Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2018

Nicaragua
Protestas, represin, realidad virtual, futuro nublado

Victoria Korn
Rebelin


A un mes de las protestas en Nicaragua, qu ha cambiado, cmo se ha llegado a esta situacin de desestabilizacin con un saldo de ms de 120 muertes? El gobierno nicaragense llam este lunes a retomar el dilogo para recuperar la tranquilidad del pas y evitar ms destruccin y muerte, tras violentas jornadas de protestas y represin que sacuden al pas desde abril.

Los obispos de la Conferencia Episcopal anunciaron el jueves pasado que no reanudarn el dilogo que desde mayo se llevaba a cabo entre el gobierno y los opositores, mientras el pueblo "contine siendo reprimido y asesinado" en las protestas.

"Todos queremos la paz, queremos el dilogo, queremos trabajar juntos y escucharnos, discutir todos los temas porque para todo hay solucin", declar a medios oficialistas la vicepresidenta Rosario Murillo, tras expresar su pesar por la muerte del cardenal emrito nicaragense Miguel Obando y Bravo, nombrado prcer de la paz por el presidente Ortega, quien lo tena como uno de sus principales aliados pese a que fuera feroz opositor al sandinismo durante el gobierno revolucionario de los aos ochenta.

La Conferencia Episcopal tom partido y anunci el jueves pasado que no reanudarn el dilogo que desde mayo se llevaba a cabo entre el gobierno y los opositores, mientras el pueblo "contine siendo reprimido y asesinado" en las protestas.

El papa Francisco tambin puso su granito de arena y expres su pesar por la violencia letal empleada para reprimir las protestas de carcter social en Nicaragua. Renov su llamado al dilogo y destac que se necesita un compromiso activo con el respeto a la libertad y sobre todo a la vida para que eso ocurra.

La iglesia catlica ha perdido mucho terreno frente al crecimiento de la iglesia evanglica y las razones son simples, sta se ha convertido en un partido donde sus obispos actan como polticos.

Mientras varios cancilleres latinoamericanos fustigaron al gobierno nica en la 48 Asamblea General de la Organizacin de Estados Americanos (OEA) y solicitaron sanciones.

El representante de Nicaragua, Luis Alvarado, afirm que en su pas se vive una conspiracin y a una campaa de descrdito. Nicaragua expresa su compromiso por la estabilidad bajo el ataque de violencia delincuencial que han generado ciertos grupos de la oposicin que conspiran desde la oscuridad, con la finalidad de activar formatos delictivos para aterrorizar a las familias, condenamos los hechos de violencia, das que han enlutado a las familias nicaragenses, dijo.

Montado sobre la conspiracin, el lder del Consejo Superior de la Empresa Privada; Jos Adn Aguerri, confirm la ruptura de la central patronal con el presidente nicaragense. Necesitamos una salida adelantada del Gobierno lo ms pronto posible. Los empresarios nos equivocamos con Daniel Ortega, dijo. Mientras, el exvicepresidente y escritor Sergio Ramrez, enfrentado a Ortega, indic que todo dilogo debe darse lejos de la manipulacin y el engao y estar dirigido a volver a la democracia plena y el respeto a los derechos humanos. Ramrez, premio Cervantes de Literatura 2017, el nicaragense Sergio Ramrez, afirm que Ortega solt al genio malfico de la botella, al responder con caos y terror a la crisis que enfrenta su gobierno y que su tiempo se acab. Se lo quitaron sus propias acciones. Mnica Baltodano, excomandanta sandinista, seala que desde 2007 cuando reasume Daniel Ortega la presidencia, el Frente Sandinista empez a ser sustituido en sus mecanismos democrticos internos por un aparato controlado directamente por Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega.

Un poco de historia

Nicaragua es un pas evidentemente agrario con muy poca inversin industrial, exportadora de materias primas: algodn, carne, caf, oro. La revolucin hizo cambios, como la Reforma Agraria, y se logr el acceso de los campesinos a la tierra, pese a que fue muy presionada y afectada por la agresin estadounidense que financiaba la contra y que destruyeron puertos, instalaciones de servicios.

Con el gobierno actual de Daniel Ortega, el pas ha tenido mejoras de los ndices macroeconmicos debido a las mejoras de los precios de del caf y el oro,el aumento de la inversin extranjera directa (en zonas francas), y las remesas de los migrantes. Pero la realidad es que no hay mayor equidad, que creci enormemente la concentracin en los banqueros y en cierto sector de los capitalistas, vinculados a los mercados mundiales y a las transnacionales, que no dejan nada para el pas.

Es cierto que segn sus estadsticas aparecen disminuyendo la pobreza en un pas donde la distancia entre ser pobre o extremadamente pobre es la de tener un dlar ms de ingreso diario. Eso lo han logrado mediante programas de carcter asistencial, fundamentalmente la entrega de bolsas, o un paquete agrcola que incluye dos cerdos, diez gallinas y un gallo, dice Balsonaro.

Y eso se pudo hacer porque se insert en el campo del ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra Amrica) y obtuvo una ayuda muy importante del gobierno de Venezuela, Con parte de esos fondos se financi una serie de programas de combate a la pobreza que no hicieron cambios estructurales pero aliviaron la situacin inmediata del pueblo.

Si en los aos 90 hubo un perodo de resistencias a las polticas neoliberales (de privatizarlo todo) y la destruccin de las transformaciones que haba hecho la revolucin como la reforma agraria, empujadas por los sindicatos, las organizaciones campesinas, las mujeres. Tras perder las elecciones de 1996, dicen los analistas, se dio el viraje de Ortega, basado en un pacto con el presidente de entonces -Arnoldo Alemn, para realizar un reparto de las instituciones: Corte Suprema de Justicia, poder electoral, Contralora.

Por un lado, se fortaleci la burguesa con lo que se llam la piata que fue la apropiacin privada de muchos bienes que eran de carcter colectivo o social despus de las elecciones de 1990, repudiada por los intelectuales sandinistas como Ernesto Cardenal, y dio paso a lo que hoy se llama la burguesa orteguista, cuyos intereses convergen con los de la burguesa tradicional, el capital, los banqueros.

El discurso de campaa de 2007 de Ortega gir alrededor de la paz y la reconciliacin; la conciliacin con los intereses de clase, sin abandonar un cierto discurso de izquierda, el de seguir siendo antiimperialista, sandinista. Tambin hizo una alianza con la parte ms reaccionaria de la iglesia catlica y se aboli el aborto teraputico que exista en Nicaragua desde el siglo XIX como parte de la revolucin liberal.

El caso de Nicaragua no es igual al de Venezuela, Brasil, Argentina o Ecuador. El modelo es el de la alianza pblico-privada, donde tiene singular protagonismo el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), reemplazante en los hechos de los partidos de la derecha. Y pese al discurso radical, antiimperialista, las relaciones con Washington nunca estuvieron mejor. Dijo una embajadora estadounidense: a nosotros no nos importa lo que diga el seor Ortega sino lo que hace el seor Ortega.

El gobierno habla de una conspiracin de la derecha, desestabilizando el pas y el gobierno y para imponer ese imaginario colectivo cuenta con cuatro canales de televisin. Otros hablan de una insurreccin cvica, contra el modelo que ha mantenido las palabras socialista y solidario, pero no los conceptos. Hay muchas fuerzas -algunas con fuertes conexiones con Washington- que quieren aprovechar el estallido, conducirlo.

Moiss Pastora seala que hoy los demonios, en un pas que se ufanaba de ser profundamente cristiano fueron liberados por un odio indito, que se pos como una tormenta que cubri a todo el pas para descargar con rayos y centellas un vandalismo nunca antes visto, que se sali de control () por lo maquiavlico de grupos intelectualmente reducidos que convirtieron mediticamente a la verdad en mentira y a la mentira en verdad.

Los odios que fueron liberados el 19 de abril, por una situacin circunstancial, tal y como lo expresa la Comisin Interamericana de los Derechos Humanos, nunca debieron rebasar su origen, ahora multiplicado por el terrorismo. Esta realidad que est en la ruta de un golpe de estado o derrocamiento.

La realidad virtual

Giorgio Trucchi seala que Nicaragua volva a ser rehn de una realidad ficticia que se mueve al ritmo de las redes sociales, donde la realidad virtual puede ms que la realidad real. Donde las vctimas son carnfices y los provocadores armados son manifestantes pacficos. Donde la masa de gente que de forma autoconvocada, genuina y respetuosa de la paz se moviliza por la democracia es convertida en carne de can, en dao colateral para lograr el objetivo final: sacar al gobierno, cueste lo que cueste.

La realidad virtual es ms fuerte. Medios nacionales e internacionales, organizaciones de derechos humanos, rectores de universidades y hasta obispos que integran la Comisin Mediadora del Dilogo Nacional reproducen automticamente (sin la ms mnima prueba) lo que les llega a su celular o computadora por #SOSNicaragua y #NicaraguaSOS: es una masacre del gobierno.

Nadie menciona que hay muertos de ambos lados, que hay policas muertos, que hay muertos en la caravana que fue atacada en La Realidad, Estel. Nadie se pregunta qu estaban haciendo manifestantes armados cerca del estadio, a menos de dos cuadras de donde iban a pasar los activistas sandinistas. Nadie habla de lo que pas en Masaya y Estel, seala Trucchi.

A quin benefician el caos y las muertes?

El gobierno ha mostrado estar dispuesto a sentarse a una mesa de dilogo, a permitir el acceso al pas de organismos internacionales de derechos humanos para que investiguen y elaboren informes, a acatar las 15 recomendaciones de la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a discutir el tema de la democratizacin del pas que incluye reformas electorales y adelanto de elecciones (siempre y cuando no rompa el orden constitucional).

Pero movimientos polticos ultraconservadores sin representatividad popular, sectores de la jerarqua catlica, la empresa privada y la autollamada sociedad civil, estudiantes conmocionados por las muertes y otros que son punta de lanza de movimientos que pretenden capitalizar polticamente la crisis, apuntan solo a la renuncia incondicional de Ortega, de su gobierno y de todas las autoridades pblicas legalmente electas.

Y, para ellos, el dilogo es un obstculo a su proyecto, a su venganza. Pero seguir este camino, dejando sin salida a un gobierno y a un partido organizado como el Frente Sandinista puede ser muy peligroso, ya que puede generar una respuesta violenta de la masa sandinista, para luego capitalizar la conmocin mundial. Solo aislando a los sectores que quieren capitalizar crisis y caos, Nicaragua podr salir del atolladero.

Victoria Korn. Periodista venezolana asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter