Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-05-2018

La Comuna de Pars fructific en cerezas que saboreamos todava

Alberto Betancourt Posada
Rebelin


El sbado 26 de mayo a las 14:30 en la puerta del metro Gambeta de Pars comenzar una caminata al cementerio Pere-Lachaise, al Mur des Fdrs (Muro de los comuneros), convocada por la Asociacin de Amigos de la Comuna de Pars. La marcha cumplir tres objetivos: rendir homenaje a los 147 comuneros fusilados ah, ratificar la vitalidad de la Comuna y celebrar sus valiosas premoniciones. Arturo Argueta, investigador mexicano de la comunalidad y amigo de la Comuna afirma: durante los meses de marzo, abril y mayo de 1871 la conciencia colectiva francesa se uni en torno a la idea de crear una repblica socialista, conformada por una federacin de comunas. A esa revolucin, afirma Aruto se le asoci con la cancin El tiempo de las cerezas, segn la cual, se construir una sociedad en la que: Los amantes tendrn ganas de hacer locuras/y los enamorados, tendrn sol en el corazn. Recordar la Comuna es una forma de romper el sitio militar que se le impuso para estrangularla, y su equivalente contemporneo, el silencio meditico destinado a olvidarla. La comuna fue una realidad fugaz, pero su esplendor poltico, social y cultural refulge todava. Como los cerezos, la comuna tuvo mltiples floraciones, Marx, por ejemplo, la consider como una gran experimento social.

Los amantes tendrn ganas de hacer locuras

La Asociacin de Amigos de la Comuna, fundada en 1882 tras el regreso de los comuneros exiliados, afirma que la valiosa experiencia de autogestin nos hered la igualdad entre hombres y mujeres, como olvidar por ejemplo el papel de Louise Michel, maestra, tiradora, feminista, dirigente, anarquista, con una relacin epistolar con Vctor Hugo, exiliada a Nueva Caledonia; la comuna floreci de muchas otras maneras, al promover: la laicidad del estado, la defensa de los servicios pblicos, el sufragio universal, el derecho al trabajo (en un mundo en el que la mayora de los trabajadores pasaban la mayor parte del tiempo buscando empleo), los derechos de los trabajadores, la requisicin de empresas abandonadas, la defensa de la repblica, el acceso a la cultura, la educacin pblica, la bienvenida a los migrantes y la defensa de los valores republicanos. Vale agregar que la resistencia popular del pueblo mexicano contra la invasin francesa contribuy de manera decisiva a fortalecer la oposicin Luis Napolen Bonaparte en Francia, y en ese sentido existe un lazo histrico entre la defensa d ela soberana popular en Mxico y en Francia.

La comuna un gran experimento econmico, poltico cultural y psicolgico

Carlos Marx escribi por encargo de la Asociacin Internacional de Trabajadores un balance del significado de la Comuna en la historia universal. En su texto La guerra civil en Francia, el gigante de Treveris, record que e l 18 de marzo Pars despert con los gritos de : Viva la Comuna, en ella los trabajadores se dieron cuenta de que haban sido traicionados por las clases dominantes y que ellos mismos tendran que tomar en sus manos la defensa de la patria, asumir la direccin de la sociedad y organizar la vida. El Segundo Imperio dirigido por Luis Napolen Bonaparte, tuvo como acta de nacimiento el golpe de estado, como estilo poltico el populismo y como sostn la espada, sus ambiciones capitalistas condujeron al imperialismo y ste a la invasin prusiana. La comuna fue la antpoda del imperialismo e implic muchas acciones y reflexiones sobre el hecho la forma en que el estado haba perdido su papel de arbitro mediador y paulatinamente se haba convertido en el instrumento de dominacin de una clase. La comuna alarm a la nobleza de toda Europa porque su mera existencia supona el fin de la monarqua. La primera repblica socialista recuper para la sociedad funciones que el estado se haba apropiado. Disolvi al ejrcito profesional y cre un ejrcito de trabajadores en armas. El consejo federativo de las comunas regionales volvi revocables todos los cargos y homolog el salario de los funcionarios estatales al de un obrero calificado. La educacin se volvi laica, universal y gratuita. Las fbricas cerradas por bancarrota o por abandono patronal durante la huelga fueron entregadas a las asociaciones de trabajadores. La comuna subvirti el orden econmico, el trabajo dej de ser una mercanca. Cada trabajador se convirti en ciudadano. Los trabajadores asumieron un rol dirigente en la sociedad. La comuna expropi a los expropiadores y devolvi los medios de produccin, la tierra y el capital a los productores. Reorden la tecnologa bajo la lgica de los productores. Cuando la bandera roja, smbolo de la repblica del trabajo honde en el Hotel de Ville, la comuna reasign un lugar mucho ms modesto a los cientficos que solan adoptar un tono oracular. La comuna fue un gran experimento poltico, econmico, cultural y psicolgico. El gobierno de Thiers se apresur a sitiar Pars para impedir que la fiebre bovina de la revolucin se propagara al campo.

Roger Marteli escribi en La Commune: si ejercemos nuestra responsabilidad de elegir nuestra historia podremos descubrir ms elementos que nos permitan construir el mundo en el que queremos vivir. En un planeta asediado por versiones comerciales, dominantes y efmeras de la historia, recordar la Comuna nos ayuda a explicarnos quienes somos, y en que fundamentos descansa nuestra conviccin de que otro mundo es posible. Existen muchas comunas vivas e irradiando rebelda: los caracoles zapatistas, Chern, Caracas. Junto con ellas el espritu de la Comuna de Pars late hoy en el emocionante encuentro entre trabajadores ferrocarrileros y estudiantes francs, que ha resucitado un fantasma que recorre Europa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter