Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2018

Abolir una injusticia flagrante, el trabajo infantil

Eduardo Camin
CLAE / Rebelin


Es comn que en el tratamiento de temas que tengan que ver con la infancia se caiga en el error de considerarla como una edad mtica o como un periodo susceptible de ser olvidado. Parecera existir entonces una ruptura entre la infancia y la edad adulta. Ambas perspectivas se manifiestan de uno u otro modo en la investigacin social y son lmites que la obstaculizan. Pero pocas reas de la investigacin socioeconmica son tan nebulosas y se prestan a una gran cantidad de interpretaciones contradictorias y divergentes como el trabajo infantil.

Es por eso por lo que es ms conveniente hablar sobre las definiciones del trabajo infantil. A pesar de sus divergencias, tales interpretaciones terminan por confluir en una interpretacin vaga.

Crtica a la definicin convencional

Segn la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) no todas las tareas realizadas por los nios deben clasificarse como trabajo infantil que se ha de eliminar. Por lo general, la participacin de los nios o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarizacin se considera positiva. Entre otras actividades, cabe citar la ayuda que prestan a sus padres en el hogar, la colaboracin en un negocio familiar o las tareas que realizan fuera del horario escolar o durante las vacaciones para ganar dinero de bolsillo.

Este tipo de actividades son provechosas para el desarrollo de los pequeos y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta. El trmino trabajo infantil suele definirse como todo trabajo que priva a los nios de su niez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo fsico y psicolgico.

As pues, se alude al trabajo que:

En las formas ms extremas de trabajo infantil, los nios son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana). Cuando calificar o no de trabajo infantil a una actividad especfica depender de la edad del nio o la nia, el tipo de trabajo en cuestin y la cantidad de horas que le dedica, las condiciones en que lo realiza, y los objetivos que persigue cada pas. La respuesta vara de un pas a otro y entre uno y otro sector.

Distribucin por sector de actividad econmica: El sector de la agricultura comprende las actividades de la agricultura, la caza, la silvicultura y la pesca. El sector de la industria comprende las minas y canteras, la manufactura, la construccin, y los servicios pblicos (electricidad, gas y agua. El sector de los servicios comprende el comercio al por mayor y al por menor; los restaurantes y hoteles; el transporte, almacenamiento y comunicaciones; sectores de la finanza y los seguros; los servicios inmobiliarios, a empresas y comunidades; as como los servicios sociales a las personas.

Las peores formas de trabajo infantil

Aunque adopta muchas formas diferentes, una prioridad es la eliminacin inmediata de sus peores formas de trabajo infantil segn la definicin del Artculo 3 del Convenio nm. 182 de la OIT:

a) todas las formas de esclavitud o las prcticas anlogas a la esclavitud, como la venta y la trata de nios, la servidumbre por deudas y la condicin de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de nios para utilizarlos en conflictos armados; b) la utilizacin, el reclutamiento o la oferta de nios para la prostitucin, la produccin de pornografa o actuaciones pornogrficas; c) la utilizacin, el reclutamiento o la oferta de nios para la realizacin de actividades ilcitas, en particular la produccin y el trfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales pertinentes, y; d) el trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dae la salud, la seguridad o la moralidad de los nios.

El trabajo que pone en peligro el desarrollo, fsico, mental o moral del nio, sea por su naturaleza o por las condiciones en las que se efecta, es denominado trabajo peligroso.

Algunas cifras

En todo el mundo, 218 millones de nios de entre 5 y 17 aos estn ocupados en la produccin econmica. Entre ellos, 152 millones son vctimas del trabajo infantil; casi la mitad, 73 millones, estn en situacin de trabajo infantil peligroso.

La Organizacin Internacional del Trabajo al definir el trabajo infantil muestra una posicin ambigua y contradictoria. Ciertamente que las razones para combatir el trabajo infantil sea una obviedad, no obstante, esta vara segn sean los intereses. Aqu se admite la gravedad del problema, pero establece que exigir la desaparicin del trabajo infantil es inconveniente para las familias que sobreviven de los ingresos que obtienen de l.

El Estado y la sociedad deberan entonces alentar la proteccin de estos nios y el mejoramiento de sus condiciones de trabajo. Se afirma que el trabajo no es perjudicial para el nio y que, al contrario, estimula su independencia, confianza en s mismo y lo dota de habilidades que le sern tiles en trabajos futuros. Los nios se sienten, as, satisfechos de sentirse tiles y de contribuir con el gasto familiar, dejando de ser una carga econmica.

En Asia, frica y Amrica Latina, los nios desempean un papel econmico con una presencia muy importante en la vida de las comunidades campesinas. Por el otro lado si se aborda el problema desde la perspectiva de los derechos humanos y considera que no es conveniente que los nios trabajen.

Al considerar que es una violacin a los derechos del nio opina que es deber del Estado intervenir para impedirlo, aunque es flexible al reconocer su contribucin econmica; en esas circunstancias admitira el trabajo infantil siempre y cuando se realice dentro de ciertos lmites, buscando cuidar el esfuerzo y el tiempo de la jornada laboral que los nios tendran que realizar. Amen de cierta incoherencia lgica en el planteamiento, que no es motivo de discusin en este artculo, sino el de la reflexin para abatir una injusticia flagrante.


Eduardo Camin: Periodista uruguayo, exdirector del semanario Siete sobre Siete. Miembro de la Asociacin de Corresponsales de la ONU. Redactor Jefe Internacional del Hebdolatino en Ginebra. Asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter