Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2018

Las veces que el PP se rio de la memoria histrica

Eduardo Robaina
La Marea

La ltima humillacin se produjo esta semana en el Congreso en torno a la condecoracin a Billy El Nio. Estos son los hitos del PP en memoria histrica.


La sombra de Franco y su dictadura es alargada. No son suposiciones dichas a la ligera: los datos y, sobre todo, la historia que tanto quieren distorsionar, son quienes ponen a los populares frente a un espejo con sus mayores vergenzas. Incluso, han sido los responsables de que la fundacin dedicada al dictador haya recibido dinero pblico durante la poca de Aznar. Tampoco les molesta que dicha institucin disponga de documentacin original secreta que corresponde al patrimonio pblico.

Once aos, desde que se aprobara la llamada Ley de Memoria Histrica, en los que la humillacin y los continuos obstculos han sido la mxima del partido de Mariano Rajoy cuando ha tocado hablar de memoria histrica. Una ley descafeinada y nacida con la voluntad de mantener intacta las cloacas de de la transicin. Fue sacada adelante con la oposicin del PP y ERC, este ltimo al considerar que no terminaba con el sistema espaol de impunidad de los aos posteriores al fin de la dictadura.

El ltimo episodio de humillacin a las vctimas del franquismo sucedi esta semana, en la ltima intervencin en el Congreso de Juan Ignacio Zoido al frente del Ministerio de Interior, cuando se neg a retirar la condecoracin a Billy El Nio. Luego, en el debate de la mocin de censura, el que se rio fue el lder de Ciudadanos, Albert Rivera. Estos son los hitos del PP en memoria histrica.

2008

Muchos han acabado por creerse sus propias mentiras. Otros, directamente, son puros negacionistas de los horrores del franquismo. En una entrevista concedida a La Voz de Galicia en octubre de 2007, Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior en el gobierno de Aznar, defini de extraordinaria placidez los cuarenta aos de dictadura. Afirmaba no sentir la necesidad de condenar nada porque hubo muchas familias que lo vivieron con naturalidad y normalidad.

Deca Mariano Rajoy en febrero de 2008, durante una entrevista a 20 minutos , que, si por l fuera, eliminara todos los artculos de la ley de memoria histrica que hablan de dar dinero pblico para recuperar el pasado. Unas declaraciones que no son frutos de una equivocacin, sino que atienden a una idea clara de enterrar el pasado. Ese mismo ao, tras la solicitud de Garzn de acceder a diversos archivos para elaborar un censo de fusilados y desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo, Rajoy declar no ser partidario de abrir heridas del pasado, que no conducen a nada.

Estas afirmaciones son totalmente entendibles teniendo en consideracin la del resto de compaeros de partido. Durante un Congreso del PP de Madrid, el vicesecretario de Comunicacin del PP, Pablo Casado , seal que la gente de izquierdas son unos carcas porque estn todo el da pensando en la guerra del abuelo y en la fosa de no se quin. Aos despus se ha intentado retractar de dichas palabras poniendo como prueba que su abuelo tambin sufri la represin.

No obstante, estas polticas no se han limitado a la esfera nacional. En Canarias , el PSOE se top con CC y los populares para la aprobacin de una PNL con la que elaborar un proyecto de exhumacin de las fosas en las islas, que finalmente no sali adelante. El mismo sentido final el vivido en Valencia. El por entonces gobierno presidido por Rita Barber promovi la construccin de ms de mil nichos sobre una fosa comn del franquismo. A pesar de que se paralizaron las obras tras ser denunciados los hechos, el Ayuntamiento apel al TSJV, quien les otorg nuevamente el permiso para continuar.

Ese ao se cerr con la negativa del PP y del PSOE a una proposicin de ley impulsada por ERC, que instaba a revisar la ley aprobada por Zapatero haca casi doce meses.

2009

Jos Milln-Astray, general golpista, fundador de la Legin y jefe de prensa y propaganda de Franco es un corus de pro, de toda la vida. Estas fueron las palabras esbozadas por el presidente provincial del PP de A Corua, Carlos Negreira, en defensa a la estatua del militar que se pretenda retirar tras aprobarse en el pleno del Ayuntamiento sin el apoyo de los conservadores.

Por aquellos tiempos, Ciudadanos-Partido de la Ciudadana no era muy conocido para gran parte del pas, salvo en Catalua. Autoproclamados como la alternativa a la vieja poltica, lo cierto es que desde sus comienzos han compartido gran parte de su ideario. En junio de ese ao, el grupo se abstuvo en la votacin del proyecto de ley sobre la localizacin y la identificacin de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. Albert Rivera expres entonces que para Ciudadanos, el texto que garantiza el derecho individual de las personas es correcto pero vea peligroso que se utilizara esta ley para hacer revisionismo poltico. El Partido Popular, una vez ms, vot en contra.

2011

Con Zapatero sobrepasado, se acab por adelantar las elecciones. Rajoy se convirti en el nuevo presidente del Gobierno con mayora absoluta y comenzaba as la crnica de una muerte anunciada para la Ley de Memoria Histrica. Ese 2011, el gobierno socialista en funciones consigui colar in extremis subvenciones por valor de 5,6 millones de euros, destinados a 190 proyectos de recuperacin y justicia. El ao siguiente, el gobierno del PP enterr definitivamente una poca sin acabar de nuestro pas.

Los populares ya en aquel momento estaban ms ocupados de hacer imposible la vida a familiares de las vctimas. En Poyales del Hoyo, municipio de la provincia de vila, el primer edil, Antonio Cerro, decidi dar por concluida la cesin de un espacio en el cementerio que ellos mismos aprobaron en 2002 donde descansaban los restos mortales de tres mujeres del pueblo asesinadas por falangistas en 1936. Cerro aprovech la coyuntura que se le present cuando un familiar reclam los restos de su abuela para trasladar definitivamente todos los huesos a una fosa comn.

2012

Con el Partido Popular ya asentado en las instituciones, los recortes no se hicieron esperar. En los PGE de 2012 se estableci la cantidad de 2,5 millones de euros para toda clase de gastos derivados de las propuestas de la Comisin Interministerial creada por el Real Decreto 1891/2004 de 10 de septiembre, lo que supona un 60% menos que en el ejercicio anterior. A eso le acompa la supresin de la oficina de Vctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura, un organismo creado para coordinar la exhumacin de desaparecidos. Se acab reubicando para su posterior cada en el olvido en la Divisin de Derechos de Gracia y otros Derechos, dependiente del Ministerio de Justicia.

2013

Por primera vez desde su aprobacin, la Ley de Memoria Histrica se quedaba sin dotacin presupuestaria . Fue el mismo ao en que el diputado Rafael Hernando aseguraba en una tertulia que algunos se han acordado de su padre, parece ser, cuando haba subvenciones para encontrarle. Ahora, ya ni eso. Como haba prometido aos atrs Mariano Rajoy, ni un solo euro ms se destinara a recuperar los cuerpos de las vctimas.

Continuando con el camino que se haban marcado, en mayo los populares rehusaron condenar el franquismo en el Congreso . Izquierda Unida haba llevado a la Cmara Baja convertir el 18 de julio, da del golpe de Estado, en jornada oficial de condena de la dictadura. Todos los grupos secundaron la propuesta salvo el PP, que vot en contra, y UPyD, que se abstuvo. Como justificacin, el diputado Pedro Ramn Gmez de la Serna espet: No podemos condenar a las nuevas generaciones al peso insoportable de la guerra civil. No aspiramos a una memoria unnime, aspiramos a una memoria para poder convivir. Meses ms tarde, mismo escenario y situacin parecida. En esta ocasin, la proposicin instaba a retirar los smbolos franquistas y la postura se repiti.

2014

Por si no hubiese sido poco las repetidas llamadas a la cordura desde Espaa, entr en juego la Organizacin de Naciones Unidas. Pablo de Greiff, relator especial sobre la promocin de la verdad, la justicia, la reparacin y las garantas de no repeticin, emiti un informe donde instaba al Ejecutivo a reparar el dao que la dictadura provoc. Como vena siendo habitual, el Partido Popular rest importancia al documento hasta el punto de ignorarlo.

Sin embargo, no era la primera vez ni sera la ltima que desde organismos internacionales se haba dado un toque de atencin al Gobierno. Ya en 2012, el representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay, dirigi a Espaa una peticin formal para la derogacin de la Ley de Amnista en nombre de la ONU, denunciando que incumpla la normativa internacional de Derechos Humanos. En 2017, Pablo de Greiff volvi a recordar a Espaa que el Estado debe atender de forma urgente los reclamos de las vctimas de la guerra civil y del franquismo, y seal como prioridad las exhumaciones, el Valle de los Cados y la nulidad de las sentencias arbitrarias adoptadas durante la Guerra Civil y el franquismo.

2015

No hay fosas por descubrir, dijeron ese ao los populares, salvo que se empeen en buscar a Federico Garca Lorca en los cuatro puntos cardinales de Espaa, remataron. Fueron unas declaraciones pronunciadas en el Senado tras rechazar, otra vez, la concesin de fondos a la recuperacin de la memoria de las vctimas de la dictadura.

Otro rechazo, esta vez en Catalayud, fue el del PP y el PAR junto con la abstencin de Ciudadanos, evitando que se retirase a Franco la medalla de oro de la ciudad. Preguntado por esto, Albert Rivera explic que es el modus operandi de su partido en votaciones similares para as evitar abrir un debate sobre la memoria histrica.

No fue la nica ocasin donde los conservadores azules se negaron a retirar viejas condecoraciones. El 18 de junio de 2015 el Partido Popular vot en el Congreso en contra de la PNL presentada por el Grupo Mixto para retirar el ttulo de Grandes de Espaa a los Franco, y otros ttulos nobiliarios a golpistas como Emilio Mola, Jos Moscard, Gonzalo Queipo de Llano, Juan Yage y Jos Antonio Primo de Rivera, entre otros.

En los municipios, por su parte, se respiraban nuevos aires. Era el ao de los llamados gobiernos del cambio. Barcelona y Madrid estrenaban alcaldesas dispuestas a modificar el callejero de sus ciudades. Todos se mostraron partidarios de la iniciativa a excepcin del grupo que entonces encabezada Esperanza Aguirre, quien no dud en arremeter contra el sectarismo y revanchismo que deca suponer la medida .

2016

Ese ao los nostlgicos del rgimen de la dictadura e integrantes del partido que gobernaba se vieron para cenar y celebrar. En ese encuentro, un alto cargo del PP de Extremadura y dos alcaldes fueron premiados por honrar la memoria de Franco e incumplir la Ley de Memoria Histrica y defender al dictador. Un trabajo que han cumplido a rajatabla al oponerse de manera invariable a la retirada. En esta ocasin fue en el Ayuntamiento de la capital. El Partido Popular mostr su negativa contra la retirada de los honores a 13 personalidades del franquismo. La Ley de Memoria Histrica es fratricida y debera de haberla derogado el PP, dijo Esperanza Aguirre.

2017

Estaba en Costa de Marfil y pareca que hubiese sufrido una amnesia selectiva. Rajoy cont a los asistentes que no comprenda el cambio de nombre de la calle en la que lleg a vivir . Ese nombre era el de Salvador Moreno, partcipe del golpe militar de 1936 y, una vez acabada la guerra, ministro de la dictadura. Resulta entendible, por tanto, que su grupo parlamentario diera su no a una PNL sin efectos jurdicos que declaraba nulas las sentencias del franquismo. Una peticin que tambin se vio con la negativa de ERC, reprochando al PSOE el momento y las formas. Por su parte, Ciudadanos se abstuvo.

La que s sali adelante fue la histrica Ley de Memoria Histrica y Democrtica de Andaluca que supona una ampliacin de la estatal y que, si bien no cont con ningn contrario, PP-A y Cs se abstuvieron. Estos ltimos, porque pone en cuestin un periodo sagrado como la Transicin, as como la Ley de Amnista, que se aprob para perdonarnos.

2018

Este ao, el movimiento en torno a la memoria histrica est siendo notorio. En la capital se present la muestra No pasarn. Madrid 1936. Para sorpresa de nadie, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Jos Luis Martnez-Almeida, indic que este acto buscaba la divisin y el enfrentamiento.

En la Comunidad, hasta hace unos das presidida por Cristina Cifuentes, el PP vot en contra de una iniciativa de Podemos que peda a la justicia que investigue los crmenes franquistas. Ciudadanos, en cambio, opt una vez ms por la abstencin, hecho que no impidi que saliese adelante una PNL sin carcter legislativo.

A nivel estatal, ambas cmaras parlamentarias han acogido distintas propuestas legislativas. Por un lado, el Congreso ha visto frenado por el Gobierno la tramitacin de la proposicin del PSOE de reforma de la ley de Memoria Histrica que, entre muchas medidas, propona exhumar los restos de Franco, sacarlos del Valle de los Cados y convertir el monumento en un Centro Nacional de la Memoria. El motivo de dicha decisin atendi a razones presupuestarias que alcanzaran los 214 millones de euros, aseguraban. Mismo resultado obtuvo otra iniciativa dirigida a, entre otros puntos, investigar la Fundacin Nacional Francisco Franco.

Las dos ltimas grandes estocadas a la memoria de las vctimas se han producido en los ltimos meses. La primera, el pasado 20 de marzo en el Congreso. PP, PSOE y Cs en bloque decidieron rechazar la reforma de la Ley de Amnista para as abrir la puerta a juzgar los crmenes del franquismo. Una ley que ampara a franquistas acusados de torturas, como es el caso de Billy el Nio. La segunda, el pasado 24 de abril. El Pleno del Senado dio puerta, con el voto en contra del PP, a una iniciativa del PSOE con el apoyo del resto de grupos. Con ella se pretenda el cumplimiento ntegro de la ley de Memoria Histrica, as como investigar a la Fundacin Francisco Franco y declararla ilegal.

En definitiva, 11 aos donde ha quedado patente el claro inters del Partido Popular por que no se haga justicia y repare el dao que ocasion Franco, su guerra y el posterior rgimen dictatorial.

Deca el historiador Jos Mara Garca Mrquez, que no debe olvidarse que la fundacin de Alianza Popular se cerr con todos los cientos de delegados puestos en pie y gritando Franco! Franco! Franco!. Tal vez as se comprende mejor que l a memoria histrica jams haya sido abordada como lo que debe ser: una cuestin de Estado.

Ahora, con la vuelta de los socialistas al poder tras salir adelante la mocin de censura, Pedro Snchez tiene ante s la posibilidad de recuperar la ley de Memoria Histrica. Le toca al PSOE hacer honor a sus siglas y recuperar los aos perdidos con el mandato de Mariano Rajoy.

Fuente: http://www.lamarea.com/2018/06/03/las-veces-que-el-pp-se-rio-de-la-memoria-historica/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter