Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2018

La guerra cultural civil en Estados Unidos

Manuel E. Yepe
Diario Por esto! (Mrida)


Estados Unidos est en guerra consigo mismo. En realidad es una
funcin del patrimonio de la nacin, el pasado que impugna aspectos
especficos de un presente moderno. Esto da lugar a un flujo de
tradiciones. El racismo, la mentalidad pseudofronteriza y el
fundamentalismo religioso persisten en el momento actual. Estas son
las tradiciones que caracterizaron la primera mitad de la historia de
la nacin, y aunque algunas de ellas pueden haberse retirado a la
latencia en los ltimos cincuenta aos, estn de vuelta ahora con
nosotros. Como resultado, los estadounidenses estn en medio de una
guerra cultural en curso que en muchos sentidos es tan antigua como la
nacin misma.
El prrafo que antecede es el inicial de un artculo publicado en el
ms reciente nmero del semanario digital estadounidense CounterPunch
con la firma de Lawrence Davidson, un destacado acadmico que, nacido
en un hogar secular judo de Filadelfia, fue uno de los fundadores de
Students for a Democratic Society (SDS) en los tiempos de la guerra
contra Vietnam.

En su ensayo, Davidson afirma que en la vida norteamericana tom forma
una cultura racista desde antes de la fundacin de los Estados Unidos.
Esta cultura se arraig particularmente en las colonias/estados del
Sur, donde la esclavitud se convirti no slo en una institucin
econmica fundamental, sino tambin en una institucin que proyect la
imagen que el Sur tena de s mismo. En el Norte, la cultura racista
tambin estaba muy extendida y la sociedad segregada pero con la
diferencia de que el sistema laboral del Norte no se basaba en la
esclavitud.

En el Sur, esta cultura profundamente arraigada del racismo se
interrumpi brevemente cuando, tras la Guerra Civil, tuvo lugar un
breve perodo de Reconstruccin (1865-1877) durante el cual la
ocupacin militar nortea suprimi la mayora de las leyes racistas.
La razn principal para ello era poltica y no social. Bajo el rgimen
de ocupacin del Norte, los negros se reconocan como ciudadanos y
podan votar. Esto propici apoyo al partido de Abraham Lincoln y
permiti a los republicanos abolicionistas mantener el control del
Congreso. La reconstruccin slo dur mientras hubo dominio de la
faccin abolicionista. Acab en 1877.

El ejrcito estadounidense fue retirado de los estados del sur. Casi
inmediatamente hubo una reversin en toda la regin a una forma de
relaciones raciales en la que la opresin de la esclavitud se
reemplaz por leyes "Jim Crow" que legitimaban la segregacin y
discriminacin de los negros.

Esta situacin dur cerca de otros cien aos, hasta que en la dcada
de 1960, un movimiento masivo de desobediencia civil conocido como el
Movimiento de Derechos Civiles, logr finalmente la ilegalizacin de
las prcticas racistas dentro de la esfera pblica tanto en el Sur
como en el Norte.

Davidson subraya que los cambios se limitaron a la esfera pblica
porque la esfera privada fue dejada a su propia voluntad. Nada se hizo
para cambiar las percepciones y conductas racistas dentro de la esfera
privada. Ni siquiera hubo esfuerzo alguno por obligar a la enseanza
de la tolerancia en las escuelas pblicas a fin de erosionar mejor las
percepciones racistas privadas.

El racismo es un tema importante en la actual guerra cultural civil de
la nacin, pero no es el nico. Otro es la lucha por las leyes sobre
armas de fuego, que en la actualidad son inadecuadas para garantizar
la seguridad pblica.

El mito del individuo robusto y armado, es en realidad producto de la
distorsin televisiva y cinematogrfica de la historia del "viejo
Oeste".

Davidson refiere la supervivencia del fundamentalismo cristiano del
siglo XIX que, aunque no incluya a todos los cristianos del pas,
abarca a millones de creyentes que todava se adhieren a la "fe de sus
padres" de una manera que fomenta la desigualdad social y socava la
naturaleza secular del estado. Tambin es una fe plagada de
intolerancia racial y de gnero, plena de hipocresa vergonzosa y
egocentrismo santurrn.

La derecha cristiana, junto con los entusiastas de los derechos a las
armas, y aquellos que en privado apoyan una corriente difusa de
tradicionalismo racista, creen que los movimientos modernos por la
igualdad de derechos, as como el reclamo por las comunidades de
seguridad y proteccin a travs de la ley y la regulacin, son
amenazas a la genuina cultura estadounidense porque amenazan las
tradiciones de "libertad" que hacen que su mundo sea ideolgicamente
disfrutable.

Con tal teln de fondo, queda claro a qu se refiere el presidente
cuando llama a "hacer grande a Estados Unidos de nuevo".

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons , respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter