Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2018

Espaa
Asimetra periodstica

Jaime Richart
Rebelin


Con independencia del grado de la presunta deshonestidad de sus polticos, a ninguno de los lderes de los cuatro partidos de alcance nacional les preocupa sus reiteradas incoherencias. Estamos hartos de presenciarlas, una tras otra. Unas veces han pasado muchos aos desde la categrica afirmacin o la promesa cuando el poltico se ha aferrado sospechosamente a su escao (y en esto se llevan el trofeo los del bipartidismo), y otras han pasado apenas unas semanas o unos das. Y no les preocupa, en buena medida porque pese a ser grave los medios no hacen hincapi en la impostura...

Pero si la vergenza de contradecirse fcilmente a duras penas la resaltan los periodistas situados en la cspide de la opinin cuando se trata de los polticos del partido del gobierno, del otro partido que ha compartido poder cuarenta aos o del otro nuevo de perfil ultraconservador, cuando se trata de abordar las contradicciones de los lderes de la nueva formacin de izquierdas, su hostilidad es escandalosa. Tan escandalosa que millones de personas, si pudiramos, emigraramos con tal de que el mundo no nos confunda con ladrones y con mentirosos que gobiernan, por un lado, y con amarillistas e incapaces de neutralidad, por otro.

El panorama general existente en este pas y la estela de las condiciones sociales y humanas dejada por un ejrcito de embaucadores, de tramposos y de saqueadores de lo pblico durante veinte o treinta aos explican nuestra desafeccin a todos cuantos no ven su gravedad, y ms si estos disponen de la megafona de los medios de opinin e informacin masivas. Si no fuese as la erosin que sufre el partido del gobierno y los suyos pese a estar desde esas tres dcadas en el poder o en la oposicin, sera casi irrelevante en comparacin con la erosin que infieren al partido y a los representantes del partido emergente en los apenas tres aos que llevan en la escena poltica. Porque en la erosin de este partido hay varias causas. Pero quiz la ms importante y concluyente es la del modo de tratar esos periodistas las torpezas, las debilidades y las incoherencias de sus lderes, por una parte, y la machaconera y los libelos contra ellos, puestos en circulacin por un par de periodistas espaoles que en distintas ocasiones han confesado abiertamente su ideologa neoliberal. Hasta tal punto eso es as que, entre los ataques recibidos de este periodismo rampante y sus luchas intestinas, empieza a parecer que ese nuevo partido de izquierdas no tarde mucho en debilitarse hasta acabar desaparecido en el sumidero. Esto, a cualquier espritu libre, libre de pensamiento, libre de solipsismo y libre de prejuicios ha de darle que pensar... Porque si en materia poltica Espaa estuviese en las circunstancias y los estndares ticos de los pases de la Europa Vieja, poco habra que decir acerca de esa obscena parcialidad. Pero vivimos una Espaa destrozada mucho antes de que los independentistas, segn algunos, amenacen con destrozarla por su causa; una Espaa donde un tercio de la poblacin aguanta una vida miserable y sin futuro en buena medida por el expolio a que la han sometido gentes que llevan demasiado tiempo en el poder. Por lo que la virulencia mostrada contra el nuevo partido por el periodsmo predominante clama al cielo; una virulencia y una hostilidad que sin duda devienen de su complicidad, larvada o manifiesta, con el poder poltico, con el poder econmico, con el poder financiero y con el poder religioso e incluso con el poder judicial. Con este ltimo... a menos que la reciente sentencia de la Audiencia Nacional que condena a numerosos miembros del partido del gobierno, nos haga recapacitar. En cualquier caso, la asimetra periodstica en este asunto es tan vergonzosa y exasperante como lo son las contradicciones, los embustes y el latrocinio de los destrozadores de la vida de millones de espaoles...


Jaime Richart, antroplogo y jurista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter