Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2018

Yo protesto

Vctor Arrogante
Rebelin


Hay muchas razones para protestar y no quiero dejar de hacerlo por ninguna. Disclpenme que me repita en la teora, pero la democracia no consiste solamente en participar en un periodo de tiempo determinado, votando en elecciones generales, autonmicas o municipales. La democracia es participacin, y cuanta ms participacin mayor calidad adquiere el Sistema. Hoy protesto por las pensiones, contra la injusticia en la Justicia, la sanidad y por la indecencia de la corrupcin.

Estos das hay razones para protestar. La decisin de la Audiencia de Navarra de poner en libertad a los cinco violadores condenados, miembros de la autodenomina manada, es para protestar. Algunos quieren hacernos creer que los ponen en libertad por ser inocentes, pero son culpables de violacin segn los hechos probados, aunque la sentencia condena por abuso sexual continuado. No parar hasta que la Justicia reaccione, el Gobierno acte y tengan en cuenta la voluntad del pueblo. Justifican la libertad, porque la alarma social no es un criterio vlido a los efectos de apreciar la necesidad de la prisin provisional. El presidente del TSJA aboga por revisar el Cdigo Penal pero sin hacer una justicia a golpe de manifestaciones. Pero no es eso. El pueblo es soberano del que surgen los poderes del Estado. Suena a demagogia?, pero no lo es; Cuando la injusticia se convierte en ley, la rebelin se convierte en deber (Thomas Jefferson).

Yo protesto por la situacin en la que se encuentra las pensiones y su futuro. Hay que promover una reforma de la Constitucin que incluya la prohibicin expresa que impida a los gobiernos tocar, recortar o privatizar, total o parcialmente el sistema pblico de pensiones. Un artculo que recoja como obligacin constitucional el mantenimiento del poder adquisitivo real de las pensiones, y por tanto la imposibilidad de que ningn tipo de medida, ya sean recortes, subidas de impuestos, copagos, aumento de las tarifas de los servicios bsicos o cualquier otra pueda afectar a las pensiones, excepto aquellas que sean favorables. Protesto y exijo que se blinden las pensiones en la Constitucin. Tocar las pensiones es cruzar una lnea roja que no debemos permitir.

Hay que protestar por el deterioro que sufre la sanidad pblica. Desde 2009 se vive un continuo proceso de recortes, deterioro y privatizaciones que ponen en peligro el sistema a medio plazo. Los recortes, que superan los 10.000 millones de euros ha significado la disminucin del personal sanitario, el cierre de camas, quirfanos, consultas, aumento de las listas de espera y empeoramiento de la calidad de la asistencia. UGT ha denunciado la cronificacin de las listas de espera en la sanidad pblica. Ms de medio milln de pacientes esperaban para ser operados en diciembre de 2017 y ms de 2 millones esperaban para primera consulta y especialidades bsicas. Las privatizaciones que han aumentado, encarecen los costes del sistema sanitario y empeoran la calidad de las prestaciones. Con todo, la exclusin sanitaria, que ha dejado fuera de la cobertura a inmigrantes en situacin irregular y con los copagos, a los menos favorecidos econmicamente.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, advierte de que ms del 60% de los juzgados est claramente sobrecargado y que mientras no se lleve a cabo una gran reforma organizativa de la Justicia, difcilmente se podr superar la situacin. Ha recordado que el nmero de causas judiciales en Espaa sigue siendo elevada frente a pases de nuestro entorno y es una situacin difcilmente sostenible. Yo protesto por la situacin que perjudica gravemente a derechos y libertades, y porque Lesmes lo diga ahora, en vez de haberlo dicho y exixgido de forma contundentemente al Gobierno del PP en lugar de templar gaitas.

Y protesto contra la corrupcin generalizada que estamos soportando y me sumo a todas las iniciativas que se promuevan para finalizar con esta lacra. Por eso me he sumado a la reivindicacin de los denunciantes de casos de corrupcin, que demandan, para dar jaque a la corrupcin, aprobar la ley para proteger a los alertadores, que lleva ms de seis meses atascada en el Congreso por la inaccin del PP. La Ley Integral de Lucha contra la Corrupcin y Proteccin de los Denunciantes no saldr adelante este curso poltico que tanto la ONU como la OCDE, la consideran bsica para la lucha contra la corrupcin. Fue bandera electoral de PSOE, Podemos y Cs en las pasadas elecciones pero ha quedado atrapada en un cajn. Espaa es el nico pas de los 37 de la OCDE que no tiene prevista ninguna proteccin especfica para los denunciantes de corrupcin ni mediante una ley propia ni en el articulado de otras normas.

Dice la Constitucin que los poderes pblicos promovern las condiciones favorables para el progreso social y econmico y de manera especial realizarn una poltica orientada al pleno empleo. Tambin establece que los poderes pblicos mantendrn un rgimen pblico de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo; o que se reconoce el derecho a la proteccin de la salud y que compete a los poderes pblicos organizar y tutelar la salud pblica a travs de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.

Si, ya se que los derechos anteriores no tienen la consideracin de derechos fundamentales y que por tanto no estn protegidos constitucionalmente; ya se que slo son mandatos orientadores, principios rectores, que los poderes pblicos regularn o no siguiendo su voluntad, incluso eliminar, como as ha ocurriendo, a favor de otros intereses particulares, que no generales.

Cuando un gobierno se desentiende de proteger y regular derechos que la Constitucin promueve, la ciudadana desprotegida adquiere la legitimidad para reivindicar sus derechos y anhelos para una vida digna. La manifestacin de la protesta pacfica nunca puede ser penalizada como lo est siendo.

La ciudadana que se sienta afectada por las decisiones de los poderes pblicos, tiene derecho a manifestar pblicamente sus disgusto o malestar, a travs de asociaciones, sindicatos o partidos polticos; pero tambin a ejercer ese derecho por si misma, sin intermediarios que la represente, en manifestaciones y reuniones.

Se ha deteriorado el pacto social; se ha resquebrajado el consenso constitucional y la legitimacin democrtica se est utilizando en contra de la mayora. Si esto es as, es que el sistema ha abandonado a la ciudadana y el Estado ha fallado en la garanta de servicios bsicos. Contra el Estado fallido, yo protesto.

(De mis Reflexiones Republicanas 26 de junio de 2012)

@caval100

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter