Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2018

Los doscientos aos de Manuel Rodrguez

Maximiliano Salinas Campos
Radio U. de Chile


El 26 de mayo [recin pasado] se cumplieron los doscientos aos del homicidio de Manuel Rodrguez. Qu queda de su memoria? Por qu para nadie fue destacada la efemride? Es parte de nuestro real patrimonio de Chile? El da del Patrimonio, ahora dos das seguidos, se ha ido convirtiendo en una recuperacin de palacios, mansiones, bancos, templos, cuarteles. Como un recuento de objetos, de antigedades, de antiguallas, de uniformes viejos (as veo una foto del homenaje de las fuerzas armadas a Rodrguez en El Mercurio).

La tierra andaba entre los mayorazgos

de dobln en dobln, desconocida,

pasta de apariciones y conventos,

hasta que toda la azul geografa

se dividi en haciendas y encomiendas.

Por el espacio muerto

iba la llaga

del mestizo y el ltigo

del chapetn y del negrero.

(Pablo Neruda, Las haciendas: Canto General).

Es indispensable recordar al popular guerrillero que puso en jaque la dominacin patriarcal del estado monrquico y absoluto de los europeos en Chile: el poder de los godos, es decir, de los ricos, los nobles, los blancos, los privilegiados del estatuto colonial. Manuel Rodrguez supo identificarse con los afectados por el rgimen de los godos. Recogi el sentipensar de la plebe, su sofocado inconformismo y su rebelda. Son sus palabras: Es muy despreciable el primer rango de Chile. Cada caballero se considera el nico capaz de mandar. Muy melanclicamente informar de Chile cualquiera que lo observe por sus condes y marqueses. Ms la plebe es de obra y est por la libertad. Cunto habr cambiado Chile de entonces a hoy? A lo mejor, ni tanto. Los caballeros estn donde estn. Los condes y marqueses de hoy se visten y revisten con otras pompas, ttulos y grados. La plebe siempre estar en otra, aspirando a la libertad. La plebe, esto es, el pueblo llano, la gente comn, a ras de tierra.

En otra ocasin el parecer de Rodrguez acerca de los chilenos no dej ttere con cabeza.

El rgimen patriarcal y moderno colonial de Espaa haba degradado de arriba abajo a todos los habitantes de Chile. Son sus palabras: Los chilenos no tienen amor propio ni la delicada decencia de los libres. La envidia, la emulacin baja y una soberbia absolutamente vana y vaga son sus nicos valores y virtudes nacionales []. El pueblo medio es infidente y codicioso. De todo quiere sacar lucro pronto, en todo meterse y criticarlo []. La ltima plebe [est] degradada por el sistema general que los agobia con una dependencia feudataria demasiado oprimente, se hace incapaz de todo.

Los partidarios del rey no toleraron al joven rebelde. Ms de algn abogado lo trat de hombre pcaro, loco, y turbulento. El infame Rodrguez, dijo la Gaceta Viva el Rey en 1817. Joven corrompido, lo llam el gobernador Marc del Pont. Lo peor fue que las nuevas y flamantes autoridades republicanas tampoco lo soportaron. Es bicho de mucha cuenta le escribe OHiggins a San Martn. En 1932 Ricardo Latcham distingui a Rodrguez de OHiggins: Uno era la fuerza libre de la Naturaleza y el desborde rico de los mpetus espontneos; el otro significaba la sumisin a las normas consagradas y a las razones de estado. (Vida de Manuel Rodrguez, el guerrillero).

Manuel Rodrguez encarn la conciencia ms lcida de su tiempo en trminos de comprender los desafos eternos de la historia de Chile. La miseria del rgimen colonial y la necesidad de empezar a crear una verdadera liberacin de esa miseria patriarcal.

Su padre era de Arequipa. El pueblo a ras de tierra lo comprende y lo arrulla. En Til Til los campesinos saben que Rodrguez es muy milagroso y encienden velas a su animita. En 1863 se coloca una placa de mrmol a su memoria en Til Til. Hasta 1894 la placa fue destruida y tres veces colocada. En 1954 se publican unas dcimas del cantor popular y obrero ferroviario de Til Til Jos Riel en honor del defensor de la tierra:

Manuel Rodrguez patriota

popular por excelencia

porque tuvo consecuencia

hacia el pueblo con ojotas

l no acept que la bota

del invasor extranjero

explotara nuestro suelo

saqueara nuestras riquezas

hoy le canto mis tristezas

al popular guerrillero.

(Anales de la Universidad de Chile, 1954).

Entre ojotas y botas. Las botas continuaron el saqueo del siglo XX. La prdida del patrimonio. Cmo no recordarlo hoy a doscientos aos de su muerte? Qu Independencia de Chile poda jurarse en 1818 si ese mismo ao asesinaron a Rodrguez? El guerrillero poco cuenta para la olvidadiza memoria chilena. Hay que encontrar los sentimientos apasionados nacidos de la tierra. Es cosa de or a Violeta Parra:

Quisiera tener un hijo

Brillante como un clavel

Ligero como los vientos

Para llamarlo Manuel.

Y apellidarlo Rodrguez

El ms preciado laurel.

De nio le enseara

Lo que se tiene que hacer

Cuando nos venden la patria

Como si fuera alfiler

Quiero un hijo guerrillero

Que la sepa defender.

(Violeta Parra, Hace falta un guerrillero).

 

http://radio.uchile.cl/2018/05/28/los-doscientos-anos-de-manuel-rodriguez/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter