Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2018

Los verdaderos motivos por los que Guatemala tambin traslada su embajada a Jerusaln
Por qu tanta prisa?

Maren Mantovani
Middle East Eye

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


Israel cooper con las brutales dictaduras latinoamericanas en los aos ochenta. Guatemala ha sido el primer pas en trasladar su embajada despus de que lo hiciera EE.UU. Honduras y Paraguay pueden ser los siguientes.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales (en el centro) y su esposa conversan con el primer ministro israel Benjamn Netanyahu durante la ceremonia de inauguracin de la Embajada de Guatemala en Jerusaln (AFP)

Mientras la poblacin de Gaza y de todo el mundo lamentaba la muerte de los 62 palestinos asesinados y ms de 2.700 mutilados y heridos en un solo da, en una nueva masacre israel de palestinos desarmados, otra embajada celebraba su ceremonia de inauguracin en Jerusaln el 16 de mayo.

Guatemala ha secundado la decisin estadounidense como si fuera su sombra. Israel tuvo que comprometerse a pagar los gastos y su ministro de asuntos exteriores ha contribuido con 300.000 dlares al coste total del traslado de la embajada de Guatemala de Rishon LeZion a Jerusaln.

Jimmy Morales, el derechista presidente del pas, a quien el mes pasado grupos de la sociedad civil pidieron que dimitiera por acusaciones de corrupcin, tuvo que solicitar a los tribunales permiso para que su hermano y su hijo, ambos juzgados por corrupcin, le acompaaran a Jerusaln. No obstante, los medios guatemaltecos han descubierto gastos sospechosos en la contabilidad del gobierno para la ceremonia de apertura de la embajada.

De cualquier forma, este caso est muy lejos de la grotesca ostentacin exhibida por la ceremonia inaugural de la embajada de Estados Unidos. Mientras Israel abata a manifestantes armados exclusivamente de la determinacin de regresar a sus hogares, en lugar de sucumbir en silencio al brutal asedio de Gaza, Donald Trump anunciaba mediante videoconferencia que estamos realizando grandes progresos en el acuerdo entre Israel y los palestinos.

Una realidad trgica e inhumana

Si el reconocimiento de Jerusaln (que segn el derecho internacional no forma parte de Israel) como capital y el consiguiente traslado de la embajada estadounidense no fuera parte de una realidad trgica e inhumana impuesta al pueblo palestino, todo este asunto podra resultar surrealista.

Setenta aos despus del comienzo de la Nakba (la limpieza tnica acometida contra el pueblo palestino), las polticas israeles de desplazamientos forzosos, robo de tierras y recursos, represin y segregacin continan da tras da. La Gran Marcha del Retorno, que reivindica el derecho al regreso reconocido por la ONU de los refugiados (ms de la mitad de la poblacin palestina) se ha convertido en una carnicera.

El cambio de la embajada estadounidense no es solo un ataque frontal contra los derechos de los palestinos en Jerusaln, sino que adems ha dado cobertura diplomtica a Israel para cometer una nueva masacre en Gaza. El mensaje que se ha enviado es que el rgimen israel puede continuar violando las leyes internacionales y los derechos humanos ms fundamentales.

Entre ellos est no solo su derecho de regresar sino la propia existencia de los refugiados palestinos en Gaza. Todo esto puede provocar la impresin de que Israel se encuentra en la cima de su poder y que tiene garantizada la impunidad.