Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-06-2018

Las lluvias alivian la hambruna en Somalia pero amplan la emergencia humanitaria

Pablo L. Orosa
Pblico

Las fuertes precipitaciones de primavera, hasta un 200% por encima de la media, han permitido mitigar la crisis alimentaria de 200.000 somales, pero han dejado al tiempo 700.000 afectados por las inundaciones.


La mortalidad infantil en Somalia es una de las ms elevadas del mundo. / FAO

Hace slo cinco meses los campos del valle del Shabelle, refugio ltimo de los radicales de Al Shabab, estaban secos. Secos porque no llova. Secos porque los extremistas haban paralizado la llegada de ayuda humanitaria. En las ltimas semanas el cielo ha dado una tregua. Las lluvias de abril llegaron en marzo y en cantidades hasta un 200% por encima de la media. Los yihadistas no. Los enfrentamientos con las tropas de la African Union Mission to Somalia (AMISOM) se han extendido hasta la provincia limtrofe de Hiiraan, donde las inundaciones del ro Shabelle han dejado ya ms de 180.000 desplazados. La situacin, alerta el Norwegian Refugee Council, es una bomba de relojera en forma de brotes de malaria, clera y desnutricin. Cuando estos lleguen apenas habr nadie para contenerlos.

Slo el pasado ao, ms de un milln de personas tuvieron que dejar sus casas en Somalia. Un total de 172.000 lo hicieron a causa de la violencia; 860.000 por culpa de la sequa. Ms de la mitad de la poblacin del pas requiere asistencia humanitaria, lanzaba la voz de alerta a mitad del pasado ao el coordinador de respuesta a emergencias de la ONU, Stephen OBrien. Los esfuerzos de la cooperacin internacional y las lluvias de Deyr (octubre-diciembre) y Gu (Abril-Junio) aliviaron el escenario con la llegada del 2018.

De hecho, la macroeconoma humanitaria dibuja ltimamente un cuadro un poco menos malo. Las cifras del clera en Somalia se han reducido de los 36.000 casos y 697 muertes de enero a abril de 2017 a 1.613 y 9 muertos desde diciembre pasado. El nmero de personas en riesgo de emergencia por inseguridad alimentaria han descendido de 496.000 a 300.000. Incluso los precios del sorghum (un grano similar a la quinoa muy consumido en el pas) y del maz se han reducido gracias a la cosecha de abril. Un 37 y un 32% respectivamente. Pero la economa real, la de los ms de 2,1 millones de desplazados internos tras ms de 25 aos de conflicto armado, no entiende de nmeros. En Waliyow, uno de los asentamientos para IDP apenas a unos cientos de metros del Palacio Presidencial de Mogadiscio, el precio del kilo de arroz ronda los 4 dlares. Aqu las familias no tienen siquiera un dlar al da.

Basta con pasear unos minutos por el barrio, no demasiados antes de que alguien alerte a los radicales de Al Shabab, para encontrarse con los cuerpos enflaquecidos. Con los ruegos. Con las miradas del hambre. La mortalidad infantil, 137 nios fallecidos por cada 1.000 habitantes, ya de por s una de las ms elevadas del mundo, es aqu hasta seis veces superior. Segn la FAO, existen en el pas 301.000 menores en riesgo agudo de malnutricin.

La situacin ha mejorado en trminos de magnitud, no slo la cifra de personas en situacin de emergencia ha disminuido, sino que tambin lo ha hecho el riesgo de hambruna. Hemos realizado una campaa masiva de asistencia humanitaria en la que no slo hemos alimentado a la poblacin, sino que hemos evitado que agotasen sus activos, los animales en en el caso de los pastores y la tierra para los agricultores. Adems, la temporada de lluvias ha sido relativamente mejor. Sin embargo, alerta el asesor jefe del programa de seguridad alimentaria de la FAO en Somalia, Daniel Molla, la situacin en Somalia sigue siendo frgil, y como vimos a principios de 2017, puede deteriorarse rpidamente.

Las mismas lluvias que calmaron al ganado tras dos aos de sequa y reverdecieron los pastos se han convertido ahora en el enemigo ms temido. En la regin de Juba, al sur del pas, las inundaciones han destruido ms de 28.000 hectreas de cultivos, a las que se suman otras 30.000 en Hiraan: se estima que el 70% de las granjas de la zona han sido afectadas y 180.000 personas han tenido que abandonar sus viviendas. Es probable que la seguridad alimentaria en zonas de Hiraan, Middle Shabelle, Lower Shabelle, Gedo, Juba Medio y Lower Juba, as como en algunas reas pastorales de Bay, Bakool y Togdheer se vea ms perjudicada de lo que estaba previsto, seala el ltimo informe de la FAO.