Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2018

Migrantes separados de sus hijos en Texas
"Vine con toda mi familia porque no quera que nos matasen"

Patrick Timmons
The Guardian / El diario

Las madres y los padres explican a los jueces estadounidenses que no llegan al pas por gusto, sino por situaciones en las que corren peligro sus vidas.


Manifestantes denuncian la poltica del gobierno de separar a los nios inmigrantes detenidos de sus padres en Los ngeles la semana pasada. EFE

 

Marcio Goulart do Nascimiento estaba encadenado y vestido con un mono azul carcelario en un tribunal federal con otros once hombres el viernes pasado en El Paso, Texas. Dos semanas antes, a las afueras de El Paso, agentes fronterizos lo arrestaron cuando intentaba cruzar la frontera con Eliana, su mujer, su hijo de nueve aos y su hija de 15. Lo detuvieron y entregaron a sus hijos a la custodia de los servicios de inmigracin. Esa fue la ltima vez que los vio.

El juzgado de El Paso es un ejemplo de primera mano de la poltica de "tolerancia cero" de Donald Trump en cuanto a inmigracin. Anunciada por el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions en abril, la poltica significa que todo aquel que sea sorprendido cruzando la frontera de manera ilegal ser procesado. Esto se traducir en ms adultos encarcelados y, en las ltimas seis semanas, en cerca de 2.000 nios separados de sus padres. Cada da, docenas de padres procedentes de Amrica Central y Sudamrica se enfrentan a cargos por intentar entrar en EEUU de manera ilegal y contar su historia.

Despus de ser condenado a la pena ya cumplida por una entrada ilegal, el juez Miguel Torres pregunt a Do Nascimiento si quera decir algo al tribunal. "Decid venir a EEUU con mi mujer y mis dos hijos porque si me hubiera quedado en Brasil habran asesinado a toda mi familia", respondi al juez, que observaba consternado.

En el tiempo que tuvo para hacerlo, el trabajador brasileo de 38 aos cont, con la ayuda de un intrprete, por qu huy de su ciudad natal de Vitoria, a unas siete horas al noreste de Ro de Janeiro.

"Quera presentar una queja contra una vivienda donde se vendan drogas en mi barrio", expuso. "As que fui a la comisara a quejarme de este lugar de narcotrfico y me dijeron que si haca tal denuncia me mataran. Fue entonces cuando decid huir con mi esposa y mis hijos a EEUU. Ayer supe que mataron a mi casero porque nos ayud a huir a EEUU".

"Por favor, perdnenme. Vine con toda mi familia porque no quera que nos matasen". Justo despus de terminar su declaracin, Do Nascimiento sufri un ataque. Otros prisioneros lo agarraron y un funcionario del tribunal lo sent en una silla de ruedas mientras su cuerpo se qued sin fuerzas y sus ojos se cerraron.

El juez llam a un paramdico y los alguaciles se lo llevaron a una celda de detencin. El desmayo detuvo el proceso, pero solo por unos momentos.

Ese da, Juan Francisco Castro, de 49 aos, tambin estaba en la sala. Los agentes fronterizos lo haban detenido a l y a sus dos hijas. Una de ellas acababa de cumplir 18 aos y la otra tena 16. Todos fueron detenidos el 1 de junio hacia las 21.30 horas. Los documentos del tribunal dicen que el agente "not que la ropa de los sujetos estaba mojada desde la rodilla hasta los pies". Esta familia salvadorea haba vadeado el ro para entrar en EEUU desde Ciudad Jurez, en Mxico.

Con la ayuda de un intrprete espaol, Fuentes Castr implor al tribunal que le perdonara. "Me sent impotente. El Salvador est pasando por un momento terrible. Lo nico en lo que poda pensar era que tena que sacar a mis hijos de all. Lo siento mucho". En el momento de su detencin, dio los datos de contacto de su hermana que vive en California.

Los agentes fronterizos intentaron ponerse en contacto con su hermana, pero no obtuvieron respuesta. Cuando las autoridades de inmigracin de EEUU no pueden ponerse en contacto con un miembro de la familia que pueda hacerse cargo de los nios, se les pone bajo custodia y se les coloca en un hogar de acogida o en un centro de detencin de inmigrantes.