Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2018

Tres veteranos activistas cuentan su experiencia sobre las revueltas estudiantiles y obreras en Francia
Mayo del 68, vida y militancias

Enric Llopis
Rebelin


En diciembre de 1967 un grupo de estudiantes ocup la Gedchtniskirche (Iglesia del Recuerdo al Emperador Guillermo), en Berln Occidental. Un estudiante de sociologa de 28 aos, Rudi Dutschke (Rudi el rojo), se subi al plpito y pronunci un discurso revolucionario, recuerda el periodista Eduardo Haro Tecglen en el libro El 68: Las Revoluciones Imaginarias (El Pas Aguilar, 2008). Unos meses antes de la ocupacin, los disparos de un polica finiquitaron al estudiante alemn Benno Ohnesorg, de 26 aos, que se manifestaba en Berln Oeste contra la visita del Sah (monarca) de Irn, Mohammed Reza Pahlevi.

Imagen: Helio Yago

El asesinato agit las protestas de los estudiantes. En abril de 1968, fue Dutschke quien sufri un atentado en Berln. Un obrero de la construccin, de ideologa neonazi, dispar tres balas contra el lder estudiantil, que result gravemente herido. Los jvenes sealaron entre los responsables a los peridicos del grupo Axel Springer (Bild o Die Welt), y las revueltas estallaron en Berln, Hamburgo, Frankfurt y Munich; la solidaridad con Dutschke se extendi por Nanterre y Pars. Los estudiantes franceses y alemanes estuvieron todo el tiempo en contacto y publicaron manifiestos conjuntos, subraya Haro Tecglen, que cubri los hechos de Pars como enviado especial para la revista Triunfo.

El autor de El 68: Las Revoluciones Imaginarias resume la potencia del Mayo Francs: No slo fue un movimiento de estudiantes, aunque stos tomasen la vanguardia, sino que tuvo una fuerte participacin obrera y un considerable apoyo burgus o de clases medias. En directo lo vivi Ximo Jord, quien lleg a Pars en septiembre de 1962, a los 18 aos. Emigr del municipio valenciano de Algemes, que en la poca contaba con cerca de 20.000 habitantes; en el Carrascalet, su barrio de residencia, vivan los ms desahuciados de la sociedad, recuerda en un bar del centro de Valencia. En Pars trabaj en dos empresas de la barriada de Faubourg Saint-Antoine (epicentro de la venta de muebles), en las tareas de pulimentacin y ebanistera. Se afili al Partido Comunista Francs (PCF), que todos los das convocaba movilizaciones en la calle, yo no me perda ninguna. El catalizador fue la lucha en toda Francia, pero sobre todo en Pars, contra la guerra de Vietnam, donde Estados Unidos lanz entre 1964 y 1975 siete millones de toneladas de bombas y millones de litros de defoliantes, como el Agente Naranja; al menos tres millones de vietnamitas murieron en la guerra. Lo veas diariamente en casa, por la televisin, seala el activista.

Ximo Jord participa hoy en el movimiento de los Yayoflautas, los hijos y abuelos del 15-M, segn se definen. En Pars empez por un curso de marxismo-leninismo y las sesiones de formacin en el local de la Confederacin General del Trabajo (CGT), sindicato de ideologa comunista, donde coincidi con otros militantes (tambin comunistas) espaoles; pas despus a los Comits de Defensa de LHumanit (CDH), constituidos en 1930 para la distribucin del peridico; fundado a principios del siglo XX por el socialista Jean Jaurs, LHumanit se convirti a partir de 1920 en rgano oficial del PCF. Salamos a la esquina que tocaba, montbamos el tenderete y vendamos el peridico; aunque fuera un domingo a las 7,30 de la maana y nevara en Pars, explica el veterano militante.

Todo comenz en el municipio de Nanterre, a 13 kilmetros de la capital. Los estudiantes salieron de la universidad en direccin a Pars, y all por donde pasaban se iban parando las fbricas, sobre todo las pequeas pero tambin la Citroen, explica Jord, afiliado entonces a la CGT; sonaron las alarmas en el sindicato, y se dijo que la Renault no parara, que nadie desde fuera de la factora traera la revolucin, que los trabajadores ya actuaban todos los das desde dentro; fueron las primeras reacciones negativas del PCF y la CGT, aade; pero el 16 de mayo los obreros de la Renault en Clon (Alta Normanda) estaban en huelga indefinida, ocuparon la fbrica y retuvieron a los directivos; las huelgas se extendieron a las factoras Renault de Flins (a 40 kilmetros de Pars), y a la emblemtica de Boulogne-Billancourt (en la periferia suroeste parisina), con ms de 37.000 trabajadores en 1969; el 14 de mayo 2.000 obreros de la Sud-Aviation, cerca de Nantes, haban ocupado la fbrica y secuestrado al director.

Por qu apoyaba el Movimiento de Mayo del 68 este joven emigrante comunista? Yo comparta las reivindicaciones de los estudiantes, relata Ximo Jord, pero fue sobre todo cuando vi cmo los policas de las Compagnies Rpublicaines de Scurit (CRS) les golpeaban; la sangre me herva; arrinconaban a los estudiantes, les pegaban patadas y se los llevaban a rastras. Pero tambin conoca los riesgos de implicarse en la lucha: Como migrante, si me cogan en las protestas me llevaban a la frontera al da siguiente. Las movilizaciones llegaron al barrio de Saint-Antoine, y caminaban en direccin a la Plaza de la Bastilla; los jvenes iban levantando los adoquines, nunca vi una cosa igual, con un arte Los alzaban con hierros, y en apenas dos minutos ya tenan montones de piedras por toda la calle.

Pasados 50 aos, cul es el balance de las barricadas nocturnas en el Barrio Latino, de la ocupacin de fbricas y la paralizacin de los transportes, de una huelga general la mayor en la historia de Francia- en la que participaron entre siete y 10 millones de obreros, de las revueltas que amenazaron seriamente al general De Gaulle y al rgimen de la Quinta Repblica, y proclamaron que la cultura es la inversin de la vida? Ximo Jord, de 74 aos, piensa hoy que el PCF se resisti a emplearse a fondo en una accin poltica que tumbara al Gobierno de Pompidou; no estaba por sas, desconfiaba del movimiento; y tampoco supo captar en los meses previos la efervescencia de la calle; pero s fue positivo que la CGT y otros sindicatos convocaran la gran huelga general del 13 de mayo, que bloque Pars y media Francia. El activista subraya la reaccin del general De Gaulle: Era muy inteligente, se dio cuenta de que tena que negociar; la CGT haba pedido un incremento salarial, que se logr en los Acuerdos de Grenelle (aumento del 35% en el salario mnimo y del 10% en la generalidad de los sueldos); entonces De Gaulle sent a la patronal en la mesa negociadora para que firmara los Acuerdos, porque saba que de ese modo desactivaba la huelga y el movimiento desaparecera.

Helio Yago tena 15 aos cuando estall (de golpe) Mayo del 68. Haba migrado a Nimes -ciudad del medioda francs- desde Bugarra, un municipio agrcola con menos de mil habitantes en la comarca valenciana de Los Serranos. Era muy pobre, hijo de rojos y maltratado por ello en la escuela; mi padre fue el primero del pueblo en emigrar a Francia, con la maleta de madera. Recuerda que se organizaron los Comits de Acin de estudiantes de los Liceos (CAL), y en el Instituto de Nimes convocaron una huelga general; colaborbamos con los universitarios, hacamos lo mismo que ellos. Adems, ya tena conciencia anarquista: sus padres estaban afiliados a la CNT. En aquellos aos militbamos mucho junto a los trotskistas de Alain Krivine y la Liga Comunista Revolucionaria (LCR).

El Liceo donde Helio Yago estudiaba admita slo a varones, y esta segregacin por sexos -que se daba en todo el pas- fue uno de los desencadenantes de la insurreccin (en el Instituto de Nimes empezaron a estudiar mujeres en 1969, pero cuatro en un aula de 40 alumnos). Esto nos pareca una atrocidad, adems la autoridad de los profesores era intocable, casi podra hablarse de maltrato; se trataba de un sistema estanco, en el que el alumno no tena derecho a la palabra, resume Yago, actualmente en el colectivo de Yayoflautas. Sobre el trasfondo conservador de la Universidad, Haro Tecglen cuenta de qu modo el filsofo y profesor Maurice Merleau-Ponty (1908-1961) se dirigi, con un punto de irona, a un estudiante: En el momento de sus exmenes, hable usted de lo que quiera, pero no cite a Marx, Freud, Sartre o Lvy-Strauss; sobre todo, procure que no se note que los ha ledo. Si no, va usted derecho al fracaso.

Adems del carcter masivo de las manifestaciones -entre 300.000 y 800.000 personas, segn las fuentes, se manifestaron el 13 de mayo en Pars, encabezados por los dirigentes estudiantiles y sindicales-, Helio Yago llama la atencin sobre aspectos que distinguan a Francia de la realidad espaola; haba movilizaciones de la CGT con banderas rojas y la hoz y el martillo, a las que preceda la ensea francesa y donde se cantaba La Marsellesa; la Repblica, en su sentido ms amplio, incluido el laicismo, era intocable; tambin los anarquistas entonaban el himno francs. Da a da al estudiante le llegaba informacin de la guerra de Vietnam, el movimiento hippy, Martin Luther king o Gandhi; y por la televisin, de las movilizaciones en Pars. Adems, militantes de la CNT con quienes nos encontrbamos en la Solidaridad Internacional Antifascista (SIA)- nos pasaban pelculas prohibidas, hechas en blanco y negro por soldados norteamericanos; veamos las torturas, las fotografas de militares con cabezas de vietnamitas.

Los militantes trotskistas tambin les facilitaban abundante informacin. En un debate, un activista llegado de Estados Unidos les explic cmo la industria armamentstica dependa de la guerra, por lo que paralizarla disparara el desempleo; tienes 15 aos y escuchas esto, entonces piensas es demencial!; en el libro Guerras de Baja Intensidad (Fundamentos, 1989), los investigadores Mariano Aguirre y Robert Matthews cifran la inversin estadounidense en la guerra de Vietnam en 300.000 millones de dlares de la poca; el gasto militar de Estados Unidos represent en 2017 un tercio del total mundial.

En Nimes, igual que en Pars, se convoc a la huelga general el 13 de mayo. Yo viva en un barrio de la periferia; ese da no haba autobuses, y los coches estaban parados a un lado de la carretera porque no se les suministraba gasolina, resalta Yago. Tambin recuerda a los hijos de los huelguistas alimentndose en los comedores sociales de la CGT, despus que fueran a recogerlos al medioda; haba en la poca una gran independencia sindical, subraya el activista, aunque nosotros ramos conscientes de que el PCF y la CGT iban siempre a remolque del movimiento; el PCF quera orden y mayo del 68 era desorden; de hecho, no pudieron capitalizar lo que all ocurri. Observa puntos de similitud con la estrategia seguida por el PCE respecto al 15-M, a partir de 2011. En sntesis, este anarquista que lleg a Francia con seis aos rebate a quienes atribuyen un fracaso a Mayo del 68: Se cambi el sistema educativo en Francia, se introdujeron las escuelas mixtas, se abri camino a la libertad sexual y, sobre todo, represent un gran cuestionamiento de la Autoridad.

En el libro Revoluciones: 50 aos de rebelda (1968-2018) (Galaxia Gutenberg, 2018), el periodista Joaqun Estefana se hace eco de las crticas del filsofo Liberal, Raymond Aron, en sus Memorias y en los artculos del peridico Le Figaro; calific al Movimiento de verbena revolucionaria y carnaval estudiantil. Uno de quienes le respondi fue Jean Paul Sartre, sobre todo con su presencia militante en las fbricas o en las facultades cerradas, subraya Estefana. La revista Le Nouvelle Observateur public el 20 de mayo una conversacin muy citada entre Sartre y el activista Daniel Cohn-Bendit, en la que el filsofo conclua: Ustedes poseen una imaginacin limitada como todo el mundo, pero tienen muchas ms ideas que sus mayores. En pleno hervidero ideolgico y de agitacin intelectual, qu pensadores estaban en boga? Marx, Mao y Marcuse, resume el periodista en la librera Ramn Llull de Valencia, y aade al economista Ernest Mandel, uno de los dirigentes de la IV Internacional (trotskista). Segn Estefana, fueron los quince minutos de gloria del maosmo en Occidente; me sera difcil saber si el trotskismo tuvo o no ms fuerza que el maosmo (los dos la tuvieron), y tambin ejerci gran influencia Ernesto Guevara, quien ya haba lanzado la consigna de crear uno, dos, tres muchos Vietnam.

Unos meses antes de que floreciera el mayo francs, Javier de Federico viva en una buhardilla de la Isla de Sant-Louis, cerca de la catedral de Notre Dame. Le facilitaron el contacto en Francia dos amigos espaoles, objetores al servicio militar. Tena 18 aos y escap de Madrid, agobiado por una familia de fachas absolutos, recuerda en una cafetera de Valencia. Haba estudiado el bachillerato elemental en Espaa, y en Pars ley por primera vez a Freud, a los hermanos Aldous y Julian Huxley autores de Un mundo feliz y Ensayos de un bilogo-, a Marcuse (El hombre unidimensional) y a David G. Cooper (padre de la antipsiquiatra). Aquello fue para m la escuela de la vida, afirma hoy. En 1967 el filsofo situacionista Guy Debord haba publicado La sociedad del espectculo y las obras del freudomarxista Wilhelm Reich, quien muri en 1957 en una crcel de Pennsylvania, circulaban con profusin.

Mientras, el joven emigrante trabajaba en lo que poda, muy poco, por ejemplo en una empresa que ofreca servicios a un hotel y en la que doblaba todo el da servilletas. Tambin se enrolaba en fiestas: Haba un ambiente muy callejero y de insumisin, fumbamos muchsimo y la libertad sexual prcticamente se exiga; adems la represin era muy intensa, la polica francesa cargaba por tonteras; pero no todo el mundo tena conciencia poltica. Despus de dos aos en Francia era la poca del autostop- Javier de Federico se traslad a Holanda y Alemania.

Pero el 68 no slo se hizo visible en Pars, Berln, Praga, Berkeley, la Revolucin Cultural en la China de Mao o la Ofensiva del Tet en la Guerra del Vietnam. En el libro Los desbordes desde abajo. 1968 en Amrica Latina (Desde Abajo, 2018), el periodista uruguayo Ral Zibechi aborda el proceso de luchas en la regin entre enero de 1959 (triunfo de la Revolucin Cubana) y septiembre de 1973 (golpe de estado de Pinochet en Chile). En qu pases tuvo mayor influencia la corriente sesentayochista? En un sentido amplio en Mxico responde Zibechi por correo electrnico-, porque el movimiento estudiantil comenz el lento declive del partido del Estado, el PRI.

Y en un sentido ms general en Argentina, resalta el investigador, porque el Cordobazo de mayo de 1969 desarticul la dictadura de Ongana y abri un ciclo de luchas obreras impresionante: 15 insurrecciones y puebladas entre 1969 y finales de 1972; quiz el mayor ciclo obrero de la segunda mitad del siglo XX en el mundo. El colaborador de los peridicos Brecha y La Jornada aade que en el 68 nacen la Teologa de la Liberacin y la educacin popular, con los trabajos de Gustavo Gutirrez y Paulo Freire respectivamente; y se produce el boom de la novela latinoamericana: Cien aos de Soledad, de Garca Mrquez, alcanz tiradas anuales de 100.000 ejemplares. Respecto a las diferencias con Europa, matiza Ral Zibechi, aqu hubo un 68 obrero, campesino, negro e indgena, porque en esos aos nacen estos movimientos, que ahora tienen un impacto importante; adems tuvimos la lucha armada heredera de la Revolucin Cubana; entre las similitudes, hubo una revuelta juvenil y de mujeres que cambia el mundo sin tomar el poder.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter