Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2018

Eternos? No precisamente los imperios

Eduardo Montes de Oca
Rebelin


Quizs el hecho mismo de que la existencia humana semeje un pestaazo en el turbin del tiempo contribuya de destacada manera a que pensemos eternas nuestras circunstancias. Lo mo como imperecedero devendra la defensa subsconciente ante la dura finitud. Y la memoria histrica? La irrefutable prueba del cambio imparable? Solo quien la persigue incansable en anales y en la lectura del libro de la vida puede hacernos ver cosas como la suerte de ley del nacimiento, el florecer y la cada de todos los imperios que en el mundo han sido.

Uno de estos gures resulta el connotado profesor noruego Johan Galtung, socilogo y matemtico nominado al Premio Nobel de la Paz de 2017, el que, en entrevista realizada por el acadmico e investigador britnico Nafeez Ahmed y trada a colacin por Alfredo Jalife-Rahme, columnista del diario mexicano La Jornada, quiebra los esquematismos de quienes an confan en las aparentemente saludables arcas del To Sam y se dejan llevar por la fanfarronera de Washington sobre s y sobre otros. Los Estados Unidos van a colapsar en el ao 2020 y su poder declinar an ms con Trump, considera el experto de modo rotundo.

Base de sus asertos, el modelo de Galtung consiste en la llamada teora de sincrnicas contradicciones mutuamente reforzadas, sustentada en la comparacin del auge y el desbarranco de 10 de los aludidos emporios. Y la quintaesencia radica en que, mientras ms se ahondan esas discordancias, hay ms probabilidades de que deriven en una crisis integral que transforme drsticamente el orden vigente.

Aunque el escandinavo comenz a escribir al respecto en 1996, fecha en que el Instituto de Anlisis del Conflicto y la Resolucin, de la Universidad George Mason (EUA), le public un reporte cientfico luego borrado de la red, la construccin intelectiva alcanza su madurez en la obra, de 2009, La Cada del Imperio Estadounidense: Qu Sigue?, donde, precisa Ahmed, seala unas 15 enormes sincrnicas contradicciones mutuamente reforzadas que afligen a EE.UU., lo cual llevar al fin de su poder global en el 2020, posiblemente no sin antes atravesar una fase de fascismo reaccionario, alimentado por la capacidad de una gigantesca violencia global, la visin del excepcionalismo como el pas ptimo, la creencia en la prxima conflagracin postrera entre el bien y el mal, el culto al Estado poderoso que encabeza dicha lucha maniquea, y al lder omnipotente. Todo, una reactiva arremetida fruto de la prdida de ascendencia.

De los susodichos 15 contrasentidos estructurales que signan el anunciado fin, el catedrtico del Reino Unido entresaca los que siguen: econmicos -sobreproduccin en relacin con la demanda, desempleo y aumento de costos por el cambio climtico, militares progresivas tensiones entre EE.UU., la OTAN y sus aliados castrenses, con la creciente insustentabilidad de sus guerras, polticos papeles conflictivos de Norteamrica, la ONU y la Unin Europea, culturales tensiones religiosas con el islam y otras minoras, y sociales -cada vez ms profunda degradacin del sueo estadounidense: el criterio de que cualquiera puede prosperar gracias al trabajo arduo-.

Como seales de que la incapacidad intrnseca para resolver tales entuertos conducir al desgajamiento del vigor poltico de USA a escala global, el excandidato a Nobel muestra ciertas paradojas de Donald Trump en la esfera marcial. Con respecto a Irak, mientras por un lado el magnate convertido en mandatario ha criticado la intervencin de su pas, por otro considera que este debi haberse apropiado del petrleo de la nacin mesoriental, lo que dizque no se tratara de un robo, sino del reembolso por la inversin blica en 1.5 millones de millones de dlares.

Si atisbamos en el plano interno, Trump ha prometido deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales, levantar ms bien extender- un muro en la frontera con Mxico, y prohibir la entrada de musulmanes. A ms de que, en lugar de ofrecer una oportunidad para eludir conflictos con grandes rivales, tales Rusia y China, el Presidente se obceca, en forma estpida, en proclamar ms guerras unilaterales y empeorar las tensiones con las minoras. Para Johan Galtung, acota la cita que de Ahmed realiza Jalife-Rahme, las incoherentes propuestas polticas de Trump son evidencia del mayor declive estructural del poder de EE.UU..

La debacle del Imperio se prefigura en sucesos como el que las lites de la periferia no desean trabarse en ms batallas de Norteamrica y ser explotadas por el centro. Y el que se mantiene en vilo la propia permanencia de la OTAN, si no paga sus adeudos a un mandams que podra optar por tomar las de Villadiego del bloque atlntico, abocado en ese caso a la desaparicin, que carcomera a la par el influjo utilicemos un eufemismo- de los Estados Unidos a nivel planetario, y presumiblemente hara aicos su cohesin interna, con el ascenso de los supremacistas blancos y los soadores de la Unin transformada en una confederacin.

Bien subraya el articulista de La Jornada: aunque Galtung no se declara pesimista y, por el contrario, aduce vislumbrar la inevitabilidad de la bancarrota a guisa de una excelente oportunidad para la revitalizacin de la Repblica estadounidense, caracterizada por su dinamismo, su apoyo a los ideales de libertad, su productividad y creatividad, y su cosmopolitismo hacia los otros, el rotativo The Independent se apresura a anteponer al perito europeo la perspectiva diametralmente opuesta de Xenia Wickett, directora del programa EE.UU. y las Amricas en el think tank Chatham House. Ella desecha olmpicamente las anteriores aseveraciones, ya que EE.UU. es un poder global por varias razones. Ostenta la mayor fuerza militar en el mundo, tiene el ms robusto poder blando en trminos de sus universidades, en trminos de sus empresas y en trminos del alcance de sus multimedia. Todava es la mayor economa en el mundo. La idea de que cualquiera de estas cosas cambiar en los prximos aos est fuera de la realidad.

Objetividad de la intelectual, o simple mirada ideologizada y anhelante de convencer a cualquier precio a las muchedumbres? Coincidamos con Jalife-Rahme en que es muy discutible la infatuacin de Xenia Wickett. Sin contar la resurreccin militar de Rusia, en los prximos tres aos China desplazar a EE.UU. como la mxima superpotencia geoeconmica. Tres aos se encuentran a la vuelta de la esquina y alguien se va a equivocar. Lo sabremos muy pronto.

Los aliados se amotinan

Por intermedio de la agencia noticiosa Reuters, Christopher Aluka Berry nos depara la resea de un artculo pergeado para Russia Today (RT) por Sreeram Chaulia, decano de la Escuela Jindal de Asuntos Internacionales, en la ciudad de Sonipat (La India). Con apodctico tono este escribe que el acuerdo firmado entre Rusia y Turqua acerca de los suministros de sistemas antiareos S-400 supone "un revs para el bloque militar estadounidense de la OTAN". Lo cual en buen romance significa que los conjurados ya no lo son tanto, o que estn procurando no serlo. Sucede que Trump ha llevado a la OTAN a un punto de crisis, y ahora hay una ola de aliados que optan por la autonoma en vez de por la dependencia asfixiante".

Conforme al conocedor, a pesar de los desacuerdos y las tiranteces, hasta hoy ningn Estado miembro haba roto "la norma no escrita" de evitar la cooperacin estratgica de defensa con Rusia. Que el presidente Erdogan "pudiera contemplar una iniciativa tan audaz y socavar la lgica antirrusa inherente a la OTAN" dice mucho sobre "cun dramticamente EE.UU. est perdiendo su control sobre sus aliados".

Para el analista, el capitn a cargo, Donald Trump, representa el mximo culpable de que el bloque se halle en ese punto, pues en breve tiempo en el Despacho Oval ha conseguido "deconstruir una estructura internacional de confianza y fe cuidadosamente construida" desde la Segunda Guerra Mundial. En cuanto a Ankara, la decisin trumpiana de suministrar directamente armas a los kurdos sirios en mayo de 2017, as como la falta de avance en la demanda de extraditar al clrigo Fetul Gulen, acusado de actividad antigubernamental, "han amortiguado las esperanzas iniciales de que la nueva Administracin estadounidense sera afn", afirma Chaulia. Por otra parte, las investigaciones legales en curso y los cargos contra los guardias de seguridad y los polticos turcos en el sistema de justicia estadounidense han aadido lea al fuego. Y en respuesta a tales desprecios y amenazas, un estadista atrincherado y grandilocuente como Erdogan opta por buscar nuevas alineaciones para dar a EE.UU. una enseanza". La compra de los cohetes "es una rplica en la cara de Trump, que daba por sentada la lealtad de Turqua.

Este ltimo semeja un paquidermo en una cristalera, ya que, indiferente al que Catar alberga la mayor base norteamericana en el Oriente Medio, en su manejo de la confrontacin del pequeo pas con Arabia Saudita "cay en la trampa" y "tom partido descaradamente" a favor de Riad en la lucha con Doha por la preeminencia entre los reinos rabes del Golfo, explica el observador. As que Catar aprendi lecciones similares a las de Turqua, acercndose ms a Irn y a Rusia, y tambin involucrando a elementos neutrales, como Omn y Kuwait. El que Doha no cediera a las demandas de sus rivales y se mantuviera firme a pesar de las declaraciones de Trump contra ella "muestra cunta influencia EE.UU. ha perdido en Oriente Medio", apunta el autor del artculo citado por Reuters.

Pero el texto no concluye ah. En Asia, donde la seguridad se est deteriorando rauda, el jerarca tampoco ha ayudado, al decantarse por insultar y rechazar a sus socios. Corea del Sur ha sufrido "un prematuro revs de confianza" por los agresivos llamamientos del Csar a desechar el "horrible acuerdo comercial" conocido como KORUS, debido al creciente dficit de USA en ese plano. La insistencia en que Sel pague mil millones de dlares por el sistema antimisiles THAAD y su anterior sugerencia de que esa capital y Tokio adquieran sus propias armas nucleares "han sembrado grandes dudas" en torno a la enraizada costumbre de que EE.UU. asuma los costos para proteger a sus amigos y as "obtiene su gratitud y aceptacin".

Shinzo Abe, el premier nipn, pudiera vanagloriarse de ser el nico cofrade importante a quien Trump no ha tratado incorrectamente. Sin embargo, en cuanto a la cuestin que en s le importa a Japn si lo ampararn de una China cada vez ms fuerte y de Corea del Norte no tiene garantas estratgicas inequvocas de la Casa Blanca. Para mayor inri de la nueva Roma, tambin Australia est "reconsiderando su tradicional dependencia" de los Estados Unidos y da visos de disponerse a aceptar "la supremaca inevitable de China", opina Chaulia, para agregar que "las malhumoradas relaciones" personales de Trump con el primer ministro Malcolm Turnbull denotan "un malestar ms profundo".

Ahora, los desajustes no quedan en lo expuesto. La ltima encuesta del Pew Research Center revela cmo el monarca de Washington frustr las relaciones con las naciones latinoamericanas, y, en concreto, con Mxico, su "chivo expiatorio favorito" en comercio e inmigracin. Solo cinco por ciento de los consultados dicen confiar en Trump, frente al 49 en Obama al final de su mandato. Asimismo, la renegociacin del TLCAN forzada por el inefable Donald ha indignado a los vecinos del sur y mellado sus expectativas" respecto de la voluntad de una actuacin justa desde el norte. En ese contexto, al deshacerse de las polticas liberalizadoras de su predecesor hacia Cuba e insinuar que cuenta con una opcin militar para enfrentar la crisis poltica en Venezuela, ha reencarnado el espectro del feo estadounidense y el imperialismo yanqui en Amrica Latina". No obstante el que no se distinga todava la zona de desmoronamiento total, alerta el entendido, s llaman la atencin acerca de un venidero cisma cosas tales el rechazo de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francs, Emmanuel Macron, a las directrices negativas sobre el cambio climtico, el proteccionismo comercial y el manejo del terrorismo islamista.

Pagar el pato

En tanto miradas de mirones en todo el orbe atribuyen a Donald Trump el origen, o el recrudecimiento de la debilidad gringa, por sus incongruentes, nada salomnicas soluciones a mil y un asuntos, comentaristas como Vicky Pelez, en SPUTNIK MUNDO, apuntan asimismo al desastroso legado que le dejara el por unos cuantos aplaudido Barack Obama. La presuncin del antecesor de haber salvado la economa global y nacional de la Gran Depresin, lo que ha sido bastante bueno y de lo que me siento orgulloso, no ha impresionado a muchos especialistas. Algunos incluso lo ubican entre los peores presidentes de EUA en relacin con el desarrollo. Y afirman que el mediocre crecimiento, que nunca ha excedido 2,5 por ciento, ha derivado de los altos precios del petrleo. En los primeros tres meses de 2016, el PIB registr solo 0,5, y el primero de octubre se elevaba a 1,2 por ciento. Por ello constituyen mera retrica las declaraciones de que "nuestra economa se recuper de la crisis mucho mejor y con mayor solidez que el resto de las economas en el mundo". Esto es no percibir la situacin que est atravesando su pas, donde, segn el Bureau of Labor Statistics, si el ndice de la Participacin Laboral en 2008 era del 66 por ciento, en el 2016 bajaba al 62,8. El nmero de norteamericanos que sobrevivan gracias a los cupones de comida aument en los ocho aos de la gestin obamiana de 33 millones a 46 millones, un incremento del 39.5 por ciento, de acuerdo con el Bur de las Estadsticas de Anlisis Econmico, cuyos datos compuls Pelez, quien repara en que un informe de CNSNEWS dispara la cantidad hasta 101 millones de personas.

Al parecer -y claro que muy errneamente-, a los acaudalados no les preocupan en demasa las anotaciones de diversos estudiosos alrededor de que EE.UU. anda sumergido en un proceso de decadencia y posible desintegracin al estilo de la Unin Sovitica, puesto que las lites se solazan con que, mientras cerca del 80 por ciento de la compraventa mundial se efecte en dlares, el 40 por ciento de los pagos internacionales transcurrir en la misma moneda, y el 65 por ciento, poco ms, poco menos, de las reservas de divisas a nivel universal utilizar el llamado billete verde. La hegemona de Washington seguir prcticamente intacta, estima Pelez, quien escribi esto antes de una noticia que ha conmocionado a ms de uno. Desde el 26 de marzo de 2018, China lanz la emisin de futuros de crudo en yuanes, lo que ha asestado un hercleo golpe a EE.UU. La medida ha acarreado un gran impacto en los precios del petrleo, que ya han alcanzado, por este y otros motivos, 70 dlares por barril, y ms, as como en las cotizaciones del oro, merced a que el dinero del dragn a diferencia del estadounidense est ligado a los registros del metal precioso.

A las selectas plyades gringas debera intranquilizarles igualmente el despegue de la deuda nacional, que en los ocho aos de presidencia de Obama, asegura la colega, lleg a equivaler el 77.2 por ciento del PIB, y se prev que en un decenio alcance el 85.8 por ciento. El dbito correspondiente al 2016 afirm Pelez en su momento- est superando todo el valor fsico combinado de todas las divisas del mundo, que asciende a 5.000.000 de millones de dlares, sumando el valor del oro, que es de 7.700.000 de millones de dlares, y la plata, valorada en 20.000 millones de dlares.

Las causas del estropicio?

Ral Zibechi se pronuncia en SPUTNIK. Desde la crisis financiera del 2008, la desigualdad y la amenaza del impago de la deuda de los EE.UU. han sido temas recurrentes en los anlisis sobre la erosin de la hegemona global de Washington. El panorama presente es el siguiente: gobiernan los multimillonarios, sector al que pertenece la mayora de los miembros del Congreso; la clase media est desapareciendo; los salarios estn estancados y la pobreza crece exponencialmente, concentrada en ciertos barrios y regiones. En vez de trabajo estable bien remunerado, los nuevos empleos son precarios y mal pagados, sin la posibilidad de que el trabajador tenga un desempeo profesional ascendente. Si el sistema era estable en la dcada de los 50 y la sociedad se mostraba optimista y confiada, qu se puede esperar en este perodo en el que las mayoras sufren serio retroceso? Adems, ya no existen espacios comunes compartidos por los diferentes sectores sociales: los ms pobres, en particular negros, tienen como referente la crcel y la exclusin; los ms ricos se socializan en espacios exclusivos que los dems ni siquiera suean conocer. La clase media no puede referenciarse en ninguno de ellos.

Y es que EE.UU. ya no cuenta con la posibilidad de negociar algo que funcione como lo haca el petrodlar, que en el 1971 le permiti al presidente Nixon anunciar la suspensin de la convertibilidad del billete estadounidense en oro. Sin aquel apoyo de la monarqua saudita, que sostuvo la cotizacin y el comercio del petrleo en dlares, el billete verde no se habra mantenido casi medio siglo como referencia mundial sin competencia alguna

Por cierto, al hojear pginas de tal ndole, nos viene a las mientes, cual indefectible ritornelo, el pronstico del colapso de los Estados Unidos en 2020. Y aun si el profesor noruego Johan Galtung pecara de tremendista, acaso la vida no ha resultado una suerte de carrera de relevos en lo tocante a los imperios? S, apelemos a la memoria histrica.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter