Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-06-2018

Por qu repensar el valor

Miguel Alejandro Hayes Martnez
Rebelin


La filosofa naci de la poesa. De los versos de Homero y de Soln, los griegos jnicos establecieron la doctrina de la justicia universal (1 pg. 18). Fue del lenguaje de aquellos primeros poetas, de sus metforas, que se fueron creando las formas para expresar la filosofa. Sobre la base de sus enseanzas, surgi la cosmologa del mundo en la antigua Grecia.

As, de la misma forma en que venan pensando-hablando- los hombres, comenz a generarse un pensamiento articulado que devino en un primitivo sistema. El lenguaje de los poetas, era la estructura de esa filosofa. No es casual que Marx afirmara que la filosofa era la religin hecha mtodo (2 pg. 74). Sin dudas, las primeros pensares filosficos solo convertan en mtodo esos enajenados pensamientos religiosos (2 pg. 74).

De ah que comenzaran a asumirse de manera literal algunos de esas grandes metforas de los poetas griegos. Como mencione-por ejemplo-, el bien que triunfa al final. Si bien en Soln eso pudo ser solo una metfora, ya en Herclito (1 pg. 18) aparece como una idea de ley, de algo objetivo del mundo con su propia fuerza.

De esta misma manera ocurri no solo con ideas completas, sino con palabras como espritu-el ltimo grito del alma-, que pas de forma de decir, a tener toda una sustancia propia en muchos sistemas de sofas y filosofas. Los ejemplos de esto, podran enumerarse casi sin lmites.

Eso ha ocurrido en todas las ciencias, atrapando incluso el pensamiento matemtico. Gauss por ejemplo, afirma que el infinito era tan solo una forma de decir (3). Y Cantor, que la igualdad matemtica no expresa tal igualdad, sino la desigualdad respecto a otro elemento (3). Tal pareciera, como si cada idea escrita como mera representacin de algo adaptada a su tiempo, quien la lee en poca posterior llega a confundir su sentido original.

De la misma manera que se establecen axiomas y teoremas en la matemtica, que se asumen sin necesidad de volver a demostrarlos, ocurre con el lenguaje. Si una expresin filosofa por ejemplo- es una construccin que expresa amor al saber, no es ms que una construccin que su propio uso la ira despojando de esa metfora que fue, para ser un sentido limpio y cotidiano. Lo que fue en un tiempo, en un esquema de pensamiento, puede que sea otra cosa en otro. Tal y como la palabra ideologa dej de ser estudio de las ideas, para ser sinnimo de conciencia poltica.

Pensando en cunto el hombre en su andar por el mundo, va generando nuevas acepciones qu probabilidad existe de que eso mismo haya ocurrido en el seno de la interpretacin del pensamiento de Marx? Esa es una de las mayores preocupaciones que debiera comenzar a plantearse el marxismo de hoy cunto pudimos entender a Marx?

El moro paso mucho trabajo para conformar su sistema de ideas. Recuerdo que estudi mucho la filosofa y su historia. Marx no se lanz a estudiar directamente a Hegel, sino que conoci a aquellos que la antecedan.

Luego comenz a armar su crtica a la economa poltica. Abandon su filosofa? Aunque durante la era sovitica y en sus repercusiones en el marxismo fuera de esta se cre todo el partidismo entre el Marx filsofo y el economista, no es casual que l haya hecho todo ese camino por ambos saberes. Su etapa de juventud le dio todo ese sustento lgico-metodolgico con el que comenz los trabajos de los Grundrisse. Qu habra sido de Marx si no hubiese sido un joven hegeliano-a su forma claro-? Puede quien lea esto imaginarse que habra sido del pensamiento de Marx sin la filosofa que conoci?

Ya en fecha tan temprana como 1844(en sus Manuscritos), el joven conoca-con el entusiasmo y energa de la edad- a Hegel, pero tambin criticaba y estudiaba a Smith. Tuvieron que pasar muchos aos para que el genio de Trveris estuviera preparado para enfrentar a los economistas ingleses. Sin sus estudios de dialctica nunca habra logrado superar a la economa poltica inglesa clsica.

Si Marx-mucho ms inteligente y capaz que tantos hoy- estudi toda la filosofa y Hegel para pasar la economa, qu hace pensar hoy que solo una lectura de El capital permitir entenderlo? Como mencion aqu, l ya conoca la obra de economistas, pero hasta que no comprendi Hegel, no les hizo la crtica certera que conocemos.

Sin embargo hoy, las lecturas al Capital de muchos economistas marxistas no hacen ese recorrido, sino que leen a Marx enfocado desde la ciencia econmica: Smith, Ricardo, o algn otro terico previo, contemporneo o posterior. Acaso podemos entender a los economistas ingleses como Marx si no se estudia a Hegel con seriedad? Cunto se ha hecho por eso? Ya Lenin adverta en su tiempo que ningn marxista haba entendido a Marx por no estudiar a Hegel (4). Y hoy qu ocurre? No dejo de preguntarme hasta que punto todo cuanto sabemos de su crtica a la economa poltica sea como esas lecturas literales tal y como hicieron con los poetas griegos o con el infinito que mencion Gauss.

Eso nos puede ensear que el conocimiento -si bien no debe tener esos tres estados de Comte-, debe irse articulando de una manera coherente. Es por eso, por esos saltos del estudio al analizar a Marx, que me cuestiono se ha entendido bien el trabajo abstracto y concreto como concepto? O que pensamos que es el valor? Cuando Marx afirma que el valor no es ms que el tiempo de trabajo socialmente necesario est diciendo que el valor es la media de trabajo para producir una mercanca? Es eso coherente con la dialctica como mtodo o es una lectura literal?

Para pensar el valor hay que saber elementos del aparato de la dialctica. Las relaciones sociales de produccin son las relaciones que establecen los hombres para producir su realidad. Estas, no son ms que relaciones intersubjetivas-y objetuales- (5) donde no solo se relacionan los hombres, sino los resultados de su trabajo y la naturaleza en general. Estas relaciones intersubjetivas (5), es decir, relaciones conscientes mediadas por la subjetividad. Despus de conocer esto, se puede entender el valor-que es una relacin social de produccin- como una media social de trabajo (abstracto o no)?

Sin el concepto de las relaciones sociales de produccin expuesto aqu el valor -como categora- lo interpretacin resultante se parecer ms a la de Ricardo, que a una lectura hegeliana de este, tal y como al parecer ha ocurrido de forma dominante hasta hoy en las escuelas de economa.

Puede parecer insignificante, pero de relaciones intersubjetivas-concepto original extrado de Hegel-a eso de media de gastos de trabajos va mucho como diferencia. Las implicaciones filosficas van de un salto dialctico para una concepcin de tipo de un estructuralismo vulgar (respecto al estructuralismo), sin hablar de que representa dar un concepto de relaciones sociales que no es precisamente el de Marx. Entonces se ha hecho la interpretacin correcta?

No me cuestiono la capacidad intelectual de todo quien ha estudiado a Marx, pero si el hecho de no hacer el recorrido necesario por las obras que fueron piezas claves en los estudios metodolgicos filosficos de Marx. No es lo mismo armarse un concepto de relaciones sociales a partir de leer El capital que a ya tener eso sabido a partir de un conocimiento filosfico previo.

Como mencionaba al inicio, se han hecho muchas interpretaciones literales del pensamiento al estar mediado por formas de lenguaje, por eso me preguntaba si ocurri tambin con Marx. Siendo consecuentes con el concepto de relaciones sociales de Marx que asume de Hegel en particular y de la dialctica en general-, entonces el valor no es precisamente el tiempo de trabajo socialmente necesario, sino-como mnimo- el reconocimiento social a este tiempo de trabajo. Quiz esta sea la primera lectura literal que se ha hecho-no por todos- del Capital y que debe corregirse.


Bibliografa

1. Abbagnano, Nicolas. Historia de la filosofa I. Barcelona : Montaner y Simn S.A, 1955.

2. Marx, Carlos. Manuscritos econmicos y filosficos de 1844. s.l. : Proyecto Espartaco.

3. Bell, Eric Temple. Los grandes matemticos.

4. Lukcs, Georg. El joven Hegel. La Habana : Ediciones Revolucionarias, 1966.

5. Acanda, Jorge Luis. El porvenir de la memoria en el mundo contemporneo. [aut. libro] Manuel(compilador) Cruz. Barcelona: Paids, 2002.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter