Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2018

Lo que el Aquarius revela de la sociedad italiana

Gennaro Avallone
El Salto

El Gobierno italiano ha querido lanzar un mensaje interno de dureza con el caso Aquarius, mientras sigue punto por punto las instrucciones de la Unin Europea en materia econmica.


Portada de L'Espresso "Humano y no humano" contraponiendo a Salvini y a Aboubakar Soumahoro, portavoz de los sin papeles italianos.

El barco Aquarius ha llegado a Valencia con nios, nias, hombres y mujeres despus de una semana de navegacin. Un viaje evitable, consecuencia de la decisin del Ministro del Interior y del Ministro de los Transportes del Estado italiano de cerrar los puertos a los barcos de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), seguido por la decisin idntica del Estado de Malta.

En Italia se ha desarrollado un fuerte debate pblico, que, entre palabras machistas y patriticas, ha olvidado completamente a las personas nufragas salvadas por la tripulacin del barco: seres humanos reducidos a simple instrumento de propaganda, objetos sin importancia.

El debate se ha caracterizado por contenidos explcitamente nacionalistas. Los polticos en el Gobierno han protagonizado una carrera a travs de palabras de firmeza, dureza y choque. Una carrera realizada, enteramente, en el campo del discurso del honor nacional, del hecho de que, finalmente, despus de muchos aos, hay gobernantes que hacen respetar a los italianos, no bajan la cabeza y no obedecen a la Unin Europea. Estos fueron los contenidos expresados por el ministro de Interior Matteo Salvini y no negados por el ministro de Infraestructuras Danilo Toninelli.

Se ha producido una fuerte propaganda nacionalista liderada por Matteo Salvini, a costa del prolongado sufrimiento de las personas en el barco Aquarius, y un fortalecimiento de los sentimientos nacionalistas y antimigrantes. Desde el punto de vista de las polticas se ha abierto la posibilidad concreta de cancelar la presencia de los barcos de la ONG, que ya se haba reducido fuertemente despus de la campaa jurdica, poltica y meditica del verano pasado.

Desde el punto de vista ms general de las polticas migratorias, en realidad, ha cambiado poco, como ha confirmado el encuentro entre Emmanuel Macron, el presidente francs, y Giuseppe Conte, el presidente del Gobierno italiano, celebrada el 15 de junio, en la que han confirmado su voluntad de abrir centros hot spot en frica subsahariana, como ya est previsto en la Agenda europea de las migraciones del 2015 y del 2017.

Otras consideraciones polticas, jurdicas y morales se pueden hacer, pero es importante reconocer el uso que el Gobierno, y de manera particular su lder Matteo Salvini, est haciendo en Italia de las migraciones.

Hay una relacin estricta con el tema del orgullo nacional. En este asunto, se ha expresado de la peor manera, a travs de un nacionalismo minsculo, que quiere ejercitar un poder regional pero no sabe cmo hacerlo y, entonces, acta en contra de los ms dbiles en este momento, las personas migrantes en el mar.

Es un nacionalismo que, incapaz de imponerse a los gobiernos centrales de la Unin Europea, como una reciente entrevista del ministro de Economa ha destacado, solo puede poner cara feroz contra quienes no pueden defenderse.

El orgullo nacional que se expresa al abandonar a la gente en el mar, jugando a ser fuertes con otros Estados mediante la piel viva de las personas, no es orgullo sino barbaridad. No hay amor por la patria en esta decisin, sino solo odio y propaganda. El orgullo se expresa construyendo justicia y respetando a la humanidad. Cerrar los puertos a los barcos que transportan personas rescatadas en el mar no es un acto de coraje, sino un acto cnico, que ofrece otro impulso a la sociedad italiana hacia el deshonor y la infamia masiva.

Sin embargo, esta deriva no es natural y no es necesaria. La oposicin social e institucional a la decisin del Gobierno italiano ha sido importante. Los alcaldes de algunas ciudades han declarado abiertos los puertos. Muchas personas se han manifestado en algunos puertos y frente a los palacios de las prefecturas, las sedes locales del Ministerio del Interior, para decir que no estaban de acuerdo.

Se ha mostrado el conflicto en la sociedad italiana sobre el tema de las migraciones, que, realmente, es un tema ms general, que incluye la cuestin del nacionalismo y la manera de combatir la crisis econmica que no se resuelve para una gran parte de la poblacin, mientras las desigualdades crecen.

Abrir los puertos, abrir las posibilidades al conflicto social y abrir otras polticas de migracin y recepcin que se traduzcan en polticas para la vivienda y polticas de libre circulacin de las personas son las nicas alternativas a las jerarquas de la diferenciacin basadas en los factores raciales, nacionales y sexuales de la mano de obra, que solo favorece a las empresas contra el trabajo: esta es la alternativa que el Gobierno liderado por el ministro del Interior quiere imponer a la sociedad italiana.

Gennaro Avallone, investigador y profesor titular de sociologa en la universidad de Salerno (Italia).

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/italia/lo-que-el-aquarius-revela-de-la-sociedad-italiana



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter