Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2018

La insurreccin en Nicaragua, la tergiversacin y el encubrimiento de la izquierda

Juan Gmez
Rebelin


En Nicaragua el gobierno est asesinando y desapareciendo a los manifestantes con mtodos propios de dictaduras del Plan Cndor: 108 muertos, cientos de heridos y numerosos desaparecidos. La poblacin est atnita, todo nicaragense era consciente del estado de corrupcin absoluta y autoritarismo antidemocrtico instaurado por un Frente Sandinista prostituido, degenerado, purgado y antipopular; pero el descaro e hipocresa con la que estn ejecutando a los manifestantes, al mismo tiempo que en la televisin lo niegan con un discurso disociado y victimista, alegando una ridcula conspiracin imperialista inexistente, ha provocado una unanimidad popular y no partidaria, que supera incluso a la de la que hubo contra Somoza.

Una hipocresa comparable con el encubrimiento y tergiversacin que observamos en la izquierda internacional y su prensa, como Telesur, olvidando que su misin es a favor del pueblo y la equidad social, y no amparar a una familia de multimillonarios strapas, los Ortega-Murillo, que construyeron un imperio empresarial, a la vista de todos, sobre la sangre de 50,000 muertos de una revolucin que fue para crear un pas mejor.

Recientemente la cadena de manipulacin de masas CNN contrat a James Clapper, exdirector de Inteligencia Nacional, a Michael Hayden, exdirector de la CIA y la NSA, y a James Marks, jefe de Inteligencia de la Armada. Hace unos aos sali a la luz la colaboracin, en las propias oficinas de CNN, de efectivos del 4 Grupo de Operaciones Psicolgicas del Ejrcito (con sede en Fort Bragg), para disear noticias relativas a conflictos como los de Yugoslavia. Con similar armamento intelectual las cadenas de prensa hegemnicas ligadas a corporaciones y bancos, mantienen un libreto propagandstico intenso y permanente en favor del neoliberalismo, la bondad de la globalizacin de las corporaciones y de las polticas neoimperiales. En todos sus espacios y entrevistas (a Edn Pastora, Sergio Ramrez, al cdte. Hugo Torres, y a cualquiera que se cruce), Fernando del Rincn, o Camilo Egaa, insisten una y otra vez en forzar la comparacin de la insurreccin popular de Nicaragua, con las manifestaciones de Venezuela, y denigrar repetidamente a esta ltima, a los otros gobiernos disidentes, como Ecuador o Bolivia, y cualquier poltica encaminada a recuperar la gestin de los recursos naturales en beneficio del pas, arrancndolos de las garras de la corporatocracia y del control de los EEUU... Es su agenda.

Pero las grandes mentiras y el encubrimiento de los crmenes de Ortega-Murillo, estn siendo divulgados por la prensa progresista, como Telesur, y por los grupos y partidos internacionales de izquierda (como Izquierda Unida de Espaa), que replican el patrn de explicaciones que usaron en las crisis de otros pases de Amrica y del mundo: Imperialismo gringo y desestabilizacin externa, como si en Nicaragua bastara con repetir los clichs perezosamente memorizados correspondientes a realidades distintas, y como si tuvieran la obligacin de defender a cualquier mafioso solo porque se ponga una camiseta del Che. Las diferencias son tan claras que es insultante semejante tergiversacin, y ambas partes faltan escandalosamente a su obligacin tica de valorar con rigor los hechos y caractersticas especficas de cada pas. Esta negligencia es invaluable municin que se usar para el desprestigio de los movimientos de equidad social y desarrollo sostenible en el continente.

Los paralelismos puede ser establecidos entre Nicaragua, Venezuela y otros pases, pero de forma contraria a como lo estn haciendo dichos actores, y las similitudes aparentes deben ser analizadas a partir de las diferencias de contexto:

En Venezuela la oposicin liderada por dinastas de magnates cuya apropiacin del estado y sus recursos se remontan a la independencia de Espaa (Lpez), comenz a dar golpes de estado y sabotaje continuo desde 2002, en coordinacin con EEUU, as que el cuento de que las protestas son "producto del mal gobierno" es falso (y la calidad del gobierno sera un anlisis aparte); por el contrario en Nicaragua ningn gobierno tuvo que enfrentarse a sabotajes o golpe de estado semejantes en todo el periodo democrtico, nadie especula con la moneda ni con alimentos o medicinas ms que los propios funcionarios corruptos instalados y amparados por el gobierno. La MUD llam y organiz la violencia; en Nicaragua los actores llaman a la no violencia para que no sea usada como excusa por el gobierno, deseoso de deslegitimar las manifestaciones.

Entre los "estudiantes" instigadores de protestas en Venezuela hay grupos vinculados a Uribe, a partidos neonazis y a las dinastas de magnates ladrones dueos de la miseria del pas durante 2 siglos hasta la victoria democrtica de Chvez; reciben entrenamiento paramilitar e instrucciones terroristas (no hay ms que ver la confesin y fotos de Lorent Saleh); asimismo reciben apoyo de fundaciones ligadas a gobiernos extranjeros; en Nicaragua est protestando EL PAIS ENTERO, todos los sectores, y los primeros que lo hacen son los que lucharon en la revolucin contra Somoza, dolidos al ver que no hay ni rastro de la revolucin, y que el Frente Sandinista, fue depurado hasta convertirse en un nido de corrupcin, autoritarismo y enriquecimiento privado embobando al pueblo con migajas. La crtica ante el estado de autoritarismo y corrupcin, que culmina en la actual masacre es unnime: desde embajadores de la revolucin, como los Meja Godoy, hasta comandantes histricos como Baltodano, Tllez, Tinoco, Jaime Wheelock, Hugo Torres, Henry Ruiz, Carrin, o exministros sandinistas como Sergio Ramrez, y el propio hermano de Ortega, el general Humberto Ortega, exjefe del Ejrcito Popular Sandinista, le han censurado gravemente.

En Venezuela hay un dominio abrumador de la prensa privada hostil al gobierno hasta abusar de la mentira: la TV oficialista apenas tiene un 5% de porcentaje de audiencia, lo cual ha facilitado la difusin del embuste de que el gobierno domina los medios; semejante distribucin de la propiedad anula la posibilidad de censura. Antes de 1989 la CIA conect en Venezuela con Eladio Larez, presidente de Radio Caracas Televisin RCTV como canalizador de fondos hacia la oposicin de Nicaragua para realizar acciones opuestas al gobierno sandinista, incluyendo financiacin para el diario La Prensa y otros medios. En febrero de ese ao RCTV encubri la masacre cometida por el gobierno de Carlos Andrs Prez en el Caracazo al no emitir imgenes del desastre. En 2002, cuando la oposicin dio el golpe de estado contra Chvez, RCTV de nuevo encubri la represin del autoproclamado gobierno golpista de Pedro Carmona, emitiendo dibujos animados y telenovelas mientras los golpistas repriman y mataban a la gente en las calles. Exactamente el mismo encubrimiento de la represin sangrienta que estn haciendo en Nicaragua la mayora de los medios, que fueron acaparados a ttulo privado por la familia Ortega-Murillo, a travs de sus hijos Juan Carlos, Carlos Enrique y Camila: Canal 4, Canal 6, Canal 8, Canal 13; y el grupo de canales 2, 9, 10 y 11 del empresario ngel Gonzlez afn a Ortega. Para intentar encubrir mejor la ignominia, a varios medios independientes se les cort la seal, por ejemplo el canal 100% Noticias, y se incendi Radio Daro en Len, usando la censura en su forma ms primitiva e inmoral.

En Venezuela hay un  sistema electoral sofisticado y transparente, con un proceso de auditoria minuciosa en que participan todos los partidos, y una mesa de alto nivel como testigo, formada segn el acuerdo de garantas electorales firmado este ao por todos los partidos participantes en las elecciones; ya en 2012 el expresidente Carter alab el sistema, en 2013 la propia cadena de la mafia gubernamental derechista espaola, RTVE, titul que el sistema es limpio, y en 2015 el periodista opositor Eugenio Martnez explico en un artculo la prctica imposibilidad de fraude basndose en un documento elaborado por tcnicos de la MUD; de hecho en el ltimo referndum los que hicieron fraude fueron los magnates de la oposicin, incluso quemando centros electorales para impedir el voto, y comprando votos en las legislativas, razn por la cual los diputados de Amazonas fueron inhabilitados.

Daniel Ortega tiene secuestrado el poder, su gobierno no es legitimo. El fraude electoral es perpetuo, no lo audita nadie ni hay observadores, y eso ha aglutinado al pueblo, de cualquier ideologa: no solo comete fraude sistemtico en las elecciones gracias a su sirviente Roberto Rivas, no solo pact con el lder del partido opositor Arnoldo Alemn, y con su esposa Rosario Murillo, encubridora de la violacin de su hijastra, sino que su reeleccin es anticonstitucional: la burl usando a su lacayo de la corte suprema de justicia, el magistrado Francisco Rosales, para que dictaminara que s poda ser reelegido. En las elecciones ltimas, la frustracin de la gente hizo que apenas un 20-30% del censo fuera a votar, entre ellos los que deben ir obligados debido a los puestos de trabajo clientelista, que el gobierno les da a cambio de un porcentaje mensual de su salario, y de su sumisin y apoyo obligado en las marchas y manifestaciones, en las que se pasa lista hasta tres veces, y cuya asistencia es engordada mediante el pago, a cualquiera que se preste, por asistir a las mismas. Los centros de votacin estaban vacos como nunca. El artfice del fraude, Roberto Rivas, fue protegido por el gobierno ante la reciente aplicacin por parte de los EEUU de la Ley Magnitsky dirigida a congelar cuentas y cancelar visas a funcionarios acusados de corrupcin. Ya haba sido acusado en 2002 por desvo de fondos, y hace ostentacin de su opulencia corrupta: posee una flota de vehculos de lujo, jets, yates y mansiones en Nicaragua, Espaa y Costa Rica (donde su hermano es embajador puesto por Ortega), cuyo valor supera en solo en este ltimo pas los 3 millones de dlares. Al menos en Venezuela hay posibilidad de retirar del poder a un presidente, mediante referndum revocatorio, en Nicaragua no.

 As que cuando el diputado de Izquierda Unida (Espaa), Jos Couso, habla en la Eurocmara (29-05-2018) de que los manifestantes atacan a un gobierno legtimo su mentira es insultante para las vctimas y para toda la izquierda. Repitiendo injustamente el libreto de Venezuela lo nico que hace es denigrar a todos los movimientos progresistas legtimos de Amrica, al ponerse del lado de una familia de potentados que roban y asesinan a su pueblo escudados en palabrera revolucionaria, y en contra un pueblo que reclama democracia.

En las protestas de Venezuela de 2014-2017 el gobierno dio orden expresa de no usar armas letales; abundan los videos que exponen los  asesinatos: por un lado casos de guardias que infringieron la orden y fueron procesados; tambin hubo casos de colectivos chavistas similares a las turbas de la Juventud Sandinista (JS), y varios jvenes murieron al explotarles los morteros o granadas que manipulaban; por otro lado los lderes de la oposicin organizaron a grupos de malandros para incendiar, saquear y matar inocentes; y para ello les pagaron con droga, alcohol o dinero, y adems dieron instrucciones pblicas para que la gente corriente se animara a asesinar personas; tal es el caso del exgeneral opositor ngel Vivas que oriento cmo instalar los alambres de pas para degollar motorizados, con xito notable asesinando a varios inocentes que simplemente salan de su trabajo, o la instruccin de tirar desde edificios botellas con hielo resultando en el asesinato de una mujer que caminaba pacficamente, o la quema de personas como el joven Orlando Figueroa al que rociaron combustible y prendieron fuego logrando su muerte das despus, todo lo cual est grabado.

En Nicaragua el gobierno orden disparar a las personas y envi bandas con sicarios: civiles, policas vestidos de civil y reos liberados a tal fin; se les proporcionaron armas de fuego para atacar, matar y desaparecer  a los manifestantes que inicialmente no tenan armas; ante estos ataques los estudiantes se hicieron con morteros caseros para repeler a las incursiones continuas y gratuitas de los sicarios; da y noche, desde el inicio, quebrantando continuamente el estado pacfico de las protestas en la calle y universidades, y vulnerando el derecho constitucional de manifestacin. Prfidamente el gobierno orden a los hospitales pblicos que no atendieran a los heridos, que tuvieron que ser llevados de un hospital a otro en su agona.... doble crimen. Y todo eso est grabado y fotografiado, incluyendo imgenes de la polica tolerando los saqueos que se hacen selectivamente, en empresas que no sean de la cpula gubernamental, con el fin de deslegitimar las protestas y atemorizar a la gente. En un pas tan pequeo, de 6 mill. de habitantes, es imposible encubrir eso, por lo que la negacin por parte el gobierno es tan ignominiosa como ineficaz para todo el que viva en el pas. Cualquiera conoce a alguien al que le han ofrecido dinero por participar en las bandas agresoras. El que quiera buscar semejanza con VENEZUELA, la encontrar con la de febrero de 1989 cuando Carlos Andrs Prez orden disparar  a los manifestantes resultando entre 300 y 3000 muertos (no se sabe porque destruyeron los archivos).

En Venezuela la Iglesia es sectaria, partidaria, clasista, racista y opuesta al desarrollo equitativo de la sociedad en grado sumo, hasta el punto de hacer proselitismo en plpito y prensa; ... en gobiernos anteriores incluso cobraron alquiler por albergar refugiados en un edificio suyo durante inundaciones...; en Nicaragua no se da semejante extremismo, aunque la jerarqua estaba enajenada por la obsesin anticomunista de Juan Pablo II, y luchaba contra la justicia social y el desarrollo equitativo, en la revolucin particip un sector de sacerdotes que tuvo gran importancia social: 3 de ellos fueron ministros de la revolucin, y posteriormente en la democracia un sector de la iglesia fungi como intermediaria de reconciliacin nacional. Los jesuitas exigen al gobierno el cese de la represin y las mentiras, estn del lado del pueblo exigiendo justicia y derechos humanos, como lo estaban en El Salvador monseor Romero e Ignacio Ellacura, asesinados en los 80.

En Venezuela el  poder econmico est en manos de dinastas de empresarios agrupados en Fedecamaras, Consecomercio o Venamcham, que son los que desestabilizan la economa para recuperar todo el control parasitario que tuvieron siempre y cuya demostracin de aptitud fue terminar el siglo XX con 80% de pobreza; las grandes empresas son continuamente atrapadas acaparando, contrabandeado y especulando con los productos de consumo, desde hallazgos de bodegas llenas de medicamentos vencidos, hasta la destruccin de millones de huevos, o carne desviada para el mercado negro o contrabando a Colombia; todo eso est grabado al alcance de cualquiera; los empresarios aumentan un 30% el precio de los productos de un da para otro sin razn alguna, participando en la espiral de sabotaje econmico, y se aprovechan de trucos para especular con el dlar barato suministrado por el gobierno; estas prcticas especulativas ya las cometan en los 80 como puede comprobarse en hemeroteca; las familias empresariales como los Mendoza, dueos del emporio alimentario Polar, creado gracias a sus cargos de ministros o presidentes en periodos anteriores, ya fueron catalogados como parsitos especuladores por el dictador Marcos Prez Jimnez. El dueo de Banesco, el mayor banco privado del pas, Juan Carlos Escotet, como tantos otros, participa en la desestabilizacin de la economa, hasta el punto de que su banco acaba de ser intervenido en la operacin Manos de Papel, por albergar una inmensa red de especulacin monetaria y de sabotaje financiero.

Mientras que en Nicaragua la familia Ortega-Murillo, usando un hipcrita discurso antimperialista, solidario, cristiano y socialista, han adquirido un emporio empresarial al estilo de Obiang o Somoza, mediante el desvo masivo de fondos pblicos, que adems de la prensa antes mencionada incluye construccin, alimentos, generacin de energa y hoteles (pej. Seminole), as como participacin en megaproyectos a travs de testaferros o coimas: su hijo Laureano Ortega se ocupa de sacar tajada de todo gran proyecto a travs de su organizacin de fomento de inversiones ProNicaragua; fue el que trajo al empresario chino Wan Jing (ya quebrado y desaparecido) para financiar un canal interocenico ficticio, que no fue ms que una farsa para robar tierras y fondos en un proyecto que ni siquiera tena apoyo del gobierno chino. Rafael Ortega, otro hijo, se ocupa de los negocios internos, como la distribucin de petrleo, sangrando al pueblo con los precios de combustible y tarifas elctricas ms caros de la regin, eso s con la retrica revolucionaria siempre en la boca. Adems el gobierno afianz su posicin mediante una alianza con la empresa privada, sin desestabilizacin de ningn tipo, ni interna ni externa. En el caso de Nicaragua la patraa de conspiracin imperial por la amenaza el canal interocenico es inverosmil por la propia naturaleza inexistente de dicho proyecto.

Su control es absoluto en todos los poderes del Estado, los jueces son nombrados a dedo incluso recin egresados de la carrera de derecho. El partido sandinista fue depurado de toda persona con espritu revolucionario, solidario y decente. El gobierno ha desarrollado un sistema de control comunitario partidario y clientelista, que usa para impedir el acceso a puestos de trabajo o el desempeo profesional de todo el que se sospeche que no comulga con el gobierno. Este grado de control imposibilita que las maras vecinas o los carteles externos de la droga se establezcan en el pas, por lo que es ridcula la pretensin de que las protestas puedan estar manipuladas por grupos imperialistas externos infiltrados para el sabotaje y la desestabilizacin.  

En Venezuela hay 2,219 Km de frontera incontrolable con el mayor proveedor de droga de EEUU, Colombia, cuyos sucesivos presidentes y congresos se han sealado por estar vinculados al narco-paramilitarismo, y caracterizado por el asesinato continuo de sindicalistas, lderes sociales, y polticos opositores. Cuenta con asesores gringos en 7 bases militares de EEUU participando del sabotaje a Venezuela; adems Colombia ha creado leyes especficas para aprovecharse del contrabando de extraccin de Venezuela y de la especulacin de la moneda desestabilizando continuamente al pas vecino, incluso protegiendo las redes de especulacin. En Nicaragua no hay una fuente de sabotaje permanente similar.

En Venezuela los partidos de oposicin hacen y deshacen, sus lderes son una red de familias de magnates cuyas fortunas se hicieron gracias al expolio y corrupcin desde cargos gubernamentales en los siglos XIX y XX, incluyendo la financiacin del partido de Leopoldo Lpez con fondos de PDVSA cuando su mami era directiva de la empresa: otra similitud con la MUD de Venezuela, ya que Rafael Ortega como se dijo antes, tambin usa el petrleo para saquear su patria. Tienen inmensa financiacin y libertad para maniobrar hasta el exce so, incluso financiacin ilegal de organizaciones paragubernamentales de EEUU con funcin de sabotaje de gobiernos discrepantes: USAID, OTI, NED, Freedom House, IRI...; por eso hay continuamente muertos electrocutados por sabotear torres elctricas; las guarimbas violentas de 2014-2017 fueron organizadas por los lderes-magnates de la oposicin como Leopoldo Lpez o Antonio Ledezma; sin embargo en Nicaragua las protestas no son partidarias, y se expulsa a cualquiera que lleve algn smbolo partidario; ni siquiera hay partidos slidos de oposicin porque la familia Ortega-Murillo se dedic a sabotear el desarrollo poltico democrtico de los partidos, y llego a un pacto con el expresidente Arnoldo Alemn, sentenciado por corrupcin, para sacarle de la crcel a cambio de que hunda a su partido.

En el siglo XX, la hemeroteca y Transparencia Internacional situaron a Venezuela, entre los pases ms corruptos del mundo , con ancdotas como que en los 70-90s alberg cmodamente a la familia Cuntrera y Caruana, los banqueros de la Cosa Nostra, relacionados con la familia Gambino, y cuya conexin Miami-Caracas se convirti en autopista de trasiego de herona, cannabis y cocana; la DEA tuvo que amenazar con una incursin militar para que el gobierno de Carlos Andrs Prez los entregara en 1992, el mismo presidente condenado por corrupcin; lamentablemente dicha lacra no cambio mucho en el siglo XXI, sin embargo el gobierno de Maduro continuamente est denunciando pblicamente y desmantelando redes de corrupcin interna y externa al gobierno: recientemente desmantel la de la fiscala general, y la de PDVSA, con extensas explicaciones pblicas al respecto, y este mismo mes de abril desmantel una red de funcionarios que desviaban medicamentos e insumos mdicos al mercado negro. Contrariamente en Nicaragua la familia Ortega-Murillo no ha dedicado ni una frase de sus mltiples e infantiles discursos balbuceantes al tema de la corrupcin general que ellos mismos han instalado a todos los niveles del Estado. Ms bien se han especializado en burlarse del pueblo como cuando en 2017 la jueza de Tipitapa, famosa por su depravacin fue grabada infraganti, y todo lo que hizo el gobierno fue moverla al juzgado de Ciudad Sandino, para que siguiera corrompiendo all.

Perestroika, URSS. Desde 1989 el PCUS aument el establecimiento de empresas tapadera, sociedades annimas y empresas de economa mixta, y los oficiales de la KGB comenzaron a instalarse cmodamente en la direccin de estas compaas. Un ao despus de la expulsin de Gorbachov, en la era Yeltsin, surgieron unos 2,600 clanes mafiosos: la KGB se puso a la tarea de supervisarlos y coordinarlos, y se crearon ms de 260 bancos como Bank Menatep, para el blanqueo de dinero. Algunos de sus hitos fueron el atraco de 500 toneladas de oro del Banco Central Sovitico, o el desvo de 4,800 millones de US$ de prstamo del FMI, por la red de corrupcin en que particip la hija menor de Yeltsin, Tatiana Dyachenko, y los magantes creados ad-hoc: Boris Berezovsky y Roman Abramovich, entre otros. Una trama parecida es la organizada en Nicaragua por la cpula depurada del FSLN, encabezada por la familia Ortega-Murillo, que entre otras cosas, desvi 4.000 millones de dlares de la cooperacin venezolana, mediante las corporaciones ALBANISA y CARUNA, manejadas como casino familiar y destinadas en parte a proyectos privados de sus allegados, sin rendir cuentas a nadie, y que tiene que ser devuelto ahora al Banco Central de Venezuela con cargo al pueblo.

El propio Ortega no est preso por violacin de su hijastra, porque compr el silencio de su esposa a cambio de que sta dirigiera el pas; asimismo el hermano de una menor fue encarcelado y torturado por denunciar la relacin de Ortega con la adolescente en 2005. De nuevo los incoherentes de la izquierda espaola, no deberan hacer paralelismos ni con Chvez, ni con Pepe Mgica, ni con Evo Morales, sino con el dictador paraguayo Alfredo Stroessner que violaba unas 4 nias por mes (segn las investigaciones de la Direccin de Memoria Histrica de Paraguay).

Pero el colmo de la falta de profesionalismo y tica de periodistas y partidos de izquierda es no exponer las diferencias en cuanto a la quiebra del Seguro Social, que ha sido el detonante  en Nicaragua:

La familia Ortega-Murillo tiene al INSS en quiebra por malversacin identicamente a como lo dej la dinasta Somoza, que haba usado tres cuartas partes de las reservas de INSS para fines espurios... y casualmente igual que en la Venezuela de Caldera y predecesores, que culminaron el expolio financiero de dcadas anteriores, con una quiebra tal que en 1997 directamente legislaron para la liquidacin y privatizacin del seguro social; como las elecciones estaban prximas y no daba tiempo al debido proceso, recurrieron al atajo de decretar una Ley Especial Habilitante en 1998... Este desastre lo evit Chvez al ganar las elecciones, y a pesar de encontrar las arcas vacas logr pasar de 387,000 pensionados en 1999 hasta los 3.4 millones en abril de 2018:, logrando el hito en Amrica Latina de un 100% de cobertura de la poblacin de adultos mayores; incrementando adems dicho estipendio desde el 75% del salario mnimo de la poca anterior, al 100% de dicho salario ms bonos especiales adicionales.

Casualmente los desinformadores se olvidan de las manifestaciones de marzo de 2013 ante la Gobernacin de Miranda, porque el gobernador, un tal Capriles Radonski, adeudaba el pago de pensiones a 1,740 docentes jubilados.... desde 2010.... el mismo luchador por la democracia acusado de financiarse con sobornos de Odebrecht, y hroe de CNN, PRISA y del mafioso Rajoy (quiz el presidente del partido ms corrupto de Europa).

Mientras tanto el mundo se queda pasmado ante Almagro, el lacayo del Ministerio de Colonias Yanky (OEA), cuando destilando las ms vil hipocresa en la Voz de Amrica, dedica a Ortega un discurso de ternura e indulgencia alucinantes, para venir a decir que su misin es contra las dictaduras de Venezuela y Cuba, y que lo que receta para ellos no aplica para Nicaragua.

As que el oprobio de la prensa corporativa, cuya agenda nica es el desprestigio de cualquier alternativa de gobierno que ponga coto a los desmanes de las corporaciones, y su centenario dominio bananero, es igualado por la actitud infame de la prensa progresista y ciertos polticos de izquierda inmoral que, con falsas comparaciones, equiparan a gobernantes legtimos y beneficiosos para su pas, como Evo Morales, con los magnates saqueadores Ortega-Murillo, que tienen secuestrado el poder ilegtimamente a sangre y robo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter