Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Flotillas solidarias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-06-2018

Los gazates se manifiestan y no nos dejan indiferentes

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


La Unin Europea, a travs de la misin EUBAM Rafah, ha facilitado la formacin en delitos de propiedad intelectual a funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina de la Administracin General de Cruces y Fronteras.

Lstima que el cruce fronterizo de Rafah, entre Egipto y Gaza (Palestina), se abra intermitentemente desde hace 12 aos, cuanto en las elecciones palestinas las gan Hamas y se conform una alianza entre Israel, Egipto y la Unin Europea (y del Cuarteto) de castigo colectivo.

Mientras tanto, el cerco se ha profundizado. Desde la disminucin de suministros, poner a dieta a los palestinos, que adelgacen un poco, aunque sin llegar a matarles de hambre, como dijo Dov Weisglas, asesor del Primer Ministro israel Ariel Sharon, en febrero de 2006, a la destruccin de infraestructuras, central elctrica y destruccin de hogares, por no hablar de los miles de muertos en los bombardeos y ataques de las diferentes razzias del ejrcito israel. Todas ellas cubiertas con dificultad y muchas veces desde fuera de la propia Gaza por los medios de comunicacin.

La poblacin de Gaza ha llegado a los dos millones de personas. Dos tercios son refugiados con el derecho a volver a los hogares de donde sus familiares fueron expulsados. Por eso hay esa densidad de poblacin.

Gaza, la tierra de las naranjas que se exportaban a Europa, tiene campos destruidos, sin agua al serles robada, con las aguas sin tratar que contaminan lo que tocan. Sus pescadores tienen limitados el alcance de sus redes. El gas, descubierto en su plataforma martima, est al alcance de los pozos de explotacin israel contiguos.

Mientras, la Unin Europea se preocupa de formar a aduaneros que distingan los bolsos Prada, las zapatillas o los vestidos de marca de imitaciones. Por pasos aduaneros a los que se ha comprometido a que se abran cuando Israel disponga. No tiene problemas de pagar religiosamente la misin EUBAM. Los funcionarios europeos residen en el lado israel, ni en Gaza, ni en Egipto, por lo que para acceder a Rafah tienen que pedir permiso a Israel.

En un ensimo ejercicio de hipocresa, cinismo, complicidad, mostrando la impotencia de la divisin entre las polticas y los discursos, la Unin Europea no exige lo mismo a palestinos e israeles. Israel no reconoce a Palestina (ni la Resolucin 191 de las Naciones Unidas, de divisin de Palestina, ni siquiera los lmites de 1967), sigue ampliando asentamientos y tiene una legislacin racista de supremaca de una poblacin sobre otra. La Unin Europea da dinero al dbil, hace acuerdos y deja hacer al fuerte.

Los palestinos se han resistido con armas. Perdieron. Los pases europeos defendieron a Israel y su derecho a existir. No obligaron a devolver las tierras conquistadas. Los palestinos en la intifada resistieron pacficamente. Fueron aplastados. Los europeos se quejaron del excesivo uso de la fuerza, pero ampliaron acuerdos con Israel. Lleg la Conferencia de Madrid, los acuerdos de Oslo, Israel sigui ampliando asentamientos con los Nobeles Rabin y Peres y la Unin Europea no presion. El gobierno israel forz a que los colonos sionistas de Gaza fueran a Cisjordania y Jerusaln (territorios ocupados palestinos) y la comunidad internacional, encima, aplaudi el malabarismo.

Ahora estamos en la fase de normalizacin israel. Es decir, la aceptacin por parte de la comunidad internacional, incluyendo a ms pases rabes, de que la conquista hace derecho. Que Israel, una potencia ocupante que incumple las Convenciones de Ginebra y las resoluciones de las Naciones Unidas, con leyes supremacistas, puede obviar esos elementos y tener unas relaciones normales con cualquier estado y prosperar econmicamente sin ninguna carga o sancin.

Frente a esta corrupcin moral, la ciudadana tiene que responder. Haciendo que sus representantes se mojen y dejen de ser cmplices. Forzarles a tomar el camino correcto con la justicia. Ver la jugada, como algunos futbolistas, cantantes y cientficos han hecho.

De ah, las diferentes campaas ciudadanas de mociones en los ayuntamientos, reclamando que las empresas israeles que se benefician de la ocupacin no hagan negocios en otras partes o que las autoridades estatales se comprometan en la defensa del libre trnsito de y hacia Gaza, por aguas internacionales de forma pacfica, como el que pretende hacer el barco Al Awda, el retorno, que forma parte de la flotilla de la libertad, y que recalar en Gijn, Lisboa y Cdiz estos das.

No nos puede dejar indiferente el sufrimiento. Demos esperanza a los palestinos de un futuro y de una vida digna.


Santiago Gonzlez Vallejo, Comit de Solidaridad con la Causa rabe.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter