Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2018

La guerra de Trump contra los elefantes

Manuel E. Yepe
Diario Por esto! (Mrida)


Pudiera pensarse que bajo este ttulo correspondera leer algo relativo a los conflictos que afectan las relaciones entre Trump, el narcisista presidente de Estados Unidos, y la dirigencia del partido poltico que lo llev como su candidato a ese alto cargo.

El Partido Republicano, tiene al elefante como smbolo electoral desde 1887 cuando un caricaturista lo plasm en una vieta como respuesta al smbolo electoral del partido demcrata, el burro.

El asno haba surgido en las elecciones de 1828 como smbolo demcrata como expresin de burla de sus adversarios por la tozudez y escasa inteligencia que imputaban al entonces candidato demcrata a la presidencia, Andrew Jackson.

El insulto fue asimilado jocosamente por los lderes del Partido Demcrata que adoptaron al burro como su emblema electoral destacando de este animal su capacidad de trabajo y su modestia. De modo que el elefante republicano naci en respuesta al burro demcrata invocando de los mastodontes su memoria, docilidad y sometimiento. Sin embargo, a Donald Trump no se le identifica como militante histrico del partido republicano, ni de alguno otro, dado que su trayectoria en la poltica se ha caracterizado por reiterados cambios en su militancia partidista desde que incursion en poltica. Trump busc en el 2000 la nominacin presidencial del Partido de la Reforma de EEUU, una formacin populista de orientacin econmica nacionalista fundada en 1995 de efmera existencia, pero se retir antes de que comenzara la votacin.

Consider luego postularse para el alto cargo como republicano en las elecciones de 2012, pero finalmente no lo hizo. En junio de 2015, anunci oficialmente su candidatura para las elecciones de 2016, y poco a poco se convirti en el favorito entre los diecisiete candidatos en las primarias republicanas. En mayo de 2016, el ltimo de sus rivales suspendi su campaa y en julio result nominado, con Mike Pence como su compaero de frmula, en la Convencin Republicana.

Su campaa recibi una cobertura meditica sin precedentes y fue objeto de una gran atencin internacional. Muchas de sus declaraciones en entrevistas de prensa, en las redes sociales y en las manifestaciones de campaa eran polmicas y no pocas fueron consideradas falsas, pero siempre tuvieron muy amplia difusin. Gan las elecciones generales del 8 de noviembre de 2016 contra la rival demcrata Hillary Clinton, y accedi a la presidencia el 20 de enero de 2017 a la edad de 70 aos, 7 meses y 6 das, por lo que ha sido el presidente con mayor edad en asumir este cargo en su pas; asimismo, es el presidente de mayor opulencia, primero sin cumplir servicio militar ni ejercer cargo poltico antes de resultar electo y quinto en haber ganado por los votos del colegio electoral pese a haber perdido la eleccin por voto popular.

Pero, volviendo al ttulo de este comentario, es curioso que una entre las muchas situaciones embarazosas en las que Trump se ha visto envuelto derive de las acusaciones que se le hacen por el apoyo que le ha dado a la cacera de elefantes en frica. La Avaaz, una organizacin no gubernamental con ms de 46 millones de miembros protectores de la naturaleza y el ecosistema, que promueve acciones dirigidas a proteger la vida silvestre, ha acusado directamente al Presidente Donald Trump de apoyar acciones de exterminio de elefantes en frica. Un momento culminante de esta trifulca se origin cuando el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr, mutil a un elefante durante una cacera en frica y apareci en la prensa de todo el mundo en una foto representando orgullosamente al cazador blanco con un fusil humeante, junto al cadver de un elefante de gran tamao. El mandatario vino en su ayuda y dispuso el levantamiento de la ordenanza que prohiba tales diversiones por el peligro que representan para esa especie en peligro de exterminio. Pero esta decisin provoc justificada indignacin en el mundo. Si bien satisfizo la insistente demanda de numerosos adinerados cazadores norteamericanos sedientos del morboso placer de asesinar inofensivos elefantes en frica para llevar como trofeos a sus mansiones los marfiles de sus colmillos, en aras de la dignidad humana y su papel en el planeta, organizaciones protectoras de la naturaleza y el medio ambiente se movilizaron y lograron, mediante una protesta global masiva, que Estados Unidos renunciara a tan ofensiva disposicin. Tras el rechazo general a la medida, Trump tuite que pondra "en pausa" esta decisin sobre la cacera de elefantes pero, a inicios de este ao, en una entrevista, asegur que el acta de prohibicin de trofeos no seguir en pie por mucho tiempo. Obviamente la protesta de Avaaz ha continuado y el tema de los elefantes se mantiene en la agenda de Trump y con ello el enfrentamiento entre el presidente estadounidense y el smbolo electoral de partido republicano que supuestamente lo patrocina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter