Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2018

China contra Estados Unidos
La nueva lucha imperial por frica

Lee Wengraf
El Salto

Lee Wengraf explica cmo la urgencia por conseguir beneficios, la volatilidad econmica y la militarizacin de frica solo auguran inestabilidad, un aumento de la explotacin y violencia.


Soldados de la 1 Divisin de Infantera Anfibia Mecanizada del Ejrcito chino

Desde los comienzos del nuevo milenio, las economas del frica subsahariana han experimentado un auge espectacular. Este aumento ha estado marcado por el rpido incremento del comercio y la inversin en el continente, fenmeno a veces descrito como 'la nueva lucha por frica', en el que compiten los Estados Unidos, los pases europeos y China. Sin embargo, China va en cabeza en muchos frentes y su marcada competicin global con los Estados Unidos se est llevando a cabo en el continente africano.

Para los EE UU, las tensiones imperialistas se vienen expresando de un tiempo a esta parte con la creciente guerra comercial con China. Pero el ascenso del pas asitico como potencia global lleva varios aos acelerando esta rivalidad. Ms all de una lucha por el mero acceso a los recursos, el imperialismo es la ofensiva competitiva por el control de los recursos y los mercados. frica es una pieza crucial de los objetivos estratgicos de China para conseguir su crecimiento econmico y el monopolio.

EL 12% DE LA INDUSTRIA

La expansin china en el continente africano ha sido espectacular y abarca desde el comercio hasta la extraccin y la produccin. Las empresas chinas son las responsables, aproximadamente, del 12% de la industria del continente, con un valor de alrededor de 500.000 millones de dlares.

En 2012, China se convirti en el mayor socio comercial de frica; el comercio entre EE UU y frica comenz a descender y el pas norteamericano dio un vuelco radical, dejando de lado las importaciones de petrleo de frica para centrarse en la produccin domstica. Los puestos de trabajo creados por la inversin directa extranjera (FDI, por sus siglas en ingls) procedente de China en 2016 se duplicaron con respecto al ao anterior y suponen ms del triple de los que cre la inversin estadounidense.

Pero como Brookings describe en un informe reciente : "El papel de China en el continente africano se ha definido por la financiacin de ms de 3.000 proyectos de infraestructuras enormemente cruciales [...]. China ha concedido prstamos por valor de ms de 86.000 millones de dlares a gobiernos africanos y entidades estatales entre 2000 y 2014, una media de 6.000 millones de dlares al ao. Como resultado, China se ha convertido en el acreedor ms importante de la regin, representando el 14% del total de la deuda del frica subsahariana". De China procede, aproximadamente, la mitad de los contratistas internacionales en el sector de la construccin.

"INFRAESTRUCTURAS POR PETRLEO"

Normalmente, la construccin de infraestructuras que realizan las empresas chinas para estados africanos son prstamos respaldados por ingresos del petrleo o de minerales y se los califica como acuerdos de trueque de "infraestructuras por petrleo" sin "ninguna restriccin". En 2015, en una visita de gran relevancia, el presidente Xi Jinping se comprometi a hacer una gran inversin de 60.000 millones de dlares. Estos acuerdos hacen posible un giro retrico por parte de los negociadores chinos. Concretamente, permiten que los pases africanos tengan la oportunidad de trazar una ruta independiente, al margen de las condiciones onerosas de las multinacionales occidentales y las instituciones financieras internacionales (IFI), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (WB por sus siglas en ingls).

La causa de la crisis de la deuda africana que se produjo durante los aos ochenta y noventa fue la asfixiante austeridad de los programas de ajuste estructural de las IFI. Los prstamos se acompaaban de duras condiciones de privatizacin, de desregulacin, de recortes muy profundos en los presupuestos nacionales e imponiendo tipos usureros de repago.

As, poco despus de la recesin de mediados de los setenta, las polticas neoliberales y los ajustes estructurales sentaron las bases de la recuperacin de la rentabilidad global por medio de condiciones de mercado e inversin favorables a Occidente, polticas que equivalan a un ataque sin restricciones a las clases trabajadoras africanas y que facilitaban la "nueva lucha" actual por la inversin en frica y su rpido crecimiento econmico.

China ha sido capaz de aprovecharse de forma considerable de la misma reestructuracin neoliberal para alimentar su propio y enorme crecimiento, aunque tiene otros competidores en frica, como Rusia e India. Y pese a que los Estados Unidos siguen siendo los mayores inversores del continente, con unas inversiones que alcanzan los 50.000 millones de dlares, las polticas que han impulsado ese crecimiento, paradjicamente, han fortalecido tambin a sus competidores.

LA BASE CHINA EN YIBUTI

La exacerbada implicacin econmica por parte de China ha aumentado la importancia de sus relaciones en frica, tanto a nivel financiero como estratgico. Al igual que los Estados Unidos, con el Mando frica (AFRICOM) y la red de bases de drones y centros de formacin en el continente, la presencia militar china tambin se ha expandido, con una nueva base militar y un papel cada vez ms importante dentro de las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU. Segn el Daily Beast: "Pekn gasta veinte millones de dlares al ao en el alquiler del inmueble de su base en Yibuti y ya ha desplazado a ms de 1.000 efectivos al lugar, aunque tiene espacio suficiente para diez veces ms, si fuera necesario. Adems de eso, el Gobierno chino ha dado a su pas anfitrin crditos que sobrepasan los 1.100 millones de dlares para mejorar su puerto comercial, construir otro aeropuerto, un ferrocarril que llegue a Ads Abeba y una tubera para traer agua de Etiopa".

En suma, estos movimientos han elevado enormemente las tensiones imperialistas entre las grandes potencias en frica. A principios de ao, el general Thomas Waldhauser declar ante un comit de las Fuerzas Armadas estadounidenses que estaban "controlando atentamente la invasin china y su presencia militar emergente en Yibuti".

El exsecretario de Estado Rex Tillerson, en una visita a cinco pases africanos en marzo de este ao, critic duramente las relaciones de China en frica, declarando que su postura "incentiva la dependencia mediante el uso de contratos opacos, prcticas crediticias abusivas y tratos corruptos que enredan a los pases en deudas y socavan su soberana, negndoles un crecimiento autnomo a largo plazo. La inversin china tiene el potencial de abordar la falta de infraestructuras en frica, pero su enfoque ha llevado a un endeudamiento creciente y se han creado pocos puestos de trabajo, si es que se ha creado alguno, en la mayora de los pases".

Asimismo, la iniciativa del Cinturn y la Ruta de la Seda, un plan global para vincular comercio e infraestructuras conectando varios continentes frica oriental incluida, en la que Pekn va a invertir 1,4 billones de dlares, ha producido ansiedad en los Estados Unidos: hace poco, el secretario de la Marina, Richard Spencer, describi el proyecto como un ejemplo de "capital que se ha convertido en un arma".

USO DE LA FUERZA

Tales avisos destilan hipocresa. Estados Unidos tiene mucha experiencia en la imposicin de polticas con el nico propsito de crear economas propicias para las inversiones en frica (y en el resto del hemisferio sur) y siempre est preparado para amenazar con el uso de la fuerza militar cuando sea necesario para proteger sus intereses. Una cada global en los precios de las materias primas en 2014 y 2015 desencaden un sufrimiento econmico en los pases africanos productores de petrleo, cuyos ingresos dependen en gran medida de los altos precios del petrleo.

Aunque el Banco Mundial ha previsto que el producto interior bruto (PIB) promedio para estos pases suba moderadamente por encima del 3% en 2018 y 2019, las futuras cadas en los precios de las materias primas auguran nuevas rondas de rescate de los IFI, ms recortes presupuestarios y la cruel medicina de la austeridad, que garantiza un duro golpe para la clase trabajadora y para los pobres. Las instituciones occidentales no son las nicas responsables de esta pauperizacin. Un mercado voltil y una falta de liquidez de los pases productores de petrleo llevar a los prestamistas chinos a retirar sus propios prstamos.

La nueva lucha por frica solo est alimentando las rivalidades imperialistas entre las principales potencias mundiales, sobre todo entre los Estados Unidos y China. Mientras que el PIB se ha elevado a nuevas cotas en este auge sin precedentes, la cruda realidad es que existe una creciente desigualdad entre la mayora de la poblacin del continente y las clases dirigentes africanas; muchos de estos dirigentes son socios entusiastas del capital global.

La urgencia por conseguir beneficios, la volatilidad econmica y la militarizacin de frica solo auguran inestabilidad, un aumento de la explotacin y violencia. Los activistas por la justicia social estn debatiendo intensamente la naturaleza del papel de China en el continente, una cuestin crucial que afronta la izquierda antiimperialista, porque lo que est en juego en esta lucha no har ms que aumentar.


Artculo publicado originalmente en la web britnica Red Pepper.

Traducido por Isabel Pozas Gonzlez.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/africa/china-estados-unidos-nueva-lucha-imperial



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter