Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2005

Asesinato del periodista y diputado libans: la CIA y el Mossad preparan el terreno para un ataque militar "preventivo" a Damasco
Nueva fase del "Plan Siria" diseado por EEUU e Israel

Manuel Freytas
IAR Noticias


Yibrn Tueni, diputado y periodista libans de 48 aos de edad, contrario a la presencia siria en su pas, muri este lunes junto a tres de sus hombres en el barrio cristiano de Mkales, al sureste de Beirut, tras la explosin de un coche bomba.

La muerte del parlamentario "antisirio" coincidi con la presentacin de la segunda parte del "informe Mehlis" sobre el asesinato del ex primer ministro libans, Rafik Hariri, que el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, tiene prevista para este lunes.

De acuerdo a los funcionarios intervinientes, se espera que este segundo informe ofrezca "detalles" sobre el supuesto rol que jugaron Siria y sus servicios de inteligencia en la muerte de Hariri a principios de este ao.

Tambin el asesinato del periodista coincide con el recrudecimiento campaa meditica internacional lanzada por EEUU e Israel orientada a acusar a Siria de proteger a los grupos "terroristas" que amenazan a la paz y estabilidad de la regin.

La Casa Blanca conden este lunes el asesinato del parlamentario libans Yibrn Tueni y lo calific como un "acto de terrorismo" encaminado a imponer el dominio de Siria en su pas vecino.

"Su asesinato es otro acto de terrorismo encaminado a intentar subyugar a Lbano ante la dominacin siria", afirm McClellan, quien no atribuy directamente el asesinato al gobierno de Damasco.

Camino de Filadelfia, donde el presidente de EEUU, George W. Bush, pronunci hoy un discurso sobre Irak, el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, afirm que Washington condena "tajantemente" el asesinato de Tueni, conocido por su decidida oposicin a la injerencia de Siria en el Lbano.

Segn McClellan, el asesinato "est claramente encaminado a intimidar a aquellos en Lbano que dicen lo que piensan de manera abierta y valiente" y representa "un ataque violento y directo" contra la libertad de prensa en Lbano.

El portavoz hizo un llamamiento a la comunidad internacional para "seguir insistiendo en hacer cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a la injerencia siria en el Lbano de una vez por todas".

Por su parte, el ministro sirio de Informacin, Mehdi Dakhlallah, neg hoy cualquier implicacin de su pas en el atentado en el que muri el conocido diputado y periodista libans Gibran Tueni, cuyo convoy sufri la explosin de un coche bomba a su paso por un barrio cristiano del este de Beirut.

"Detrs de esto estn los enemigos de Lbano", declar Dakhlallah a la cadena de televisin libanesa LBC.

En cambio, el ministro libans de Telecomunicaciones, Marwan Hamadeh, un aliado de Washington, acus hoy a Siria del atentado en el que muri su sobrino y diputado Yibran Tueni y amenaz al Gobierno con dimitir.

El ministro libans exige la constitucin de un tribunal internacional de la ONU con la misin de investigar la serie de atentados con bomba que est sacudiendo al pas y "los continuos crmenes del rgimen sirio".

Las similitudes con el asesinato de Hariri

La muerte del periodista y legislador libans guarda "extraas similitudes" con el asesinato del ex premier libans, Rafic Hariri, tambin por un coche bomba en febrero de este ao, cuya responsabilidad Washington y Tel Aviv atribuyeron a los servicios secretos sirios.

Inmediatamente despus del atentado, y a pesar del que el sector de Hariri estaba manteniendo una postura "dialoguista" con Damasco, el eje Washington Tel Aviv acus a Siria de estar detrs de la operacin de asesinato de Hariri y comenz a presionar en la ONU para que ese pas retire sus tropas de Lbano.

Fuentes del gobierno sirio, por su parte, sealaron que las imputaciones de EEUU e Israel en su contra formaban parte de una operacin meditica internacional cuidadosamente preparada por la CIA y el Mossad, cuya trama empez a desarrollarse tras el asesinato con las denuncias de las planas mayores de Washington y Tel Aviv.

Portavoces de Damasco sealaron queel asesinato de Hariri tena que ver con la preparacin de un "clima anti-Siria" que haban lanzado la Casa Blanca y el Pentgono como marco justificatorio para las operaciones militares que tienen previstas contra Siria y las organizaciones que operan contra Israel desde territorio libans.

En opinin de los voceros de Damasco, el sector "anti_Sirio" de Hariri, tras su derrota, haba perdido predicamento poltico, y su asesinato no hizo otra cosa que fortalecer a la oposicin al gobierno y a los grupos pro-estadounidenses que piden el retiro de las tropas sirias del Lbano.

Hariri mantena una postura dialoguista tanto con el gobierno pro-sirio como con las organizaciones armadas islmicas, y apostaba a tomar de nuevo el poder en un proceso democrtico, por lo que su asesinato no benefici a Siria sino a los que impulsan la fractura del Libano.

La operatoria de la CIA y el Mossad con el "terrorismo"

Tras el asesinato de Hariri, medios rabes, entre ellos la cadena Al Jazeera, haban sealado que el explosivo utilizado para el atentado no formaba parte del arsenal de ninguna organizacin islmica de la regin, y su alto potencial (mat a Hariri y a sus escolta completa, adems de otras personas) qued demostrado en el crter de casi 10 metros de dimetro que dej.

La prensa rabe revel peritajes de los servicios secretos libaneses sealando que el material explosivo utilizado en el atentado slo se encuentra en poder de la CIA, el Mossad israel y el M-16 britnico, y proviene de la central nuclear de Dimona en Israel.

Tanto la operacin con el asesinato de Hariri, como el crimen del periodista libans, Tueni, se orientan a probar que Siria sigue estando detrs de todas las operaciones terroristas a travs de la presencia en su territorio de bases y campos de entrenamientos de "extremistas" islmicos.

Segn coinciden varios expertos y fuentes de inteligencia rabe, los ltimos ataques "terroristas" de Al Qaeda a los hoteles en Jordania se orientaron a preparar un clima "anti-sirio" entre el establishment de poder de ese pas.

No bien consumado los ataques terroristas en Jordania, EEUU e Israel desarrollaron el mismo esquema que utilizaron con el asesinato de Hariri en Lbano: culparon del atentado a las fuerzas "terroristas" de Al Qaeda con bases operativas en Irak y Siria.

Como siempre, la auto-adjudicacin de Al Qaeda de los atentados result totalmente funcional a las acusaciones contra Siria emanadas de Washington y Tel Aviv.

La complicidad de la ONU y de la UE



En noviembre pasado, Detlev Mehlis, un investigador alemn contratado por la ONU para investigar el asesinato de Rafiq Hariri, public un polmico informe que lanzaba acusaciones sin pruebas contra los servicios secreto sirios basadas en las "confesiones" de un supuesto desertor sirio.

El documento intentaba dar sustento a las acusaciones sobre la participacin de Siria en el asesinato provenientes de los ms altos funcionarios de Washington y Tel Aviv, incluidos los presidentes George W. Bush y Ariel Sharon quienes sealan a ese pas como el responsable del atentado explosivo que termin con la vida de Hariri y 7 de sus custodios.

Sobre la base de este informe EEUU e Israel estn operando una nueva resolucin de condena a Siria en la ONU por proteger al "terrorismo", tanto de Irak como del Medio Oriente, desestabilizando y poniendo en peligro a toda la regin.

Desde el lado de los sirios les responden -casi sin eco en la estructura de los medios masivos- que lo nico "amenazado" con su presencia en el Libano es la expansin del dominio del Estado de Israel, socio estratgico y privilegiado de las polticas depredadoras de EEUU en todo el Medio Oriente.

La maniobra contra Siria cuenta con el visto bueno de la ONU, la Unin Europea, Rusia y pases de la Liga Arabe implicados en los intereses econmicos de la dominacin imperial judeo-norteamericana, tanto en Medio Oriente como en la zona del Golfo.

Como ayer Saddam y su rgimen, hoy es Siria quien se encuentra imputada de "dictadura protectora de terroristas".

Las grandes cadenas internacionales, habituales usinas mediticas de la CIA, realizan por su parte una desembozada campaa "anti-Siria" recreando en sus contenidos y titulares el modelo paradigmtico de acusaciones a Siria realizadas por los funcionarios de Washington y Tel Aviv.

Jordania, Egipto y la Autoridad Palestina (aliados de Washington y Tel Aviv) coinciden con Israel y EEUU en el mismo objetivo de exterminar a las organizaciones guerrilleras (Hamas y otros) que se oponen a la expansin y ocupacin de las tropas sionistas de Israel en Palestina, Lbano y Medio Oriente.

Y tambin coinciden con la "apreciacin" del Pentgono: las bases operativas, logsticas y organizacionales de estas formaciones "terroristas" se encuentran en Siria.

Expulsada Siria del Lbano en cumplimiento de una resolucin de la ONU refrendada por la Unin Europea, queda abierta la puerta para una intervencin militar estadounidense-israel orientada a exterminar las bases logsticas y los comandos operativos de las organizaciones armadas que combaten a Israel y a EEUU en la regin, principalmente en Irak y Palestina.

Por lo tanto: el "objetivo" convergente es un ataque militar "preventivo" a Siria, segn consignan fuentes de la la inteligencia siria y analistas militares rabes.

El gobierno sirio, segn el declogo bushiano de la Casa Blanca, cumple acabadamente con el modelo: es un rgimen "dictatorial" que protege y promueve al "terrorismo".

El "Plan Siria"

La Operacin Siria, pieza maestra del plan, busca como objetivo estratgico afianzar el control de las reservas energticas en el Medio Oriente y en los Estados del Golfo, asegurar una base de control geopoltico-militar con proyeccin al Asia, y seguir con las conquistas de nuevos mercados, apoyndose en el poder nuclear-militar de Israel a nivel regional.

El plan tiene a Jordania, Egipto, y a algunos pases de la Liga Arabe como aliados, y cuenta con que la mayor parte de los emiratos mantengan una actitud pasiva como la que tuvieron con Irak.

Los especialistas rabes y sirios coinciden en el plan de inteligencia militar y de accin psicolgica meditica para justificar las operaciones militares contra Siria es un calco del que utilizaron para invadir Irak:

1)Demostrar que Siria apoya al "terrorismo internacional",

2) Siria "amenaza la seguridad de sus vecinos", y est en posesin de armas de destruccin masiva.

Entre las tesis justificatorias (constantemente recreadas por las usinas mediticas de la CIA) se cuentan:

A) Siria pone en peligro la paz en Medio Oriente, y su presencia militar puede embarcar a la regin en otra cruel guerra civil como la que vivi el Lbano en la dcada del 70.

B) La situacin del Medio Oriente amenazado por red internacional del "terrorismo islmico" con bases en Siria, justifica una operacin militar contra Damasco para exterminar la cabeza de hiedra de la "amenaza islmica" a la regin.

Las ideas fuerza de "Siria protectora de terroristas", lanzadas masivamente por medio de consignas periodsticas, "cierran" con el plan madre del sionismo judeo-norteamericano de Washington fogoneado por la troyka de expertos neoconservadores del Lobby judo-cristiano de la Casa Blanca y el Pentgono.

Este lobby, dirigido polticamente desde la Casa Blanca por el vicepresidente Dick Cheney, y liderado en la secretara de Defensa por su titular, Donald Rumsfeld, representa en esencia el inters de las armamentistas, las petroleras y los consorcios de servicios que operan contratos millonarios con el Pentgono estadounidense.



El grupo de neoconservadores, ejecutor de la lnea matriz de la poltica exterior norteamericana desde el 11-S, defiende abiertamente la intervencin militar en todo el mapa de Medio Oriente para eliminar "la amenaza rabe a Israel".



Despus de planificar la invasin a Afganistn (bajo el pretexto de destruir a la red "Al Qaeda"), y de la ocupacin militar de Irak (bajo el pretexto de terminar con las armas de destruccin masiva de Saddam Hussein) el lobby y los halcones norteamericanos, fortificados por la reeleccin de Bush, y contando con la sumisin de Europa y de Rusia a la "guerra contraterrorista", han puesto la mira en tres pases claves: Siria, Lbano e Irn.

Tras el apoderamiento militar de Irak, y la retirada de las tropas sirias del Lbano, en el tablero slo quedan dos pases fuera de control: Irn y Siria.

Siria es un objetivo an ms "inmediato" que Irn, dado que el Pentgono necesita neutralizar una posible convergencia masiva de los guerrilleros islmicos (provenientes de Siria y el Medio Oriente) a Irn en caso de que este sea atacado militarmente por EEUU.

En este contexto estratgico, tambin motorizado por los ataques terroristas de "Al Qaeda", tanto en Egipto como en Jordania, conforman la fase preparatoria final para los comienzos de una nueva operacin contra Siria del eje EEUU-Israel-Unin Europea en la ONU, asentada por nuevas resoluciones y declaraciones condenatorias a las "bases terroristas" de ese pas.

El territorio y las tropas jordanas, bajo control operacional de oficiales israeles y norteamericanas, serviran de nueva cabeza de playa fronteriza para un ataque militar de EEUU a Siria.

As u vez la "Operacin Jordania" con Al Qaeda buscara consolidar una "triple frontera" militar contra Siria (Irak al Este, Lbano al Oeste, Jordania al Sur) desde la cual emprender una accin envolvente contra el gobierno de Damasco, para establecer en su lugar un rgimen ttere y funcional a la estrategia judeo-norteamericana en la regin.

Cumplimentados estos requisitos -segn los expertos rabes y sirios- queda despejado el camino para el comienzo de los ataques militares areos contra Siria, complementados por operaciones especiales terrestres lanzadas desde las "cabeceras de playa" en Jordania y el Lbano.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter