Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2018

El voto en blanco de Yesid Reyes a la Jurisdiccin Especial de Paz

Carlos Meneses Reyes
Rebelin


El exministro de Santos, Yesid Reyes Triana, declin posesionarse como Magistrado del Tribunal para la Paz de la Jurisdiccin Especial de Paz, JEP. Su decisin es poltica no jurdica.

Son momentos en que a la JEP se le ha de rodear de mximo apoyo nacional y popular para que cumpla los fines altruistas que le han sido encomendados como es el juzgar los delitos de crmenes de guerra y de lesa humanidad en que hayan incurrido miembros de las fuerzas armadas del Estado, de todas las ramas de poder pblico incursos en el conflicto armado interno contra las farc-ep, sus comandantes, guerrilleros y personas privadas que hayan cometido acciones, as calificadas, en el mismo.

En este acometido de objetivos y de concepcin de la justicia transicional bajo una inspiracin universal y no el atosigado reducto de estereotipo de una justicia especial, ha acomodarla a las camisas de fuerza de un sistema de justicia ordinario en Colombia, como si nada en absoluto hubiere pasado puesto las insurgencias no derrotadas militarmente ya estn desarmadas y sometidas al establecimiento. Ante ese, que es el panorama que la dictadura meditica impone, yergue enhiesta la concepcin del Sistema Integral de Justicia Reparacin y No Repeticin (SIJRNR) pactado en los Acuerdos de la Habana y del teatro Coln en el ao 2016.

Llega el momento de dilucidar ante la opinin pblica nacional e internacional, que los innumerables sofismas de desvirtuar los principios de la justicia transicional universal con que la meditica alienadora ha presentado como logros para el estado de derecho en Colombia , el que la rama legislativa y posteriormente la judicial del poder pblico, hayan desempeado una labor de injerencia y verdaderos instrumentos para hacer trizas los Acuerdos erigindose en suplantadores de la voluntad de las partes contratantes, debidamente representadas en el escenario internacional como plenipotenciarios del Estado  colombiano y los rebeldes insurgentes.

Como resultado del triunfo del NO se impusieron mas de 85 reformas al Acuerdo inicial de La Habana, en particular al logro de una verdadera reforma rural integral, al espejismo de la definicin de una economa sustitutiva de cultivos ilcitos, el culto a las vctimas para revictimizarlas y dejar en el limbo sus reparaciones y al difuso entretejido de no imponer una implementacin, acorde con la alteracin de orden pblico que la reforma de raz de un sistema electoral corrupto demandaba. Garantizaban as los del mandato del NO la no implementacin de los tales Acuerdos.

Respecto al universo de la justicia transicional, expresado en la JEP, no lograron vulnerar su esencia de inspiracin universal acorde con la fuente consuetudinaria y la normativa del derecho Internacional y El Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos. Lograron modificar el que los Magistrados(as) del Tribunal Especial de Paz no fueren extranjeros; pero a contrarrplica se acord la inclusin de togados amicus curiae (amigos de la corte). Estos tienen una funcin de auxiliares del sistema de justicia creado y contribuyen con su voz y voto a dirimir conflictos en que en las salas de juicio o definicin de situaciones en que no haya mayora. Son verdaderos conjueces y en esta clase de definiciones de tales delitos de jurisdiccin a los magistrados integrantes no se puede quedar en solo salvar el voto. Resulta que la enredadera jurdica para desnaturalizar e impedir la implantacin de este instrumento de justicia especial, dispuso el soberano legislativo que esos amicus curiae sern unos invitados de piedra y no tendran voz ni voto sino aporte de opiniones escritas. Esto trado a colacin, como el que los terceros incursos en delitos de lesa humanidad opten voluntariamente a acogerse a esta jurisdiccin especial, irrita al foro jurdico mundial y plasma la inquietud por la impunidad, sin ahondar en la asimetra aplicada para excluir de la comparecencia a la JEP y al deber de concurrir a la Comisin de la Verdad, a los altos mandatos de las fuerzas armadas y a la casta del generalato colombiano, activo en la implementacin de la guerra contrainsurgente, cual arrodillados al mandato del Departamento de Estado USA, en el control y manejo de la guerra contrainsurgente en Colombia.

Ilustracin sobre la naturaleza de la JEP.

De manera que el thema de contenido jurdico y poltico a abordar en su majestuosa independencia y soberana judicial el Tribunal de Paz del SIVJRNR, podramos resumirlo en:

-Definir sus verdaderas competencias internas, incluido su ordenamiento interno de funcionamiento, para lo cual no requiere de ley auxiliar procedimental del Congreso colombiano .

-Definir las normativas de procedimiento, que son de orden pblico y estricto cumplimiento y por no ser de contenido sustantivo, han de ajustarse al captulo de las garantas y derechos constitucionales del ordenamiento vernculo. Ello es posible hacerlo internamente, sin acudir a acto legislativo.

-Garantizar el dictado de las sentencias acorde con los principios de autonoma y de inescindibilidad del sistema universal de justicia transicional. Esta que es la funcin altruista y mxima responsabilidad de los togados de la JEP, tiene que asimilarlo pedaggicamente la ciudadana que para su ejercicio esos Magistrados (as)han de estar libres de agobio alguno. El criterio de no exigibilidad; la autonoma no vinculante de normativas existentes y nuevas creadas; lo no vinculante de la jurisprudencia de las altas cortes colombianas. Comprender, como cualquier colombiano raso, que mientras exista el artculo 93 de la constitucin poltica, se explica la existencia invulnerable de la JEP y su fuente de respaldo constitucional lo fue el artculo 22 ibidem.

Erradicar la imposicin meditica de lo fementido.

No tiene fe ni palabra el que la JEP ha de estar sometida a la Corte Constitucional y a la Corte Suprema de Justicia. Mucho menos a los dictados del Congreso. Es falso y engaoso que a la competencia de la justicia transicional los incursos en delitos de lesa humanidad y crmenes de guerra puedan decidir si optan o no someterse a esa jurisdiccin especial. Sobre ellos caer la implacable egida de esta justicia. En grado de discusin est el que los expresidentes de la repblica no queden vinculados a esta situacin de aforo especial, por as haberlo pactado, expresamente, las Altas partes contratantes y plenipotenciarias de los Acuerdos logrados para el fin del conflicto ya conocido e identificado; pero ello no obsta para que sobre los mismos este latente - cual espada de Damocles- el veredicto de la Justicia Internacional.

Lo esquivado por el magistrado dimitente.

Pues sin lugar a duda fue al desarrollo de estas definiciones en las que no deseo quedar inmerso el pusilnime Yesid Reyes Triana. Demuestra que era un alfil del grupo de poder oligrquico dominante en el seno de la JEP. Que como resultado del efecto electoral presidencial se impone la hegemona de derecha en el pas y en compromiso con sus intereses personales y de clase dominante otea que un escenario de opinin judicial magisterial no le conviene. Opta por el ejercicio de contribuir en la docencia, a sabiendas que su mensaje al Foro y a la Academia ser engaoso y falso a ritmo con la hegemona imperante de derecha.

A su vez, la onda sonora de repercusin de esa tal renuncia , pone en entredicho la improcedencia del Comit de Escogencia de optar por cuadros del sistema de justicia corrupto cuestionado en todo el mundo; aplicar en contrava la exigencia de la carrera judicial y el acumulado de pergaminos de especializacin de sus designados; optar por la NO escogencia del juez sabio por su experiencia en el terreno de los padecimientos regionales y la edad; descartando a los innumerables juristas de localidades y provincias, a los abogados (as) de pueblo, a los activistas sociales del derecho, a los desplazados del sistema de justicia imperante en Colombia, abogadas y abogados con suficientes calidades humanas y de formacin que fueron explicablemente descalificados.

Es en el acumulado de la reserva popular donde se encuentra su reemplazo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter