Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2018

El caos de hoy en Brasil comenz con el golpe institucional
La farsa del farsante compulsivo

Eric Nepomuceno
Pgina 12

La tensin crece y, con ella, la furia contra el gobierno. Tambin se mantiene, en buena medida, el respaldo de la opinin pblica a los camioneros: es que nadie soporta el continuo aumento de los combustibles.


Al promediar la tarde de ayer Michel Temer hizo uno ms de sus pronunciamientos sin lgica: asegur que tena absoluta conviccin de que el movimiento de los camioneros, iniciado hace una semana como una inslita duplicidad era un paro, s, pero mezclado con un lockout patronal, terminara hoy y, con eso, habra mucha tranquilidad.

Fue lo suficiente para que yo tuviese, en el acto, la ms absoluta conviccin que el paro proseguira y que seguiramos absolutamente intranquilos en medio del caos.

De nio aprend que es indispensable saber respetar las calidades de los adversarios. Por seguir creyendo en ese principio, declaro aqu que hay que admirar la inmensa capacidad de Michel Temer de superarse a s mismo en lo que se refiere a reincidir en lo ridculo. Lstima que esa caracterstica de su compleja personalidad sea aplicada de manera incesante mientras l y los bucaneros que lo rodean destrozan impiadosamente el pas.

Para empezar, ms que nunca su figura se redujo a ser meramente decorativa, y eso, en el mejor de los casos: es que ya casi nadie se da cuenta de su insignificante existencia. Y cuando se da cuenta, es para lamentarse.

El vaco de poder solo no es absoluto porque sigue funcionando el Congreso y porque un general llamado Sergio Etchegoyen est al mando de las supuestas acciones para intentar, sin violencia, liberar rutas y carreteras y convencer a los camioneros autnomos que sigan el ejemplo de las empresas de transporte y levanten el paro.

A la ilegitimidad de Michel Temer se suma ahora su impotencia frente a lo que sea. No supieron, ni l ni su grupo, prever las dimensiones que podra alcanzar como alcanz el movimiento de empresas de carga y camioneros. A propsito, a la ABIN, Agencia Brasilea de Inteligencia, que es comandada por Etchegoyen y tiene la funcin de evaluar amenazas internas y externas al orden constitucional, no ha sido mnimamente eficaz para advertir lo que se estaba armando y que literalmente paraliz al pas. No hay un nico antecedente de semejante estrago, y sus agentes no fueron lo suficientemente hbiles o les falt precisamente inteligencia para detectar nada de lo que estaba a la vista de todos.

Lo razonable es prever que, cuando las carreteras sean efectivamente liberadas, demandar al menos tres semanas que se empiece a volver a alguna normalidad. Los supermercados siguen casi vacos, en muchsimas ciudades faltan garrafas de gas, hay hospitales operando en el lmite por falta de insumos bsicos, hay panaderas sin pan, las clases han sido suspensas en casi todos los municipios brasileos, falta combustible.

Un solo dato ilustra la extensin del caos: en los ocho primeros das de paralizacin de transportes, cien millones de aves fueron sacrificadas por falta de racin y al menos trescientos millones de litros de leche fueron tirados al pasto.

La tensin crece y, con ella, la furia contra el gobierno. Tambin se mantiene, en buena medida, el respaldo de la opinin pblica a los camioneros: es que nadie soporta el continuo aumento de los combustibles, que solamente entre abril y mayo tuvieron al menos cinco ajustes.

Los pedidos de intervencin militar ya son rutina cuando se oyen los camioneros parados. Algunos entrevistados por emisoras de radio aseguran que no saldrn de donde estn mientras Temer no salga de donde est y lleguen los militares.

Ral Jungmann, ministro de Seguridad Pblica, asegur al principio de la noche de ayer que no hay chance de una intervencin militar en Brasil.

Pues si la conviccin de Temer aliment la ma con relacin a la extensin del paro y a la intranquilidad, la afirmacin de Jungmann, cuya palabra tiene el mismo valor de un billete de tres pesos, sirvi para alarmarme an ms.

Cualquier anlisis mnimamente equilibrado conduce a la conclusin de que si antes estaba dbil, ahora Temer est liquidado. Le faltan todava siete infinitos meses de mandato, y faltan cuatro largos meses para las elecciones de octubre.

La gran pregunta de hoy en Brasil se divide en dos partes. La primera: Hasta cundo seguir el velatorio de un gobierno moribundo? Y la segunda: Habr elecciones?

Todo empez con una farsa el golpe institucional llevado a cabo por un Congreso plagado de sordidez y que cont con la omisin cobarde de la Corte Suprema que instal a un farsante en el palacio presidencial.

Hasta cundo se podr mantener la farsa y su farsante compulsivo?
 
Fuente: https://www.pagina12.com.ar/117918-la-farsa-del-farsante-compulsivo


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter