Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2018

Estudiantes y obreros fueron sus ejes vitales
Los dispositivos subversivos de mayo del 68

Miguel Pinto Parab
Rebelin

La eclosin social francesa se desarroll en un momento de crisis internacional. Fue un terremoto poltico, social y cultural que no se qued encerrado en un solo pas. Inspir a miles de jvenes del orbe que, raudamente, se lanzaron a la lucha contra el mundo colonizador, excluyente y explotador del capital.


El Mayo francs de 1968 no fue un simple movimiento estudiantil, espontneo, aislado, utpico y dirigido por hijitos de pap, como quieren hacer creer a las nuevas generaciones las lites conservadoras del mundo y sus sistemas de difusin.

Al contrario, fue ms bien parte de un tsunami social, cultural y poltico, donde jvenes de diversos pases y clases sociales se rebelaron contra el orden establecido despus de la Segunda Guerra Mundial.

Pars se constituy en el epicentro de esa sublevacin estudiantil y obrera que se irradi por varias regiones de Francia y otros pases.

50 aos despus, su eco an retumba en la mente de millones los seres humanos, que an suean con edificar un planeta distinto.

Los das de furia

La noche de las barricadas del 10 de mayo se constituy en el rugido de furia que desencaden la revuelta popular.

El balance de esa jornada impact al planeta: cerca de 500 detenidos, ms de 1000 heridos, alrededor de 200 automviles incendiados y el populoso Barrio Latino arrasado.

Por presin de las bases, el 11 de mayo, las centrales obreras decretaron la huelga general en toda Francia. El da 13, cerca de un milln de personas protestaron en las calles de Pars. En la cpula de la Sorbona ondearon tres banderas: la roja, la negra y la del vietcong. El 15 de mayo, los obreros tomaron las fbricas. Una semana despus, Francia qued absolutamente paralizada: 10 millones de obreros se lanzaron a la huelga [1].

El desenlace socio-poltico tuvo dos tiempos: uno inmediato y otro retardado. El gobierno francs conducido por el histrico lder Charles de Gaulle desvirtu el movimiento y convoc a elecciones generales para junio de 1968. De Gaulle en las urnas triunf. Sin embargo, en abril de 1969, fue derrotado en un referndum que pretendi legitimar algunas reformas. Inmediatamente, como parte de todo ese proceso, renunci y se retir de forma definitiva de la poltica.

En torno a esa realidad y al recordar sus 50 aos, el debate sobre la connotacin global y anti-sistmica de Mayo del 68 volvi a cobrar fuerza.

El giro ideolgico-poltico

La cadena de acontecimientos de Pars de 1968, sin lugar a dudas, qued grabada en la memoria colectiva y la historia de la humanidad con tinta indeleble.

Permaneci guardada perpetuamente en reportajes y documentales de radio y televisin; primeras planas de peridicos, fascculos, revistas y libros de la poca; fotografas, graffitis y afiches, y sesudos debates tericos.

El socilogo Juan Mara Snchez-Prieto, en su ensayo La historia imposible del Mayo francs, narr la resonancia inmediata que gener en el campo intelectual:

Imposible o no de explicar, es un tema poco elaborado desde el punto de vista de la historiografa, aunque reclam enseguida una vasta produccin de distinto tipo. Al terminar 1968 se haban publicado ms de cincuenta libros referidos a los hechos de mayo [2]. Son libros apresurados, a menudo obra de los actores, que resultan, no obstante, necesarios para tratar de recomponer la atmsfera del momento, lo que no siempre traducen los anlisis de los socilogos, que pretendieron proporcionar enseguida una lectura acadmica de los hechos [3]. Estudios ms recientes comienzan a proporcionar claves nuevas para entender y explicar el movimiento [4]. 

La revuelta desencaden una explosin ideolgico-poltica que ilumin el camino de miles de jvenes que lucharon e incluso murieron por la construccin de un mundo nuevo.

Su mdula internacionalista

El Mayo francs fue tambin un grito de libertad que se extendi a escala planetaria.

Se desarroll en una coyuntura en que las luchas anticapitalistas y antiimperialistas se internacionalizaron. 

En esa perspectiva, el historiador Eric Hobsbawm realiz una sugerente explicacin de la rebelin de Mayo:

Fue global, no slo porque la ideologa de la tradicin revolucionaria, de 1789 a 1917, era universal e internacionalista, () sino porque, por primera vez, el mundo, o al menos el mundo en el que vivan los idelogos estudiantiles, era realmente global. Los mismos libros aparecan, casi simultneamente, en las libreras estudiantiles de Buenos Aires, Roma y Hamburgo (en 1968 no faltaron los de Herbert Marcuse). Los mismos turistas de la revolucin atravesaban ocanos y continentes, de Pars a La Habana, a Sao Paulo y a Bolivia. () Los estudiantes de los ltimos aos sesenta no tenan dificultad en reconocer que lo que suceda en la Sorbona, en Berkeley o en Praga era parte del mismo acontecimiento en la misma aldea global en la que, segn el gur canadiense Marshall McLuhan (otro nombre de moda en los sesenta), todos vivamos [5].

Ese fue el modo en que el levantamiento francs se intrinc con otros sucesos revolucionarios.

La guerra de guerrillas en Vietnam y otras latitudes del mundo estaba en su apogeo. Para ese entonces, Ernesto Che Guevara quien fue asesinado en Bolivia en 1967 ya era el smbolo internacional del hombre nuevo.

Una respuesta a la crisis

El Mayo francs no surgi de la nada, como rayo en cielo despejado.

Se desarroll en una coyuntura en que el auge econmico-social de la posguerra se agot.

En 1965, segn el economista Napolen Pacheco, comenz el proceso de deterioro de la poca de oro que el sistema capitalista disfrut desde fines de los aos cuarenta [6].

La pugna econmica e interimperialista entre Estados Unidos, Europa y Japn deterior la arquitectura econmica mundial y, en ese momento, sembr las bases de una nueva crisis nacional general.

Pese a las medidas de emergencia que los expertos adoptaron, la crisis orgnica se propag en cadena por todos los continentes. A fines de la dcada del 60 este fenmeno se agudiz y el sistema financiero internacional se derrumb

As, desde principios de los aos 70 hasta mediados de los 80, las ganancias globales quedaron prcticamente estancadas.

Y, como siempre, los trabajadores y los pobres fueron los ms afectados.

El big bang socio-poltico

Todo eso gener una insubordinacin social compleja, diversa y de talante universal, que tuvo ciertos antecedentes y una particular lgica.

En 1962, el intento de la Unin Sovitica de instalar una base de misiles en Cuba marc un importante punto de ruptura en la aldea global.

Ese delicado hecho reactiv la Guerra Fra (1945-1991) y, por ende, tension las relaciones econmicas, sociales, culturales y militares en varias regiones del globo terrqueo.

En ese mismo periodo, los pueblos de Guinea (1952-1958) y Argelia (1954-1962) lograron su independencia de Francia; la insurgencia angolea venci en su cruzada anticolonialista (1961-1975), y la guerrilla comunista vietnamita derrot al ejrcito estadounidense (1963-1973).

En 1966, China comenz su revolucin cultural y respald pblicamente a otros procesos revolucionarios en el planeta.

Entre 1966 y 1970, en la India, el gobierno de Indira Gandhi lanz medidas nacionalistas y empez una agresiva reforma agraria.

Los enfrentamientos religiosos, nacional-tnicos y econmico-polticos en los pases del Medio Oriente, desde mediados de los aos 60, tambin se radicalizaron y pusieron en cuestin la influencia estadounidense e inglesa sobre las grandes reservas de petrleo de esa regin.

Los acontecimientos de Mayo del 68, dentro de esa red de hechos, fueron acompaados por la Primavera de Praga en Checoslovaquia (1968), el Otoo Caliente en Italia (1969), los movimientos antirracistas y pacifistas en los Estados Unidos y otros sucesos subversivos.

Los estudiantes y obreros franceses insurrectos, por tanto, nunca estuvieron solos.

Su vnculo con Amrica Latina

Despus del triunfo de la revolucin cubana en 1959, en Amrica Latina los movimientos guerrilleros se propagaron por Repblica Dominicana, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela, Argentina, Chile, Uruguay, Per y Bolivia.

En ese marco, en el corazn de Amrica del Sur, en octubre de 1967, se produjo el asesinato del famoso guerrillero Ernesto Che Guevara, quien inmediatamente se convirti para miles de varones y mujeres del mundo en un ejemplo a seguir.

Cuando faltaban pocos das para que se inauguren los Juegos Olmpicos Internacionales en Mxico, en octubre de 1968, la matanza y desaparicin de cerca de 300 estudiantes en Tlatelolco (ubicado en el Distrito Federal de Mxico), impresion igualmente al planeta y demostr que la rebelda no era monopolio de la juventud europea.

En Argentina se suscit tambin, en 1969, el Cordobazo, un levantamiento obrero, estudiantil y popular con rasgos anticapitalistas, que culmin con la muerte de estudiantes, obreros y policas.

Esa coyuntura histrica, como se puede observar, fue crucial y difcil para el orden establecido en el continente.

Su perspectiva socialista

El Mayo francs, de ese modo, fue un levantamiento que sacudi las enmohecidas estructuras polticas y sociales del sistema impuesto despus de la posguerra , donde la juventud y el movimiento obrero aparecieron como actores polticos relevantes.

En ese contexto, varios partidos comunistas y socialistas estalinistas o burocratizados, segn algunas corrientesfueron rebasados por los acelerados acontecimientos [7].

De esa manera, todo esto deline los rasgos centrales de los hechos de principios de la dcada del 70, que se caracterizaron por poseer elevados grados de conflictividad.

En Bolivia, en ese marco, se desarroll tambin una experiencia explosiva que alcanz fama mundial: La Asamblea Popular de 1971.

El denominado soviet boliviano fue la creacin histrica de la Central Obrera Boliviana y la Federacin Sindical de Trabajadores Mineros. Y los jvenes tampoco estuvieron al margen de la organizacin de este rgano de poder, que tuvo el objetivo de construir el socialismo en Bolivia y el continente.

Pero, esa otra historia


Notas

[1]   Cohn-Bendit , Daniel, Jean-Paul Sartre y Herbert Marcuse (1968) .Cronologa de la semana rabiosa, en La imaginacin al poder . Buenos Aires: Edic. Insurrexit. pp.4-19

[2]   Lista elaborada por Snchez-Prieto: Destacan, entre otros: CLUB JEAN-MOULIN, Que faire de la Rvolution de Mai? Seuil, Pars, 1968. F. DUPRAT: Les journes de Mai 68: les dessous d'une rvolution, Nouvelles Editions Latines, Pars, 1968. A. GLUCKSMANN: Stratgie et rvolution en France 1968, Bourgois, Pars, 1968. A. GRIOTTERAY: Des barricades ou des reformes? Fayard, Pars, 1968. M. PAILLET: Table rase: 3 mai-30 juin 1968, Robert Laffont, Pars, 1968. W. ROCHET: Les enseignements de Mai-Juin 1968, Les Editions Sociales, Pars, 1968. J. SAUVAGEOT, A. GEISMAR, D. COHN BENDIT y J-P. DUTEUIL: La rvolte tudiante, Seuil, Pars, 1968. UNEF-SNE-Sup: Le livre noir des journes de Mai, Seuil, Pars, 1968.  

[3]   Snchez-Prieto: R. BOUDON: La crise universitaire francaise: essai de diagnostic sociologique, Annales, 24, 1969, pgs. 738-764. M. DE CERTEAU: La prise de parle, Descle de Brouwer, Pars, 1968. M. CROZIER: La socit bloque, Seuil, Pars, 1970. [Didier Anzieu] EPISTMON: Ces ides qui ont branl la France, Fayard, Pars, 1968. A. TOURAINE: Le mouvement de mai ou le communisme utopique, Seuil, Pars, 1968. S. ZEOEL: Les ides de Mai, Gallimard, Pars, 1968.  

[4] Snchez-Prieto, Juan (2001). La historia imposible del Mayo francs, en Revista de Estudios Polticos, Nm. 112: abril-junio. Madrid: Centro de Estudios Polticos y Constitucionales. pp.109-133

[5] Hobsbawn, Eric (1999). El tercer mundo y la revolucin, en Historia del siglo XX. Buenos Aires: Edit. Crtica. p.445

[6] Pacheco, Napolen (2001). La deuda externa boliviana entre 1950 y 1970: la resolucin de las obligaciones antiguas, en La deuda externa de Bolivia. La Paz: CEDLA. pp.198-199

[7] Cohn-Bendit, Daniel, Jean-Paul Sartre y Herbert Marcuse (1968). La imaginacin al poder . Buenos Aires: Edic. Insurrexit.

 

Miguel Pinto Parab es periodista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter