Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

Un mundo sin trabajos

Jos Ramn Agun Ferrads
Rebelin


Hace treinta aos, el filsofo marxista Adam Schaff avis en su trabajo para el Club de Roma de que la clase trabajadora estaba destinada a desaparecer en las prximas dcadas.

Sorprendentemente, Schaff fue capaz de prever los problemas a los que nos enfrentamos hoy debido a la actual revolucin tecnolgica que est mutilando el mercado laboral y diezmando a la clase trabajadora. Tambin tuvo razn al sealar que "los especialistas honestos no tienen ninguna duda" en denunciar y pedir medidas reales ante este fenmeno.

La historia se mueve en la nica direccin posible, independientemente de lo que digan los gobiernos, las grandes empresas u otras partes interesadas que intentan convencernos de lo contrario. Estas partes intentan ocultar los hechos, distrayendo al pblico con asuntos menos urgentes hasta que no nos quedar ms remedio que enfrentemos con este inmenso problema. Una de las estrategias utilizadas para distraer la atencin sobre lo que est pasando es utilizar los medios de comunicacin para anunciar que esta revolucin generar nuevas ocupaciones reemplazando a las antiguas a medida aquellas desaparezcan.

Eso simplemente no es verdad. Tales nuevas ocupaciones sern pocas, no estarn disponibles para los nuevos desempleados y tampoco estarn disponibles ms que un corto espacio de tiempo.

Hay tres razones principales por las que los nuevos empleos creados por la revolucin tecnolgica y las nuevas ocupaciones no sern suficientes para mantener vivo el mercado laboral.

La primera es que los nuevos trabajos difieren de los desaparecidos en cantidad. Millones de conductores, traductores, agentes de atencin al cliente y un largo etc. (ocupaciones que estarn entre las primeras en desaparecer) no sern reemplazados por un nmero igual de codificadores, diseadores o chefs (ejemplos stos ltimos tomados de los artculos de propaganda de diversos medios de comunicacin).

La segunda razn es que los nuevos trabajos difieren de los desaparecidos en sus caractersticas. Millones de trabajadores con poca o ninguna especializacin no podrn ocupar los puestos emergentes, que en su mayora requieren un alto grado de competencia tcnica. Y aunque todos estos trabajadores pudiesen aprender las habilidades necesarias an se tendran que enfrentar al problema cuantitativo ya mencionado. Todava peor, debern adems competir con otros desempleados ms cualificados que tambin buscan trabajo.

Finalmente, y todava ms importante, no pasar mucho tiempo antes de que con los nuevos trabajos suceda lo mismo que con los antiguos y tambin stos sean automatizados. El progreso de desarrollo tecnolgico avanza a una velocidad exponencial, mientras que el nmero de trabajos disponibles crece (cuando no decrece directamente) de manera geomtrica y adems de manera cada vez ms lenta. As, cualquier nuevo tipo de trabajo creado por el proceso de desarrollo tecnolgico ser engullido por el mismo proceso en un lapso de tiempo que se vuelve increblemente ms pequeo con cada ciclo de avance tecnolgico.

A todo lo anterior hay que aadir la reduccin de la capacidad del mercado laboral para manejar dos tendencias demogrficas actualmente imparables que estn aumentando la competencia por los empleos existentes: el crecimiento de la poblacin a nivel mundial y la prolongacin de la esperanza de vida.

Como Schaff declar en su trabajo, negar lo que es evidente no ser de ninguna utilidad y slo nos obligar un ajuste ms doloroso a posteriori. Sera mejor pues abrir los ojos, comenzar a mirar alrededor y empezar a buscar soluciones a la altura del problema presentado.

Veamos a nuestros amigos, familiares y vecinos desempleados obligados a estudiar a los 30, 40 o 50 aos porque no pueden encontrar un trabajo. No ignoremos el rpido aumento de la competencia en trabajos de cualificacin media mientras continan empeorando las condiciones de trabajo. O la creciente competencia por los puestos altamente calificados y/o bien remunerados, donde la meritocracia ha desaparecido y ha sido reemplazada por el nepotismo, el amiguismo o el privilegio.

Slo entonces podremos comenzar a llamar a los trabajos temporales o gigs por lo que realmente son: la constatacin de la incapacidad del mercado laboral para producir empleos de calidad. O descubrir el enorme ejrcito de reemplazo detrs de inmensas plataformas digitales compitiendo por quin aceptar el salario ms bajo y quin est dispuesto a trabajar en las peores condiciones.

Otro ejemplo son todos esos desempleados de larga duracin que ya no pueden ser absorbidos por el mercado laboral, empleados por los gobiernos en los pases desarrollados en trabajos que no tendran cabida en un mercado laboral funcional a cambio un salario de subsistencia; o aquellos empleados como vigilantes informales para patrullar vecindarios como puede verse en cualquier ciudad importante de los pases en desarrollo.

Algunas economas desarrolladas ya estn considerando rentas bsicas o de ciudadana para proteger a sus ciudadanos del desempleo permanente y masivo que ya est llamando a nuestra puerta. Pero las rentas bsicas son slo un pequeo paso en comenzar a abordar el problema. Todava tendremos que ver cmo las medidas destinadas a proveer ingresos mnimos en los pases desarrollados podrn alimentar a los pobres en los pases en desarrollo, que no olvidemos son la mayora de la poblacin mundial.

Y tambin igualmente importante, pero si cabe ms trascendente, es el problema de que un estmago lleno no sirve de propsito a la vida de personas que tienen 24 horas al da, 365 das al ao de tiempo libre. Encontrar un propsito individual y colectivo ser ms que nunca el mayor desafo para las futuras generaciones.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter