Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2018

Falta una picota para poner en ella a estos gobernantes del coro de la OEA

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Ya la prensa reaccionaria del mundo goza con la noticia de la resolucin aprobada en la OEA cuyo texto refleja la intencin aviesa del imperio contra Venezuela, que fuera anunciada y lanzada en declaraciones por el Vicepresidente y el Secretario de Estado de EE.UU., aunque no lograron el nmero de votos (24) necesarios para separarla de la Organizacin. En ese texto aparecen reflejados todos los despropsitos injerencistas de un amasijo de gobernantes que han actuado, por voluntad propia o forzada, a convertirse en besalospis y genuflexos del vecino del Norte.

Estos son los pases cuyos gobernantes han actuado como Canes ante la el ademn imperativo del gobierno estadounidense durante la 48 Asamblea de la OEA: Repblica Dominicana, EE.UU., Santa Luca, Chile, Brasil, Argentina, Bahamas, Barbados, Canad, Colombia, Guyana, Mxico, Panam, Paraguay, Per, Jamaica, Costa Rica, Guatemala, Honduras.

Ante esta indecorosa actitud servil, uno no puede menos que preguntarse y pensar como Mart en su poca del siglo XIX ante similar situacin, a qu ir de aliados, en lo mejor de la juventud ( y de la madurez, aadiramos ahora), en la batalla que los Estados Unidos se preparan a librar con el resto del mundo (hoy aadiramos, para continuar librando sus arremetidas contra los pueblos de nuestra Amrica).

Y es que se ha cumplido una vez ms en la OEA aquel espectculo que denunciara Jos Mart en 1884. Dicen que han solido venir ciertas gentes de nuestras tierras a ofrecer a los Estados Unidos, en cambio de este o aquel apoyo, pedazos de nuestro territorio, y saber sera bueno quines fueron, para hacer una picota que llegase a las nubes, y poner en ella su nombre en letras bien negras.

Los gobernantes de estos pases latinoamericanos y caribeos han demostrado su sumisin aborrecible y nada los justifica, pues han abandonado y han dejado de ser solidarios con una repblica de su misma familia, y propiciar cualquier trapisonda, incluyendo la invasin, del adversario comn, que no es otro que EE.UU.

Es suficiente el argumento esgrimido por Mart: WalKer fue a Nicaragua por los Estados Unidos; por los Estados Unidos, fue Lpez a Cuba. Cul de nosotros ha olvidado aquel escudo en que el guila de Monterrey y Chapultepec, el guila de Lpez y de Walter, apretaba en sus garras los pabellones todos de la Amrica?

A la vez que sealaba: Y han de poner sus negocios los pueblos de Amrica en manos de su nico enemigo, o de ganarle tiempo, y poblarse, y unirse, y merecer definitivamente el crdito y respeto de naciones, antes de que ose demandarles la sumisin el vecino a quien, por las lecciones de adentro y las de fueras, se le puede moderar la voluntad y educar la moral poltica, antes que se determine a incurrir en el riesgo y oprobio de echarse, por la razn de estar en un mismo continente, sobre pueblos decorosos, capaces, justos

Es que despus de haber vivido las experiencias horrendas de las intromisiones y agresiones de los Estados Unidos contra nuestros pueblos en los siglos XIX, XX, XXI, va a continuar imperando la visin servil, cegata y daina, que denunciara Mart, de presentar como la casa de las maravillas y la flor del mundo a los Estados Unidos, que no lo son para quien sabe ver. Y en vez de actuar como pueblos libres, lo harn como coro sujeto a un pueblo de intereses distintos, composicin hbrida y problemas pavorosos, antes de tener arreglada su casa, en desafo arrogante, y acaso pueril, con el mundo.

Quin a la luz del pasado y del presente, puede explicar las posiciones de estos gobernantes de los 18 gobernantes coligados con EE.UU., contra Venezuela? Es que el de Mxico, tan agredido y tan vilipendiado, en el pasado y el presente, no se avergenza de haber abandonado su tradicional posicin independiente en poltica exterior de su pas?

Es que el gobierno de Repblica Dominicana, no recuerda con indignacin las muertes ocasionadas por la invasin de su territorio basada en una resolucin de la OEA en abril de 1965?

Es que los gobiernos de Panam y de Guatemala han borrado de sus mentes el nmero de ciudadanos muertos de sus pases a consecuencia de las invasiones estadounidenses?

Es que el resto de los gobernantes que apoyaron la resolucin de la OEA son tan desmemoriados y tan serviles que pretenden desconocer todas las tropelas de gobiernos estadounidenses contra sus pueblos en sus distintas formas de injerencias y actos lesivos a sus soberanas y autodeterminacin?

Es acaso moralmente aceptable que gobernantes, sin importar sus matices ni razones, ya que no son ingenuos sobre el alcance posible del acto de apoyar tal resolucin contra Venezuela? Son tan traidores que pretenden desconocer el significado de Venezuela en la historia de la independencia americana, el papel de Bolvar, y especialmente en nuestros das la poltica bolivariana de los presidentes Chvez y Maduro, tan consecuentemente unitaria, magnnima y solidaria con nuestros pases, sin condicionamientos por el signo ideolgico de sus respectivos gobiernos?

Estados Unidos est interesado por revivir la muerta Doctrina Monroe, recuperar su hegemona y abortar todo proceso popular y progresista que traiga para los pueblos la fraternidad, la justicia y la libertad, para que el guila imperial vuelva a mostrar sus garras con el mismo disfraz de siempre o modelando un nuevo ropaje que solo pueden deslumbrar a sus cmplices y a los papanatas de nuestras tierras.

Pero Estados Unidos, en relacin con Venezuela, est interesado fundamentalmente en apoderarse de sus recursos, y que hoy todo el mundo conoce. Y es que como sealara Jos Mart, Venezuela representa esto:

Venezuela es un pas rico ms all de los lmites naturales. Las montaas tienen vetas de oro, y de plata, y de hierro. La tierra cual si fuera una doncella, despierta a la menor mirada de amor. La Sociedad Agrcola de Francia acaba de publicar un libro en el que se demuestra que no hay en la tierra un pas tan bien dotado para establecer en l toda clase de cultivos. Se pueden all sembrar patatas y tabaco: -t, cacao, y caf, la encina crece junto a la palmera () Hay todos los climas, todas las alturas, todas las especies de agua; orillas de la mar, orillas de ro, llanuras, montaas, la zona fra, la zona templada, la zona trrida, Los ros son tan grandes como el Mississipi, el suelo frtil como las laderas de un volcn.

A ello habra que enfatizar las inmensas reservas de petrleo y gas, de las mayores del mundo, y los inmensos yacimientos de otros metales estratgicos.

Pero hoy adems, EE.UU., pretende desterrar de Venezuela el ejemplo que significa la Revolucin Bolivariana, y los enormes recursos sociales, polticos, ideolgicos, morales y culturales que crecen en la tierra frtil de corazones y mentes de los hombres y las mujeres que integran al pueblo hermano de Venezuela.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter