Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-06-2018

Solidaridad como accin

Rodolfo Bueno
Rebelin


La Solidaridad es la nieta predilecta del Amor, Aquel que estructur todo lo que hay de bueno y bello. El Amor gener tres hijas, la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, y las don al hombre para que sea feliz y olvidara sus pesares.

La Libertad, principio bsico que orienta la vida, es inherente al ser humano, es un don que por su belleza no encaja en su apretada agenda, tan ocupado en sobrevivir, y apenas nacida, se vio rodeada de innumerables detractores; los que menos la practicaban eran los que ms la invocaban y los que ms la necesitaban eran los que mayoritariamente la teman. Jess la vigoriz con su prdica, pero no le entendimos y lo crucificamos hasta hoy. Cmo entenderlo si nos pide amar a nuestros enemigos y comportarnos con los dems como quisiramos que ellos se comporten con nosotros? Esto es mucho pedir a una especie que recin deambula por los peldaos inferiores de su infinita evolucin.

Tuvo que la guillotina imponerla por la fuerza y Napolen diseminarla al fragor de los cascos de su brioso corcel, para que Europa y nuestras nacientes repblicas le dieran cabida en las pginas de sus constituciones; incluso as permanece endeble en espera de mejores das que mitiguen la pena causada por la incomprensin humana de sus loables propsitos. En nuestros das es ultrajada por la gran prensa y por polticos de bajos quilates, que estos medios ensalzan. Slo el insumiso rechaza este ultraje y la reconoce por su sentido esencial, que se plasma en igualdad de derechos para todos.

La Igualdad, dulce quimera que deba aliviar los pesares con que las Parcas nos dotaron, encontr escollos an mayores a los que enfrent la Libertad y, para que las estructuras sociales no se derrumben bajo el peso de las injusticias reinantes, gener a duras penas la equidad, lo mximo que los humildes arrebataron a los poderosos.

Ahora bien, desde el punto de vista de la ciencia, ni siquiera dos copos de nieve son iguales, por lo que se debe aceptar que este atributo no se da en la naturaleza, pues no hay dos gotas de agua ni dos granos de arena que sean idnticos. Entre los ros, los lagos, los mares, las playas, los desiertos, los nevados tampoco hay dos que sean iguales, con mucha menos razn, hay dos seres humanos que lo sean o lo hubieran sido.

Si la desigualdad es inherente al ser humano, cabe suponer que la Igualdad, a la que aluden los revolucionarios que en 1789 enarbolaron esta consigna en Francia, es la igualdad de derechos civiles en una sociedad de hombres libres, que l a deben garantizar para todos los ciudadanos. La igualdad hace referencia, en lo fundamental, a los derechos naturales de los ciudadanos de toda sociedad. Pero al no existir ninguna sociedad libre, en la que todos sus miembros gocen de iguales derechos y beneficios, la igualdad se convierte en un paradigma, en un sueo a lograrse en el transcurso de la evolucin humana; Jess la situ en el ms all y santo Toms Moro, en la isla de la Utopa, una tierra que no existe.

Si la igualdad es tan slo el ideal de los grandes pensadores, muchos de los cuales sacrificaron su vida en aras de esta causa, qu debe hacer un luchador ecunime? Se pu e de responder que debe buscar la equidad para todos los hombres, esto es, forjar una sociedad donde impere la justicia natural, donde cada uno de sus miembros est dotado de una disposicin de nimo que lo motive a dar a cada cual lo que se merece, donde el individuo acte bajo los dictados de su consciencia y no por las prescripciones rigurosas de la ley o de los textos inflexibles de los cdigos sociales; pero esto es complejo y relativo, muy difcil de conseguir.

Sin embargo, una sociedad equitativa es ms factible que una sociedad igualitaria, algo que fall en la URSS, donde, a este respecto circulaban chistes que lo decan todo. Se cuentan dos: Aqu, todos somos iguales; slo que algunos son ms iguales que otros! Bajo el capitalismo, el hombre es lobo del hombre, en el socialismo esta frmula se invierte. Sin embargo, esa sociedad era ms equitativa que cualquiera de Occidente. La gente no slo tena derecho a una educacin de alta calidad sino que era obligada a estudiar y, mediante e l estudio, poda escalar a los ms reconocidos y encumbrados lugares de la sociedad; no se puede decir lo mismo con respecto a la salud y la vivienda, donde las desigualdades eran evidentes. Los salarios soviticos fueron tambin ms equitativo que los similares del capitalismo, donde cualquier multimillonario gana millones de veces ms que un simple trabajador. Cosas as eran imposibles que pasaran en la Unin Sovitica, all la relacin entre el que ms ganaba y el que menos ganaba era de diez a uno. Cmo explicar e ntonces que a la cada de la URSS hubo gente que tuvo capital para comprar minas, fbricas e inclusive la industria petrolera de dicho pas, uno de los mayores productores de petrleo del mundo, si no fuera mediante la broma de que algunos eran ms iguales que otros y por las inversiones ilegales de Occidente?

Por todas estas razones, es que hoy por hoy no es posible la igualdad, aunque hay que reconocer que la sociedad actual es ms equitativa que las que hubo durante el Imperio Romano, la Edad Media e incluso hasta hace poco. Sucede que la equidad se abre camino a paso lento, pero, a pesar de todo, avanza sin detenerse.

La Fraternidad es, para el prncipe anarquista Kropotkin, la ayuda mutua, el principio bsico que debe regir a toda sociedad; pudo aadir que es la buena correspondencia entre quienes se tratan como hermanos, una necesidad vital en el ser humano y una facultad que debe ser desarrollada por cada uno de nosotros. La Fraternidad es la nica hija del Amor que sent lasos de unin entre nuestros congneres, pero solo logr su aceptacin entre seres semejantes, como una especie de obligacin social, y nada ms; sin duda, falta mucho para que seamos humanos.

La Fraternidad dio a luz a la Solidaridad, que complementa las fortalezas con las que el Amor dot a los humanos, para que justifi que n su fugaz paso por la Tierra; b as su principio de accin en la necesidad de prosperidad que nos embarga y nos impele a disfrutar de la vida nicamente si nos vemos rodeados de sonrisas que repelen a la agresiva saudade. Segn Oscar Wilde, el Prncipe pudo ser feliz mientras habitaba en el palacio de la despreocupacin, donde la pena era impedida de entrar y un alto muro lo separaba del mundo real. Pero cuando desde lo alto de su pedestal contempl las miserias, de cuya realidad las murallas de la urbe lo aislaban antes, sinti ganas de llorar y, con la ayuda de su nueva amiga, una golondrina despechada por la frivolidad de un junco que coqueteaba sin cesar con la brisa, reparti sus innecesarias riquezas. Y esta solidaridad transform a ambos en las cosas ms preciadas de la ciudad.

Slo el amor perfecciona al mundo y lo hace habitable para todos. Por esa causa, la solidaridad es un sentimiento de autodefensa que nos permite subsistir; aun las especies ms primitivas la sienten. Las amebas, seres unicelulares, debieron aglutinarse en organismos complejos, cuyas partes se especializaron en cumplir una tarea especfica para as, agrupadamente, existir; si tan solo una de ellas no cumpliese su funcin, el organismo entero perecera vctima de la falta de solidaridad de sus miembros. Si lo ms primitivo es solidario, cmo no lo van a ser los organismos superiores, que lo necesitan ms an? Cardmenes, manadas y jauras son formas animadas con que los animales se organizan solidariamente para sobrevivir, de otra manera seran exterminados por sus depredadores, y estos ltimos tambin se organizan para cazar a los primeros y as subsistir. Y acaso, las sociedades humanas no son formas de organizacin colectiva creadas por el hombre, que aun en su etapa ms pretrita debi constituirlas para no perecer? Lo que pasa es que este tipo de solidaridad, que podramos llamar instintiva, por surgir de manera natural, debera dar paso a una solidaridad consciente, que sea capaz de forjar en el futuro una sociedad igualitaria, en la que el hombre deje de ser lobo del hombre, como hasta ahora.

Sucede que las sociedades modernas, indudablemente ms humanas que las anteriores, no han superado an la etapa darwinista, sobre cuyas bases se forjaron. Por eso, la Solidaridad como accin, etapa superior a la instintiva, dar paso a una organizacin social en la que lo pluricultural ser la norma del accionar humano. Reconocer que ninguna cultura es superior a otra conlleva saber diferenciar cultura de civilizacin y respetar la etapa de desarrollo en que la otra cultura se encuentra, apreciar sus particularidades y enriquecerse de su diversidad.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter