Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2018

Ms all del gesto heroico de Mamoudou, es frica la que acude en auxilio de Occidente

Germain Nzinga
Umoya


El sbado 26 de mayo de 2018 se desarroll una escena espectacular en plena ciudad de Pars en la calle Marx-Dormoy, en el distrito XVIII. Gritos estridentes de los vecinos, despus muchos transentes ante un nio de cuatro aos, suspendido del cuarto piso de un edificio. En ese preciso momento, un sin papeles de 22 aos, llamado Mamoudou Gassama y de origen maliense sale de su casucha para comprar el pan. Sin vacilar, sin contentarse con hacer fotos con su GSM (telfono mvil), instintivamente se pone, en apenas 30 segundos, a escalar la fachada de un edificio hasta el cuarto piso para salvar a un nio de cuatro aos suspendido en el vaco. Cuando los bomberos llegaron al sitio, todo haba acabado.

El vdeo casero de su acto de valenta realizado por un transente dar la vuelta al mundo en los medios convirtindose en viral con millones de clics. Es veinticuatro horas ms tarde cuando Mamoudou Gassama contar con sus propias palabras lo que pas: vi mucha gente gritando, y coches que tocaban el claxon. Sal, corr para ver cmo salvarlo. Consegu llegar al balcn, as sub y, a Dios gracias, lo salv. Tuve miedo cuando salv al nio y luego, cuando estaba en el saln, me ech a temblar, no lograba tenerme en pie, tuve que sentarme".

Esta historia me hace pensar en el relato semejante de Lassana Bathily, otro maliense empleado en el supermercado casher de la cadena Hiper Cacher en el que los clientes son esencialmente judos. El viernes 9 de enero de 2015 hacia las 13 horas, trabajaba en el stano de la tienda en el momento de la llegada de Ahmed Coulibaly, un terrorista que matar a cuatro personas y secuestrar a los otros clientes. Lassana Bathily, en el stano habra guiado entonces a varios clientes hacia una cmara frigorfica que se puede cerrar desde dentro, ayudando a esconderse a un grupo de seis personas, entre ellas un beb. Otros rehenes, que intentaron esconderse en la segunda cmara frigorfica que no cierra por dentro, son forzados a subir a la tienda y descubren los cuerpos de las vctimas.

Lassana Bathily llega a salir del Hiper Cacher gracias a un montacargas y una salida de emergencia. Es interceptado por los policas del RAID. Les da espontneamente informaciones sobre la configuracin de la tienda, las llaves de sta (entre las que estn las de la persiana metlica automtica entonces bajada). Estas llaves van a ser utilizadas en el asalto por el RAID y la BRI para levantar la persiana de hierro de la puerta de entrada principal. Todos estos elementos son primordiales y decisivos para el salvamento de los rehenes.

Estos numerosos gestos heroicos de los jvenes africanos que ponen su vida en riesgo para salvar otras vidas dan la clave de una nueva interpretacin del encuentro de frica con Europa. En este proceso de autodestruccin devastaste donde se entrena la actual lite poltica, toda frica se niega a verse perseguida por una imagen caricaturesca y un estatuto de tierra de violencia que verdaderamente no refleja su alma profunda.

Las lites africanas, negndose a aplicar la fuerza de la ley en las diferentes peripecias de crisis, imponen al continente negro el estatuto de patologa generalizada de una frica enferma y miserable en el concierto de las naciones.

El doble gesto espectacular de Mamoudou y de Lassana pretenden ser una reescritura de la historia de frica por frica. frica de todos modos la de abajo, constituida por estos sin papeles deshonrados por todos y tratados como subhombres o simplemente como chusma, sin derecho y sin consideracin ninguna, llegados a la ventura al viejo continente para buscar nuevas alianzas que pueden salvar a sus pueblos y familias de la asfixia generada por la violencia de nuevas reglas socioeconmicas de la globalizacin. En realidad, no estn al asalto para salvar nicamente sus propias vidas ni la de los suyos. Estn all para salvar la VIDA sin mas. No reflexion sobre el peligro que corra. Quera salvar una vida repeta esa maana Mamadou ante el presidente Emmanuel Macron, visiblemente admirado de este hroe africano.

Estos numerosos gestos de ayuda humanitaria traducen la voluntad de estos africanos annimos de producir un discurso autntico de frica sobre ella misma y por ella misma. Es un verdadero combate contra los falsos clichs que el mundo quiere colgarle con vistas a re formalizar la identidad africana la verdadera -caracterizada por el servicio de la Vida. La vida con mayscula, llamada a ser defendida en toda circunstancia, sin tener en cuenta el color de la piel de la vctima, ni sus orgenes ni sus tendencias religiosas.

Recuerdo muy claramente otra historia vivida en Roma. Un compatriota congoleo que trabajaba en la ciudad eterna hizo venir a sus parientes de vacaciones prolongadas en 2008 y justo al lado de la casa donde vivan, un sexagenario italiano acababa de perder a su mujer. Despus del entierro de su esposa, este seor convertido en un viudo inconsolable comenz a deprimirse y a volverse alcohlico. Estos parientes de origen congoleo, adems muy creyentes, van a organizarse para correr en su ayuda. Durante largos meses, van a hacerle compaa por las tardes y rezan con l la oracin del rosario. Este italiano saldr rehecho y testimoniar pblicamente ante sus compatriotas italianos. Estoy vivo gracias a esta pareja african repetir a todo el quiera orlo.

La filosofa africana tradicional de "kimuntu (ubuntu en frica austral) es la matriz explicativa de estos numerosos gestos que vemos multiplicarse en la dispora por parte de los que a menudo son tratados como subhombres. Los africanos han aprendido a distinguir entre la pobreza (falta de bienes materiales) y la miseria (privacin de humanidad). En la primavera de 2003, mientras que los americanos se haban decidido a lanzar toneladas y toneladas de bombas sobre poblaciones inocentes de Bagdad, no estamos dispuestos a olvidar el comentario de este vendedor callejero en Dakar, expresando su visin de la superpotencia mundial: Los americanos dan pena!. Est todo dicho Dan pena tanto por los daos colaterales infligidos por su cultura de destruccin al resto del mundo como por los signos visibles de algo que est muerto en ellos, este algo que los africanos de Norte a Sur, de Este a oeste llaman sabiamente lo humano y que vale ms que todo el oro del mundo.

El gesto cometido anteayer por Mamoudou o en 2015 por Lassana y tantos otros que no son mediatizados se inscriben en esta filosofa de kimuntu que da a todo adulto africano el deber sagrado de ocuparse y de proteger colectivamente la vida de los ms pequeos.

Son pues gestos normales en frica porque all un joven en dificultad o el cogido en flagrante mientras comete una incorreccin en pblico puede ser reprendido por cualquier to o adulto, en ausencia de sus padres.

En medio de tanta negacin y por muy paradjico que esto pueda parecer, frica todava dispone de una arma poltica eficaz: su benevolencia hacia el prjimo, su compasin frente al que est en peligro; su hospitalidad, su vitalidad, su humanismo hacia el prjimo, su lazo social y su calor humano capaz de transformar el invierno europeo en concierto de risas. El apoyo y la ayuda recproca, la matriz cultural africana: soy lo que soy en virtud de lo que somos colectivamente constituye este genio propio de frica y puede convertirse en la clave en favor de las civilizaciones que han acumulado riquezas pero que han perdido el alma.

Como Lassana, Mamoudou va a adquirir, en los prximos das, la nacionalidad francesa y, la guinda del pastel, un empleo entre los bomberos gracias a su gesto lleno de humanismo. Pero mirando bien las cosas en profundidad, probablemente es en el terreno cultural y espiritual en el que frica est conquistando el consenso del mundo. frica est corriendo en socorro de un Occidente carente de humanidad.

Texto original en francs.

Fuente: https://umoya.org/2018/06/20/mas-alla-del-gesto-heroico-de-mamoudou-es-africa-la-que-acude-en-auxilio-de-occidente/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter