Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Bahrin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-06-2018

Nabil Rajab, un autntico patriota bahrein

Bill Law
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.




El 4 de junio de este ao, el Tribunal Superior de Apelaciones de Bahrin confirm una sentencia de cinco aos dictada contra el destacado defensor de los derechos humanos Nabil Rajab, por los tuits en los que criticaba al gobierno. Nabil Rajab es mi amigo. Fue arrestado en junio de 2016 y lleva en prisin preventiva ms de ao y medio, la mayor parte del tiempo en rgimen de aislamiento. En febrero de este ao fue enjuiciado, en un proceso en el que se le declar velozmente culpable y se le sentenci a cinco aos de crcel.

Nabil se haba pasado ya varios aos entrando y saliendo de la prisin por su persistente negativa a dejar de criticar pacficamente los extendidos abusos a los derechos humanos por parte del rgimen bahrein. Los abusos estn muy bien documentados: asesinato de manifestantes pacficos por las calles y bajo detencin; torturas en prisin para obtener confesiones forzadas; sentencias de muerte en base a confesiones falsas; denegacin de representacin jurdica a los detenidos; arresto de destacadas personalidades de la oposicin poltica; prohibicin de las organizaciones polticas; clausura de la nica cadena independiente de noticias Al-Wasat; acoso a los periodistas

Hace un ao escrib sobre la indignacin que me causaba que nuestro gobierno permaneciera en silencio frente a la persecucin a la que se someta a Nabil. Deca entonces:

Me indigno ante la injusticia y ante mi propia impotencia. Pero, seguramente, si muchos de nosotros nos atreviramos hablramos, podramos elevar nuestro grito y exigir que nuestro gobierno actuara en defensa de un hombre bueno que es emblemtico de todos los que se hallan injustamente encarcelados en Bahrin y en toda la regin.

Ahora, un ao despus, me siento terriblemente triste e incluso ms impotente an. Nuestro gobierno no ha hecho nada. Me siento apenado por el valiente Nabil, por su valiente esposa Summaya y por sus hijos. Por su hijo Adam, que ha luchado con mucho coraje para mantener el nombre de su padre en nuestra conciencia y en nuestro recuerdo. Me siento triste por un joven que ha entregado gran parte de su vida a la justa causa de luchar para liberar a su padre.

Me siento profundamente desolado por mi amigo Nabil. Me reun con l por vez primera en 2007, cuando estaba haciendo un programa para la BBC Radio 4. Nos habl de un pueblo de pescadores en las afueras de la capital, Manama. Los aldeanos estaban enfadados de que un miembro de la familia reinante de los al-Jalifa les hubiera despojado sumariamente de su tierra para construirse una villa junto al mar.

Nabil quera mostrarnos el resentimiento de los jvenes bahreines y la profunda frustracin que sentan ante las injusticias perpetradas por la familia real. Pero tambin quera que comprendiramos que los bahreines de cualquier secta y clase econmica compartan el deseo de que se emprendieran reformas graduales y de que esas reformas se produjeran slo a travs de medios pacficos y dilogo. Ni en aquel momento, ni durante el tiempo transcurrido desde entonces, ha pedido un cambio de rgimen.

En mis viajes de regreso a Bahrin, estuve en contacto con Nabil. En un ambiente donde los funcionarios del gobierno se negaban a menudo a hablar con miembros de la prensa extranjera como yo, l siempre estaba disponible. Era algo ms que su natural cortesa, era una estrategia til dada la ofuscacin y opacidad del rgimen.

Siempre, siempre, hizo hincapi en la importancia de la protesta no violenta. Es un bahrein orgulloso de serlo y fue el primero que me dijo que en 1970, antes de conseguir la independencia de los britnicos, la inmensa mayora de los ciudadanos rechazaba la idea de que su pas se incorporara a Irn. Orgulloso y tozudo.

En una ocasin, Nabil me cont que las autoridades le haban ofrecido liberarle con una nica condicin: que desistiera de criticar al rgimen. Me dijo que esas eran unas condiciones que ni siquiera poda pensar en aceptar.

Con algo de anglfilo en una ocasin estuvo encantado de llevarme al Club Britnico en Manama-, siente profundamente que la causa en la que se ha embarcado y a la que ha sacrificado tanto est profundamente enraizada en los valores britnicos de la libertad de expresin, en unos medios de comunicacin libres y en la democracia abierta.

Cunto hemos traicionado nosotros esos valores al permitir que ese rgimen haga desfilar a Nabil ante un sistema judicial completamente politizado y comprometido con aquel, para enfrentarse a acusaciones engaosas sin ningn tipo de apoyo legal apropiado y para recibir largas condenas de prisin una y otra vez!

Comprendi perfectamente que proseguir por el camino de la libertad y la reforma democrtica implicara inevitablemente ms tiempo en la crcel. Siempre tena una pequea bolsa preparada junto a la puerta, esperando la redada de medianoche para llevrselo o la llamada telefnica matutina para ordenarle que se presentara ante la oficina del fiscal pblico.

En todo el tiempo que conozco a mi amigo nunca ha dudado de su causa ni de que el camino hacia la justicia deba transitar por medios pacficos. Teme que el constante acoso y represin por parte del Estado pueda provocar ms violencia. Como me dijo una vez:

No hay lugar para la protesta pacfica. Todas las marchas estn prohibidas y no puedes expresarte por Twitter. No se tolera crtica alguna. El gobierno est llenando las crceles con activistas de los derechos humanos y polticos de la oposicin; todos nosotros abogamos por el cambio pacfico. Si no permites la protesta pacfica de la gente, si castigas a la gente por una crtica normal, si silencias y encarcelas a los manifestantes pacficos, ests creando un ambiente donde algunas personas decidirn acudir a la violencia. Eso me preocupa profundamente.

Me han contado que Nabil est confinado en una celda diminuta, de 3 x 3 metros, con otros cinco reclusos. Es estrecha, sucia y est infectada de insectos. Permanecen encerrados en la celda durante 23 horas al da. La salud de mi amigo est resintindose pero las autoridades se han negado a trasladarle al hospital para que le sometan a tratamiento.

La decencia humana clama que debera ser liberado. Pero conozco a mi amigo y s que dira que su propio sufrimiento no importa. Que lo que importa, puedo escuchar a Nabil dicindolo, es su pas y el destino y futuro de sus ciudadanos. Porque es un verdadero patriota bahrein.


Bill Law es un analista especializado en temas de Oriente Medio y del Golfo Prsico. Ha obtenido el Premio Sony de periodismo. Se incorpor a la BBC en 1995, donde permaneci hasta 2014. Su documental The Gulf: Armed & Dangerous (2010) anticipaba las revoluciones que se generaron durante la Primavera rabe. Ha cubierto los levantamientos en Egipto, Libia y Bahrin. Ha informado tambin desde Afganistn y Pakistn. En la actualidad, trabaja como periodista independiente. Twitter: @billlaw49 .

Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/20180607-nabeel-rajab-a-true-patriot-of-bahrain/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter