Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

Una gran deuda con el Consejo Comunitario de Puerto Girn

Freddy Ordez Gmez
Rebelin


En 2001 se constituy por asamblea el Consejo Comunitario de Puerto Girn, ste fue inscrito en el libro de registros de consejos comunitarios de la Alcalda Municipal de Apartad el 9 de febrero de 2001 y fue inscrito mediante la Resolucin 049 del 4 de junio de 2013 en el Registro Nacional nico de Consejos Comunitarios y Organizaciones de Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras del Ministerio del Interior. Este Consejo se encuentra asentado en el Urab antioqueo y recoge poblacin negra de Apartad, Carepa, Chigorod y Turbo.

El 18 de enero de 2001, la comunidad solicit la titulacin de un rea de 10 mil hectreas al entonces Instituto Colombiano de Reforma Agraria, Incora. Pero hoy an no ha visto materializado su derecho al ttulo colectivo de tierras. Esto no solo ha afectado el territorio, sino tambin el mbito de vida de la comunidad.

De acuerdo con el artculo 11 de la Ley 70 de 1993, la autoridad competente en un trmino improrrogable de 60 das, expedir los actos administrativos por medio de los cuales se adjudique la propiedad colectiva a las comunidades. Pero a pesar de que se liquidaron el Incora y el Incoder (su sucesor) la comunidad no ha obtenido el ttulo. Hoy la autoridad competente es la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y est llamada a dar respuesta a esta solicitud elevada hace 17 aos.

La Corte Constitucional ha precisado y desarrollado conceptos de gran importancia para el amparo de los derechos territoriales de las comunidades negras. Recientemente a propsito de una accin de tutela para proteger los derechos de un grupo diverso de demandantes entre los que estaba un cabildo indgena reiter que el derecho a la propiedad colectiva de los pueblos indgenas y comunidades tnicas se desprende de la especial relacin que mantienen stas con sus tierras y territorios . Esta relacin especial que implica una concepcin de pertenencia mutua entre ser humano y territorio.

Segn el alto tribunal, el territorio como concepto cultural no est limitado a las reas adjudicadas e incluye lugares de significacin religiosa, ambiental o cultural, as como la totalidad del hbitat que ocupan o utilizan de alguna otra manera, aunque estn por fuera de los lmites fsicos de los ttulos colectivos. Esto ltimo se refiere a el mbito de vida de la comunidad, en lo que se conoce como efecto expansivo del territorio.

Aunque la jurisprudencia de la Corte es clara en sealar que debe respetarse el derecho al territorio de las comunidades tnicas as stas no cuenten con un ttulo de propiedad, la historia nos muestra que esta no ha sido la norma: se han adjudicado predios a particulares, concedido licencias ambientales y creado un parque natural regional en el rea solicitada para titulacin, el territorio, el espacio vital y el hbitat natural del Consejo Comunitario. Todas estas son acciones afectan directamente a la comunidad de Puerto Girn.

Nuestro territorio est hecho con un pedacito del corazn de cada uno de los que vivimos aqu, dijo una integrante del Consejo Comunitario al describir su territorio en una actividad reciente. No hay mejor forma de explicar la relacin de pertenencia mutua entre esta comunidad y sus tierras, su ro Len y su Baha Colombia. Y al mismo tiempo, no hay mejor forma de entender la magnitud del dao que se le est haciendo al no reconocerle sus derechos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter