Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2018

India
La paradoja de Karnataka

Muzaffar Assadi
Frontline


El resultado de las elecciones muestra que el populismo no produce necesariamente un beneficio poltico y que el comunalismo competitivo no interfiere necesariamente en los procesos econmicos en curso.

Una de las preguntas desconcertantes que persigue hoy a los kannadigas [los habitantes de Karnataka] es: Cmo es posible que el gobierno de Siddaramaiah [del Partido del Congreso, INC], con una reputacin de ser progresista con una orientacin socialista y no comunal ha podido perder tan rotundamente en las elecciones a la Asamblea de 2018? El resultado ms irnico de las elecciones es la derrota del popular Ministro Principal en su circunscripcin natal, Chamundeshawari, por un enorme margen de 36.024 votos y haber pasado raspando en otra circunscripcin, Badami, por un estrecho margen de 1649 votos. Qu es lo que fue mal?Marca el principio del fin del Congreso o una Karnataka "Congress-mukt" como al Bharatiya Janata Party (BJP) le gustara creer?

Karnataka parece estar entrando en una fase de "discontinuidad" en la que un partido gobernante no vuelve al poder para un segundo trmino con sus propias fuerzas. La nica ocasin en que sucedi esto fue en 1977 cuando Devaraj Urs regreso al poder.

Mientras tanto, en la Karnataka poltica parecen abundar las paradojas: la profundizacin del capitalismo triunfa en medio de un comunalismo rampante, la realineacin de castas contina sin ningn conflicto aparente y la corrupcin y el desarrollo van de la mano. Como si esto no fuese suficiente, los resultados de las elecciones han aadido dos paradojas ms: el populismo no da necesariamente un beneficio poltico y el comunalismo competitivo no necesariamente interfiere en los procesos econmicos en curso. Adems, las ansiedades de las castas dominantes parecen no encontrarse tanto en la identidad comunitaria como en reclamar el poder poltico perdido.

La campaa electoral ha visto un cctel vitrilico de difamaciones, acusaciones y contra-acusaciones, mentiras, distorsin de la historia y citas de escritores kannada bien conocidos por parte de los partidos politicos, especialmente el BJP. Pero ha habido una corriente subterrnea que se ha vuelto destacada a medida que se desarrollaba la campaa electoral: el desplegamiento de dos modelos de economa poltica.

Un modelo -llammoslo el "modelo India"- est representado por el Primer Ministro Narendra Modi. Se le opona el segundo modelo -llammoslo el "modelo subalterno"- representado por Siddaramaiah. Por esta razn la batalla electoral de alto voltaje fue proclamada como una batalla entre Modi y Siddaramaiah. El modelo de Modi se ha construido mediante una narrativa descaradamente a favor de una India de "capitalismo de amiguetes" (crony capitalism), enfatizando la "formacin profesional" de india y llevando el pas al carril superrpido mediante ciudades "inteligentes" y trenes bala. En contraste, el modelo subalterno representa a las poblaciones rurales, poniendo el nfasis en los medios de vida golpeados por la pobreza, el hambre y el atraso. Este ltimo entiende la economa poltica de desarrollo desde la perspectiva de los pobres, los socio-econmicamente atrasados y los marginados. Para resolver los problemas del hambre y la pobreza, este modelo ha adoptado varias medidas populistas como Anna Bhagya, Krishi Bhagya, Arogya Bhagya e Indira Canteen. Significativamente, muchos de estos programas fueron introducidos muy pronto por el gobierno de Siddaramaiah, lo que significa que tenan credibilidad y no eran percibidos como trucos electorales. Adems, estos programas no han sufrido graves dislocaciones ni han producido graves cargas de exclusin de la poblacin a la que se diriga.

Polticamente, el modelo subalterno es una extensin de las ideas socialistas de Ram Manohar Lohia, Jawaharlal Nehru y Gandhi y la propia experiencia personal de Siddaramaiah. De hecho, el modelo subalterno se solapa con el modelo Karnataka de desarrollo, haciendo difcil marcar las fronteras. El consenso general -a pesar de las crticas que muchos denominaran injustificadas- es que el programa Anna Bhagya, el eje del foco de bienestar social del gobierno de Siddaramaiah, fue introducido eficazmente. Es paradjico que este modelo no se haya traducido en votos, a diferencia del caso de Tamil Nadu, donde los programas populistas han trado dividendos polticos. El resultado de las elecciones muestra claramente que el modelo India ha triunfado sobre el modelo subalterno. No es solo la derrota de Siddaramaiah, sino tambin la de la idea de desarrollo subalterno.

Realineamiento de castas

Estas elecciones tambin han sido testigo de un realineamiento de los grupos de castas. Karnataka ha sido conocida tradicionalmente por la presencia dominante de dos castas, vokkaligas y lingayats. Los vokkaligas se concentran principalmente en la regin del Viejo Mysuru y los lingayats en el norte de Karnataka, que cubre las reas de Hyderabad-Karnatak y Presidencia de Bombay. Al principio, tras abandonar el Janata Dal, Siddaramaiah haba planteado la idea de Ahinda, un acrnimo para Minoras, Clases Atrasadas y Dalits. Esa misma idea fue planteada por Devaraj Urs en los 70. H.D. Deve Gowda [lder del JD(S)] formul la coalicin social de MOVD -Musulmanes, Otras Clases Atrasadas (OBC), Vokkaligas y Dalits- a finales de los 90. Contando con el apoyo de los lingayat, Ramakrishna Hegde, el entonces Ministro Principal, ciment la alianza LIBRA de lingayats y brahmines. Aunque l era brahmin, Hegde era ampliamente aceptado por los Lingayats.

Los lingayats se haban separado del Congreso cuando Veerendra Patil fue apartado sin miramientos del puesto de Ministro Principal en los 90. La coalicin social se fortaleci durante el periodo de Yeddyurappa (2008-11) que trajo al BJP al poder. Esta vez, la coalicin LIBRA continu pero con una diferencia: en el cinturn costero, el BJP ciment la coalicin social de las 3B -Billavas (clase atrasada), Bunts y Brahmines- y aadi las Tribus Registradas (Scheduled Tribes) del este y el centro de Karnataka para formar una coalicin social ms amplia para beneficio poltico. De hecho, la coalicin se transform en LIBRA+3Bs+STs+Dalits Holeya. De hecho, el BJP consigui superar su imagen de partido de castas superiores/banyas [comerciantes]. Sin embargo, los lingayats tenan dos razones adiciones para apoyar al BJP. Una, queran reclamar el poder poltico -despus de que Jagadish Shettar, que no era lingayat, se convirtiese en Ministro Principal. En segundo lugar, el deseo de Siddaramaiah de conceder el estatus de minora a los lingayats era visto como un intento de dividir a la comunidad. Esta estrategia produjo el resultado contrario y provoc que los lingayats se hayan reafirmado en torno al BJP.

Los vokkaligas, la otra casta dominante, tena sus propios motivos de queja. La prdida y recuperacin del poder poltico hizo que an fuese ms importante para los vokkaligas reunirse en torno al Janata Dal (Secular), que se sabe que es un partido campesino pero tambin el partido de los vokkaligas. Esta vez el JD(S) intent llegar a dos comunidades ms pero lo ha conseguido solo parcialmente. Se ha alineado con el Bahujan Samaj Party (BSP) [el partido de los dalits pero fundamentalmente del norte de la India] y con Asaduddin Owaisi de Hyderabad [musulmn]. En cualquier caso, el JD(S) ha seguido siendo un partido de la regin del Viejo Mysuru, como es evidente por los resultados.

Fragmentacin dalit, confianza musulmana

Esta vez Siddaramaiah ha intentado ir ms all de Ahinda, su base social de apoyo. Los programas Bhagya formaban parte de esta agenda. Como resultado, en mitad de su mandato, Ahinda se convirti en Ahinda Plus, formada esta ltima por los beneficiarios potenciales de los programas Bhagya. Paradjicamente, en lugar de fusionarse en un grupo cohesionado, Ahinda se fragment. Excepto los kurubas y los musulmanes, el ncleo de sus partidarios, los otros grupos tenan reservas contra Siddaramaiah. Esto es evidente en el caso de los dalits. En un anlisis final, esta eleccin se ha convertido en un campo de batalla para las dos castas dominantes para reclamar y recuperar el poder poltico perdido, mientras Ahinda se ha convertido en una coalicin social fragmentada.

Los dalits y las tribus registradas tienen mltiples razones para retirar el apoyo a Siddaramaiah. Durante este proceso de retirada, Ahinda se ha convertido en una entidad poltica terica fragmentada. En vsperas de las elecciones a la Asamblea varios temas iban contra el Congreso: la no aplicacin de la reserva interna tal como recomienda la Comisin del Juez Sadashiva; la renuencia a nombrar un lder dalit como Ministro principal o Viceministro Principal; la retirada del informe sobre castas de la Comisin de Clases Atrasadas que hubiera convertido numricamente a los dalits en una categora social mayoritaria y finalmente la entrada del BSP como socio minoritario del JD(S). Los dalits en Karnataka no son un bloque homogneo. Hay no menos de 100 subcastas. Se dividen en Mano Izquierda (Holeya) y Mano Derecha (Madiga). No obstante, lo que ha cambiado el curso de la poltica dalit es la decisin de la Comisin del Juez Sadashiva de analizar el tema de la reserva interna. Mientras los madigas piden la aplicacin de la reserva interna tambin perciben un intento sistemtico de marginarlos por parte de los holeyas, as como el reparto de gobierno que les ha hecho cambiar su lealtad poltica del Congreso al BJP. Siddaramaiah fue acusado de duplicidad, de ir muy despacio en el tema de la reserva interna pero no en el del estatuto de minora para los lingayats. El informe de la Comisin del Juez Sadashiva cre una profunda brecha entre los dos grupos dalits, marcando un punto de no retorno.

La peticin del nombramiento de un dalit para el puesto de Viceministro Principal apareci inmediatamente despus de que el Congreso llegara al poder. El Congreso fue remiso a hacer este nombramiento , aunque haba apoyado ocasionalmente esta peticin. Esto fue visto ms como duplicidad y ambigedad que como una preocupacin real. De hecho, en la circunscripcin de Siddaramaiah se rumoreaba que en caso de su derrota se nombrara a un dalit como Ministro Principal. Este rumor bien orquestado fue bsico para el enorme margen de derrota. La ira de los vokkaligas solo se sumo a ello.

Otro tema que tuvo su efecto en la poltica electoral est relacionado con el censo de casta. Aunque sus resultados no se han hecho pblicos, es obvio que los dalits hubieran sido declarados una mayora numrica, enviando incluso a los lingayats y vokkaligas al cuarto o quinto lugar. La cifra de poblacin dalit hubiera aumentado al 19 por ciento, comparndose con los musulmanes, que constituyen un 16 por ciento. Sabiendo muy bien que la publicacin del censo de casta en vspera de las elecciones abrira una caja de Pandora, puesto que cambiara las ecuaciones sociales y polticas en favor de los dalits y los musulmanes, el gobierno del Congreso dej el informe en la nevera. Cuando el BSP se aline con el JD(S) como socio minoritario, se supuso que la alianza no afectara al voto del Congreso ni aportara dividendos polticos al JD(S) dado que el BSP no tiene base social o poltica en Karnataka. Estas suposiciones se han demostrado errneas cuando el BSP ha ganado un escao.

En cambio, los musulmanes no tenan quejas contra Siddaramaiah. Sus programas populistas, como Shaadi Bhagya, su posicin sobre el consumo de ternera y el comunalismo, la creacin de un gran nmero de escuelas residenciales Maulana, las becas a estudiantes de la minora y dems tenan contentos a los musulmanes. Ms significativamente, la ausencia de grandes disturbios comunales durante el mandato de Siddaramaiah era percibida por los musulmanes como un gran logro. Para los musulmanes, ms que la comida o la seguridad social, la pura seguridad fsica en un tiempo de tensin comunal en todo el pas era una gran razn para quedarse con Siddaramaiah. A pesar de varios programas populistas, es evidente que el Congreso fue incapaz de cubrir el dficit de representacin de los musulmanes en las diferentes estructuras de poder. Aunque esto no significa el fin del apoyo musulmn al Congreso, el voto musulmn ciertamente no puede interpretarse como un voto para el Congreso. Era, de hecho, un voto para Siddaramaiah. La posicin de suave hindutva de Rahul Gandhi y el argumento de "corregir el error histrico del apaciguamiento" [as es como denominan los del BJP a polticas que favorezcan de alguna manera a los musulmanes] no les sienta bien a los musulmanes. De hecho, mientras el Congreso sufra de un creciente dficit de confianza, parece haber habido una completa confianza en Siddaramaiah. En este sentido, Siddaramaiah es un claro vencedor, a diferencia del Congreso.

Las elecciones fueron testigo de un infructuoso intento de comunalizar Karnataka. A diferencia de Uttar Pradesh o Gujarat, donde el comunalismo se ha convertido en una preocupacin cotidiana, Karnataka se caracteriza por una larga tradicin de cultura sincrtica, una sociedad tolerante y la ausencia de claros marcadores de identidad. De hecho, hasta la demolicin de Babri Masjid en 1992, Karnataka difcilmente haba sido testigo de grandes disturbios comunales. En el pasado reciente, Karnataka se ha destacado como el estado que ha sido testigo del segundo nmero ms alto de conflictos comunales. Por cierto, la mayor parte de los conflictos estn confinados a la regin costera de Karnataka y a la de Malnad. La costa de Karnataka es conocida ahora como el "laboratorio Hindutva", donde todo espacio secular, incluidas farolas, rboles, escuelas, restaurantes, rickshaws, organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales han sido incautados para mantener el caldero comunal hirviendo.

Comunalismo competitivo Competitive communalism

De hecho, la costa de Karnataka se ha convertido en un lugar para el comunalismo competitivo de musulmanes e hindes. El comunalismo hind, representado por un gran nmero de grupos extremistas, machacaba con temas como Tipu Jayanti, love jehad, la conversin e interrupcin del programa Anna Bhagya en una escuela dirigida por activistas hindutva duros como ejemplos de apaciguamiento de las minoras/musulmanes. El asesinato de 23 activistas hindes (de los que uno fue encontrado vivo!) se presentaba como un ejemplo de la inseguridad hind. El discurso de la "inseguridad", "apaciguamiento", "marginalidad" y dems se usaron repetidamente para arrancar el cinturn costero al Congreso. A diferencia de las ltimas eleccioines a la Asamblea, esta vez el BJP barri el cinturn costero y la regin de Malnad. El comunalismo musulmn, al usar la misma narrativa, aadi un poco de su parte. Este tipo de comunalismo competitivo en el cinturn costero en un anlisis final podemos decir queha creado dos claros lmites: musulmanes indeferenciados e hindes indeferenciados. Como consecuencia, los musulmanes se alinearon con el Congreso mientras los hindes supuestamente se identificaron con el BJP: un caso clsico de polarizacin.

Pero esta misma divisin de comunidades no se produjo en otras regiones, a pesar de que los Hindutva usaron iconos hindes como Shivaji. Incluso usaron smbolos de la historia como Madikeri Nayaka y Onak Obbavva predominantemente en las reas de Tribus Registradas. Las mentiras polticas, incluidas referencias a iconos religiosos y culturales, se convirtieron en parte de una agenda ms amplia para polarizar. Las mentiras sobre el general Thimmayya y Bhagat Singh, referencias a Mante Swamy, Basavanna, Kuvempu, Dendre y dems, se utilizaron como llamamientos a las comunidades. El resultado neto fue que el BJP fue capaz de ganar votos pero Karnataka sigue estando libre de una clara polarizacin comunal.

Todo esto no significa el fin del Congresismo. El Congreso sigue siendo un partido popular cuyo porcentaje de votos es mucho mayor que el del BJP. Sin embargo, los resultados de Karnataka tendrn consecuencias a largo plazzo para la poltica nacional El Congreso tiene que considerar alinearse o con partidos ms pequeos o con partidos regionales para contener la expansin de la base social del BJP puesto que afecta a la base social misma del Congreso. En segundo lugar, los resultados han dado al BJP mayor confianza para conquistar el sur de India y completar su proyecto. Las elecciones de Karnataka han aadido un nuevo vocabulario y una nueva narrativa as como un nuevo discurso a la poltica india. El sistema poltico indio ya no ser lo mismo nunca ms.

Prof Muzaffar Assadi, formerly Professor of Political Science at the University of Mysore, is currently posted as Special Officer of the proposed Raichur University in Karnataka.

Fuente: http://www.frontline.in/cover-story/karnataka-paradox/article10108399.ece?homepage=true

Traductor: Carlos Valmaseda



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter