Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

Simn, Santrich... y el alucinante fenmeno Petro

Jaime A Moreno
Rebelin


En esta coyuntura histrica para la gente decente no votar por Gustavo Petro

Y defender su Voto, es defender al criminal, es solaparse contra el ms dbil, es

Asesinar el futuro, es traicionar la patria



Tras la infame traicin a los acuerdos alcanzados entre las Farc-EP y el rgimen colombiano, por este ltimo; ms duele y repugna el secuestro y encarcelamiento con fines de extradicin de un hombre insigne, patriota integral, hombre de poesa profunda y libertaria, revolucionario l: Jess Santrich.

La bsqueda de un camino distinto a la guerra impuesta por el rgimen establecido, ha sido una vez ms traicionada. Un marco de dudas y acertijos se erigen sobre el por qu se firm en la forma en que se hizo, los acuerdos de la Habana, si ya se conoca a plenitud quin era y a quien representa el presidente colombiano, Juan Manuel Santos: un criminal y fiel agente imperial, campen aventajado de traiciones dentro del nauseabundo poder constituido Colombiano.

Los acuerdos de la Habana, fueron desvalorizados y engavetados, puestos en el congelador en las postrimeras del siniestro gobierno de Santos; ste olmpicamente se deshace de los compromisos con la contraparte apenas lograda su codiciada presea: desarmar a la insurgencia, y sta, molida en unas largas y desesperantes negociaciones, penetrada por el influjo del idealismo, la ingenuidad y la debilidad ideolgica de algunos dirigentes provenientes de la ciudad, cay en la celada. El clculo poltico del rgimen y la embajada yanqui, ms all de la desmovilizacin y el desmantelamiento poltico de la insurgencia al fiel estilo centroamericano de los Joaqun Villalobos (Comandante guerrillero, agente infiltrado por el imperio para desmovilizar la lucha revolucionaria), es proseguir con la patria boba gobernada por los mismos bandidos de todas las pelambres, que les permitan el saqueo continuado de los recursos naturales del pas y postrar moralmente al pueblo colombiano.

Las negociaciones de la Habana estuvieron cruzadas por condiciones geopolticas muy puntuales en donde el imperio Usa americano en decadencia, se precava de que desarmado el movimiento guerrillero, se allana el camino para desaparecer la Venezuela que defiende sus recursos naturales, para lo cual cuentan con sus marionetas y payasos, quienes como buenos zombis le cumplen su agenda e intereses a sangre y fuego contra los pueblos latinoamericanos, de ah su vergonzoso ingreso a la OTAN.

Sobresalen dos aspectos que fueron fatales y elocuentes, que por s mismos, explican la arrogancia de los tramposos y el desconcierto de quienes no se daban cuenta que negociaban con fantoches y bufones.

  1. El lugar, La Habana Cuba, por su lejana del centro del dolor; se desconectaban de las opiniones y del sentir nacional, que en lugar de arroparlos con sus fortalezas, se debilitaban.

  1. Los largos tiempos de las conversaciones que facilitaron al rgimen quitarle ptalo tras ptalo a la rosa roja con sobredosis de ofertas a futuro, hasta dejarla chamizo, sin ninguna lnea roja.

Un hecho supremamente elocuente, que lo vea hasta el menos curioso: El rgimen colombiano nunca mostro la ms mnima intencin, ni el inters de ceder en ninguno de sus privilegios, solo quera ganar tiempo.

Cualquier gobierno comprometido genuinamente con la paz hace por lo menos reformas paliativas para aliviar las cargas econmicas sociales y polticas mnimas dentro de las conversaciones que lo promuevan como un interlocutor vlido que se gane algn nivel de confianza y credibilidad; por el contrario, aprovecho la coyuntura para ahondar el saqueo sin pudor las arcas de los pobres y las clases medias, mientras aupaba el enriquecimiento sin freno de los grandes conglomerados trasnacionales y nacionales, destrua el capital pblico, concesionaba las vas, prostitua la salud y los hospitales; desprotega al prrico ahorro privado para que el codicioso sistema financiero aniquilara esfuerzos; converta la educacin en el ms vil de los negocios privados; desestructuraba el campo y paramilitarizaba la vida del campesino en tanto entregaba los recursos naturales renovables y no renovables sin ningn escrpulo al capital transnacional, hasta convertir al pas en una gigantesca mina a cielo abierto que se desangra por la codcia de unos pocos.

Es decir, lo evidente era que el rgimen careca de propuesta social, econmica y poltica para el pas, mientras le tapaba la boca al movimiento guerrillero con un simulacro de promesas.

Entonces surge una gran pregunta que recoge otras:

A cambio de qu tantas concesiones, no eran suficientes las hechas durante aos en las entregas unilaterales y otras tantas en los campos de batalla, especialmente en la era post Marulanda?, Acaso en la Habana no se estaba diseando y tejiendo el futuro del pas?

Para entender esto, quiero que reflexionen sobre este aspecto que sin duda nos dar luces.

En los prolegmenos a la negociacin de la Habana, sin siquiera ser la Habana la sede de los dilogos, la periodista Mara Jimena Duzan, escribe un premonitorio articulo intitulado Timochenko, el escritor. Publicado en la revista semana el 14 de enero de 2012.

En tan ampuloso artculo, la periodista, que se jacta de tener muchas fuentes entre sus amigos militares y servicios de inteligencia del rgimen, Que por supuesto son ciertos, no escatima ningn elogio al recin ungido dirigente de las Farc -EP, Timochenko, quin surga de las cenizas del recin asesinado comandante Alfonso Cano, ejecutado por orden directa del mismsimo presidente Santos despus de su captura, mientras hacia una gira por los Estados Unidos.

Fue tan repugnante su artculo pero tan til hoy para su anlisis, que por honor a mi pluma libre, y acosta de l, escrib un artculo exgesis del texto que Titule: El Veneno de Mara Jimena Duzan. Publicado en la agencia Bolivariana de Prensa, posteriormente hackeada y destruida su base de datos. Pero cuyo original mantengo por si algn lector quiere llegar al meollo del asunto.

Escribe la periodista, y la consecuente respuesta en aquella poca:

A pesar de estar en orillas distintas, de que no soy partidaria de la lucha armada ni de la combinacin de las formas de lucha y de que repudio el secuestro y la siembra de minas quiebra patas, confieso que me ha sorprendido encontrar en Timochenko, el nuevo jefe de las FARC, a un pulcro escritor.

Con sus dardos venenosos, o sus excelentes fuentes de informacin ya saban quin era Timochenko... el guerrillero bueno con quien s se puede negociar.

Nos aclara la susodicha Mara Jimena Duzn, que:

las cartas de Timochenko s representan un cambio cualitativo. No solo estn bien escritas, que eso ya es un avance importante, sino que su retrica est construida sobre premisas interesantes y novedosas que demuestran que detrs de este jefe guerrillero hay un hombre que se preocupa por leer en medio de la guerra..

Es evidente que su intencin es hacer creer que la guerra oficial si ha servido porque dentro de las FARC-EP, se comienzan a percibir fracturas, debilidades, y ya no apelan a la teora revolucionaria, ni al marxismo en sus discursos, y que lo interesante y novedoso, es que Marulanda y Cano fueron unos dinosaurios que bien merecen estar muertos, puesto que con su discurso ortodoxo y radical, impedan los acercamientos entre el bien intencionado gobierno y los malintencionados jursicos comunistas marxistas leninistas etc. Que adems, jams lean nada importante y por lo tanto sus textos eran in entendibles.

Aparece bien claro el discurso subliminal dando a entender que lo mejor para las mismas FARC-EP, es que se dediquen a leer literatura y abandonen la lucha revolucionaria. Puesto que el rgimen los recibir con los brazos en alto, ya que es bueno entender que para mejorar a Colombia solo falta que los guerrilleros se civilicen y aprendan a escribir y ojala lean y escriban novelas.

En su discurso posmoderno y facho, nos quiere mostrar que los problemas de Colombia son artificiales, que es bueno que los guerrilleros abandonen el espritu de cuerpo, para que sobrevenga el sper comandante, que adems de ser comandante pueda ser seducido por la vanidad, que lo proyecte por encima de sus compaeros, al fiel estilo pequeo burgus. ! Ese es el comandante que queremos. Ser Timochenko?

Es palpable que el rgimen intenta ensalzar al comandante Timochenko para medir el momento poltico y valorar el estado general de las FARC-EP, para seguir demonizndolas y dividirlas, actitud que se palpa en el despliegue meditico global del rgimen, articulado con sus columnistas prepago. En el fondo aspiran desde lo meditico poltico crear debilidades polticas en el campo popular y dentro de la izquierda para desmontar el pndulo creciente en las luchas sociales que tienden a coincidir con los planteamientos insurgentes, para poder romper los vnculos ideolgicos a los cuales le tienen pavor.

Prosigue:

Y ese dato tambin me sorprendi: un guerrillero que no ha perdido el gusto por la buena literatura -en su ltima carta hace mencin a un libro del escritor estadounidense Jack London- es una persona que en el fondo debe saber que esa guerra que est librando solo puede terminar convirtindolo en un monstruo insensible a la esttica, a la lectura de un buen libro o de un poema. Querr eso Timochenko?

Contina pues azuzando la unilateralidad, la defeccin, la felona y la traicin. En su lenguaje de doble faz, defenderse del rgimen, construir un proyecto emancipador, amar al pueblo, solo puede contribuir a construir monstruos. Revolucionario y monstruo es lo mismo, seguramente para esta arpa, la lucha por la dignidad, la libertad, la soberana solo puede ser concebida por monstruos.

Repugna por su doble rasero por accin u omisin, pero repugna doblemente porque olmpicamente intenta mostrarle a sus lectores, todo lo contrario, puesto que es innegable que dentro de las FARC-EP, el ELN, y las organizaciones revolucionarias, lo que fluye constantemente es la poesa, el arte, la exquisita literatura de guerrilleros que escriben con amor sus sueos y sufrimientos, como el comandante Jess Santrich y su hermosura potica en cada frase que calienta el corazn hasta del mas insensible acaso esta atracadora de la verdad nunca ha escuchado a Cristian Prez, Lucas Aguaran, o a Julin Conrado, inverosmilmente encarcelado en Venezuela, capturado precisamente por ser un cantor por la vida y el amor por los humildes de la tierra, con su poesa libertaria y su compromiso con la causa de los oprimidos y por el cual el imperio ofrece millones de dlares para que deje de ulular y modular esperanza y lucha para emancipar hasta el mismo amor?

No hay un solo rengln donde no destile ni pueda ocultar el odio contra las FARC EP, y lo que representan para el pas, as escriba creyendo que lo hace a favor del comandante Timochenko, produce grima su falta de creatividad literaria, quedando al desnudo, como sucede con todos los escribanos del rgimen, especficamente los de Semana, incapaces de escribir algo sensato con la mano izquierda sin que lo tachen con la mano derecha. Cualquier desentendido de la poltica siente que al leer su osca prosa, no difiere en nada de los textos escritos en cualquier Usina militarista o en cualquier Think Tank del pensamiento fascista como son las universidades privadas colombianas, en particular la universidad de los Andes.

Prosigue:

Y aunque me imagino que l debe ser un guerrillero que ha cado en la degradacin que produce la guerra y que ha cometido actos atroces, me impresiona la honestidad con que escribe, cosa que nunca tuvieron sus antecesores.

Si, increblemente el comandante Timochenko por asumir su compromiso en la organizacin fue degradado moralmente y preventivamente por la seora Duzn, aunque le ofrece la oportunidad de la reconversin porque escribe bien, o novedoso; entonces con ese rasero mide a los hombres; sin dejar de advertir que si sigue por el camino de la obstinacin de sus compaeros cados, no quedara otro camino que su eliminacin por las fuerzas del orden.

Ya Cano, el poltico el intelectual del ala no militarista de antao, por el solo hecho de ser consecuente con su ideario poltico, se convirti en un deshonesto permanente por que no traiciono a su pueblo y a su organizacin. Fluye sin pudor su discurso dual, que en poltica equivale a la zanahoria y el garrote para ir allanando el camino para el corte de franela.

As acta el rgimen con sus payasos bien conectados con sus amistades militares, es su funcin natural. Por qu transmutacin o alquimia esta seora, que despus de despotricar y dictar ctedra de moral religiosa, o ms propiamente de doble moral, pretenda con esta presentacin bochornosa sentirse con decoro para participar en un intercambio epistolar con sus enemigos o con su pretendido nuevo amigo.

Por razones de espacio corto aqu la exgesis de la carta de Mara Jimena Duzan, pero enviare a la ABP el original completo si las circunstancias lo exigen.

Con ambos textos, los lectores podran sacar sus conclusiones.

Pero lo interesante del asunto, es que por los hechos, tras la firma de los acuerdos, tal artculo obliga a quin intenta conocer la verdad, a hacerse las preguntas que emergen. Hoy seis aos despus, puedo constatar con mayor certeza, que la seora Duzan estaba muy bien documentada sobre al parecer algunas limitaciones ideolgicas de Timochenko y su entorno cercano, claramente distantes de Marulanda y de tantos otros.

Por supuesto, el anunciado voto de la seora Duzan en su ltimo artculo al igual que el de Antonio Caballero, que lo dudo en la prctica vote por Gustavo Petro; es para explicarle a sus patrocinadores, que le toco votar por Petro porque si no, no puede opinar desde su usina del viejo pas disfrazada de demcrata.

El despertar de la anestesia: El fenmeno electoral de Petro.

Sin embargo, el golpe de mano dado a las Farc-Ep, adems de ser solo un episodio transitorio de reconfiguracin de fuerzas en el campo popular; conlleva a que el pueblo asuma que solo el pueblo salva al pueblo. Ni el ms pesimista clculo de las elites advierte, que con la ausencia del enemigo interno por fuera de las controladas reglas del juego oligrquico, as el ELN siga en la brega; en funcin de justificar todas sus tropelas contra los ms vulnerables; se desata una inesperada y hermosa contradiccin dialctica propia de quien se quita los miedos de ser macartizado por expresar sus pensamientos sin que ya importe tanto ser asesinado.

Por sustraccin de materia, el rgimen y sus cabezas visibles no encuentran la manera poltica eficaz para seguir enjaulando a todo un pas, se les est derrumbando su discurso necrfilo y sin propuesta poltica para afrontar y resolver las calamidades y penurias sociales que han amamantado por aos, que azotan a la poblacin colombiana.

Los lamentos, hijos del sufrimiento infinito y las seculares carencias, se estn trasladando a los anhelos y sueos postergados vueltos a la conciencias del pueblo, es un despertar que fluye como magia en medio de pasiones que se deshielan, que alimentan nuevos y sinuosos caminos de rebeldas atragantadas que abarcan por doquier cada rincn del suelo patrio colombiano. Entonces, la misma oligarqua tramposa y vende patria se resbala en su propio estircol de inmundicia, dejando un pas asesinado, empobrecido, envilecido, destruido ticamente; pero que a su vez emerge con sus exiguas reservas morales y creativas para decir con un estruendoso eco....... Ya basta...

Se insinan episodios inditos de desobediencia y hartazgos, que se estn expresando en esta indita y alucinante campaa electoral que tiene a la elite al borde del colapso, porque estos avezados trogloditas no sospechaban que si bien las banderas de las insurgencias, no fueron entendidas electoralmente por el pueblo, por la incisiva campaa de odio y terror del rgimen, se han trasladado al candidato Gustavo Petro, debido a factores que se pueden analizar con mayor profundidad ms adelante.

Hay que abonarle grandemente a Petro por encima de cualquier diferencia que se tenga con l, por su inteligente campaa en las peores condiciones de intimidacin, puesto que no se dedic a pedir votos sino que se convirti en un juicioso y profundo profesor libertario de tiempo completo, dentro de un inmenso saln llamado Colombia herida, Colombia violentada, Colombia asesinada, Colombia mutilada, para encontrarle salidas a este atolladero de negaciones sin fin; as, comenz a despertar sueos, a abrirle caminos a la diferencia, a la creacin, a la vida, al sentido de lo que es la paz con justicia social. Hoy ya es una marea humana de excluidos que trasciende las nimias diferencias y que ha entendido la disyuntiva histrica: Dignidad o fascismo y oprobio.

Por ello, en esta coyuntura histrica para la gente decente, no votar por Gustavo Petro y defender su voto, es defender al criminal, es solaparse contra el ms dbil, es asesinar el futuro, es traicionar la patria.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter