Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2018

Discursos creados por Estados Unidos para favorecer su intervencionismo en Amrica Latina
El comunismo, el terrorismo y la guerra contra el narcotrfico (I)

Ramn Csar Gonzlez Ortiz
Rebelin


Fundamentos iniciales del intervencionismo estadounidense.

Aunque nuestros intereses actuales nos obligan
a mantenernos dentro de nuestras propias fronteras

no podemos evitar dirigir la mirada hacia un futuro

lejano en el que nos multiplicaremos ms all

de esas fronteras y nos extenderemos

por la totalidad del norte del continente,

o incluso por el sur, y nos convertiremos

en un pueblo que hablara una misma lengua,

se regir por las mismas formas de gobierno

y respetar las mismas leyes.

Tomas Jefferson.

 

Los Estados Unidos en 1820, atendern como prioridad de su poltica exterior, el problema de la tierra y de su ocupacin hacia el sur. Partiendo de una necesidad especulativa y financiera, adems de ser el resultado de una herencia colonial respecto a la preocupacin por la posesin de tierras, ya que, la posesin de la misma significaba el imprium.

Hechos a los que se le sumaran el avance comercial de las potencias europeas en Latinoamrica, como Gran Bretaa, y poco despus, Alemania y Francia. Quienes operaron en el vaco dejado por la retirada de Espaa e inician as dichas potencias, el perodo de transicin entre "viejo" y "nuevo" imperialismo.

Ante lo cual, los Estados Unidos intentarn a partir de la Doctrina Monroe en 1823, reservar a Amrica Latina como su campo de accin. Mxime cuando, desde tiempo atrs, Rusia estaba interesada por la costa noroeste del continente americano.

En contra parte, distintos pases europeos responderan firmando tratados comerciales y de navegacin, as como reconoceran a las nacientes naciones americanas. En el caso alemn, desde que Alejandro de Humboldt publicara su Ensayo poltico sobre Nueva Espaa a principios del siglo XIX, en Alemania era comn hablar de la riqueza de Mxico e intentaran obtener grandes ganancias a partir de invertir en los sectores de minera y comercio [1].

Afanes europeos, ante los que Estados Unidos respondera interviniendo en la vida nacional de las recin nacidas naciones de Amrica, mediante la intriga poltica y dems medios.

Dentro de tal entramado, las acciones del ministro estadounidense Poinsett, en Mxico, tendran dos momentos: una propiamente poltica y diplomtica, referente a tratados, fronteras, construccin de vas de comunicacin entre los dos pases y otras caracterizada por el intervencionismo en la vida interna de nuestro pas, con la intensin de contrarrestar las posiciones de ingleses y franceses.

As, apareceran como instrumentos del intervencionismo poltico estadounidense en nuestro pas, la organizacin de grupos liberales y la masonera, la divisin de las fuerzas dentro de las cmaras, as como la intromisin en los asuntos de la sucesin presidencial. Hechos que llevaran finalmente a la expulsin de Poinsett de Mxico, quien sera sustituido por Antonio Butler.

Y Butler, al estar relacionado con el grupo terrateniente estadounidense, emprendera de manera violenta el tema de los lmites fronterizos pendientes con nuestro pas. Al respecto, el peridico El Sol, sealara que, el coronel Butler haba sido comisionado para negociar con nuestro gobierno la cesin de la Provincia de Texas, mediante una suma de cinco millones de pesos [2]. Y bajo la misma tesitura, Butler propondra que se gestionara en los Estados Unidos un prstamo para Mxico, que tuviera como garanta el territorio.

Adems de que, Butler, tal como Poinsett, para lograr sus fines recurrira a toda suerte de artilugios, reclamando peleas de marineros, insultos a la bandera de su pas, barcos detenidos, contrabando de mercancas, falsificacin de moneda, faltas de respeto a funcionarios y dems.

Y dentro del mismo ideario, para 1840, con la intencin de anexionarse Texas, se pondra en marcha la idea del Destino Manifiesto, que sera mucho ms funcional en materia poltica que el monrosmo. Y que sera formulada por el editor neoyorquino John O' Sullivan, en 1845 [3], indicando en dicho manifiesto que, los Estados Unidos eran el pas escogido para ser la Nueva Israel.

Motivos por los que, se le confiaba a los EE.UU, la misin histrica de salvar al mundo cristiano, la civilizacin occidental y la democracia, y en ese mismo ao, 1845, el Congreso acept a Texas como el vigsimo octavo estado de la Unin.

Y ms toda va, el presidente Polk, acorde con tal lgica, esgrimir la teora del Destino Manifiesto para reivindicar las zonas ribereas del Pacfico, asegurando que los Estados Unidos tenan derecho a todo el territorio, de Oregn hasta la latitud de 54o40' a California, as como a enviar a sus colonos por Panam.

Situacin que estuvo a punto de producir una guerra con Inglaterra, pero que se evit cuando los norteamericanos se avinieron a negociar la frontera en los 49 de latitud N., ratificada el 15 de julio de 1846. Mientras que respecto a la cuestin de Panam, se resolvi mediante el Tratado Bidlac con Nueva Granada, el derecho de trnsito por Panam a los norteamericanos, para ir a California.

Y en cuanto a la anexin de California, se intent negociarla mediante compra, enviando 10 de noviembre de 1845, Polk, a Mxico al plenipotenciario John Slldell, para ofrecer cinco millones por Nuevo Mxico y lo que hiciera falta.

Negociacin ante la cual nuevamente se niega el gobierno mexicano, y los norteamericanos, por su parte, se dispusieron a conquistarlo por las armas. De manera que, el 13 de enero de 1846, el presidente norteamericano orden al general Taylor, cruzar el ro Nueces y ocupar la margen izquierda del Ro Grande.

Finalmente, para mayo, el Congreso declarara la guerra a Mxico y, tras el conflicto, Mxico reconocera la prdida definitiva de Texas, Nuevo Mxico y Alta California. Mismos que formaran posteriormente los estados de California, Utah, Nevada, Nuevo Mxico, Arizona, Colorado y Wyoming.

Avasalladora victoria sobre Mxico que dara nuevos bros a la poltica del Destino Manifiesto, de forma que, para 1848, los Estados Unidos volveran a ofrecer la compra de Cuba a Madrid e incluso sostendran conversaciones de alto nivel para anexionarse Irlanda y Sicilia [4] .

Transicin del imperio terrestre al imperio martimo y comercial.

Alzad los ojos para contemplar el futuro

del comercio, e inspirados en la idea de que

sois norteamericanos y tenis que llevar

la libertad y la justicia y los principios

de la humanidad all donde vayis,

salid a vender productos que conviertan

el mundo en un lugar ms cmodo y feliz,

y convertid

a la gente a los principios de Norteamrica.

Woodrow Wilson.

Una vez terminada la conquista del oeste y al sur, EE.UU, se convertira en una potencia industrial y comercial de primer orden, siendo que, la anexin de los territorios mexicanos dara un gran impulso industrial a ese pas, dado que, el capitalismo norteamericano encontrara en los territorios que fueron de Mxico, fuentes vastas para su produccin.

Dando origen a una produccin amplia y sostenida, con capacidad de exportacin, primero, de materias primas, y posteriormente de artculos industriales, que en conjunto daran forma al proceso monopolista [5] .

Situacin que se vera plenamente despus de la guerra de Secesin, cuando se da la reconstruccin radical del Sur, as como despus de 1867, cuando lograron otro objetivo fundamental del monrosmo, la compra de Alaska a los rusos, por siete millones doscientos mil dlares.

Con tales bases, durante la presidencia de Andrew Johnson, tras el asesinato de Lincoln, el Secretarlo de Estado Willlam Henry Seward impulsara el remodelaje de la teora del Destino Manifiesto, para ajustarla a un expansionismo de tipo econmico, que diera salida a la produccin industrial del pas, con el menor nmero de agresiones directas.

As, se intentaron canalizar los capitales hacia los mercados naturales (Cuba, Mxico y Santo Domingo), respaldados por la diplomacia y la armada estadounidenses. No obstante que, en Santo Domingo fracasaron las negociaciones para comprar una base naval [6].

Dentro de esa lgica, en 1898, en Washington se convoca a la primera conferencia internacional de los estados americanos. Y durante dicha conferencia, los autoproclamados americanos, intentarn imponer un tribunal de arbitraje permanente para solucionar los conflictos regionales, as como proponen a los pases de Amrica Latina disminuir sus tarifas exteriores y crear una unin arancelaria que les garantizar a los productos estadounidenses un vasto mercado cautivo.

No obstante, los pases ms ligados a Europa, particularmente Argentina, opondrn resistencia a tales propuestas, haciendo fracasar dichas tentativas comerciales norteamericanas [7].

Aun as, se continuara desde 1890, con la profundizacin de los proyectos estadounidenses, al amparo del pensamiento de AlfredT Mahan, oficial de la marina y Rector del Colegio Naval de Guerra, que defendi la tesis segn la cual el destino de los Estados Unidos era convertirse en potencia naval para sustituir a Inglaterra como metrpoli colonial. Y para lo cual era necesario reforzar la marina de guerra, as como conseguir bases navales que actuaran como claves auxiliares.

Para tal efecto, se increment la construccin de buques de guerra, lo cual llevara a que, la marina norteamericana, que era la sexta del mundo en 1890, se convirtiera en la cuarta una dcada despus, as como se buscaron bases navales con verdadero frenes.

Para ello, Estados Unidos avanzara bastante en sus ambiciones tras la ocupacin de Hawi, zona de la cual el presidente Mckinley haba sentenciado nosotros necesitamos Hawai tanto o mucho ms que necesitbamos California; es el Destino Manifiesto.

Poltica que sera la misma que guiara el conflicto con Espaa para conseguir enclaves en Cuba y Puerto Rico. Pero presentndose la guerra con Cuba [8], primero como una necesidad moral del pueblo norteamericano por mediar en un conflicto sangriento entre Espaa y su colonia, y luego claramente como una necesidad defensiva de los intereses monrostas norteamericanos [9].

Al respecto, Mckinley, en su famoso discurso del 11 de abril de 1898, seal que la intervencin en Cuba era necesaria, tanto para preservar la paz en la isla, como para defender los intereses norteamericanos, de manera que: en nombre de la Humanidad, en nombre de la civilizacin, en defensa de los intereses amenazados de los Estados Unidos, los cuales nos dan el derecho y nos imponen el deber de hablar y de proceder, la guerra debe cesar en Cuba.

An ms, con Cuba se procedi de igual forma que con Mxico, cuando se le culpo de tozudez porque no reconoca la independencia texana, y, por consiguiente, porque no facilitaba la anexin de Texas a los Estados Unidos. Y de forma similar, se indic que en la isla exista una mala administracin, de funcionarios poco escrupulosos, as como se habl sobre una preocupacin respecto al rgimen poltico, hasta llegar al hecho de intentar conmover al mundo respecto al hecho inhumano de la esclavitud [10].

Hechos que llevaran finalmente a que, el 20 de abril, el Congreso aprobar una resolucin en la cual declaraba abiertamente que otro de los objetivos de la intervencin estadounidense -ya se hablaba de tal- era la independencia de Cuba. Y el mismo da se dara el ultimtum a Espaa, que derivara en la guerra.

Finalmente, las tropas norteamericanas, slo se retiraran de la isla a cambio de la aceptacin de la Enmienda Platt, misma que prevea en su artculo III que: El gobierno de Cuba consiente en que Estados Unidos ejerza el derecho de intervenir para preservar la independencia de Cuba, mantener un gobierno capaz de garantizar el respeto de las vidas, de los bienes, de las libertades y de las obligaciones internacionales [11].

Eventos que se repetiran con la llegada de Woodrow Wilson a la presidencia, al invadirse Nicaragua en 1912, Hait en 1915, Santo Domingo en 1916 y Repblica Dominicana de 1916 a 1924, entre otras invasiones. As como Wilson llevara a los EE.UU a la Primera Guerra Mundial [12].

As las cosas, despus de la expansin naval, el mayor detonante para la expansin comercial estadounidense sera la llegada de la depresin de 1929. Siendo que esta demostrara que, si bien la industria norteamericana se encontraba aun relativamente aislada del comercio mundial la agricultura y la ganadera en menor medida -, los depsitos estadounidenses no se encontraban separados de los mercados financieros internacionales.

De suerte que, ante la crisis, los EE.UU responden revocando la Ley Smoot-Hawley [13], rebajan de manera selectiva los aranceles y sitan al frente de la poltica exterior a Cordell Hull, ferviente idelogo del libre comercio [14].

Libre comercio que, desde 1943, a medida que se vislumbraba la victoria, adquiere un tono poltico ms acentuado en los Estados Unidos. Pero que avanzara al igual que en Inglaterra, con la preocupacin por la propagacin de movimientos de resistencia en Europa, Francia, Blgica, Italia, Yugoslavia y Grecia, liderados por distintas corrientes de izquierda.

Y a las que se le sumaran en la primavera de 1944, el despliegue del Ejrcito Rojo por Europa del Este. Pero siendo ste ltimo movimiento el de mayor preocupacin para los EE.UU, puesto que, ante la Unin Sovitica no se enfrentaban simplemente a una forma de capitalismo distinta, sino a la negacin misma del capitalismo.

Situacin de la cual siempre haban estado consientes dirigentes estadounidenses como Wilson, quien intenta acabar con el bolchevismo enviando una expedicin para ayudar al Movimiento Blanco en 1919.

De suerte que, para contrarrestar el avance del Ejrcito Rojo, las ideas de Roosevelt, as como los ataques a Pearl Harbor, gestan una oleada de indignacin patritica que marcaran una ruptura histrica en el mbito de la poltica exterior norteamericana.

Debido a que, hasta el momento haba existido una tensin en el seno del expansionismo estadounidense, ante la conviccin del separatismo hemisfrico y la exigencia del intervencionismo redentor. Pero las condiciones ocurridas hasta 1943, permitirn se puedan fundir los dos nacionalismos estadounidenses: el aislacionista y el intervencionista, hasta dar origen en sentido estricto al imperialismo estadounidense [15].

El imperialismo Estadounidense y el discurso de la guerra contra el comunismo.

Con la llegada a la Casa Blanca de F.D. Roosevelt, en 1933, los EE.UU. adoptaran la poltica de la buena vecindad, que tendra como fin neutralizar el antiamericanismo y poder contar con aliados seguros en caso de necesidad, en cuanto la guerra estallara en Europa.

A causa de que, hasta antes de las dos guerras mundiales, las naciones de Amrica del Sur, padecan poco la influencia estadounidense. Ya que se mantenan vinculadas a Gran Bretaa respecto a las finanzas y el comercio, y con Francia o Alemania sobre el armamento y los problemas militares. Todo con la intencin de diversificar lo suficiente a sus socios exteriores y lejanos, para no ser avasallados.

Y para modificar dicha situacin, la Primera Guerra Mundial coadyuvara a los intereses norteamericanos, puesto que, sta les permiti aumentar su influencia sobre sus vecinos meridionales, mucho ms all del Canal de Panam e imponer a las naciones del continente la entrada a la guerra contra las potencias del Eje. As como desencadenar un verdadero bloqueo econmico contra los Estados ms recalcitrantes, entre los que se encontraban Argentina.

Dentro de la misma lgica, cabe sealar tambin que, en nombre de la lucha contra el nazismo, y en nombre de la libertad, Estados Unidos podra fijar unilateralmente los precios de las materias primas, mismas que pago con dlares inconvertibles.

Situacin ante la que, pocos pases podrn salir a flote, y en el caso de Brasil gobernado por Getlio Vargas, despus de haber coqueteado un tiempo con Alemania, enviara una fuerza expedicionaria a Italia, que se incorpor a un cuerpo del ejrcito estadounidense, as como presta sus bases areas al ejrcito areo norteamericano, en la porcin saliente del nordeste, por lo cual obtendra a cambio un crdito del Eximbank para la creacin de la siderurgia brasilea [16] .

Hechos que, ya al finalizar las dos guerras, se enlazaran con las ideas de un desarrollo capitalista a partir de la guerra, emanadas de los crculos polticos estadounidenses, bajo el supuesto de que La guerra es la salud del Estado [17] y fortalecern el desarrollo del imperialismo de ese pas.

Mxime cuando, despus del rpido auge econmico ocurrido durante los aos treinta, Norteamrica, nuevamente se encontraba en una situacin de estancamiento de la que pudo salir gracias a la Segunda Guerra Mundial.

Pero dems, gracias a las dos guerras mundiales, los EE.UU obtiene otros beneficios como la prosperidad del gobierno, un fuerte patriotismo y un relajamiento de la lucha de clases. Puesto que, gracias a la guerra, el gobierno se pudo dotar de mecanismos legales contra los sindicatos que aos antes haban prosperado, como la Ley de Espionaje, que firmo Wilson, en junio de 1917.

Y que contena una clusula que estipulaba penas de hasta veinte aos de crcel para cualquiera que cuando Estados Unidos estuviere en guerra promoviera intencionalmente, o intentase promover, insubordinacin, deslealtad, sedicin o se negase a cumplir con su deber en las Fuerzas Armadas o navales de los Estados Unidos, o si intencionadamente obstrua el reclutamiento o el servicio de alistamiento de Estados Unidos.

Pero adems, la Segunda Guerra Mundial debilitara an ms a los sindicatos, porque la economa de guerra cre millones de nuevos empleos con mejores salarios, que permitan el acceso a ciertos bienes a grupos de obreros mejor calificados y dividi las luchas por mejores condiciones generales.

Situacin que condujo en los Estados Unidos a crear un clima en el cul se plante lo que Charles E. Wilson (Presidente de la General Electric Corporatin) denomin como una economa de guerra permanente consistente en una alianza contina entre las corporaciones y el ejrcito, pero modificando las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial que afectaban a los intereses empresariales.

De acuerdo con Fred Halliday, los intereses afectados eran el traslado sustancial de los recursos hacia la clase trabajadora y las clases desfavorecidas en los pases capitalistas avanzados, mediante polticas de salarios y de asistencia social, as como la aceptacin de la URSS como una de las dos principales potencias del mundo, a consecuencia de su papel fundamental en la derrota del nazismo, y la sustitucin del papel colonial por la independencia, en el Tercer Mundo.

Para tal efecto, en agosto de 1941 Roosevelt y Churchill anunciaron al mundo la Carta Atlntica, que expona nobles fines para el mundo de la posguerra, asegurando que sus pases no buscaban el engrandecimiento territorial ni de otro tipo y que respetaban el derecho de todos los pueblos a elegir la forma de gobierno bajo la que queran vivir.

Nobles intenciones por las que se alab la Carta, ya que declaraba el derecho a la autodeterminacin de los pueblos, pero secretamente los diplomticos y los empresarios trabajaban para que al concluir la guerra Estados Unidos fuera la primera potencia econmica del mundo. Antes de que finalizara la guerra, la administracin ya estaba planeando el esquema del nuevo orden econmico internacional, basado en una asociacin entre el gobierno y las grandes corporaciones [18].

Respaldados en su absoluta superioridad econmica, poltica y militar, as como en el hecho de que los pases capitalistas de Europa Occidental haban terminado la guerra con una economa dbil y destruida, los imperialistas norteamericanos, una vez finalizada la contienda, se lanzaron a dominar el mundo.

Empezando a practicar la poltica de guerra fra contra la Unin Sovitica y otros pases socialistas, as como realizaron esfuerzos para paralizar los movimientos de liberacin nacional de las colonias y los pases dependientes [19].

As, la idea rectora para Amrica Latina sera sintetizada por Truman como un hemisferio cerrado en un mundo abierto. Y en nombre de la solidaridad geogrfica, se trat de proteger al hemisferio del comunismo, para lo cual se crearon dos instrumentos diplomticos, uno militar y el otro poltico.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recproca o TIAR, tratara los asuntos militares, firmado en Ro en septiembre de 1947. Y la Carta de la Organizacin de los Estados Americanos (OEA), respecto a lo poltico, firmada en Bogot en mayo de 1948. De manera, que la OEA, reunida en Caracas en marzo de 1954, votara una resolucin que condenaba al comunismo, considerndolo como una injerencia inadmisible en los asuntos estadounidenses [20].

Mientras que, respecto a Europa, cuando los ingleses, el del 24 de febrero de 1947, al intentar vencer una crisis econmica, anunciaban que retiraban su apoyo a un gobierno de derecha entronado en aquel tiempo en Grecia, mismo que luchaba a muerte contra un movimiento de guerrilla. Los Estados Unidos responderan de inmediato con la Doctrina Truman, mediante la que proclamaran un protectorado americano sobre Grecia y Turqua, anunciando que la poltica de Estados Unidos sera la de apoyar a los pueblos libres que resistan los atentados de subyugacin de minoras armadas o de presiones exteriores [21].

Situacin para la que adems coadyuvara, en 1950, la guerra no declarada de Truman en Corea del norte, puesto que, la guerra de Corea hizo que los liberales respaldaran la guerra y al presidente. Adems de que posibilito un tipo de coalicin necesaria para sostener una poltica de intervencin en el extranjero y una economa militar en Estados Unidos.

Y, desde entonces, diferentes conflictos como la rebelin de pueblos coloniales que exigan su independencia como indochina contra Francia, la victoria comunista de China en 1949, la bomba atmica que por primera vez hizo estallar la URSS: sera descritos ante la opinin pblica de los Estados Unidos como indicios de una conspiracin comunista internacional dirigida por la URSS.

Pantalla con la que se llevaron acab actos donde a todos los escolares de Norteamrica se les hizo participar en simulacros de ataques areos en el que las sirenas alertaban de un ataque sovitico; los nios tenan que agacharse bajo sus pupitres hasta que no hubiese peligro [22].

As como se comenz a ensear a los norteamericanos de cualquier edad que el anticomunismo era heroico, mediante el superhombre de comic, el Capitn Amrica, se deca: Comunistas, espas, traidores y agentes extranjeros, tened cuidado! El Capitn Amrica, con el apoyo de todos los hombres libres y leales, os est buscando [23].

Resultando entonces que, mediante la propagacin estadounidense de la histeria anticomunista su presupuesto militar absorba la mitad de su presupuesto nacional y la poblacin lo aceptaba, logrndose que el pas se sumergiera en el sueo de Charles E. Wilson de una guerra permanente que beneficiara a toda la nacin, y que sin embargo mantena grandes focos de pobreza, pero haba la suficiente gente con trabajo y ganando lo bastante para que las cosas se mantuvieran en calma.

Adems de que, aprovechando la debilidad e intereses comunes de los pases capitalistas, mediante la Doctrina Truman y el Plan Marshall se lograran echar las bases para futuras ayudas militares con la creacin de bloques militares (NATO, SEATO, CENTO), firmar acuerdos bilaterales con muchos gobiernos y construir numerosas bases en el territorio de otros Estados capitalista, principalmente en el de aquellos que estaban situados alrededor de los pases socialistas y regiones como Latinoamrica [24].

 

Bibliografa

Villegas Dvalos Ral (coordinador). Adnde va el mundo? Fundacin Cultural Tercer Milenio. Segunda edicin, 2002.

Boron Atilio A. Amrica Latina en la geopoltica del imperialismo. UNAM, PPEL, CIICH, 2014.

Aguilar Plata Blanca. Figueiras Tapia Leonardo. Garca Caldern Carola. Garduo Roberto. Hernndez Rodrguez Edgar. Torres Blanco Roberto. La Guerra en los medios Iraq 2003. Comunicacin y poltica editores, 2003.

Barnet J. Richard. Guerra perpetua. Fondo de Cultura Econmica. 1974.

Meyssan Thierry. 11 de septiembre de 2001. La terrible impostura. Ningn avin se estrell en el Pentgono. Editorial El Ateneo, 2002.

Melman Seymour. El capitalismo del Pentgono (la economa poltica de la guerra). Siglo Veintiuno editores, 1972.

Saxe-Fernndez John (compilador). Geoeconoma y geopoltica del caribe. Cuba, Estados Unidos, Mxico. UNAM, IIEC, 1997.

Stiglitz Joseph E y Bilmes Lidia J. La guerra de los tres billones de dlares. El costo real del conflicto de Irak. Taurus, 2008.

Vega Cantor Renn y Martn Novoa Felipe. Colombia, un eslabn geoestratgico de los Estados Unidos y el imperialismo contemporneo. Ocean Sur, 2014.

Saxe-Fernndez John (editor). Crisis e imperialismo. CIICH, UNAM, 2012. 

Anderson Perry. Imperium et consilium. La poltica exterior norteamericana y sus tericos. Akal, 2014.

Bosch Garca Carlos. La base de la poltica exterior estadounidense. UNAM, 1986.

Marie Paley Dawn. Capitalismo antidrogas. Una guerra contra el pueblo. SOCEE, 2018.

Barry Farrell R. Amrica Latina y Canad frente a la poltica exterior de los Estados Unidos. Fondo de Cultura Econmica, 1975.

Rouqui Alain. Amrica Latina. Introduccin al extremo occidente. Siglo Veintiuno, 4a edicin, 1997.

Garca Cant Gastn. Las invasiones norteamericanas en Mxico. Era, Sep, primera edicin en lecturas mexicanas, 1986.

Hemerografa

La Iniciativa Mrida: Estado, militarizacin y contrainsurgencia en Mxico. Tesis de grado maestra presentada por: Ramn Csar Gonzlez Ortiz.

Rebelin. Las mentiras detrs de las guerras de EE.UU. Por: Jon Basil Utley. 02-05-2018.

Contralnea. Ao 15, nmero 509. Del 10 al 16 de octubre de 2016.

El Financiero. Reino Unido quiere a Mxico como su socio. 22-05-2018.

La Jornada. Martes 22 de mayo de 2018

La Jornada. Mircoles 23 de mayo de 2018.

DOCUMENTOS DE TRABAJO IELAT. N 38 Mayo 2012. Entre dominacin europea y estadounidense: independencia y comercio exterior de Mxico (siglo XIX). Por: Walther L. Bernecker.

Revista CIDOB dAfers Internacionals, nm. 91, p. 197-220. La poltica exterior neoconservadora en Estados Unidos Cambios, continuidades y perspectivas. Por: Mariano Andrs Guida.

Universidad de Alcal / ACISAL. 1898 EN EL CONTEXTO DEL INTERVENCIONISMO NORTEAMERICANO EN HISPANOAMRICA. Por: Carmen Pumar Martnez.

 

Notas

[1] DOCUMENTOS DE TRABAJO IELAT. N 38 Mayo 2012. Entre dominacin europea y estadounidense: independencia y comercio exterior de Mxico (siglo XIX). Por: Walther L. Bernecker.

[2] Bosch Garca Carlos. La base de la poltica exterior estadounidense. UNAM, 1986. Pp. 12-23.

[3] En ese ao escribi the right of our manifest destiny to overspread and to possess the whole of the continent which Providence has given us for the development of the great experiment in liberty and federated selfgovernment entrusted to us.

[4] Universidad de Alcal / ACISAL. 1898 EN EL CONTEXTO DEL INTERVENCIONISMO NORTEAMERICANO EN HISPANOAMRICA. Por: Carmen Pumar Martnez.

[5] Garca Cant Gastn. Las invasiones norteamericanas en Mxico. Era, Sep, primera edicin en lecturas mexicanas, 1986. Pp. 117-121.

[6] Universidad de Alcal / ACISAL. 1898 EN EL CONTEXTO DEL INTERVENCIONISMO NORTEAMERICANO EN HISPANOAMRICA. Por: Carmen Pumar Martnez.

[7] Rouqui Alain. Amrica Latina. Introduccin al extremo occidente. Siglo Veintiuno, 4a edicin, 1997. Pp. 385-386.

[8] Al respecto destaco el Manifiesto de Ostende, tambin denominado Circular de Ostende, documento escrito en 1854 que describa los motivos por los que Estados Unidos deba comprar Cuba a Espaa, debiendo declarar la guerra al pas europeo si este rechazase la venta. La anexin de la isla haba sido durante mucho tiempo un objetivo de los esclavistas de Estados Unidos y fue apoyada por una faccin en Cuba. A nivel nacional, los lderes estadounidenses estaban satisfechos al ver que la isla era administrada por las dbiles manos espaolas, siempre que no pasara a una potencia ms fuerte, como el Reino Unido o Francia. El Manifiesto de Ostende propuso un cambio en la poltica exterior, justificando el uso de la fuerza para tomar Cuba en nombre de la seguridad nacional. Se produjo un debate sobre la esclavitud en los Estados Unidos, el Destino manifiesto y la doctrina Monroe, ya que los propietarios de esclavos buscaban un nuevo territorio para la expansin de la esclavitud.

En: Bosch Garca Carlos. La base de la poltica exterior estadounidense. UNAM, 1986. Pg. 39.

 

[9] Universidad de Alcal / ACISAL. 1898 EN EL CONTEXTO DEL INTERVENCIONISMO NORTEAMERICANO EN HISPANOAMRICA. Por: Carmen Pumar Martnez.

[10] Bosch Garca Carlos. La base de la poltica exterior estadounidense. UNAM, 1986. Pp. 40-41.

[11] Rouqui Alain. Amrica Latina. Introduccin al extremo occidente. Siglo Veintiuno, 4a edicin, 1997. Pg. 386.

[12] Anderson Perry. Imperium et consilium. La poltica exterior norteamericana y sus tericos. Akal, 2014. Pg. 16.

[13] La Tariff Act of 1930 (Ley de Aranceles de 1930, en espaol), conocida como Ley Hawley-Smoot, fue una ley aprobada en Estados Unidos el 17 de junio de 1930, propuesta por los senadores Reed Smoot y Willis C. Hawley, que elev unilateralmente los aranceles estadounidenses a los productos importados, para intentar mitigar los efectos de la Gran Depresin iniciada en 1929.

[14] Anderson Perry. Imperium et consilium. La poltica exterior norteamericana y sus tericos. Akal, 2014. Pp.18-19.

[15] Anderson Perry. Imperium et consilium. La poltica exterior norteamericana y sus tericos. Akal, 2014. Pp. 28-32.

[16] Rouqui Alain. Amrica Latina. Introduccin al extremo occidente. Siglo Veintiuno, 4a edicin, 1997. Pp. 387-388.

[17] Zinn Howard. La otra historia de los Estados Unidos. Siglo veintiuno editores. 1999. Frase de Randolph Bourne citada por Zinn en este texto. Pg. 265

[18] La Iniciativa Mrida: Estado, militarizacin y contrainsurgencia en Mxico. Tesis de grado maestra presentada por: Ramn Csar Gonzlez Ortiz. Pg. 34.

[19] Faramazian R., Los Estados Unidos: militarismo y economa. Editorial Progreso 1975, Pp. 21-22

[20] Rouqui Alain. Amrica Latina. Introduccin al extremo occidente. Siglo Veintiuno, 4a edicin, 1997. Pg. 389.

[21] Baran A. Paul y Sweezy M. Paul. El capital monopolista. Ensayo sobre el orden econmico y social de Estados Unidos. Siglo Veintiuno Editores. 1982. Pg. 154.

[22] Zinn Howard, op. cit., p. 318 .

[23] Baran A. Paul y Sweezy M. Paul. El capital monopolista. Ensayo sobre el orden econmico y social de Estados Unidos. Siglo Veintiuno Editores. 1982. Pg. 150 .

[24] Faramazian R., Los Estados Unidos: militarismo y economa. Editorial Progreso 1975. Pg. 22 .


Ramn Csar Gonzlez Ortiz es Licenciado en Sociologa y Maestro en Estudios Polticos por la UNAM.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter