Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2018

La nueva ideologa del genocidio en Israel

Amitai Ben-Abba
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Como judo israel descendiente de sobrevivientes del Holocausto, creo que la comparacin de las actuales condiciones en Palestina con las anteriores al Holocausto no solo est justificada, sino que adems es necesaria. Israel est ideolgicamente preparado para autorizar un genocidio de los palestinos en este momento. Si no actuamos, marchar hacia su nueva etapa decisiva: hasta el sexto milln de palestinos y ms.

Foto de Jordi Bernabeu Farrs | CC BY 2.0

 

Estudio y escribo ficcin especulativa. Muchos de mis escritos contemplan el futuro de Israel, imaginando escenarios brutalmente grotescos como una especie de advertencia artstica. Pero en estos das, cada vez que cierro otro perodo al final de un nuevo captulo, mi sentido de imaginacin se trunca, a medida que la realidad se impone sobre mi imaginacin. Ningn autor podra predecir locuras como las que mostraba la pantalla dividida en la televisin israel en vivo el 14 de mayo: los Netanyahus y losTrumps sonrean blandamente por un lado, los manifestantes palestinos cargando a sus muertos por el otro, y esa noche, los habitantes de Gaza llorando por los muertos mientras decenas de miles de israeles bailaban en la Plaza Rabin cantando Toy live.

En la novela en la que estoy trabajando actualmente, contemplo cmo se vera un genocidio israel completo (y la resistencia a l) a partir de los ojos de un perpetrador y una vctima. Pero mientras comenc este proyecto inventando las condiciones en las que ocurrira tal evento, para mi horror ya han madurado en la sociedad israel. Me he despertado a la situacin en la que un futuro distpico se ha acelerado hasta tomar forma y no puedo poner pausa y escribir antes de la tormenta. El mundo est estancado en el juego, las noticias se renuevan e inexorablemente fluye la sangre. Estoy experimentando una ansiedad peculiar, sin nombre, siendo testigo de un futuro que se parece demasiado al pasado, arrastrndose hacia el presente.

El punto de inflexin entre los polticos israeles -el diputado Smotrich, el ministro de Educacin Bennet, el alcalde Barkat de Jerusaln y otros de su clase- abogan hoy por la transicin a la llamada "etapa decisiva" del conflicto palestino israel. Para pasar del statu quo a una paz duradera (dicho sea de paso, el ttulo del nico libro del primer ministro Netanyahu): Una solucin final para la cuestin palestina. Esa visin, al estilo de Smotrich, est tomada del Libro de Josu, donde los israelitas invasores promulgan un genocidio contra los nativos cananeos, hasta que no queda ni una sola alma con respiracin, parafraseando al rabino Maimnides. Segn el Midrash, hubo tres etapas en esa operacin. Primero Josu envi a los cananeos una carta para que huyeran. Entonces, los que se quedaron podran aceptar la ciudadana de segunda clase y la esclavitud. Finalmente, si se resistan, seran aniquilados. Smotrich ha presentado pblicamente este plan como el cambio hacia la etapa decisiva del conflicto. Si los palestinos no huyen y se niegan a aceptar una ciudadana inferior, como hara cualquier persona digna, "el ejrcito sabr qu hacer", dice.

As, como en The Handmaid's Tale de Margaret Atwood, los polticos israeles ahora sugieren polticas sobre la base de la "precedencia de las escrituras". En su teologa reaccionaria ignoran mandamientos como tikkun olam ("reparacin del mundo", el mandato de luchar por la justicia e igualdad), ve'ahavta ("ama a tu prjimo como a ti mismo", la idea con la que el rabino Hillel ha enseado toda la Tor), y conceptos talmdicos como Shiv'im panim la'tora ("setenta caras tiene la Tor") lo que significa que se pueden derivar docenas de estipulaciones de cada versculo).

Al igual que con los turcos y los armenios, hutus y tutsis, alemanes y judos, el genocidio se justifica con el argumento de que existe un juego de suma cero en el que solo un lado puede triunfar. Los palestinos quieren arrojarnos al mar, afirman los sionistas, y haba le-horgecha, hashkem le-horgo ("Al que viene a matarte, levntate y mtalo primero"). En su libro -dicen sus asistentes a quienes el primer ministro utiliza a veces para escribir sus discursos, Netanyahu ve a los "palestinos" (se asegura de marcarlos con comillas) como una "nacin fantasma" (p.56) y niega su existencia como un pueblo con una cultura e historia nicas. Los ve como una herramienta en el juego de suma cero entre el islam y Occidente. El prominente historiador israel Benny Morris, quien ha narrado a fondo los crmenes sionistas de violacin, asesinato y limpieza tnica en 1948, ve el desplazamiento de nada ms que 750,000 palestinos en esa guerra como el mayor error de Ben Gurion. En su opinin, Ben Gurion debera haber terminado el trabajo, y eso es precisamente lo que los principales estadistas israeles estn buscando hoy.

En la sociedad israel no hay fuerzas capaces o dispuestas a detener el ascenso de esta tendencia. Los soldados israeles, como los vitoreados francotiradores demostraron al mundo en Gaza, reciben instrucciones de ver a todos los palestinos como amenazas a la seguridad dignas de la muerte. Las masas israeles celebran la liberacin anticipada de asesinos condenados, siempre que las vctimas sean rabes. Las multitudes israeles cantan "qumalos, mtalos, asesnalos" mientras se abrela embajada de EE.UU.en Jerusaln. Desde los soldados de infantera hasta los altos mandos, desde la gente de la calle que agita banderas hasta los laureados de la academia, Israel est ideolgicamente preparado para llevar a cabo un holocausto palestino.

Algunos judos retrocedern al leer estas palabras. Asur le-hashvot ("est prohibido comparar ") es ahora un proverbio hebreo. Est prohibido comparar el sufrimiento judo con el de los dems, y he hecho varias comparaciones. Sin embargo, como un descendiente judo israel de sobrevivientes del Holocausto, creo que estas comparaciones no solo son justificadas sino tambin vitales. La sociedad israel est ideolgicamente preparada para promulgar un genocidio de los palestinos en este momento, y si no hacemos la comparacin y actuamos en consecuencia, Israel marchar hacia la etapa decisiva, hasta el sexto milln de palestinos y ms.

En una comparacin propia, el ministro israel Gil'ad Erdan compar a los palestinos muertos con los nazis, diciendo: "El nmero de muertos (sic) no indica nada, as como el nmero de nazis que murieron en la guerra mundial no hace del nazismo algo que puedes explicar o entender". Evidentemente, contar a los muertos no ayudar a despertar a los israeles de su espeluznante accionar. Solo despus de la cada de su sistema -como los sudafricanos blancos en su lamentable apartheid- lo reconocern con horror. Para detener el genocidio pendiente, los lderes mundiales deben dejar de hablar y comenzar a actuar. El embargo de armas, las sanciones econmicas y el arresto de criminales de guerra que viajen sern un comienzo largamente esperado. Cualquier cosa menos que eso es sumisin. Como israel soy consciente de las consecuencias que estas medidas podran tener en mi vida y en la vida de mis seres queridos. Todo esto se empequeece ante las consecuencias del asalto a los derechos de los palestinos que reverberarn en todo el mundo, especialmente por las personas marginadas, como amaga Ann Coulter cuando mira los disparos contra los manifestantes palestinos y dice: "Podemos hacer eso?" Con el 75 % de la industria militar israel programada para la exportacin, esperan que los drones de gas lacrimgeno israeles zumben sobre la prxima revuelta de Standing Rock o en Pars. Espere que los francotiradores disparen contra los migrantes mexicanos. Espere que llegue la tormenta antes de comenzar a prestar atencin.

En mi ficcin, el holocausto palestino ocurrir durante la guerra contra un poder musulmn local. Israel justificar la masacre masiva como derecho a defenderse. No pondr a los habitantes de Gaza en los trenes ni los construir para ellos, sino que los bombardear hasta la muerte. Irnicamente, la presencia de los colonos ser un escudo humano de facto que requerir de diferentes mtodos de exterminio y expulsin de los palestinos de Cisjordania, los habitantes de Jerusaln Oriental y los palestinos con ciudadana israel. Si el mundo no acta de manera efectiva en apoyo de los palestinos, esta ser la cspide de la Nakba, la catstrofe, el proceso de privacin de los derechos humanos de los palestinos que comenz hace 140 aos.

Amitai Ben-Abba es un escritor israel residente en la zona de la Baha

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/05/21/israels-new-ideology-of-genocide/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traducin.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter