Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2018

La nueva ecuacin migratoria de Cuba

Angel Marqus Dolz
OnCuba


Qu tienen en comn Adela, Alejandro y Ren Carlos? Tres cosas: Pertenecen a una misma graduacin del siglo XXI de la Lenin, el vivero por antonomasia de la intelligentsia cubana. Son profesionales. Ninguno ejerce.

La primera, psicloga, trabaja en una peluquera. Ingeniero el segundo, vende el paquete y viaja con pasaporte jamaicano. El tercero, mdico, vive en Miami, es bartender y fisioterapeuta, y algunos fines de semana, en que anda medio mordido por la nostalgia, se rene con ex compaeros de escuela en algn merendero de la ciudad.

Profesionales al mejor postor

Una realidad as, para nada anecdtica, est entre las preocupaciones ms recurrentes del acadmico Pablo Rodrguez. Hoy va creciendo el flujo de profesionales y de personas de alta calificacin que entran en los procesos migratorios, cuestin que plantea un verdadero reto para el pas, considera frente a un auditorio que lo sigue con cierto sobrecogimiento en ltimo Jueves.

Rodrguez, investigador titular del Instituto de Antropologa, se ve validado por Concepcin Albornoz.

Estamos sintiendo muy de cerca el problema de la descapitalizacin de nuestros recursos humanos, porque cada vez tenemos menos profesores y un vaco generacional ms grande, declara la docente de la facultad de Telecomunicaciones de la CUJAE, en La Habana.

Los jvenes no se mantienen en la universidad, se gradan y se van para cualquier lugar. No solo fuera de Cuba, sino para otras empresas cubanas donde son mucho, mucho mejor pagados, describe la profesora y reclama una reforma salarial integral, no por sectores, para tratar de nivelar un poco esta situacin, con la celeridad que demanda el problema, porque mientras ms tarde, peor. Estamos teniendo un xodo y hay que enfrentar la realidad de gente joven que en vez de sentir compromiso social, no lo sienten.

La profesora Albornoz se ve respaldada, a su vez, por otra experiencia similar. La del gelogo Nils Gustavo Ponce, uno de los pioneros en el pas en su especialidad, la cual curs en la Unin Sovitica en los aos 60.

Recuerdo que cuando era nio este era un pas de inmigrantes. Chinos, espaoles, rabes y hebreos. Y nos hemos convertido en un pas de emigrantes.

Nils registra el cambio de estatus y califica de gravsima la desbandada de graduados de la carrera, que ya no respetan ni el servicio social, porque les importa tres pepinos, dice, recordando una vieja frase, vuelta anacrnica por el precio inflacionario del Cucumis sativus en las tarimas de la Isla.

No tenemos relevo y la experiencia nuestra se est perdiendo, relata, con amargura de nufrago, previendo que dentro de un lustro la geologa cubana podra quedarse hurfana de expertos.

La variable dinero

La fuga de profesionales hacia el extranjero o dentro de la nacin imantados por ocupaciones mejor remuneradas, pero alejadas de sus perfiles acadmicos, es una problemtica que arranc rayando los aos 90, como consecuencia de la crisis ms devastadora que ha sufrido Cuba en su existencia republicana de poco ms de un siglo. Hasta el presente, el Estado no ha podido sofocar la estampida, como tampoco solventar muchas consecuencias de la recesin de entonces, que devor de la noche a la maana a ms del 35 por ciento del PIB de la nacin.

Cincuenta aos en inversin en educacin y en salud se estn perdiendo, alerta Rodrguez y tira una sonda hacia la profundidad del conflicto: En Cuba, en las condiciones de desequilibrio econmico y social que nos ha dejado la crisis, tiene efectos que pueden comprometer a largo plazo el futuro del pas. La solucin no va a estar nunca en prohibir, que es la artillera pesada de la burocracia Aqu las soluciones sectoriales alivian, pero no resuelven los problemas, advierte el antroplogo.

El asunto cobra ms complejidad en un pas que, a contrapelo de su condicin tercermundista, demogrficamente envejece al lograr una longeva expectativa de vida cerca de 80 aos gracias en buena medida a su sistema de salud y a una natalidad deprimida que se ubica por debajo del ndice de remplazo generacional.

Esa emigracin fundamentalmente joven tiende a enfatizar el proceso de envejecimiento, apunta Rodrguez y mueve el foco hacia una paradoja: una productividad del trabajo socialmente muy baja, con un proceso de envejecimiento que exige una productividad cada vez ms alta.

xodos y patrn migratorio

Como reflejo de determinadas condiciones sistmicas y estructurales, la emigracin est impactada por todo lo que tiene que ver con el rgimen sociopoltico y con las condiciones econmicas especficas de una nacin. Ese es un principio de anlisis para entender lo que est sucediendo en la Isla que defiende Ileana Sorolla, Doctora en Ciencias Pedaggicas y directora del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales entre 2007 y 2016.

El patrn migratorio es como una moneda. Tiene doble cara, interna y externa, y es un conjunto de rasgos, relativamente estables, que caracterizan el estado de la migracin nacional en un contexto histrico concreto y escenario geogrfico delimitado.

En el caso cubano, la actualidad est registrando una migracin trasnacional que no responde a los modelos clsicos de bipolaridad, que prcticamente desapareci desde fines del siglo pasado. Eso lo comparte el proceso migratorio cubano con el resto del mundo, refiere la profesora de FLACSO, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

En el ltimo medio siglo, el escenario migratorio cubano ha pasado por varias dinmicas hasta conformar una dispora universal. Hay cubanos, como grupo, en ms de cincuenta pases, siendo Estados Unidos, por mucho, el mayor centro de destino desde el siglo XIX. En ese territorio viven cerca de 2 millones de connacionales con sus familias, que representan poco ms de 16 por ciento de la poblacin de la Isla.

Para la doctora Sorolla es ineludible el contexto histrico especfico del proceso migratorio cubano. Est marcado por la confrontacin con Estados Unidos y con el modo en que la cuestin migratoria se movi al mismo centro del conflicto bilateral convirtindose en una herramienta de presin poltica y de deslegitimacin de casi todas las administraciones estadounidenses a partir de 1959 y en un arma de contragolpe por el gobierno cubano en voltiles escenarios de crisis interna.

Mariel, en 1980, con ms de 125 mil migrantes, y luego la avalancha de balseros en 1994, con unos 30 mil, ms su evento de violencia callejera, el llamado maleconazo, que el profesor Rodrguez juzga de una verdadera sublevacin popular contra un molde de representacin, son un par de episodios paroxsticos, llenos de drama y peligros blicos, que estamparon tajos en la sociedad contempornea de dos pases.

En el plano interno, fueron cambiando los modelos de representacin de Miami: del centro de amenazas se fue moviendo o incluyendo adems el lugar de donde poda llegar el salve, evala el antroplogo Pablo Rodrguez.

La narrativa oficial, por su parte, redefini a la emigracin como econmica, en proporciones dominantes, pero Rodrguez impugna esa visin, explicando que se trata de una etiqueta cmoda para definir un fenmeno complejo y remata: Es una etiqueta porque no hay nada ms poltico que lo econmico. Obliga a poner la mirada en nuestros propios defectos y dificultades.

Reforma, libertad de movimiento y repatriacin

Altamente regulado por dcadas, el proceso migratorio cubano quit sus pesados cerrojos en 2013 con una reforma que, entre otras facilidades, permite a los ciudadanos la libertad de movimiento de salida y entrada al pas, aunque an sujeto a un marco temporal de dos aos consecutivos de ausencia.

A los ojos de la investigadora Sorolla, la reforma fue un paso audaz, dado que la seguridad nacional es la constante que ms influencia tiene sobre la formulacin de polticas migratorias y abri el espacio necesario para que los flujos migratorios se expresaran tal y como son, es decir, como reflejos de las contradicciones internas de la sociedad.

Segn cifras oficiales publicadas por el peridico Granma, entre 2013 y 2016 viajaron al exterior 671,000 cubanos, de los cuales 45 por ciento retorn y solo 9,6 por ciento se convirti en emigrante definitivo a los efectos de la ley cubana. De ellos, 5,7 por ciento se radic en Estados Unidos.

Los expertos reconocen que la reforma migratoria, uno de los pices de la modernizacin emprendida en la dcada presidencial de Ral Castro, afianza la tendencia a la circularidad y la temporalidad de la migracin, adems de permitir la inmigracin de ciudadanos mediante un programa de repatriacin. Un total de 14,000 cubanos consiguieron retomar la ciudadana durante 2016.

Siempre haba tenido la ilusin de volver a Cuba y tener un negocio propio. La historia la cuenta Marta Deus. Sali de nia con su familia y se radic en Espaa. La reforma migratoria y las oportunidades para el sector no estatal terminaron de responder a su pregunta de vuelvo y qu hago.

Marta fue una de las primeras. Sent que tena una oportunidad de insertarme en la vida profesional en Cuba y todo fue un proceso sencillo. No dur ms de tres meses, narra a la audiencia congregada en el espacio pblico mensual de Temas, la revista fundada y dirigida por el politlogo Rafael Hernndez en un esfuerzo por consolidar unas ciencias sociales a salvo de contaminaciones ideolgicas.

Como toda pionera, Marta pag el precio de la incomprensin y el desdn. No mucha gente me entenda, confiesa, pero hall el apoyo de sus padres, quienes se quedaron viviendo en Espaa. No sent que haba muchos jvenes haciendo lo mismo. En cambio, comparti su proyecto con personas de mayora de edad. Graduada en administracin empresarial en Madrid, Deus dirige en La Habana un negocio de expertos contables para asesorar emprendimientos privados.

La joven empresaria hace parte de lo que la profesora Sorolla llama espacio social transnacional, que no es controlable por el Estado. Ese circuito, de banda ancha, hace transitar remesas, ideas, valores y permanece al margen de polticas y normativas migratorias.

De hecho, por fuera de las instituciones, Cuba y la Florida han construido un espacio econmico comn a travs de un intenso corredor de mercado y negocios que ha logrado sortear los escollos de las desavenencias polticas bilaterales.

Ya no estamos hablando de flujos de personas, sino de flujos de capitales simblico, productivo, monetario, tecnolgico por tanto requiere inevitablemente el manejo de la gestin migratoria, en el caso de Cuba, de una manera diferente que supere la concepcin de regulacin y control, considera Sorolla y reclama del Estado una aproximacin articulada al fenmeno.

La experta de FLACSO propone polticas proactivas. Si se libera la movilidad de las personas, dice, es necesario que existan condiciones para que la gente no se vaya o para que retornen, no fsicamente, sino para participar como el caso de Marta. Eso hoy no existe.

Ciudadanos de primera y de segunda?

Para afianzar esa participacin, Leinnier Lpez, socilogo por la FIU, Universidad Internacional de la Florida, propone un entendimiento de la emigracin a partir de un Estado transnacional, a fin de terminar con discriminaciones actuales sobre los cubanos emigrados que no tienen los mismos derechos sociales y polticos que los que no emigran, por tanto hay una materialidad estatal que discrimina a un sector de la nacin y los convierte, en trminos de derecho, en cubanos de segunda, estima el joven acadmico.

Jos Snchez, un exitoso escritor de ciencia ficcin que firma sus novelas como Yoss, contraviene el parecer de Lpez, alegando que los jvenes se dan cuenta de que tienen dos posibilidades. Una ser parte de la gran masa que va a trabajar por poco, o emigrar, hacer dinero, regresar y convertirse en inversores y ser cubanos de primera categora.

En los razonamientos de Yoss, Marta Deus clasifica en ese segundo apartado. Sin embargo, la joven empresaria da cuenta de experiencias de discriminacin por su propia biografa de emigrada.

Muchas personas sienten que t tienes menos derechos porque te fuiste, que eres menos cubana, aunque aclara que no es lo general.

Peligros y expectativas

Para la doctora Sorolla lamentablemente ese es un fenmeno que se est empezando a ver y es la bsqueda de una salida a la amargura por la vivencia de una brecha de desigualdad social a la que no estamos acostumbrados, focalizando el conflicto en el otro, que en este caso es el cubano retornado.

Alarmada, la experta en migraciones adelanta que esa es la base a la larga de la xenofobia y de elementos discriminatorios que deberamos atajar.

Est por verse cmo reaccionarn las autoridades a este y otros desafos y hay quienes adelantan que para compensar el decrecimiento demogrfico se calcula que nunca llegaremos a los 12 millones de habitantes Cuba debera apelar a la importacin de migrantes, haciendo del pas, tal como lo fue durante siglos, un territorio receptivo.

Las miradas se dirigen ahora al anteproyecto de nueva constitucin y cmo abordar el tema de ciudadana, entre otros candentes. El documento ser discutido masivamente y luego aprobado, en su redaccin final, en referendo.

Por lo pronto, algunos ponen el dedo sobre los desfasajes del poder y sus carencias de actualizacin. Seguimos viviendo frente a un Estado analgico y una sociedad digital, define el ex profesor de sociologa y hoy empresario en frica, Ramn Garca Guerra, uno de los habitus ms polmicos de ltimo Jueves.

Fuente: http://oncubamagazine.com/sociedad/la-nueva-ecuacion-migratoria-cuba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter