Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2018

Eutanasia: apunte para una reforma constitucional

Juan-Ramn Capella
Infolibre


Los derechos fundamentales constitucionalizados no son naturales, sino convencionales, histricos. Por eso es posible proponer que su catlogo sea modificado. Y no para restringirlo, sino para consolidarlo y adaptarlo a necesidades bsicas de los seres humanos que an no han obtenido reconocimiento constitucional.

El inmediato derecho pendiente de reconocimiento constitucional es la eutanasia. La eutanasia es el suicidio asistido.

Derecho a la eutanasia no es el derecho al suicidio. Este ltimo ya lo tienen los suicidas. La tentativa de suicidio no es ilegal. La eutanasia es el derecho a ser ayudado lcitamente por otras personas para terminar voluntariamente con nuestra vida sin dolor y con dignidad.

Las instituciones, los nosotros el Estado, la familia, una religin, cualquier otro tipo de comunidad tiene deberes especiales de proteccin sobre cada una de las personas hasta que stas alcanzan su mayora de edad: la edad convenida para ser vistas por las instituciones como personas autnomas.

As, la familia, por poner un ejemplo, y sea lo que se entienda culturalmente por familia, tiene el deber de proteger la vida de sus miembros menores. Pero no lo tiene para siempre: de otro modo les negaramos a las personas su autonoma.

En culturas como la espaola, tanto y tan mal modeladas por visiones talibnicas del cristianismo, resulta difcil hablar de eutanasia sin escapar a la persecucin del irracionalismo. Por eso evitar argumentar sobre cuestiones ya debatidas en reas culturales prximas y afirmar sin ms la autonoma personal. Ningn estado, ninguna religin, est por encima de nuestra conciencia moral personal. Argir que las cuestiones jurdicas que se plantean en torno a la eutanasia autonoma de la voluntad, casos de menores, plazos de mantenimiento de la decisin de bien morir, garantas para los asistentes o ayudantes, etc. han sido bien resueltas en otras legislaciones. Basta con copiarlas o adaptarlas.

Solamente parece necesaria una distincin conceptual. Se trata de la que media entre los llamados cuidados paliativos, aplicados a enfermos terminales, y la eutanasia. Los primeros son ya un deber por lo menos moral para los facultativos mdicos en casos para los que no se ve remedio; la eutanasia, en cambio, puede tener cualquier motivo, por el que las instituciones no habran de preguntar; los motivos no importan: son personales; y quienes ayuden a morir no han de ser necesariamente facultativos.

La eutanasia, entendida como el derecho a que te ayuden a morir, ha sido reconocida en aos recientes por Blgica, Holanda y Luxemburgo. En Suiza la eutanasia es legal desde los aos cuarenta del siglo XX. Son muchas las personas que viajan a ese pas, como antao se viajaba a Inglaterra cuando en Espaa se prohiba el aborto, para hacer efectivo su derecho a morir, voluntaria y dignamente. En Suiza el suicidio asistido es legal, siempre que quien ayude no lo haga por motivaciones personales interesadas.

Constitucionalizar la eutanasia en Espaa significar eliminar del espacio poltico-jurdico una diferencia ms entre ricos y pobres.

[Fuente: InfoLibre]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter