Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

Narcometrpoli (IV)
Geopoltica de la droga

Michel Fonte
Rebelin


Hibridacin del universo criminal e introgresin socio-institucional

Durante aos se ha comprobado el papel crucial que desempean los casinos y las salas de juegos en la vinculacin de la economa negra con la economa formal, sin duda hoy en da representan el principal canal para el blanqueo de activos [1], en particular, a las tradicionales ganancias procedentes de la criminalidad organizada se suman los ingresos no declarados de actividades que conciernen no solo el tpico entorno delincuencial sino tambin el mbito poltico, empresarial y profesional. Los ros de dinero que confluyen en el profundo y cenagoso mar del mundo del azar tienen cada vez ms una matriz muy diferente, de otra parte lo importante para todos los que se enriquecen violando, doblegando o esquivando la ley, es ocultar los beneficios de esas infracciones, porque si hay posibilidad de terminar en la crcel se necesita preservar una salida que garantice una vida cmoda y lujosa. El efectivo que entra en los casinos apostado en las mesas con tapetes verdes o introducido en las tragaperras, ya pierde su turbio color negro o gris (es aquel que a pesar de tener un origen legal se ha escondido al fisco) y est listo para aflorar con buena pinta o desaparecer en un santiamn en uno de los muchos parasos fiscales que existen en los cinco continentes [2]. En esos casos derrochar una fortuna es una forma valiosa para solucionar el problema, y aunque parezca ilgico se puede conseguir un provechoso negocio comprando todos los billetes perdedores de la lotera. Discernir la verdadera tarea de los casinos en la gran lucha para la conquista del poder mundial es fundamental, si fuera un juego de ajedrez estos representaran aparentemente el factor del azar en una disputa esencialmente racional, en que prevalece quien poseyendo un decisivo entendimiento estratgico y disfrutando de una posicin privilegiada, escoge el proyecto con menor nmero de variables y por lo tanto con mayores posibilidades de xito [3]. Si en general la tctica es el elemento ms contundente para ser un jugador fuerte, dado que el clculo sin errores de los riesgos concretos es esencial para competir desde un alto nivel, asimismo la organizacin que sostiene la planificacin y la accin es determinante, en cuanto el enfrentamiento entre poderes en el tablero internacional abarca un amplio conjunto de actores locales y globales con un trasfondo sociocultural, un desarrollo tecnolgico y una formacin poltica, cientfica y econmica muy diferentes. En este sentido el concepto de hibridacin elaborado por el catedrtico Xavier Raufer concierne adems de la colaboracin entre diversos grupos clnicos o nacionales e incluso, en crecientes casos, la formacin de crteles o mafias transnacionales con integrantes que presentan cada cual una especfica cultura delincuencial enlazada con su contexto de origen la utilizacin combinada de procesos, procedimientos, estructuras y tcnicas que ya no permiten examinar y comprender el fenmeno segn las tradicionales normas de investigacin [4]. El caos que el liberalismo ha generado al destruir las fronteras fsicas de los Estados, ha producido una colaboracin o contaminacin, con gran asiduidad, entre fuerzas ilegales que antes vivan en espacios cerrados con ocasionales acercamientos para implementar negocios, y sobre todo ha causado el inesperado encuentro de universos paralelos el blanco de la economa legal y el negro de la sumergida (conjunto de la economa informal e ilcita) que agrandando a desmesura la franja gris ha vuelto muy difcil detectar la fuente y el paradero final de los capitales [5], pues, si antes se deca que el dinero no huele [6] ahora ya no tiene color.

El repunte de transacciones relacionada con el lavado de activos refleja la prdida de algunas caractersticas tpicas de los peones del tablero, si en el pasado fue habitual la cooperacin entre asociaciones mafiosas y terroristas, hampas, narcotraficantes, servicios de inteligencia y contrainteligencia, ejrcitos y grupos revolucionarios y paramilitares, en que a pesar de las traiciones cada uno conservaba su respectivo sistema de valores o, tal vez, desvalores, actualmente la asistencia reciproca casi siempre altera o trastorna la identidad de los sujetos implicados. El ensayista Raufer sostiene con razn que es enrevesado distinguir la categora a la que pertenece una asociacin que usa la violencia como principio y mtodo de actuacin [7], porque el trayecto puede cambiar con el transcurso del tiempo, as que terrorismo, narcotrfico, resistencia armada, guerrilla y criminalidad comn y especializada pueden cohabitar en una misma alma (grupos multicriminales) o remplazarse en esa segn patrones imprevisibles, de hecho, ya no se puede definir la naturaleza de algunas organizaciones y sus fragmentaciones como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), el ELN (Ejrcito de Liberacin Nacional), el DESH (Estado Islmico de Irak y el Levante), el MRT (Movimiento Revolucionario Tupamaro), el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistn), Hezbol (Partido de Dios de Lbano), Boko Haram [8] (La Educacin Occidental Es Pecado en el idioma hausa de Nigeria), el ELK ( Ejrcito de Liberacin de Kosovo), los talibanes [9] y muchas otras que operan en el mundo. No obstante, se detecta un rasgo comn irrefutable en el involucramiento de la mayora de esos grupos en el negocio de los estupefacientes [10], representando la fuente principal de enriquecimiento personal y a la vez de financiacin de su estructura y actividad, que puede definirse, dependiendo del punto de vista, revolucionara o terrorista, ideolgica o criminal, y a menudo ambas como atestiguan, entre otras, las experiencias de algunos exponentes (Fiorenzo Trincanato [11], Angelo Manfrin [12], Massimo Carminati [13] ) de los NAR (Ncleos Armados Revolucionarios) de Italia que al salir de la agrupacin clandestina de inspiracin fascista siguieron dedicndose al narcotrfico y otras actividades delictivas formando una propia banda o en cualidad de componentes o intermediarios de asociaciones mafiosas como la Mala del Brenta [14], la Banda de la Magliana [15] y la Ndrangheta [16] y la conversin de Sendero Luminoso de grupo insurgente armado en una de las principales guerrillas enfocada en la fabricacin y trasiego de cocana a Estados Unidos [17].

Si aparecen casi normal las alianzas entre movimientos subversivos y bandas criminales, en cambio desencadena mucha inquietud la relacin cada vez ms estrecha con el nivel institucional, claramente no se hace referencia a los lazos que centros de espionaje y contraespionaje tienen con estos ambientes, visto el largo historial de conexiones y colaboraciones del ms destacado servicio secreto del mundo, la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en ingls) y tambin el Bur Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en ingls) y su brazo operativo, la Administracin para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en ingls) con organizaciones como Cosa Nostra, la Mafia Corsa, el SAC (Servicio de Accin Cvica) en Francia, los NAR y Orden Nuevo en Italia, el ELK (Ejrcito de Liberacin de Kosovo), los PEPES, los crteles de Medelln y Cali en Colombia, el Crtel de Sinaloa, Los Zetas y los Halcones en Mxico, el FRAPH (Frente Revolucionario para el Avance y el Progreso de Hait ), el DESH en Siria, Al Qaeda (o La Base) en Asia Central y Oriente Prximo, el PBAS (Partido Baaz rabe Socialista) en Irak, el CDIN (Comit pro Defensa de los Intereses Nacionales) en Laos, el Golkar de Suharto en Indonesia [18], los Contras en Nicaragua, las F.F.D.D. (Fuerzas de Defensa de Panam) lideradas por el fallecido narcotraficante e informador Manuel Antonio Noriega, el Batalln 3-16 en Honduras, los escuadrones de la muerte en El Salvador y Guatemala, la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) en Argentina y Uruguay, la P2 [19] (Propaganda 2) y los integrantes civiles y militares de la brutal Operacin Cndor [20] llevada a cabo en el Cono Sur de Amrica Latina (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay).

El engarce institucional entre el bajo mundo y el mundo de arriba que aqu se quiere destacar, concierne el trnsito de las cpulas mafiosas, y de su subcultura delictiva, de los ganglios perifricos de la sociedad y la administracin pblica hacia su sistema central, donde llegan a gestionar el poder sin intermediarios asentndose personalmente en la sala de mandos. En los ltimos 20 aos todos los lugares de la mxima expresin poltica, econmica y financiera en que se decide el destino de las naciones partidos, sindicatos, confederaciones industriales, bancos, parlamentos, gobiernos, ministerios, alcaldas, diputaciones, generalidades, corporaciones pblicas y privadas [21], bolsa de valores, autoridades supervisoras, fondos de inversin, multinacionales, entidades financieras, servicios logsticos y comerciales han quedado infectados por dudosos capitales de los que ya es imposible descubrir su procedencia [22]. Cuesta admitir que las mafias se han sentado a la mesa poniendo sobre la misma bolsos repletos de dinero, la mayor parte de estos generado por el narcotrfico, y que se est desplegando un gnero de hibridacin mucho ms agresiva de la evidenciada con agudeza por Raufer o del proceso de envilecimiento del Estado de derecho conjeturado con simplismo por el historiador Niall Ferguson (que propone su indefectible receta liberal) que se puede llamar introgresin socio-institucional [23], o sea, una mutacin gentica en la que sin incorporarse a la cultura de la legalidad, el bajo mundo se legitima como mundo del medio y se mimetiza como inocua mariposa en los palacios del poder para comerlos por dentro al igual que un gusano.

El narcotrfico como prioridad geoestratgica y el control de las rutas

El concepto de geopoltica de la droga nace del hecho de que el narcotrfico es muy importante no solo por el flujo de dinero que mueve (se estiman las ganancias anuales de entre 4 26.000 y 652.000 millones de dlares, informe Transnational Crime and the Developing World elaborado por la la organizacin Global Financial Integrity en marzo de 2017 con actualizacin de los datos 2014 [24] ) sino tambin por ser el principal instrumento de aportacin para las organizaciones criminales y rebeldes de diferente inspiracin ideolgica, tnica y religiosa. Ninguna nacin que quiere conservar o conseguir una posicin dominante en el escenario planetario puede desatender las implicaciones que este comercio conlleva a nivel global, eso EE. UU. lo sabe muy bien desde siempre, al tal punto que derrocha muchos recursos y energas en la que es impropiamente apodada como Guerra contra las drogas [25], de hecho, al gobierno norteamericano no le importa y nunca le interes acabar con el narcotrfico, sino controlarlo a su antojo y de manera conforme a los objetivos estratgicos a corto, mediano y largo plazo [26] . La DEA es la agencia encargada, con la supervisin y colaboracin de la CIA, de condicionar las dinmicas del mercado para determinar:

1) El sitio o los sitios de produccin de la droga (pases, regiones y departamentos)

2) La cantidad y la cualidad de las sustancias psicotrpicas elaboradas

3) Los sujetos que deben fabricar la droga y los que deben comercializarla

4) Los territorios de destinacin de los narcticos (continentes, naciones y macrorregiones)

5) Los beneficiarios de la venta

6) Los damnificados por el consumo

7) La logstica del trfico de los estupefacientes (por donde deben pasar y la cadena o cadenas de intermediacin)

8) Los lugares, sectores y finalidades de la inversin de las ganancias originadas por el narcotrfico.

Con la sola eleccin e imposicin de los itinerarios de la droga EE. UU. ya consigue lograr la casi totalidad de sus metas, por ejemplo, a finales de los aos 70', la DEA operando en el marco de la geoestrategia reaganiana de rearme [27] (1981-1989) diseada por el Departamento de Defensa (DoD por sus siglas en ingls), la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA por sus siglas en ingls), la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en ingls), la CIA y el FBI, impuls un cambio radical en el recorrido del narcotrfico. La misin que el inquilino de la Casa Blanca le pidi desarrollar, junto al ejrcito y a la marina, era cerrar la ruta hacia el Caribe, debido a lo cual comenz la lenta decadencia y la inevitable cada en desgracia de Pablo Escobar Gaviria [28], que durante un decenio haba sido funcional al proyecto yanqui de controlar el abastecimiento de cocana dentro del pas a partir de Florida, donde grupos anticastristas con ramificaciones secretas en los pases de Centroamrica, y en particular en Mxico, actuaban para estancar los partidos y agrupaciones de inspiracin marxista. Ocupando militarmente El Cayo Norman (1982) y vigilando incesantemente las costas de Florida, se bloqueaba el transporte martimo y areo a travs del archipilago de Las Antillas, en que se usaban como bases de aterraje de pequeos aviones comerciales cargados de droga pistas de tierra en las islas Bahamas y tambin en los Everglades [29]. De esta manera la DEA, el FBI y las Fuerzas Armadas obtuvieron que el Crtel de Medelln modificara el trayecto de sus envos ilegales, explotando la ruta pacfica y centroamericana para llevar los estupefacientes y el caos al istmo de Panam y desde all a todos los pases confinantes. La maniobra encajaba perfectamente en el modelo de guerra sucia promovido por el presidente demcrata Jimmy Carter (1977-1981) con la Operacin Charly (1979), es decir, una triangulacin internacional entre el gobierno norteamericano, que en calidad de financiador se comprometa a proporcionar equipo, servicio de inteligencia y capitales provenientes del trfico de droga y armas, el Ejrcito argentino, que asuma el papel de instructor exportando sus tcnicas de tortura y adiestramiento en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, y los Contras, que se convertan en el brazo armado de la contrainsurgencia filoestadounidense [30]. El operativo que tuvo larga duracin recibi un nuevo empuje cuando Ronald Reagan, tomada la direccin, decidi apartar la dictadura argentina, bajo el mando del general Leopoldo Fortunato Galtieri, y conquistar el dominio completo de la regin con el establecimiento de regmenes tteres. En aquel entonces Pablo Escobar Gaviria no se dio cuenta de que lo estaban manipulando y que su victoria era el inicio de la derrota, lo cierto es que los narcos colombianos empezaron a perder las riendas del canal de distribucin dado que dos de las fases ms importantes de la nueva ruta a California, la venta a los usuarios finales y la logstica, terminaban dominadas por crteles mexicanos [31] (que unos aos ms tarde se convertiran en los patrones del flujo de cocana a EE. UU.) y dos colaboradores de la CIA de larga data, el general Manuel Antonio Noriega [32] en Panam y el piloto Adler Berriman Seal, mejor conocido como Barry Seal [33], que comparti la misma suerte de Lee Harvey Oswald [34] su compaero en la Patrulla Civil Area (CAP por sus siglas en ingls) y presunto culpable por la muerte del presidente John F. Kennedy [35] o sea asesinado a tiros en pleno da. Es otra prueba ms que aunque un crtel tenga el potencial para adquirir o producir toda la droga demandada por los consumidores, no le sirve de nada si no puede garantizar el trasporte (monopolio en rutas) y el suministro a por mayor a grandes distribuidores (mayoristas de destino) y/o a redes minoristas en el mercado final.

Vuelta a los conflictos verticales y mutacin de las redes de espionaje

Con el propsito de analizar ms adelante los siete puntos aludidos fortalecindolos con acontecimientos y datos histricos, parece el momento oportuno para enfocarse en la vuelta a los conflictos verticales que estn manifestndose en las disputas sociales aunque con discrepancias respecto a la tradicional contraposicin entre obreros y capitalistas, puesto que tanto el marxismo como el liberalismo han evidenciado las carencias de su equipaje conceptual e interestatales tras un largo periodo de competicin entre actores pertenecientes al mismo entorno o categora. Para encarar la horizontalidad de desafos sociales y criminales que minan la unidad territorial, la democracia y la convivencia civil con un alto riesgo de disgregacin, va imponindose un retorno a las relaciones diplomticas protagonizadas por entidades nacionales que incluso emplean prcticas y tonos belicosos. La campaa de discriminacin contra los hispanos [36], la amenaza de ruptura y la renegociacin de algunos tratados comerciales internacionales (El Acuerdo Transpacfico de Cooperacin Econmica [37], TTP por sus siglas en ingls, y el el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte, TLCAN [38]) y la construccin del muro fronterizo entre EE. UU. y Mxico [39] propulsadas por la era Trump, representan la encrucijada de un punto de inflexin epocal en que la guerra silenciosa conducida dentro y contra los Estados por corporaciones y lites de instituciones supranacionales, est siendo reemplazada por la reconquista de la antigua soberana. La poltica arrinconada hasta ahora en una esquina fuera del espacio vital, intenta recuperar la supremaca sobre la economa, real y financiera, reconducindola a su rol de sirviente-beneficiaria segn el patrn de la United Fruit Company [40] (UFCO, por sus siglas en ingls), ms conocida como El Pulpo.

Asimismo soberanismo, regionalismo y euroescepticismo son el otro rostro de una identidad europea que aspira a un regreso al Estado-nacin, principalmente como asunto jurdico, expresando adems de una contestacin contra las medidas de austeridad, un rotundo repudio [41] a las disposiciones de libre circulacin adoptadas en virtud del acuerdo de Schengen [42]. A la defensa del confn turco por parte de Erdogan para hostigar la presencia de la minora curda y a la valla construida, a partir de 2015, por el gobierno del lder hngaro Viktor Orbn a lo largo de los 175 km del borde con Serbia, que junta a la planificacin de levantar otras alambradas en las lindes con Rumana y Croacia se planta cortar el flujo de migrantes y refugiados provenientes de frica y Cercano Oriente [43] (iraques, iranes , afganos, sirios, eritreos, congoleos, etopes), se han sumado el restablecimiento de los controles y los reforzamientos y cierres de las fronteras decididos autnomamente por Eslovaquia [44] (agosto de 2015), Alemania [45] (septiembre de 2015), Repblica Checa [46] (septiembre de 2015), Austria [47] (febrero de 2016), Polonia [48] (marzo de 2016) y Holanda [49] (enero de 2017). Estos son todos elementos que marcan una discontinuidad con la cesin de poderes y competencias del Estado en el pasado reciente, en sustancia, los gobernantes ms precavidos se han enterado de que se estaba produciendo una rendicin sin condiciones de la pblica administracin fagocitada por una burocracia y tecnocracia desdeosas e incapaces de percibir y actuar de forma efectiva con referencia a las necesidades de los pueblos y de sus clases ms desfavorecidas y, an peor, una conflagracin social que implicara el derrumbe institucional. El tema del deterioro de la seguridad ciudadana y la cada del bienestar colectivo han sacudido las races de la socialdemocracia nacida en la posguerra, por lo tanto, considerando los peligros provenientes de una inmigracin desordenada en ausencia de una estrategia de integracin o asimilacin [50] (terrorismo, c ompetencia salarial desleal, marginacin, radicalizacin, tensiones raciales y religiosas, conflictos interculturales, guetos y barrios problemticos en que proliferan pandillas y bandas dedicadas a robos, atracos, extorsiones, contrabando y sobre todo venta de droga al menudeo ), se ha vuelto a valorizar la frontera y la prioridad hobbesiana de preservar la paz y el orden a travs de la exclusiva de la violencia como funcin esencial en las manos de un solo dueo, o sea, aquel Estado sin el cual la sociedad recula a una posicin de brutalidad generalizada e inclinacin al crimen [51]. Para alcanzarlo se ha descalificado, visto los escasos logros, que el proceso de centralizacin de la fuerza pueda ser gestionado en la esfera internacional, tal y como subrayaba el filosofo Locke las naciones recelan de un soberano universal omnipotente [52] (ONU, UE, TLCAN, OEA, UEE, ASEAN, APEC y TAC), y puede ser que tengan razn ya que las coaliciones y los bloques siempre han tenido un carcter transitorio en que la cooperacin interesada (para procurarse beneficios recprocos de diferente naturaleza), con el paso del tiempo, ha sido sustituida por la rivalidad y la voluntad de doblegar al exaliado.

Esta recuperacin de la autoridad estatal que Max Weber precisa como asociacin con carcter institucional que monopoliza dentro de un territorio la violencia fsica legtima como medio de dominacin [53], se presenta urgente delante el reto de movimientos separatistas en numerosos pases (Espaa, Francia, Italia, Escocia, Blgica) que errneamente se apoda con el trmino balcanizacin [54]. Parece ms apropiado denominar e l actual proceso de desintegracin o secesin como desestructuracin formal [55], porque aunque se hace referencia a valores tnicos, lingsticos y culturales, se funda esencialmente en reivindicaciones econmicas y sociales hijas de la larga crisis financiera que ha vulnerado los valores capitalistas de libertad incondicionada y progreso ilimitado. En muchos casos las formaciones independentistas han ocupado el vaci dejado por sindicatos y partidos de izquierda, que se han negado cabalmente a apoyar e interpretar el malestar siguiendo en su prctica de colusin poltica, con eso no se quiere negar la existencia de un fuerte arraigo territorial fundamento de una divergencia objetiva causada por la cristalizacin de colectividades que se valoran como absolutas, as que la parte discordante rechaza los planes y programas de la parte dominante y viceversa, considerndolos incompatibles con su ontologa poltica y oportunidades [56]. En este aspecto, tambin las mafias y los sujetos involucrados en la lucha contra el crimen organizado no pueden ignorar las consecuencias de la desestructuracin formal, en particular, los rganos de defensa nacional ms avanzados, a partir de los servicios secretos, ya intuyeron que hay que pasar de la accin de control y represin individual a la de vigilancia comunitaria (polica, agencias gubernamentales, grupos locales, empresas privadas de seguridad, medios de comunicacin y otros), abarcando tanto los lugares virtuales (conexiones telemticas, blogs, plataformas y redes sociales) como los sitios fsicos [57]. Con respecto a estos ltimos el cambio cultural y de la costumbre ha provocado una modificacin de los tradicionales espacios de encuentro. En el pasado la Iglesia catlica y protestante, aunque pueda parecer extrao, se afirmaron como influyentes centros de socializacin y trabajaron separadamente en calidad de clulas del espionaje al servicio de la inteligencia de diversos pases occidentales y, por supuesto, del bloque atlantista [58]. La presencia en cada rincn del planeta (no haba una aldea que no tena su parroquia) y la peridica reunin de los fieles, los sbados o los domingos, unidas a la capacidad de escuchar los pecados, situaban curas y pastores, y sus respectivas jerarquas, en una posicin ventajosa para capturar informaciones y entregarlas a los destinatarios, mientras que hoy en da la crisis de la fe, el declive de la religin como aglutinante comunitario y la hemorragia de creyentes y vocaciones, han debilitado su organizacin dejando a menudo las puertas de los oratorios cerrados y los prelados privados de aquella posicin clave de intermediacin y observacin en el seno de la colectividad. Siendo conscientes de esta situacin, las agencias gubernamentales han precozmente diagnosticado la existencia de una red alternativa, redirigiendo su foco de atencin de los lugares de confesin de los pecados a los de los vicios de la fe laica contempornea vinculada con el azar y el deporte, de tal modo que las casas de apuestas, casi todas con origen y/o gerentes y capitales anglosajones, valindose de su capilarizacin territorial [59] se han convertidos en los nuevos santuarios de la inteligencia y la criminalidad organizada, ofreciendo un amplio espectro de oportunidades en que los casinos y la salas de juegos funcionan como:

1) bases para ramificarse en un pas extranjero infiltrndose en sus instituciones y fungiendo como tapaderas del espionaje y las mafias;

2) sedes ocultas (incluso diplomticas) donde tener citas y cerrar tratos sin desatar sospechas y grabndolo todo si hay necesidad;

3) lavadoras de activos provenientes de actividades ilegales e informales como narcotrfico, trata de personas, comercio de armas, explotacin de la prostitucin ajena, secuestros, contrabando (especialmente hidrocarburos y tabaco), donaciones ocultas con diversas finalidades y procedencia, sobornos, trfico de influencias, extorsiones, malversaciones, elusin, evasin y fraude fiscal;

4) intermediarios en la trasferencia de fondos negros para acciones de espionaje, contraespionaje, terrorismo y financiamiento ilegal a partidos polticos [60] y guerrillas.

Como se puede fcilmente entender narcotraficantes, mafias, servicios secretos y cuerpos de seguridad estn en una contienda cerrada que prev enfrentamientos y acuerdos, y en que prevalecern quienes con un buen equilibrio entre tctica y estrategia cometan menos errores.

 

Michel Fonte (colaborador de Diario Siglo XXI, Nodal, L'Antidiplomatico y otros)


Notas

[1] https://www.washingtonpost.com/national/health-science/las-vegas-sands-target-of-us-money-laundering-probe-wsj-says/2012/08/04/ca45b43a-de5d-11e1-af1d-753c613ff6d8_story.html?noredirect=on&utm_term=.91bd4d38f283 y http://eldiario.deljuego.com.ar/submenuanalisisdelarealidad/11717-2014-11-03-15-10-34.html

[2] https://d1tn3vj7xz9fdh.cloudfront.net/s3fs-public/file_attachments/bn-blacklist-whitewash-tax-havens-eu-281117-en_0.pdf pags. 3-5 y Listing of tax havens, EU, 05 de diciembre de 2017 pags. 9-12 disponible en pdf http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/BRIE/2018/621872/EPRS_BRI(2018)621872_EN.pdf

[3] http://virtual.esup.edu.pe/bitstream/ESUP/157/8/Cap.%203.pdf

[4] Xavier Raufer, Gopolitique de la mondialisation criminelle, La face obscure de la mondialisation, Puf, Paris 2013

[5] https://elpais.com/elpais/2014/09/19/media/1411145578_083658.html

[6] http://www.treccani.it/vocabolario/non-olet/

[7] Xavier Raufer, Gopolitique de la mondialisation criminelle, La face obscure de la mondialisation, Puf, Paris 2013

[8] http://www.realinstitutoelcano.org/wps/wcm/connect/2902f0df-7d6b-442d-8856-c70ae58ad121/DT7-2018-SansoRubertPascual-Africa-geopolitica-transito-cocaina-America-Latina-Europa Espana.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=2902f0df-7d6b-442d-8856-c70ae58ad121 pgs. 13-16

[9] Fundacion Ideas para la Paz (FIP), Boletn De Paz No. 34 Negociaciones De Paz Abril 2014 Solucin Al Problema De Las Drogas Ilcitas pgs. 22-29

[10] Unodc, Informe Mundial sobre Droga 2017, pgs. 23-26

[11] http://mattinopadova.gelocal.it/regione/2008/10/28/news/droga-smantellata-rete-di-trafficantiarrestati-ex-nar-e-mala-del-brenta-1.1187502

[12] http://mattinopadova.gelocal.it/regione/2008/10/29/news/dal-terrorismo-nero-alla-cocaina-1.1187538

[13] Tribunale Penale di Roma, sentenza, 15 novembre 1991, pgs. 29-38, 59-63; Senato della Repubblica XI Legislatura, Domanda di autorizzazione a procedere contro il senatore Giulio Andreotti, Doc. IV n. 169, 9 giugno 1993, pgs. 1, 39, 77, 91; I Corte di Assise di Bologna, sentenza n. 13, 16 maggio 1994, pgs. 257-258, 447-453; Corte di Assise di Perugia, sentenza n. 3, 24 settembre 1999, pgs. 14-16, 264-273; Corte dAssise di Appello di Perugia, sentenza n. 4, 17 novembre 2002, pgs. 28-31 ; Corte Suprema di Cassazione, sentenza n. 20, 30 ottobre 2003, pgs. 4-25, 33-48

[14] http://mattinopadova.gelocal.it/regione/2018/03/14/news/felice-maniero-la-mala-del-brenta-e-viva-e-si-e-spostata-a-venezia-1.16591661

[15] G. Flamini, La banda della Magliana, Kaos, Roma 1994

[16] Tribunale civile e penale di Catanzaro, sentenza n. 9/82 AR.G.I., 30 luglio 1986, pg. 365; II Corte DAssise di Milano, sentenza n. 15, 30 giugno 2001, pgs. 370, 762; Corte di Assise di Perugia, sentenza n. 3, 24 settembre 1999, pgs. 440-452; Commissione Parlamentare dInchiesta sulla Loggia Massonica P2 IX Legislatura, volume VII, tomo XXII, Roma 1987, pgs. 90-95

[17] http://strategicstudiesinstitute.army.mil/pubs/parameters/Articles/1993/1993%20fitzsimons.pdf y Fundacion Ideas para la Paz (FIP), Boletn De Paz No. 34 Negociaciones De Paz Abril 2014 Solucin Al Problema De Las Drogas Ilcitas pgs. 30-38

[18] https://www.alternet.org/world/35-countries-where-us-has-supported-fascists-druglords-and-terrorists

[19] https://www.pagina12.com.ar/1999/99-07/99-07-31/pag13.htm

[20] Cecilio Manuel Salguero, El Plan Condor Origen, Desarrollo Y Consecuencias (1973/1983), Casa de las Tejas Editora Crdoba 2011

[21] https://www.infobae.com/2015/08/08/1747008-politicos-y-narcos-un-vinculo-cada-vez-mas-estrecho/ , https://www.elespectador.com/noticias/judicial/cartel-de-cali-financio-ernesto-samper-y-hasta-pago-su-articulo-638171 , https://www.elconfidencial.com/mundo/2014-02-25/el-chapo-invirtio-millones-en-la-campana-de-pena-nieto-para-evitar-ser-arrestado_93518/ , https://www.eldiario.es/politica/Nacho-Carretero-narcotrafico-Galicia-Farina_0_439206917.html

[22] https://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-412166-los-corredores-de-mafia , https://www.semana.com/nacion/articulo/interbolsa-dinero-narcos/342626-3 , http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-678620

[23] https://www.nature.com/articles/s41598-017-06440-4

[24] Global Financial Integrity, Transnational Crime and the Developing World 2017, Washington march 2017, pg. 3

[25] Hernn Moreano Urigen, Colombia y sus vecinos frente al conflicto armado, Ediciones Abya-Yala, Quito 2005, pgs. 85-88

[26] Noam Chomsky, Hegemona o supervivencia, el dominio mundial de EE. UU., Grupo Editorial Norma, Bogot 2004, pgs. 87-90

[27] Ibdem, pg. 267

[28] http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38857918

[29] https://www.proceso.com.mx/161925/norman-la-misteriosa-isla-de-los-narcos-en-las-bahamas

[30] http://edant.clarin.com/suplementos/especiales/2006/03/24/l-01164353.htm

[31] https://www.tni.org/es/art%C3%ADculo/mexico-las-rutas-de-la-droga-y-el-dogal-de-la-dependencia

[32] Noam Chomsky, Hegemona o supervivencia, el dominio mundial de EE. UU., Grupo Editorial Norma, Bogot 2004, pg. 164 y http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/martinelli-sera-extraditado-a-panama-228152

[33] https://www.nytimes.com/1987/01/12/us/trial-opens-today-for-3-accused-of-murdering-drug-ring-informer.html

[34] https://www.independent.co.uk/news/world/americas/jfk-files-release-john-f-kennedy-jack-ruby-fbi-watch-for-fireworks-lee-harvey-oswald-assassination-a8063826.html

[35] https://www.britannica.com/biography/Lee-Harvey-Oswald

[36] http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/enriqueta-cabrera/mundo/2017/01/22/un-discurso-brutalmente-racista-el-de

[37] http://www.sice.oas.org/TPD/TPP/TPP_s.ASP

[38] https://cnnespanol.cnn.com/video/trump-condiciona-tlcan-nafta-mexico-narcotrafico-luz-maria-de-la-mora-entrevista-serbia-dinero/ y http://www.excelsior.com.mx/global/2017/10/11/1194047

[39] https://actualidad.rt.com/actualidad/267993-eeuu-comienza-construccion-muro-fronterizo

[40] Peter Chapman, Bananas: How the United Fruit Company Shaped the World, Canon Gate, Edinburgh 2007

[41] https://www.efe.com/efe/espana/mundo/orban-arremete-contra-la-ue-diciendo-que-no-desea-un-reinado-europeo/10001-3309364

[42] https://www.boe.es/doue/2000/239/L00001-00473.pdf pgs. 20-28

[43] http://www.elmundo.es/internacional/2016/02/15/56c2248aca4741186e8b4646.html

[44] http://www.ilsole24ore.com/art/mondo/2015-09-13/migranti-polizia-monaco-siamo-limite-ministro-ue-fallimento-totale--152903.shtml?uuid=AC1KC5w&refresh_ce=1

[45] https://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2015-09-13/alemania-cierra-sus-fronteras-desbordada-por-la-llegada-de-refugiados_685580/

[46] http://www.expansion.com/economia/politica/2015/09/13/55f5cb15268e3ed81b8b458c.html

[47] https://elpais.com/internacional/2016/02/16/actualidad/1455641636_403613.html

[48] http://www.elmundo.es/internacional/2016/03/23/56f27ca7e2704ed40d8b458b.html

[49] https://www.efe.com/efe/america/sociedad/los-inmigrantes-en-holanda-tendran-que-comprometerse-por-escrito-a-integrarse/20000013-3135968 , de hecho se trat de nuevas medidas unilaterales de reforzamiento de la vigilancia fronteriza ya adoptadas en septiembre de 2015.

[50] OECD, International Migration Outlook 2017 - 41st edition, OECD Pubblishing, Paris 2017, pgs. 63-65, 75-80

[51] Thomas Hobbes, Leviatano, Rizzoli, Milano 2015

[52] Hernn Moreano Urigen, Colombia y sus vecinos frente al conflicto armado, Ediciones Abya-Yala, Quito 2005, pg. 67

[53] Max Weber, La poltica como vocacin, Alianza Editorial, Madrid 2009, trad. Francisco Rubio Llorente; pp. 83-84.

[54] https://www.britannica.com/topic/Balkanization

[55] Jos Luis Calva, Silvia Gmez Tagle, Democracia y gobernabilidad Volumen 15, Miguel ngel Porra, Ciudad de Mxico 2007, pgs. 96-99

[56] https://www.nytimes.com/es/2017/10/02/referendum-cataluna-union-europea-separatismo/

[57] http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0124-05792013000100002

[58] Eric Frattini, L' entit. La clamorosa scoperta del servizio segreto vaticano: intrighi, omicidi, complotti degli ultimi cinquecento anni, trad. S. Noce, Fazi, Roma 2009

[59] Cirsa desarrolla su actividad comercial en 70 pases y est presente en 11, Codere se ha arraigado en 8 pases entre Europa (Italia y Espaa) y Amrica latina (Argentina, Uruguay, Mxico, Panam y Colombia), adems ambas operan en la rbita del fondo de inversin estadounidense Blackstone; IGT est afincada en Reino Unido, Italia y EE. UU.; el Grupo Novomatic, con sede en Austria, tiene compaas afiliadas en 45 Estados entre Amrica del Norte, Amrica del Sur, Europa y frica; Gamenet Group SpA est establecida en Italia pero pertenece al fondo de capital privado estadounidense Trilantic Capital Partners Europe; Stanley Bet est asentada en 8 naciones europeas (Reino Unido, Blgica, Dinamarca, Italia, Alemania, Rumana, Chipre y Malta) y William Hill Group en 9 (Reino Unido, Gibraltar, Israel, Bulgaria, Italia, Espaa, EE. UU., Australia y Filipinas); Sportium gestiona las apuestas en 5 pases (Espaa, Panam, Colombia, Argentina y Per); Electra Works Limited, accionista mayoritaria de Bwin, tiene su sede en las Islas de Man y opera en Alderney, Austria, Bulgaria, Blgica, Sudfrica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Gibraltar, Irlanda, Italia, Malta, Rumana, Reino Unido y en el estado de New Jersey de EE. UU.

[60] https://elpais.com/internacional/2015/03/16/actualidad/1426539029_779025.html y http://www.jornada.unam.mx/2011/04/10/politica/005n1pol


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter