Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2018

Detencin o libertad. El concepto de retencin es ilegal

Patricia Simn
La marea

Ms all del caso del cantante Evaristo Pramos, el uso del trmino "retener" se ha normalizado, especialmente a raz de la aprobacin de la Ley Mordaza.


Una concentracin contra las redadas racistas de la Ruta contra'l racismu y la represin en Oviedo en 2006. PATRICIA SIMN

El pasado fin de semana hemos ledo numerosos titulares y piezas informativas que recogan que Evaristo Pramos, excantante de La Polla Records y actual vocalista de Gatillazo, haba sido retenido el viernes por la Guardia Civil tras un concierto en el festival jerezano Primavera Trompetera. Ni Pramos ni ninguna otra persona puede ser retenida por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado porque no existe tal concepto jurdico ni, por tanto, aparece en el Cdigo Penal espaol.

Ms all del caso del cantante Evaristo Pramos, que segn diversas fuentes de su entorno no quiere pronunciarse sobre este hecho, el uso del trmino retener se ha normalizado en los medios, especialmente a raz de la aprobacin de la Ley de Seguridad Ciudadana (conocida como Ley Mordaza) sobre la que la agencia de noticias Europa Press lleg a publicar un teletipo titulado La Polica podr retener a ciudadanos en comisara para su identificacin durante un mximo de seis horas.

Por ello, hemos consultado a diversas fuentes jurdicas sobre las consecuencias de la normalizacin de una figura que el Tribunal Constitucional ya rechaz en una sentencia en 1986 porque no hay zonas intermedias entre detencin y libertad. Una trampa semntica en palabras del catedrtico de Filosofa del Derecho y Filosofa Poltica, Javier de Lucas, que incluso podra trasladar a la ciudadana la sensacin de que es menos grave que ser detenido, cuando si una persona es detenida cuenta con derechos: puede llamar a su abogada/o, a un familiar o conocido, si eres extranjero puedes llamar a tu consulado, tu detencin constara en los libros de registro de la comisara, explica David Bonda, profesor de Derecho Internacional Pblico y presidente del Instituto de Derechos Humanos de Catalua. En cambio, si es retenida, al no tratarse de ninguna categora jurdica, no le ampara ninguna legalidad ni derecho.

Pramos, segn ha confirmado la organizacin del festival por va telefnica, fue interceptado tras bajarse del escenario y llevado al backstage para ser identificado. El desenfocado del vdeo que un testigo grab del momento en el que miembros de la Guardia Civil vestidos de paisano e, inmediatamente, otros uniformados, agarraron por los brazos al artista y se lo llevaron a otro lugar no permite vislumbrar las condiciones en las que se desarroll el encuentro.

Segn la Ley de Seguridad Ciudadana, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrn requerir la identificacin de las personas cuando existan indicios de que han podido participar en la comisin de una infraccin o cuando, en atencin a las circunstancias concurrentes, se considere razonablemente necesario que acrediten su identidad para prevenir la comisin de un delito. En el caso de Pramos, segn la versin de la Guardia Civil -comunicada a travs de su cuenta de Twitter-, se tratara del primero de los casos por, supuestamente, haber gritado policas, sois unos hijos de puta tras la actuacin de su grupo.

Ana Valero, profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Castilla-La Mancha, subraya que el Tribunal Constitucional ha sealado en su jurisprudencia que la privacin de libertad con fines de identificacin solo podr afectar a personas no identificadas de las que, razonable y fundadamente, pueda presumirse que se hallan en disposicin actual de cometer un ilcito penal, por lo que en el caso de Evaristo no estara justificada la retencin porque, desde mi punto de vista, no se ha cometido ningn delito o falta -ya que estara ejerciendo su derecho a la libertad de expresin- y porque dicha limitacin de la libertad personal de Evaristo no cumple con la nica finalidad que la justifica: la prevencin en la comisin de una infraccin penal.

Y en los casos en los que la identificacin estuviese justificada, para ser realizada correctamente, segn Bonda y Miguel ngel Presno -catedrtico de Derecho Constitucional y profesor de la Universidad de Oviedo-, y poniendo como ejemplo el caso de Pramos, los agentes de paisano tendran que identificarse inmediatamente como miembros de la Guardia Civil; los uniformados que llegaron a continuacin, llevar visibles sus placas identificativas; comunicar a la persona afectada que quieren proceder a su identificacin porque habra indicios de que habra podido cometer una sancin administrativa o para comunicarle una denuncia interpuesta contra su persona; y que le ofreciesen hacerlo en ese mismo lugar o en uno ms privado. Pero ese traslado a un lugar ms reservado no te lo pueden imponer, explica Presno. Y aade: Los tribunales han aceptado que, a efectos de practicar la identificacin, te pueden pedir que permanezcas quieto en un lugar, pero tienen que tardar lo mnimo posible, respetar los principios de proporcionalidad y todas las garantas del identificado.

En la sentencia del Constitucional de 1986, refrendada por otra de 1993, se tildaba la retencin deindebida restriccin de la libertad recogida en la Constitucin de 1978 y que no es constitucionalmente tolerable que situaciones efectivas de privacin de libertad queden sustradas a la proteccin que a la libertad dispensa la Constitucin. Y aada: La detencin no es una decisin que se adopte en el curso de un procedimiento, sino una pura situacin fctica, sin que puedan encontrarse zonas intermedias entre detencin y libertad. El abogado Jaime Sanz de Bremondo, que present el recurso de amparo en representacin de dos hombres que fueron retenidos en una comisara madrilea, declar entonces a El Pas: Con esta sentencia se pone fin a los abusos policiales que disfrazados bajo trminos como retenciones o presentaciones han tenido lugar. Treinta aos despus, la figura de la retencin no solo ha sido aceptada mediticamente, sino que es sufrida diariamente, por ejemplo, por las personas migrantes que sufren las identificaciones basadas en su aspecto tnico, condenadas por las Naciones Unidas por ser discriminatorias, y practicadas en todo el Estado espaol desde los gobiernos de Zapatero hasta la actualidad.

Para el juez Ramiro Garca de Dios, hasta febrero de 2018 titular del Juzgado de Instruccin nmero 6 de Madrid y juez de control del CIE de Aluche, y jubilado en la actualidad, el concepto de retencin pretende, una vez ms, mandar sobre el lenguaje para ocultar situaciones en las que se trata de detener a una persona de manera alegal, prolongando el tiempo de la actuacin sin amparo legal.

Si no es retencin, qu es?

En los casos en los que no se cumplan todos los pasos que Bonda y Presno describen para realizar una correcta identificacin, qu es jurdicamente que te cojan de los brazos, te priven de tu libertad deambulatoria y te lleven a otro lugar, as sea para ser identificado?

Segn Bonda, si los agentes no leen los derechos, se tratara de una detencin ilegal. Una persona que es detenida legalmente debe ser trasladada a una comisara, donde se llevar a cabo un protocolo que incluye la documentacin del caso en el libro-registro de las dependencias, designar y contar con la presencia de su abogado/a y prestar declaracin, ya sea en la comisara o ante un juez/a.

En los casos en los que una persona se niegue a ser identificada, la Ley de Seguridad Ciudadana establece que tambin podr ser trasladada a dependencias policiales o al cuartel de la guardia civil -donde el proceso de identificacin no podr superar las seis horas, pero hay que tener en cuenta que esa negativa podra acarrear ser denunciada por resistencia a la autoridad.

El derecho es lenguaje

El catedrtico de Filosofa del Derecho y Filosofa Poltica Javier de Lucas explica que el derecho es un juego de lenguaje cuya especificidad es la fuerza para imponer el sentido atribuido a las palabras por quien tiene la llave de producir derecho, que no son solo normas, sino tambin sentencias, actos administrativos Por eso, nada en el uso de trminos por parte de los juristas es inocente y su importancia se pone de manifiesto cuando se trata de regular derechos y libertades no digamos de recortarlas. Por tanto, lo que se ha hecho con el cantante y letrista Pramos es una nueva operacin ilcita de maquillaje de trminos jurdicos: no hay fundamento legal -penal- que justifique el uso de retencin cuando, o bien hay detencin y se tendra que examinar si es bajo condiciones legales o libertad. Un disparate, pues.

De Lucas pone como ejemplo la manipulacin discursiva que ha sufrido el derecho de inmigracin y extranjera: Cmo se han creado trminos como ilegales; inventado instituciones como los Centros de Internamiento de Emigrantes (CIE), que no son crceles, pero tampoco centros de acogida; cmo se ha vaciado de contenido el derecho de asilo. Y aqu volvemos a las retenciones que sufren las personas racializadas para pedirles su documentacin cuando, como recuerda Presno, el artculo 16 de la Ley de Seguridad Ciudadana, dedicado a las identificaciones, recoge que tienen que respetar estrictamente el principio de no discriminacin por razn de nacimiento, nacionalidad, origen racial o tnico, sexo, religin o creencias, edad, discapacidad, orientacin o identidad sexual, opinin. La no discriminacin por razn de opinin, tan estrechamente vinculada con a la libertad de expresin.

El tuit de la Guardia Civil sobre la denuncia interpuesta contra Pramos la atribuye a que profiri un grito de policas, sois unos hijos de puta, una frase que forma parte de una jota que canta a capela en sus conciertos, al menos, desde 2009, segn diversos vdeos disponibles en Internet. La jurista Valero sostiene que el hecho de que ese insulto haya sido proferido como parte de una de sus canciones o fuera de ellas, no cambia el hecho de que se trata de libertad de expresin en el marco del ejercicio de la libertad artstica, que goza, segn la doctrina acumulada por el Tribunal Constitucional y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de una proteccin reforzada. Por lo que, se tratara de una vulneracin efectiva de la libertad de expresin artstica de Pramos, aade.

Segn Bonda, el uso del trmino retencin se enclava en una poltica del miedo, creando una zona no regulada donde, adems, siendo derecho administrativo, la veracidad la tiene las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el ciudadano pierde la presuncin de inocencia, teniendo que ser la persona acusada la que demuestre que es falsa la acusacin.

En este sentido, Presno se muestra preocupado porque se est mandando un mensaje desalentador para el ejercicio de ciertos derechos: si hago ciertas cosas me puede ocurrir algo. En muchos casos, la sancin administrativa produce un efecto ms desalentador que la penal porque la impone la administracin, que es juez y parte. Adems las sanciones econmicas son extremadamente elevadas y se han venido aplicando para castigar expresiones dudosamente sancionables. Hay que recordar que la conocida como Ley Mordaza est recurrida ante el Tribunal Constitucional, aunque se siga aplicando.

Pramos ser sancionado por falta de respeto a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la multa podr oscilar entre los 100 y los 600 euros. Se basan en uno de los artculos ms polmicos de la ley, el 37.4 que suprime la figura del juez para dejar a criterio de los supuestamente agraviados determinar si han sido insultados o no, y que se ha convertido en el segundo ms aplicado desde la aprobacin de la norma, segn datos del Ministerio del Interior ampliamente analizados por Presno. En el segundo semestre de 2015, el Estado habra impuesto ms de 3.100 sanciones, que se tradujeron en una recaudacin de 469.203 euros; y en 2016, 19.497 multas que le costaron a sus destinatarios ms de 3 millones de euros en total.

Estamos viendo denuncias por ofensa a los sentimientos religiosos, como la de Willy Toledo, en base a un artculo del Cdigo Penal que me parece de dudosa constitucionalidad; se estn sancionando conductas que ni las autoridades se planteaban que fuesen constitutivas de delito hace treinta o cuarenta aos, concluye Presno. El mismo tiempo -desde 1979- que lleva Pramos llenando conciertos con sus canciones.

Fuente: https://www.lamarea.com/2018/05/28/detencion-o-libertad-el-concepto-retencion-es-ilegal/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter