Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2018

Extremadura saqueada, contexto y legado

Jnatham F. Moriche
Rebelin


...esta guerra que est por comenzar y que ser lenta, porque males de siglos no se curan en pocos aos...

Vctor Chamorro, Extremadura afn de miseria


Villanueva de La Serena, Badajoz, sbado 1 de septiembre de 1979. Los ms de cien alcaldes extremeos encerrados en el ayuntamiento, en protesta por la definitiva autorizacin estatal al proyecto de central nuclear de Valdecaballeros, han llamado a manifestarse. El gobernador civil prohbe la convocatoria; los alcaldes responden, impvidos: la manifestacin se celebrar. Y efectivamente, se celebra. Entre 25.000 y 35.000 personas logran reunirse en el pueblo, muchas tras largas caminatas a travs de los campos, mientras otras 10.000 o 15.000 son interceptadas por el amplio dispositivo policial que bloquea carreteras y caminos. Los congregados marchan durante horas por todo el municipio, ante la desbordada impotencia de las fuerzas de orden pblico, con brazaletes negros, pancartas antinucleares y banderas verdes, blancas y negras de Extremadura. Valdecaballeros no es negociable, regados s, nucleares no, centrales nucleares a la finca de Surez, corean.

La de aquel histrico primero de septiembre extremeo es una muchedumbre diversa y compleja, cuidadosamente urdida durante aos de movilizaciones, con epicentro en las frtiles Vegas extremeas del Guadiana, en cuya cabecera pretende instalarse la central, y con creciente eco en el resto de la regin. En 1973, el franquismo haba empezado a construir los dos reactores de la central cacerea de Almaraz y a buscar ubicacin para otros dos en Badajoz. Pero la muerte del dictador, el proceso de cambio poltico y el inesperado despertar del pueblo extremeo dinamitan los planes del oligopolio elctrico franquista para la regin. En la movilizacin multitudinaria contra Valdecaballeros confluyen los trabajadores jornaleros, la pequea y mediana propiedad agraria, la izquierda poltica parlamentaria y extraparlamentaria, los cristianos de base, los movimientos sociales o el mundo de la cultura. La UCD extremea, en el gobierno de la Junta Preautonmica, se parte entre la obediencia debida a las consignas nuclearizadoras de su referente estatal y el clamor antinuclear de su pueblo, incluidos muchos de sus propios electores, cargos pblicos e intelectuales afines.

El movimiento contra Valdecaballeros y otras luchas ecologistas, como el rechazo a los eucaliptales, y las duras, masivas y constantes luchas por la propiedad de la tierra, el salario del trabajo jornalero o el acceso de la poblacin rural a servicios pblicos e infraestructuras esenciales jalonan la singular singladura transicional extremea. Frente a la Transicin otorgada y delimitada por las lites transformistas del rgimen anterior, en Extremadura se yergue otra: una Transicin desde abajo hecha, diramos hoy evocando la potica zapatista, del color de la tierra. Junto al extraordinario rigor y provecho cientfico de Extremadura saqueada, es necesario recordar y reivindicar su enorme impacto como obra inmediatamente poltica, tanto en su misma metodologa, pionera y ejemplar de investigacin participativa y empoderadora, como por supuesto en sus consecuencias, como eficacsimo instrumento de concienciacin de esta movilizacin multitudinaria en pleno desarrollo. Extremadura saqueada es una obra nica, pero no una obra aislada, que no puede ser enteramente comprendida sin una mirada a la Extremadura en transicin en que fue concebida.

As, si Extremadura saqueada (1978) y su continuacin El modelo extremeo (1980) desvelan la economa poltica de la posicin subalterna de la regin como colonia extractiva intrametropolitana, los ocho volmenes de la Historia de Extremadura (1981-1984) de Vctor Chamorro, previamente esbozada en su panfleto de combate Extremadura afn de miseria (1979), recuperan con altsimo vuelo literario y humanstico su historia centenaria de opresin y sufrimientos y tambin el tenaz hilo de sus alteridades y resistencias, enterrados los unos y las otras en la cuneta del olvido durante cuarenta aos de rocosa noche franquista. Tambin es el momento de la literatura comprometida de Luis lvarez Lencero, Manuel Pacheco, Jess Delgado Valhondo o Jos Antonio Gabriel y Galn (y de la relectura crtica de Felipe Trigo, Luis Chamizo, Carolina Coronado, Jos Mara Gabriel y Galn y otros clsicos de las letras extremeas), de la cancin de autor de Pablo Guerrero, Luis Pastor, Juan Antonio Espinosa o Pepe Extremadura, del periodismo cvico de publicaciones como Regin Extremea o Voz Casta o de experiencias educativas alternativas como la Escuela Viva de Orellana La Vieja. Es tambin cuando vecinos de pueblos grandes y chicos de la regin se autoorganizan para recuperar y dignificar los restos de numerosas fosas comunes de la brutal represin franquista sobre Extremadura, represalia de dimensiones genocidas por las grandes ocupaciones de tierras de la primavera de 1936. Este clima de reivindicacin se extiende a la extensa comunidad emigrada la tercera provincia de la regin, que convierte los centros culturales extremeos en el exterior en potentes dinamizadores del debate y la movilizacin sociopoltica. Junto a la bandera verde, blanca y negra an no oficial para las instituciones, pero s para el pueblo extremeo en movimiento, incontables pintadas, carteles, panfletos, pegatinas, llaveros y otros soportes salpican el paisaje civil cotidiano de la regin con mensajes contra la injusticia social, el expolio ecolgico y el caciquismo poltico. Se fragua, en resumen, en oposicin y alternativa al declinante imaginario nacional-catlico de la Extremadura tierra de conquistadores y solar de Hispanidad, toda una nueva identidad colectiva extremea, de amplia base social y enrgico sentido reivindicativo de clase, medioambiental y decolonial.

La llegada del PSOE al gobierno regional en 1983 en el que se mantendra sin interrupcin hasta 2011 y la aprobacin pocos meses despus del Estatuto de Autonoma cierran la transicin extremea e inauguran el que podramos denominar como rgimen extremeo de 1983, coexpresin territorial concreta y en no pocos aspectos singular del rgimen espaol de 1978. El carismtico Juan Carlos Rodrguez Ibarra arranca del gobierno central socialista la paralizacin de Valdecaballeros a cambio de asumir la continuidad de Almaraz, que entra en funcionamiento ese mismo 1983. La reforma agraria, aparte de un par de secarrales teatralmente expropiados a la Casa de Alba, se queda en el tintero; las grandes luchas del campo se prolongarn an durante unos aos, hasta que algunos avances en la proteccin social, la llegada de los fondos de cohesin de la Unin Europea y la creciente integracin institucional del sindicalismo terminen por dispersarlas y apaciguarlas. Las polticas educativas y culturales del nuevo poder autonmico socialista, que nace sustentado por aquella hegemona cultural crtica del perodo precedente, se orientan precisamente a desactivarla, en favor de una nueva autopercepcin regional selectivamente amnsica y desproblematizada, en la que la crnica de la transicin extremea a la democracia va reducindose paulatinamente a la crnica exegtica del papel jugado en ella por el partido gobernante, sus sindicatos afines o sus capellanas culturales; baste un vistazo superficial al repositorio de tesis y publicaciones peridicas de la Universidad de Extremadura, a la Revista de Estudios Extremeos o al catlogo de la Editora Regional de Extremadura para evidenciar el nfimo inters prestado por el rgimen cultural extremeo de 1983 a la historia social, los excedentes utpicos y las demandas irresueltas del tardofranquismo y el perodo transicional.

Con la extincin de aquella Extremadura rebelde de asambleas, encierros y marchas en que corra de mano en mano en ejemplares ajados por el uso comunal, Extremadura saqueada y su relato crtico de la realidad regional desaparecieron de circulacin. Quedaron el libro y su entero contexto entreocultos en bibliotecas pblicas o privadas (y de vez en cuando, en libreras de lance) y en la memoria ntima de sus testigos y protagonistas, rara vez evocada en la esfera pblica y an menos en la institucional. Hasta que, en 2004, un nuevo megaproyecto energtico, una refinera de petrleo en la comarca de Tierra de Barros, uno de los pilares de la economa agroalimentaria de la regin, desentierra inesperadamente aquella misma alianza del color de la tierra entre campesinos y ecologistas que decretase el fin de Valdecaballeros. La Plataforma Ciudadana Refinera No, como un cuarto de siglo antes hicieran las Comunidades de Regantes y Comisiones de Afectados de Valdecaballeros, sealar un antes y un despus en la historia de Extremadura.

Nacida de la iniciativa local en los municipios ms directamente afectados, Refinera No responde al inamovible respaldo al proyecto del compacto bloque de poder regional gobierno y oposicin mayoritaria, patronal y grandes sindicatos, medios pblicos y privados mutando en una plataforma impugnatoria de amplio espectro temtico y geogrfico, no ya solo enfrentada al proyecto refinero sino al entero estado de cosas que lo hace posible, y capilarmente extendida por toda la regin. Extremadura es una dictadura, se corea en sus incontables acciones de protesta, en las que, de nuevo, la bandera verde, blanca y negra es exitosamente resignificada como expresin de poder popular frente al poder oligrquico que promueve el proyecto petrolero y denigra, censura y reprime a sus opositores. La lucha contra la refinera se convierte, como antes se haba convertido la lucha contra Valdecaballeros, en una gran conversacin sobre el pasado, el presente y el futuro de la regin.

Jams reeditado, ausente o relegado a algn ignoto pie de pgina de volmenes acadmicos y programas de estudio, difcilmente poda Extremadura saqueada ser recuperado al presente de otra forma que no fuese la incorporacin de activistas de generaciones anteriores a la extensa red de solidaridades que la Plataforma concita. Aunque la memoria institucional pareca haber suprimido con xito de la cultura poltica extremea aquel perodo decisivo y problemtico de la historia regional y sus enseanzas, la memoria militante sirve de reservorio de ese saber contrahegemnico, que se reactiva ante la nueva amenaza socio-ambiental y una nueva alianza ecologista y campesina. As fue como algunos viejos y olvidados ejemplares de Extremadura saqueada empezaron a sacudirse el polvo y volver a circular de mano en mano por nuevas asambleas, encierros y marchas del color de la tierra de Extremadura.

Adems de esos escasos y preciados ejemplares impresos, entre 2007 y 2008 empiezan a circular en blogs de activistas antirrefineros, pginas de informacin alternativa como la edicin extremea de Kaosenlared y las todava incipientes redes sociales algunos captulos digitalizados de la obra, que suscitan ricos debates entre nuevos activistas y veteranos de Valdecaballeros y otras luchas de la Transicin. En otoo de 2008, coincidiendo con el trigsimo aniversario de su publicacin, se promueve desde Villanueva de La Serena y Don Benito una campaa de peticiones a la Consejera de Cultura de la Junta de Extremadura y la Editora Regional instando a la reedicin del volumen. El 24 de octubre se celebra en Don Benito un coloquio sobre Extremadura saqueada, presentado por Jess Gmez Romero, histrico activista ecologista y vecinal villanovense, uno de aquellos jvenes antinucleares extremeos que haban participado en su elaboracin y difusin y, treinta aos despus, sumaban su esfuerzo a la Plataforma antirrefinera.

Con una extraordinaria inteligencia organizativa y estratgica, el movimiento contra la refinera mantuvo el proyecto contra las cuerdas durante siete aos, hasta que el impacto de la crisis termin por hacerlo financieramente inviable. Cumplida su misin, la Plataforma se disolvi, pero su relato crtico de la historia y el presente de Extremadura, coherente extensin cientfica y cvica del empeo de Extremadura saqueada, multiplicada en forma de informes, libros, documentales y sobre todo cientos de asambleas, conferencias y debates celebrados por todo el territorio, en los que participaron miles de extremeos, perdura como valioso capital cultural y poltico contrahegemnico, de renovada vigencia ante la reiterada amenaza de nuevos proyectos extractivistas en las condiciones redobladamente hostiles de crisis econmica, involucin poltica y catstrofe climtica.

La reciente digitalizacin ntegra y libre distribucin de Extremadura saqueada desde la web personal de Jos Manuel Naredo es una felicsima noticia. Permite, por fin, su acceso directo y generalizado a cuantos en Extremadura se movilizan hoy contra los estragos del TTIP, el CETA y otros tratados comerciales globales sobre la economa agroalimentaria regional, contra el reparto oligrquico de los fondos de la Poltica Agraria Comn, por el cierre definitivo de la central nuclear de Almaraz, contra proyectos mineros de uranio, nquel o litio o contra los incendios y las negligentes polticas forestales que los alientan, a la vez que multiplican alternativas de desarrollo polticamente emancipadoras, econmicamente justas y medioambientalmente sostenibles para la regin.

BIBLIOGRAFA

ANDRADE BLANCO, Juan A. , El PCE extremeo en el tardofranquismo y la transicin. Una aproximacin, en Revista de Estudios Extremeos , tomo LXV, n 1, 2009. Disponible en www.dip-badajoz.es/cultura/ceex/reex_digital/reex_LXV/2009/T.%20LXV%20n.%201%202009%20en.-abr/RV12689.pdf

CAMELLO MANZANO, Jos (dir.), Mientras el aire es nuestro (documental), Libre Producciones, 2007

CAADA PORRAS, Manuel, Humos y caciques. La refinera y el clientelismo en Extremadura, Baladre y otros, 2007, reeditado en CAADA PORRAS, Manuel, La dignidad, ltima trinchera , El Viejo Topo, 2017. Disponible en www.rebelion.org/noticia.php?id=61503

CHAMORRO CALZN, Vctor, Extremadura afn de miseria, Felmar, 1979

CHAMORRO CALZN, Vctor, Historia de Extremadura (8 vols.), Quasimodo, 1981-1984

DELGADO MNDEZ, Aniceto. Voz Casta: la construccin de la identidad extremea a travs de la emigracin, Revista de Estudios Extremeos , tomo LXIII, n 3, 2007. Disponible en www.dip-badajoz.es/cultura/ceex/reex_digital/reex_LXIII/2007/T.%20LXIII%20n.%203%202007%20sept.-dic/RV001318.pdf

ESPINOSA MAESTRE, Francisco, La primavera del Frente Popular, los campesinos de Badajoz y el origen de la guerra civil, Crtica, 2007

GARCA PREZ, Juan, Entre la frustracin y la esperanza. Una historia del movimiento regionalista en Extremadura (1830-1983), Biblioteca Pblica Municipal de Mrida y Asamblea de Extremadura, 1991

MANZANERA SALAVERT, Miguel, La lucha contra una refinera de petrleo en Extremadura, frica Amrica Latina, cuadernos Sodepaz, n 45, 2008. Disponible en http://publicaciones.sodepaz.org/images/uploads/documents/revista045/petroleoextremadura.pdf

LEN CCERES, Guillermo, Todo por hacer: el PSOE de Extremadura y el proceso autonmico (1976-1983), en VV.AA., La reconstruccin del PSOE durante la Transicin: una perspectiva territorial, UNED, 2017

RINA SIMN, Csar, La conciencia regional extremea en el tardofranquismo en VV.AA., Nuevos horizontes del pasado: culturas polticas, identidades y formas de representacin. Actas del X Congreso de la Asociacin de Historia Contempornea, Universidad de Cantabria, 2011

RIVERO BREA, Marciano, Conversaciones en Extremadura, Universitas, 1981

SNCHEZ AMOR, Ignacio, Extremadura embrionaria. Instituciones, partidos y polticas pblicas 1983-1987, Asamblea de Extremadura, 2014

SNCHEZ AMOR, Ignacio, Extremadura germinal. Instituciones, partidos y polticas pblicas en la Transicin, vol. 1, Tirant Humanidades y Editora Regional del Extremadura, 2016

SNCHEZ GONZLEZ, Juan, 1979: Extremadura no se rinde, Valdecaballeros no es negociable, en VV.AA., Congreso Internacional Historia de la Transicin en Espaa, 4. Sociedad y movimientos sociales, Diputacin de Almera, 2009. Disponible en http://historiadelpresente.es/congresos/historia-de-la-transicion-en-espana-sociedad-y-movimientos-sociales

TORRELLA UNANUA, Francisco J., Infraestructuras, industria y movimientos sociales. Estrategias de comunicacin ante el proyecto de Refinera Balboa en la provincia de Badajoz, Commons. Revista de Comunicacin y Ciudadana Digital, vol. 3, n 2, Universidad de Cdiz, 2014. Disponible en http://revistas.uca.es/index.php/cayp/article/view/3084

VV.AA., El emperador estaba desnudo. Crnica de la lucha ciudadana contra una refinera de petrleo en Extremadura, Plataforma Ciudadana Refinera No, 2013

VV.AA., El modelo extremeo. Ecodesarrollo de La Serena y La Siberia, Popular, 1980

VV.AA., Extremadura Saqueada, recursos naturales y autonoma regional, Ruedo Ibrico, 1978. Disponible en www.elrincondenaredo.org/Biblio-1978-Extremadura_saqueada.pdf

VV.AA., La refinera petrolera en Extremadura, Muoz Moya, 2010

VV.AA., Regin Extremea. Revista del Hogar Extremeo de Madrid, n 1-8 (1979-1980). Disponible en http://bibliotecavirtualextremena.blogspot.com.es/2017/06/region-extremena-revista-del-hogar.html

Captulo del volumen colectivo Dominacin y (Neo-)extractivismo. 40 aos de Extremadura Saqueada. Pensamiento crtico y luchas por el territorio (Campo Adentro/Inland y Matadero Madrid, 2018), coordinado por David Prieto y Fernando Garca-Dory. http://inland.org/wp-content/uploads/GE_extremadura_saqueada_WEB.pdf

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter