Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2018

Entrevista a Jos Dirceu, fundador del Partido de los Trabajadores y exministro del Gobierno de Lula
"Subestimamos a la derecha y a las fuerzas contrarias a nosotros"

Rafael Tatemoto
Brasil de Fato


A pesar de la conviccin de que sera arrestado en breve, Jos (Ze) Dirceu, ex ministro de la Casa Civil [Jefe de Gabinete] en el gobierno Lula y uno de los principales formuladores polticos del Partido de los Trabajadores (PT), se mantena calmado cuando recibi a Brasil de Fato, el 14 de mayo pasado, para la ltima entrevista formal que dara antes de que se dictamine su encarcelamiento por segunda ocasin. Dirceu se present a la Polica Federal (PF) en la tarde de este viernes (18) para cumplir la pena de 30 aos y nueve meses de prisin, confirmada por el Tribunal Regional Federal de la 4 Regin (TRF4) el jueves ltimo (17). Cuatro das antes del plazo para ser encarcelado una vez ms, el petista expres solo preocupaciones personales con relacin a su familia. La grave situacin no le impidi realizar una autocrtica con relacin a los gobiernos en los que particip. Para l, las cuestiones centrales fueron subestimar a la derecha y la poca politizacin y poca disputa poltica por parte del PT. De otro lado, un diagnstico optimista: No es imposible derrotar a los golpistas en esta eleccin. Para eso, es necesario tener un candidato nico en la segunda vuelta. La conversacin abord tambin temas como junio de 2013, la relacin del PT con los medios y las opciones polticas tomadas en los ltimos aos.


Rafael Tatemoto.- La coyuntura actual est marcada por la cada de Dilma Rousseff. Qu deficiencias de la izquierda permitieron que eso aconteciese?

Ze Dirceu.- El golpe tiene razones estructurales. Si usted mira la historia de Brasil, va a verificar que de tiempo en tiempo conforme el nivel de organizacin, politizacin y, principalmente, ocupacin de espacios institucionales, en el sentido electoral, de gobierno y parlamentarios, como tambin de auto organizacin de las clases populares siempre hay una interrupcin del proceso. Fue as en 1964 y se repiti en 2016. En otros momentos hubo tentativas de golpe, como en 1955, la tentativa de impedir la posesin de Juscelino. En 1945, Getulio fue depuesto por un golpe de la cpula de las Fuerzas Armadas, eligi a Dutra [para no exiliarse], volvi en los brazos del pueblo y fue suicidado" en 1954.

El golpe fue dado por lo que representaban histrica y estructuralmente a medio plazo las transformaciones que estbamos haciendo y el empoderamiento poltico. Las clases trabajadoras crearon muchas veces partidos, entidades, movimientos, pero fueron abortados por la represin. Si usted mira la cuestin del Pre sal, de los bancos pblicos, la poltica externa. La capacidad que Brasil estaba adquiriendo, de tener autonoma, soberana y crecimiento. Las bases que estaban siendo creadas para un mercado interno, a travs de la distribucin de renta. Participacin en los BRICS. Aqu la UNASUR. El proceso de crecimiento de gobiernos progresistas. Todo eso pes en el golpe.

Estamos en una situacin muy diferente de otros momentos. Tenemos un candidato que ganara las elecciones, tenemos partidos polticos, movimiento social, sea rural, urbano o sindical. Hay un nivel de organizacin. La correlacin de fuerzas nos es desfavorable, pero tenemos una base social y poltica, un legado. Hay un nivel de concientizacin razonable para trabar la lucha, incluso la lucha institucional. Tanto es que ellos, para hacer las elecciones, tienen que inhabilitar a Lula. Ya lo hicieron otras veces. Los militares cesaron a Jango [Joo Goulart], Juscelino, Jnio, Lacerda, Magalhes Pinto, Adhemar de Barros. Ellos perdieron las elecciones en 66 y perdieron de nuevo en 74, ante el MDB [Movimiento Democrtico Brasileo]. Y perderan en el Colegio Electoral en 78.

En el caso particular, estuvimos en el gobierno un perodo mayor: 13 aos y medio. Un proceso bien largo de hegemona poltica. Ganar cuatro elecciones en un pas como Brasil no es para aficionados. Nuestra debilidad tal vez haya sido no tener el nivel de organizacin y movilizacin para contraponerse al tipo de golpe que ha sido dado ahora en varios pases, que es la movilizacin de clases medias, a veces de clases populares, mucho apoyo de los medios, a partir de razones muchas de ellas reales, mucha intervencin externa y uso del Parlamento y del Poder Judicial. Fue el caso de Honduras, Paraguay y despus Brasil. El golpe fue la salida que tuvieron para abortar la vuelta de Lula en 2018, que sera natural. En 2014, l debera haber sido el candidato, pero opt por no ser. Eligi a Dilma, pero podra haber sido candidato. Pero el nivel de concientizacin, movilizacin y capacidad de lucha de las clases populares fue de gran fragilidad, y contina siendo hasta hoy.

Subestimamos mucho la cuestin de la lucha contra la corrupcin. La historia de Brasil es la lucha contra la corrupcin. Janio fue eso. Collor fue eso. El Golpe de 1964 era contra la corrupcin. No nos preparamos para la posibilidad de tener un golpe. Desde 2005, en el llamado Mensalo [nombre dado al escndalo de corrupcin poltica mediante compra de votos de parlamentarios en el Congreso de Brasil, que ocurri entre 2005 y 2006], erramos en la evaluacin de lo que estaba sucediendo. Fuimos reculando, fuimos perdiendo terreno. Por fin, ellos pusieron la cara. Ahora ellos estn ah, queriendo institucionalizar el golpe. De aqu a poco crean un sistema poltico electoral de mentira. Dejando de lado el Parlamento, en el que es difcil hacer mayora por eso hablan de semi presidencialismo a toda hora-, porque a la Presidencia de la Repblica podemos llegar, si no fuera ahora, de aqu a cuatro aos. Ellos no tienen como impedir que ganemos una eleccin presidencial.

Repito: la prueba de eso es la exclusin de Lula. Por qu solo l est excluido? Por qu ningn otro acusado "de corrupcin"? Los procesos contra los polticos de otros partidos tienen un tratamiento y encauzamiento diferentes. Cuantas veces ya sali que Roberto Jefferson recibi 40 millones de los hermanos Batista? Los otros partidos recibieron. Esos que financiaron las alianzas de Acio. No estn en la crcel. No estoy queriendo decir que debera haber ilegalidades, pero la verdad es que no estn. No hay ni proceso. De vez en cuando la prensa lo dice. Y el tratamiento de Alckmin? El Trensalo [caso de corrupcin en la construccin del metro de So Paulo] fue archivado en el Supremo Tribunal Federal. En So Paulo, las denuncias todas no tienen diputado, no tienen gobierno, no tienen polticos. Son solo empresarios y funcionarios de las secretarias. El Ministerio Pblico no investiga.

Eso fue un arma que fue usada contra nosotros. Eso no quiere decir que no haya corrupcin y que no sea preciso tomar medidas para combatirla.

Rafael Tatemoto.- Cual es la justificacin para la opcin de no invertir en un proceso de mayor organizacin?

Ze Dirceu.- El problema es que hicimos poca politizacin y poca disputa poltica a partir de los programas que tenamos. Esa es una realidad. Y no creamos ningn nivel de organizacin alternativa. Voy dar el ejemplo del [programa] Fome Zero [Hambre Cero]. Frei Betto lo propuso y quera instituir los consejos de Fome Zero, acabamos teniendo una discusin sobre su contraposicin a las Cmaras Municipales y a los alcaldes. Podramos haber hecho la mediacin, pero no lo hicimos. Acab no habiendo ninguna otra estructura en el Fome Zero o Bolsa Familia.

Tambin subestimamos a la derecha y a las fuerzas contrarias a nosotros. En parte, porque gran proporcin de los cuadros se fue al gobierno. Hay un cambio de guardia en el Partido, y no siempre se consigue encauzar varias tareas al mismo tiempo. Toda organizacin poltica, sea ella partidaria o social, se confronta con varios frentes de lucha y tiene que priorizar uno. Acabamos priorizando ms la lucha institucional y electoral, ms el acto de gobernar que la organizacin partidaria y an [menos] la politizacin y movilizacin. Estamos viviendo ese problema en el combate a la prisin de Lula, en el combate a la criminalizacin del PT. Tenemos dificultad en dar un nivel de organizacin a esa lucha y de cambiar el sentido de la actuacin poltica para ir al encuentro del pueblo.

Se tomaron decisiones polticas erradas con relacin a eso. No priorizamos esa cuestin. Ni cuando la seal roja se encendi en 2013. Tenamos dos aos para hacerlo. Es preciso tener un partido conversando con el pueblo ms all de la televisin y de los lderes parlamentarios. Hay que tener trabajo de barrio, de fbrica, en las escuelas, en la zona rural. Hay que tener instrumentos. Siempre quien resisti tiene un nivel de organizacin partidaria, sindical, popular u otra forma de confrontar las tentativas de golpe de la derecha. Si usted mira a Maduro, l no cambi el proceso en Venezuela por cuenta del apoyo de las Fuerzas Armadas. El lo cambi por causa de las movilizaciones populares y porque el pueblo fue a votar. El gan tambin en las urnas. Aqu no. La derecha moviliz millones y nosotros no.

En la poca de la Dictadura, el pueblo no haca manifestaciones, el pueblo se manifestaba en las urnas. Lo que las investigaciones estn indicando es eso. Adems del voto nulo, banco y los indecisos, que cuando Lula no es candidato llegan a 46%, la mayora que vota, vota contra ellos. Ellos no ganan las elecciones. Hay dificultades tambin, la clase media tiene mucha facilidad para ir a los lugares de manifestacin el sbado y domingo, y tuvo mucha estructura y apoyo de los medios y de las empresas.

Rafael Tatemoto.- En el tema del combate a la corrupcin, que falt?

Ze Dirceu.- Cuando digo que no dimos un tratamiento adecuado es que no tomamos en cuenta que esa bandera persista en la mano de ellos e iba a ser usada. Cit dos casos: 1961 y 1989. Janio y Collor, las dos nicas veces que ellos ganaron las elecciones. Ellos solo pierden.

El gobierno dio tratamiento correcto en la agenda poltica. Todas las leyes todas que fueron aprobadas fueron aprobadas en 2013. Difcilmente se encuentra un alcalde o concejal del PT que sea corrupto. La mayora sali de las elecciones llenos en deudas. Uno u otro caso que son excepciones.

El sistema poltico electoral estaba construido por donaciones de empresas y caja dos. Eso que denuncian que fue desviado de la Petrobras son todos nmeros no comprobados. Lo que tienen en la Petrobras son los directores, pero no se hall con ningn petista, lo que se hall con Geddel Vieira. Deja a Antnio Palocci aparte. Ningn director petista - Gabrielli, Estrela o Graa Foster - que tenga, gan un centavo fuera del salario de ellos. Las denuncias son todas de caja dos para la campaa electoral, supuestamente a partir de sobrefacturacin y direccionamiento de licitaciones.

Rafael Tatemoto.- Sobre 2013, cul es su evaluacin de aquel proceso?

Ze Dirceu.- En 2013, hicimos sociologa con algo que era eminentemente poltico. 2013 comienza con reivindicaciones de transporte pblico, con grupos anarquistas, de izquierda, populares. Los medios y la derecha se dieron cuenta cuando las manifestaciones comenzaron a crecer por causa de la represin, y fueron cambiando las banderas. Rio fue el primer lugar donde la clase media antilulista baj. Se transform.

Como vimos en otros pases del mundo, fue una ola de manifestaciones como si de un momento al otro se descubriese que el servicio pblico no funciona. La inflacin estaba ms baja que en el gobierno Fernando Henrique Cardoso. Fue un golpe poltico, no una revolucin social. Tanto no lo fue que no se convirti en reformas en el servicio pblico. Mejor el servicio pblico en el gobierno Temer? Lo poco que tena fue desmantelado.

La nica cosa que el gobierno Temer hizo fue bajar intereses, porque el desempleo y la recesin bajaron la inflacin. Est casi yendo a la deflacin. El no ajust las cuentas pblicas, porque gasta miles de millones para comprar votos en la Cmara y en el Senado, con beneficios para ruralistas y deudores de la Receita Federal [organismo recaudador de impuestos en Brasil].

Y sabemos lo que significa la reforma laboral: trabajar ms y ganar menos. Trabajar de manera precaria de forma generalizada. Es una cosa violenta lo que est sucediendo. Quieren aumentar la productividad no por la reforma tributaria, bajando intereses o por la mejora de la infraestructura, sino sobre los ingresos del trabajo. Si la economa crece, si crece, va a ser solo para los de encima. Para los de abajo, vamos a ver lo mismo que en el perodo de la dictadura: la economa creci y cuando acab el crecimiento, con las crisis de 73 y 78, era un escenario de favelas, desempleo, ausencia de saneamiento.

Rafael Tatemoto.- Existe una evaluacin de que los gobiernos petistas no enfrentaron la cuestin de la comunicacin a satisfaccin. Hay, inclusive, una historia contada por el senador Roberto Requio (MDB-PR) de que usted habra llamado a la Globo aliada. Eso es verdad?

Ze Dirceu.- El gobierno del PT no combati podra haber combatido a sangre y fuego, no se si tendra condiciones polticas. Lo poco que intent hacer, tuvo que recular: la agencia reguladora de audiovisuales [ANCINAV] y el Consejo Federal de Feriodismo. Fue mal encausado. Ellos no lo permitieron. El gobierno intent, tuvo que recular, porque no encontr apoyo. Recul equivocadamente, porque dividi a la clase artstica, intelectual. Podramos haber movilizado al movimiento sindical. Podramos haber dado la batalla, pero no lo hicimos.

El gobierno hizo un esfuerzo de distribuir presupuesto para los peridicos regionales, tanto es que todos los [grandes] peridicos hicieron un editorial en contra. El ministro Gushiken tom una serie de medidas. Es verdad que el gobierno iba y vena conforme la presin de los propios medios.

Por otro lado, el gobierno invirti en el sentido de fortalecer la EBC [Empresa Brasil de Comunicacin, la empresa pblica que controla los medios pblicos], modernizar, poner recursos. Ahora, se necesita poner tres o cuatro veces ms recursos.

Por fin, en la poltica, intentamos fortalecer algunos grupos empresariales que podran tener una postura independiente del cartel de distribucin y publicidad. La distribucin es controlada por la Abril. Hay un dumping de publicidad. Eso en la actuacin independiente en relacin con el gobierno para crear alternativas.

Decir que el gobierno consideraba a los medios favorables no es verdad. Jams le dije eso a Requio. Primero, que no era de mi atribucin esa rea. Segundo, por que ira a hablar con l, habiendo sido afectado en febrero de 2004 con el caso Waldomiro Diniz, que fue una invencin de los medios? Fue un caso en el gobierno Garotinho en 2001, no tena nada que ver conmigo. Fue el primer gran escndalo, quera mi separacin. Posteriormente se vuelve pblica la grabacin de Carlos Cachoeira, que era una farsa. Por qu yo dira una cosa de esas? Todo lo que pas en el Mensalo

Quien conoce mi comportamiento sabe que no corresponde a mi posicin poltica. El BNDES en el gobierno Lula no le prest un centavo a la Red Globo. Lo que dije un da, al comienzo del gobierno Lula es que la cuestin de dejar empresas quebrar era un problema grave, debido a la situacin del pas.

Rafael Tatemoto.- Las elecciones se estn aproximando y las encuestas sealan a Lula como favorito. La libertad de Lula obviamente ayudara en la disputa electoral, pero el resultado de las elecciones, no puede ayudar tambin a que se conquiste su liberacin? Como se resuelve esa ecuacin?

Ze Dirceu.- Estoy totalmente en contra de cualquier idea de no participar de las elecciones. Hicimos eso en la dictadura - una parte de la izquierda, yo particularmente lo hice - y no result muy bien. Tenemos que ocupar todos los espacios en la disputa poltica, elegir diputados estaduales y federales, senadores, gobernadores y disputar la Presidencia de la Repblica.

Tenemos que denunciar la exclusin de Lula. Denunciar cada vez que la Justicia sea usada contra nosotros. Despus de 20 aos, levantan un proceso contra Dcio Lima, coincidentemente despus de una semana en la cual l apareci con 20% en las encuestas.

Es muy importante el papel de un concejal, de un alcalde, de un diputado federal, de un senador, en la lucha social, poltica, en la construccin partidaria, en la formacin de nuestra fuerza poltica y en la concientizacin de nuestro pueblo, entonces no veo por que no debemos participar.

Hay extremos en que usted no participa, pero no es el caso. Es una trinchera, un frente de lucha. Como es el frente de lucha popular, sindical, rural Esos si tienen que ser nuestra prioridad en los prximos aos. Porque este aqu [electoral], nos ocupamos bien, en el otro [popular] es que estamos deficitarios, en deuda con nuestro propio pueblo.

Tenemos que disputar, pero tenemos que tener como prioridad la derrota de los golpistas. Lula es el candidato que derrota a los golpistas, entonces es natural que l sea el candidato apoyado por las otras fuerzas polticas sociales en la segunda vuelta. Esas fuerzas, dada la situacin de Lula, optaron por tener candidatos propios, lo que es legtimo y natural. Hasta porque son legtimas, como en el caso de Ciro Gomes - que fue gobernador, alcalde, ministro, diputado estadual, diputado federal y tiene una historia de servicio prestado al pas. Usted puede no votar por el, pero l es legtimo. En el caso de Boulos [candidato del Partido Socialismo y Libertad - PSOL] ms an, y Manuela tambin [candidata del Partido Comunista de Brasil - PCdoB].

El Partido Socialista Brasileo (PSB) tendra candidato, entend que ahora no va a tener y puede apoyar a Ciro [Gomes], tambin es su derecho. Nosotros vamos a tener nuestro candidato, que es Lula. La decisin que est tomada es que vamos hasta su inscripcin, vamos a luchar por la homologacin de su candidatura. Lo que el PT necesita hacer ahora es nacionalizar e internacionalizar la campaa Lula Libre. Darle un carcter ms amplio. Tenemos que hacer un esfuerzo para mantener los gobiernos que tenemos. Porque es diferente tratar con el gobierno de Baha, de Piau, de Cear, que tratar con el gobierno de So Paulo. Todos nosotros sabemos que es diferente. Para los movimientos, para la lucha poltica, para la educacin, para la salud Para aquello que interesa para el pueblo, que son las inversiones sociales.

Cualquier otro escenario va a depender mucho del momento. Quin puede decir como va a estar de aqu a 90 das? Es un desierto por atravesar. No es fcil para el PT, para nosotros, para Lula, atravesar ese desierto, pero tenemos que defender la libertad de Lula, su derecho a ser candidato, hasta para mantener ese electorado con nosotros, para que ese electorado sea una garanta de que vamos a derrotar a los golpistas en la segunda vuelta. A no ser que haya algn factor externo, un choque poltico, econmico en el pas. A pesar de que la situacin est deteriorando. Esa cuestin de Bolsonaro es ms peligrosa de lo que parece. El ganara en segunda vuelta, si, a varios candidatos.

No entregaron el poder a Temer, Padilha, Geddel y Moreira Franco? No lo entregaron a Collor? A Jnio? Jnio, imagina, muchacho, un populista, un demagogo. Por qu? Porque nos quieren derrotar. Ellos ni se tapan la nariz para votar por Bolsonaro. Debemos tomarlo en serio. Entonces no es para subestimarlo, hasta porque l est con 20% de intencin de voto. En 89, Lula fue con 17 y poco para la segunda vuelta, 0,7% ms que Brizola.

Rafael Tatemoto.- A partir de la mencin de Bolsonaro, en escenarios de polarizacin siempre vuelve una cuestin para la izquierda: radicalizar o moderar el discurso y el programa?

Ze Dirceu.- Djame decir una cosa: la polarizacin existe, la radicalizacin existe, porque ellos quebraron el pacto constitucional y poltico, rompieron la Constitucin. Y las consecuencias son trgicas, los militares ya estn en la vida poltica del pas de nuevo. La declaracin de Villas Boas y la foto del Estado Mayor asistiendo el juicio de Lula en el Supremo como quien dice: estamos apoyando que se niegue el habeas corpus, eso es una tragedia para el pas.

Recordando los documentos de la CIA ahora, la deuda que los militares tienen con el pas, al contrario de lo que dice Raul Jungmann de que las Fuerzas Armadas son un activo democrtico, pero ellas estn volviendo, empujadas, inclusive, por personalidades del Supremo, porque nadie levant la voz para criticarlos, solo Celso de Mello los critic, y es una cosa grave.

Grab hoy unos pronunciamientos sobre la CIA y los documentos que comprueban lo que ya sabamos. Eso exige que el Supremo revea la Amnista, que las Fuerzas Armadas publiquen sus archivos, y exige una reparacin moral y penal de quien practic eses actos, incluso post mortem, como en otros pases.

Ellos estn introduciendo la violencia en la vida poltica del pas de nuevo. El atentado a la caravana de Lula y al campamento. Ustedes saben como ellos ejecutan lderes: pla-ni-fi-ca-da-men-te. No es incidente. Una cosa es un incidente, usted ocup, se choc, viene la polica. Ellos marcan a los lderes y los asesinan. Lo de Chico Mendes no fue as? Margarida [Alves] no fue as? Cuntos no fueron as? Cuntos lderes del Movimiento Sin Tierra (MST) y de la CONTAG (Confederacin Nacional de Trabajadores en la Agricultura) no fueron asesinados as?

Entonces, ellos introdujeron la violencia en el pas, no fuimos nosotros, al contrario, fuimos bien legalistas, bien pacifistas, en todo ese perodo! Disputamos las elecciones conforme las reglas, inclusive las peores reglas que tenan Organizamos el PT bajo las reglas de la dictadura! Slo despus de 1988 que lleg la libertad de organizacin, de manifestacin, de huelga y tal.

Rafael Tatemoto.- Cul debe ser el discurso entonces?

Ze Dirceu.- Necesitamos hacer aquello que el pas necesita. Porque cuando dicen que nosotros estamos radicalizando, es porque decimos que se necesita hacer una reforma tributaria, que la burguesa hizo en el siglo 19 en Europa, la reforma agraria, la reforma tributaria y la reforma poltica.

Hay que hacer una reforma tributaria en Brasil. Los impuestos son regresivos e indirectos. Quien paga impuesto de consumo es el pueblo. El IPTU [impuesto predial] progresivo pasa en alguna alcalda? Se acuerda de Erundina [alcaldesa de So Paulo por el PT ]? La campaa de Marta [Suplicy, alcaldesa de So Paulo], llamada peyorativamente Martasa, era IPTU progresivo. Entonces, ni siquiera impuesto progresivo quieren pagar. Adems del problema de los intereses, nosotros tenemos que enfrentarnos al capital financiero, bancario, porque ahora hasta la propia prensa comienza a hablar de la concentracin es un cartel! En Brasil hay dos bancos! Porque el otro no es brasileo. Y adems quieren acabar con los bancos pblicos. En Brasil, los bancos y el capital rentista se apropian de gran parte del ingreso nacional, que no va a para inversin, no va a para produccin y no va a para consumo. Necesitamos desmontar el sistema poltico institucional que hay en Brasil hoy, que est quebrado, rechazado, y no funciona ms, y crear una nueva institucionalidad, un nuevo sistema poltico, rever el papel del Judiciario. Tenemos que hacer una revolucin social en el pas, tenemos que poner la pirmide patas arriba.

Es un programa radical? Lo es. Pero si no fuera ese programa, qu vamos a hacer? Cmo vamos a financiar ese Estado de bienestar social que hay en Brasil? La Ley Orgnica de Asistencia Social, Bolsa Familia, Seguro de Desempleo, SUS [Sistema Unico de Salud], educacin Ellos quieren privatizarlos. En verdad, ellos estn privatizando ahora la enseanza tcnica y la tendencia es de privatizacin de la salud. Brasil es un pas que tiene una red de proteccin social y para mantenerla usted necesita tener una carga tributaria que sea distribuida, que los que ganan ms, paguen ms; y los que ganan menos, paguen menos, no como es hoy, al revs.

Y el problema de la reforma de las Pensiones. Usted necesita de una reforma de las Pensiones, pero una reforma del punto de vista del servidor pblico, no como queran hacer del rural, del trabajador urbano Y el problema de la edad necesita ser discutido, evidentemente, si usted comienza a trabajar ms tarde y vive ms, usted no puede comenzar a jubilar a las personas a los 55 aos. Pero usted no puede decir: todo mundo ahora va a trabajar 15 aos ms y ganar menos en la jubilacin.

Entonces se necesita radicalizar el programa. Como es que va a hacer? En el fondo, esa es la cuestin: la participacin de la clase trabajadora en la vida social y poltica del pas, la disputa por la riqueza, por la renta y por la propiedad y la disputa por el poder poltico. Es de eso que se trata.

Rafael Tatemoto.- Pero no se necesita atraer al centro?

Ze Dirceu.- Se necesita atraer al centro, pero el centro no se ve afectado por esas medidas nuestras. Reducir intereses le importa a toda la clase media. Reducir los impuestos, porque pagar impuestos en Brasil debera ser solo encima del techo de las Pensiones, que es de US$1.464 [5.400 reales], hoy.

La carga tributaria en el gobierno Joo Goulart era 65%, el porcentaje del impuesto a la renta de Brasil. El porcentaje del IR en Brasil ya fue 50% por mucho tiempo, hoy es 27,5%. Entonces es as: yo gano R$ 30 mil [US$ 8.135], yo pago 27,5%, si yo gano R$ 300,00 [US$ 81], yo pago 27,5%, si yo gano 3 millones [US$ 813.500], pago 27,5%.

Fuera de la evasin, que ni es evasin, es elisin fiscal. Se evade legalmente, porque se crea una planificacin tributaria, brechas en la ley. Por eso, no es ni que el programa es radical. Es un programa que Brasil necesita. Si queremos viabilizar un Estado de bienestar social y hacer que Brasil crezca, necesitamos hacer las reformas para eso.

Rafael Tatemoto.- Usted presenci dos golpes y particip de la resistencia a ambos. Qu paralelos traza? Hay ms perspectivas para la izquierda brasilea pos 2016?

Ze Dirceu.- Nosotros tenemos base social y poltica. Tenemos legado y condiciones de construir un programa. Ahora, es preciso unir las izquierdas, la centro izquierda, tener un candidato nico en la segunda vuelta, porque no es imposible derrotar los golpistas en esta eleccin.

Lo correcto, y quien tiene base para eso, es Lula, que est preso y estn haciendo de todo para inhabilitarlo e impedirlo. Por razones obvias, vamos a hacer la lucha por su inscripcin y por su candidatura, pero yo siempre digo: la unidad nuestra es la garanta de derrotar los golpistas y de continuar la lucha contra ellos. Por eso es que el Frente Brasil Popular fue tan importante y el PT no le dio la debida importancia, poda haber hecho mucho ms por el Frente.

Esa reunin de los partidos para construir un programa comn, las tentativas de organizar la solidaridad con Lula de forma suprapartidaria, que creo que se necesitan. Y aqu dentro de Brasil tambin, podemos organizar una campaa mucho mayor, con mucha ms diversidad de actos, actividades, ampliando ese espectro.

Rafael Tatemoto.- Usted habl de deuda de la izquierda brasilea con el pueblo. Qu necesita cambiar la izquierda en mtodos y organizacin?

Ze Dirceu.- Creo que la principal es ir al encuentro del pueblo, como Lula hizo. Cmo sali de la defensiva y se consolid? Con las caravanas. Claro que para l es mucho ms simple, pero tenemos de traducir eso a nuestras bases, los directorios, las organizaciones, y hacer lo mismo.

En este momento, todos deberan estar haciendo caravanas en los barrios, como millares estn haciendo, pero debe ser una forma de actuacin permanente.

Si no elevamos el nivel de organizacin y de consciencia poltica en general, va a ser muy difcil en los prximos aos enfrentar a la derecha, que ya mostr como acta. El aparato policial judicial est volvindose una polica poltica.

La actuacin del Ministerio Pblico, de la Polica Federal y de sectores del Poder Judicial estn, con el pretexto de combatir la corrupcin, violando preceptos y garantas constitucionales, y van tomando poder poltico del Ejecutivo y del Legislativo. El Supremo ha tomado decisiones que usurpan poderes del Ejecutivo y Legislativo.

Creo que tenemos una deuda si, y esa deuda es, bsicamente, no del punto de vista de los avances sociales, econmicos, polticos, porque luchamos mucho por eso y tuvimos grandes conquistas en el gobierno Lula. Pero nuestra deuda es que tenemos capacidad de resistir, y hacer avanzar el proceso. Necesitamos de un nivel mayor de politizacin, de organizacin y de mayores instrumentos, como, en el caso, los instrumentos de comunicacin.

Traduccin: Pilar Troya, para Brasil de Fato.

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2018/05/21/brasil-or-subestimamos-a-la-derecha-y-politizamos-poco-la-sociedad-dice-ze-dirceu/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter