundo globalizado, las desregulaciones econmicas y las capacidades empresariales privadas. Y nadie puede prever an los resultados polticos de una gestin que permite intuir el agudizamiento de las tensiones clasistas para el futuro.

 Especial de Ruta Krtica sobre el primer ao de gobierno de Lenin Moreno www.rutakritica.org

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter