Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2018

La crisis del relato de la derecha moderna y exitosa

Aram Aharonian
CLAE / Rebelin


La idea la expres Aristteles, el polmata (filsofo, lgico y cientfico) de la Antigua Grecia; la desarroll el prusiano Immanuel Kant, pero la hizo popular el argentino Juan Domingo Pern: La nica verdad es la realidad, y eso que ninguno de ellos vivi en esta poca de la posverdad y las fake news o mentiras permanentes.

Desde hace dos aos y medio, tras el triunfo electoral (por dems ajustado) del neoliberal Mauricio Macri en Argentina, comenz a difundirse un discurso meditico sobre una derecha moderna y exitosa, en contraposicin a las derrotas del progresismo en este pas y otros de Latinoamrica.

Fue el lema para el mercadeo y posterior venta de un relato para hacer creer que el cipayismo y la entrega tena tintes modernos, con gente joven, exitosa en sus negocios, bien trajeada y en general fotognica, que se abstena de tener ideas propias, acostumbrada a comprarlas hechas en el supermercado del capitalismo trasnacional.

Pero Macri quem en 30 meses buena parte de su capital poltico y hoy se abstiene de hablar de su reeleccin, mientras sus socios en la coalicin Cambiemos buscan una/un candidata/o potable que pueda seguir su camino si es que todava queda camino.

El relato gust a conservadores y neoliberales, pero tambin a muchos socialdemcratas europeos y los culturalmente colonizados (algunos tambin bien financiados) vernculos.

Jos Natanson, director editorial de la versin argentina de Le Monde diplomatique, public un libro sobre el surgimiento y consolidacin de esa derecha moderna y exitosa en Argentina como corolario de la desaparicin lenta de un kirchnerismo que buscaba similitudes del macrismo con la dictadura militar.

Sostiene que ese ascenso refleja modificaciones profundas en la sociedad y sus tendencias. Autodefinido como intelectual progresista, habla de su admiracin a la terrible eficacia del gobierno macrista.

Lamentablemente para Natanson y para la venta de su libro -seala por su parte Antonio Muniz, directivo del peronista Instituto Independencia-, una vez ms la realidad apareci con toda su fuerza. El relato neoliberal mostr su fragilidad para entender lo que pasaba y el promocionado como mejor equipo de los ltimos 50 aos mostr una notoria ineficiencia e ineficacia en la gestin de gobierno (no en la de enriquecimiento).

Hoy en da nadie duda que el mercadeo poltico es una herramienta til -en campaa electoral y en la gestin-, pero apostar solo a l y al relato edulcorado lleno de buenas intenciones -con guin del asesor ecuatoriano Durn Barbas-, a la posverdad, la mentira repetida miles de veces y el ocultamiento y negacin de hechos como articuladores de la realidad, es suicida. La realidad puede ser ocultada, pero no reemplazada por el relato.

Obviamente, las  tcnicas que le permitieron ganar dos elecciones consecutivas (la presidencial y la parlamentaria) no alcanzan para gobernar porque, en definitiva significa una subestimacin de la sociedad y una negacin de la realidad.

Suicidndose con el propio relato

Durn Barba sostiene que el votante promedio argentino es un chico de 9 aos, que tiene un pensamiento mgico, que solo entiende frases cortas, vacas, de buenas intenciones y deseos, alguien que no logr desarrollar el pensamiento abstracto.

La realidad -la grave crisis, los salarios de hambre, la quita a los jubilados, los ataques a la educacin libre, gratuita y laica, el desempleo, la inflacin, los tarifazos, la pobreza, la corrida bancaria, el endeudamiento continuo, el stand-by con el Fondo Monetario Internacional, entre muchos etcteras- mostr que ya el manual duranbrbico y el control de los medios hegemnicos de comunicacin, no le servan para enfrentar la crtica realidad.

Habrn aprendido que la poltica tiene primaca sobre las tramposas tcnicas de mercado y manipulacin meditica? La respuesta a la crisis no es comunicacional, sino econmica y poltica, y esa tozudez por imponer imaginarios colectivos que chocan con la realidad cotidiana, solo muestran la incapacidad, debilidad, impericia, soberbia del gobierno.

El relato macrista intent romper la historia reciente del pas, pero an los argentinos recuerdan la crisis de los 90 y, ms recientemente, el estallido social del 2001, con el grito de que se vayan todos, aunque el que se fue (en helicptero) fue el incapaz presidente Fernando de la Ra. Hoy, el retorno a las condicionalidades del FMI trae recuerdos lacerantes a una sociedad que nuevamente tom las calles pata hacerse oir.

El macrismo cree que vivimos en una poca en la cual la poltica se ha escindido de la vida cotidiana para recluirse en el campo de la gestin. Los individuos se han desapegado de sus tradiciones, donde ya no se guan por estructuras organizativas clsicas, son flexibles, estn desterritorializados y deambulan entre la virtualidad y la realidad, seala Nahuel Sosa.

Sus discursos son monocordes, pero ese es uno de los valores que esta derecha promueve, junto a palabras clave como esfuerzo, oportunidades, emprendedores, y frases como queremos vivir en paz, vivir cerca de un lugar verde o sentirnos cuidados y admirar a las fuerzas de seguridad. Un concepto bsico es del individualismo: los sujetos colectivos no son los actores principales sino los que obstaculizan el cambio cultural.

El relato oficial degrada institucionalmente la democracia con la criminalizacin del quehacer poltico y del conflicto social, acompaado por un neoliberalismo judicial dispuesto a quitar obstculos del camino. Esta derecha trata de instalar el imaginario de que lo que se obtuvo en el pasado reciente fue producto de esfuerzos individuales y no de polticas de un Estado presente, y que lo nico que importa es tener mejores niveles de consumo, aun cuando no se les garantizan las condiciones mnimas de vida.

Hoy, el gobierno de la derecha moderna y exitosa hace agua. Las encuestas de opinin muestran que ms del 80% de la poblacin est en desacuerdo total con recurrir al FMI, mientras la imagen y credibilidad de Mauricio Macri -y sus principales empresarios-ministros- cae mes a mes.

El gobierno de la derecha moderna y exitosa se est suicidando con su propio relato. Hizo creer (a esta altura nadie sabe si ellos mismos lo creyeron) que si liberaba las fuerzas del mercado, bajaba impuestos a los sectores ms ricos, al agro, la minera y a los sectores ms concentrados, si bajaba salarios, jubilaciones y el gasto pblico, iba a producirse una lluvia de inversiones y poco a poco se asomaran los brotes verdes.

Pero no. Quiz la soberbia (o ineptitud, elija usted) de los principales cuadros del macrismo no les dej percibir que el mundo haba e iba cambiando, que ya no era el de la tan mentada globalizacin. Y alcanz con que el gobierno de Estados Unidos subiera la tasa de inters, para que desaparecieran como por arte de magia los flujos de capitales hacia los pases emergentes. Quiz no se apercibieron que Argentina es un pas emergente.

Los grupos financieros amigos -bien dateados, que fugaron en los dos aos y medio del gobierno de Macri 50 mil millones de dlares- iniciaron la corrida contra el peso y fugaron millones de dlares. El JP Morgan y el Deutsche Bank (en ambos fue ejecutivo el ministro de Finanzas Luis Caputo) dieron el primer paso, y se sumaron otros bancos y fondos buitres.

Ahora el gobierno se enter de que el acuerdo con el FMI exige disminuir el dficit fiscal, y eso se hace va ajuste pero tambin cobrando impuestos a los sectores que puedan pagarlo, entre ellos el sojero, que se abstuvio de vender la cosecha esperando la devaluacin inminente.

La economa est al borde del estallido, con altas tasas de inters en pesos y en dlares, endeudamiento, ajuste, inflacin con recesin, estanflacin, que hacen inviable la produccin no solo para los pequeos y medianos empresarios sino tambin para los grandes.

La queja generalizada es por la parlisis productiva, por la cada de las ventas, la falta de financiamiento, el corte en la cadena de pagos con tasas entre el 40 y el 70% anual, y no sera nada raro que sigan quiebras en cadena, cierres, prdida de puestos de trabajo, desempleo masivo y alza en los ndices de pobreza e indigencia.

Ruidos en el idilio con los medios hegemnicos

La crisis tambin amenaza con romper el idilio entre el gobierno y los medios hegemnicos, que buscan sacar an ms ventajas de un gobierno herido. Y el temor es que se rompa el blindaje meditico - eficiente hasta hace poco en la construccin del relato macrista- mantenido hasta ahora con el trasiego de fondos del Estado. Los medios vuelven a mostrar poder omnmodo ante la debilidad del macrismo.

Los otrora difusores cromticos del macrismo empiezan a saltar el cerco, inquietos por la legitimidad futura de imagen y voz. Divisan un potencial naufragio con factura econmica y social a corto y/o a mediano plazo y se niegan a verse como garantes solidarios, a pesar de la evidente responsabilidad colectiva en otorgarle proteccin, viabilidad, comodidad discursiva, modosidad y aire emptico y confortable desde diciembre de 2015, seala Jorge Elbaum.

Mirtha Legrand, exactriz y ahora anfitriona de almuerzos y cenas televisivas, se siente traicionada Afirm el 12 de mayo: Hagan algo Marcos Pea (jefe de gabiente) Que habla y dice que est todo bien, mentira, no est todo bien, mentira. Digan la verdad. Mirta les recrimina el capital simblico invertido para dotar al macrismo de una legitimidad utilizada durante dos aos y medio.

Otro ejemplo es Marcelo Longobardi. El 25 de mayo editorializ desde radio Mitre del grupo oligoplico Clarn, y seal el deterioro poltico del gobierno y del cuadro de situacin econmico complicado y lo resposabiliz por su mala praxis.

El camalenico sicario periodstico Jorge Lanata seal en su programa radial el 24 de mayo que No hay que subestimar al pblico: est harto de que los medios le mientan. El aclito neoliberal Alfredo Lewkowicz, conocido como Alfredo Leuco, caracteriz al gobierno como un grupo de burcratas que no acert nunca con las soluciones econmicas y que encima les importa un carajo lo que pasa con la democracia y los sectores ms vulnerables de la Argentina.

Estos fuegos de artificio (basados en arrebatos superfluos) intentan, sigilosamente, salvar algo del incendio. En la fuga se pretende aniquilar la poltica, caracterizando a la crisis actual como la expresin de errores personalizables e individualizables. Elbaum indica que se busca as eludir la confrontacin de los guiones que esos individuos y malos actores interpretan, haciendo referencia omisa al proyecto que han actuado y expresan.

La disparada de quienes abandonan el barco viene con trampa: deslizan crticas a unos gobernantes puntuales y no a las causas que permitieron el abismo que ya se ve en el horizonte.

El rey qued desnudo

En un modelo neoliberal no hay amigos ni aliados permanentes, sino socios. Solo los negocios pueden aspirar a ser duraderos.  El rey qued desnudo y no hay relato edulcorado que pueda disimular siquiera la crisis. Quiz con mercadeo y manipulacin meditica se pueda construir un candidato, pero no un gobernante ni un estadista.

Trabajadores, jubilados, mujeres, jvenes, estudiantes, cientficos, nios, madres, docentes, desocupados, farmacuticos, emprendedores, extranjeros, pequeos empresarios, productores rurales, comerciantes, mdicos, comienzan a manifestar su disidencia en las calles, el mal humor social crece y decae vertiginosamente la imagen del gobierno y del presidente.

Macri apela ahora a videos. En uno de los ltimos atac el proyecto parlamentarios para frenar los tarifazos de los servicios pblicos, y mientras daba consejos caseros de cmo ahorrar energa atac a la expresidenta y pedir a los senadores que no se dejen conducir por las locuras de Cristina Fernndez de Kirchner, volvindola a los primeros planos. Tratar de loca a una mujer, es tpico de machirulo, le respondi la ahora senadora.

El pueblo vuelve a las calles, como en 1946 con Pern, en 1968 con el Cordobazo, en el 2001 con el que se vayan todos. El gobierno teme el estallido y su nica respuesta es usar la violencia policial para reprimir, el aparato judicial para criminalizar la protesta social y avanzar sobre las libertades individuales y los derechos constitucionales para mantener el modelo hasta sus ltimas consecuencias.

Volviendo a Aristteles, Kant y Pern, la nica verdad es la realidad, No el relato.

Aram Aharonian: Periodista y comuniclogo uruguayo. Mgister en Integracin. Fundador de Telesur. Preside la Fundacin para la Integracin Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la )

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter