Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2018

La plutocracia retorna al Estado

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


La historia econmica parece olvidada olmpicamente.

Cuando en 1979 se inici la fase de gobiernos constitucionales ms larga en la historia ecuatoriana, partimos con una Constitucin muy progresista y con el reformista gobierno de Jaime Rolds (1979-1981). La Constitucin haba sido aprobada por referndum y entre otros asuntos fortaleca capacidades estatales, defini sectores estratgicos de la economa, cuatro formas de propiedad (estatal, mixta, privada y comunitaria), obligaba a contar con un plan de desarrollo, daba prioridad a la redistribucin de la riqueza mediante el sistema tributario. Se ha olvidado que esa Constitucin fue resistida por las elites empresariales y que las derechas econmicas y polticas de la poca llamaron a votar contra ella.

Esos mismos sectores combatieron a Rolds, pero mucho ms a Osvaldo Hurtado (1981-1984) a quien Len Febres Cordero, lder de los socialcristianos, le acusaba de comunista. Las cmaras de la produccin fueron el principal enemigo de Hurtado, como l mismo lo reconoce en uno de sus libros. El otro fue el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), que le hizo varias huelgas nacionales. Desde 1983 el reformismo del gobierno demcrata cristiano-popular de Hurtado se acab, porque dio un giro a sus polticas econmicas al admitir la sucretizacin de las deudas empresariales privadas, presionado por estos sectores, y que result un atraco al Estado.

El gobierno de Febres Cordero (1984-1988) lleg bajo la etiqueta del multipartidista y derechista Frente de Reconstruccin Nacional, pues Hurtado dejaba destrozado al pas. Con el febrescorderismo llegaron los empresarios al poder: hacan gala de sabidura econmica pues ellos saban como hacer la riqueza y por tanto la haran desde el Estado, ellos saban generar trabajo, ellos saban como desarrollar y modernizar al pas. As lo sostuvieron permanentemente y Febres Cordero era el caudillo mesinico para instaurar sus intereses y su poder en el Estado. Hubo negocios por todo lado y privatizaciones de todo. La Constitucin de 1979 fue sistemticamente inobservada en materia econmica. Y los resultados econmicos y sociales de los reconstructores que inauguraron el modelo empresarial de desarrollo fueron desastrosos para el pas.

El gobierno de Rodrigo Borja (1988-1992) apenas pudo recuperar algo de las capacidades estatales, no se propuso superar el neoliberalismo iniciado por su antecesor y los resultados sociales fueron contrarios a los ideales socialdemcratas de la Izquierda Democrtica (hoy aliada a las nuevas derechas), como puede comprobarse con cualquier estadstica sobre aquella poca.

Con Sixto Durn Balln (1992-1996) se retom el camino empresarial, de modo que su gobierno volvi a apuntalar los intereses de las cmaras. Despus, en apenas seis meses, durante el gobierno de Abdal Bucaram (1996-1997) se intent girar el modelo empresarial tan favorable a la oligarqua guayaquilea, para que beneficie a una lumpen-burguesa que en la Costa disputaba el control del poder a los socialcristianos. Enseguida, Fabin Alarcn (1997-1998) result un ttere del mismo modelo y hasta convoc una Asamblea Constituyente que expidi la Constitucin de 1998, que abandon los principios econmicos de la Constitucin de 1979 y consagr el neoliberalismo en auge por toda Latinoamrica, bajo las condiciones de la globalizacin transnacional.

Jamil Mahuad (1998-2000) aplic el giro econmico y social que haba dado la democracia cristiana (de la cual provena), que abandon la lnea reformista y popular con la que se fund en 1964. Mahuad consagr su gobierno al servicio empresarial y en 1999-2000 se rindi a la corrupta banca privada, a la que benefici con salvatajes, que fueron, despus de la sucretizacin de Hurtado y de la resucretizacin que hizo Febres Cordero, el tercer gran atraco al Estado ecuatoriano.

Gustavo Noboa (2000-2003), el verdadero dolarizador del pas, literalmente se guiaba por las propuestas que hacan las cmaras de la produccin e incluso intent una reforma laboral que flexibilizaba y precarizaba el trabajo ms all de las polticas antiobreras ya introducidas en la poca febrescorderista. Por su parte, Lucio Gutirrez (2003-2005) firm la ltima Carta de Intencin con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que fue la ms grave de todas las 15 anteriores, que se sucedieron desde la primera suscrita por el gobierno de Hurtado. Y Alfredo Palacio (2005-2007) no hizo ms que administrar el modelo empresarial forjado en dos dcadas, no solo como producto de los intereses internos, sino tambin de la geoestrategia del capital transnacional en Amrica Latina.

De modo que el perodo 2007-2017 fue, en estricto sentido histrico, un ciclo de superacin del modelo empresarial-neoliberal heredado de los anteriores gobiernos y una dcada ganada en mltiples aspectos, como lo reconocen los informes internacionales de la poca. Pero no existe, por el momento, una coyuntura que permita hacer una evaluacin interna seria del gobierno de Rafael Correa. Hoy el corresmo est sujeto a una suerte de combate y persecucin similar al que las derechas econmicas, polticas y mediticas libraban en la dcada de 1960 contra el comunismo y todo aquello que se le pareciera. As es que las pasiones, las venganzas y los odios priman frente a cualquier anlisis que pretenda racionalidad y objetividad.

Con el gobierno de Lenn Moreno ya est absolutamente claro que se ha iniciado otro ciclo histrico regido por el nuevo modelo empresarial del siglo XXI. Como ocurri en el pasado, ese tipo de modelo, no solo de inters interno sino tambin externo, requiere una estrategia en lo poltico y unas decisiones en lo econmico. En consecuencia, desde la perspectiva poltica, la descorreizacin tiene el propsito de paralizar, desmovilizar e impedir cualquier tipo de reaccin ciudadana que pueda enfrentar lo que en el plano econmico se decide. Y, desde la perspectiva econmica, las decisiones de gobierno privilegian la atencin positiva a las demandas de los sectores empresariales integrados en las cmaras de la produccin, cuyos intereses privados han retornado para imponerse sobre el Estado nacional.

Blog del autor: Historia y Presente

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter