Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2018

Campeonato mundial de ftbol
Una inauguracin made in Hollywood

Luis E. Sabini Fernndez
Rebelin


Voy a ver, y escuchar, la inauguracin del vigsimoprimer campeonato mundial de ftbol. Estoy en fecha, jueves 14 de junio, as que mi primera impresin al conectarme es estar presenciando un remedo hollywoodense, al que por otra parte son tan afectos en el pas eje de la globocolonizacin planetaria

Todo en ingls; un cantor que pens era tipically yanqui, result britnico, Robbie Williams, guarnecido por un plantel de mujeres automatizadas, que ahora estn tan de moda en las coreografas en EE.UU. Practican el disloque sincopado y la mirada fija, como caracterizando una industria robtica primitiva

Pero estoy equivocado. Nadie usurp, al estilo Orson Welles, la transmisin del Mundial desde Rusia. Es un video, en directo, oficial y simultneo desde la mismsima Rusia.

Un espectculo totalmente hollywoodizado; le faltan nicamente las porristas. Pero estn generosamente sustituidas por todos los dems recursos habituales: como el cantor-estrella del mundo en technicolor con su corte, que en rigor es una cohorte, todo eso que nos brinda sin pausa la industria del espectculo madeinUSA.

Como para probarnos que no estbamos en San Francisco u Orlando sino en Mosc, el protagnico Robbie llama a una beldad rusa a que lo acompae. Una dulce belleza rusa, que ensaya un gorjeo inicial pero que termina cantando en ingls.

El numerito termina con la pareja recin constituida retirndose y aunque no haya happy end llevndola en brazos, el significado de la universalizacin del espectculo estadounidense nos muestra a las claras, no lo que dicen los periodistas deportivos, de que se trata de un encuentro de todas las culturas de la Tierra, sino nicamente de una jugada geopoltica mundial para que todos tengamos esa sola miradacomo la de Robbie.

Su mirada y su idioma. El ingls como lingua franca. Como si fuera la que entendemos todos. Porque los servicios televisivos ni siquiera se preocuparon por traducir. La cobertura fue tan penosa, mezquina, narcisista, que lo que dijo Putin, que tuvo la osada de leerlo en su idioma materno, no fue traducido.

Para qu? se preguntar la vanguardia globocolonialista. Lo importante no necesita de palabras. Alcanzan los pasos de baile, los vestidos estrafalarios, los contorneos coreogrficos; el espectculo no se piensa a s mismo y tampoco quiere verse pensado ni siquiera pensable.

Tomar contacto con las delegaciones nacionales, conocer siquiera algunos de sus rasgos, brill por su ausencia; apenas se visualizaron la delegacin rusa y las de su grupo (el A; saudes, uruguayos, iranes) y poco ms. Haba 32 naciones presentes, apenas si nos enteramos.

Se dijo que a Putin no le gust esta mquina de espectacularizar. Vaya uno a saber.

Pese al desmoronamiento de la URSS, Rusia no habra decidido convertirse en un arrabal de la villa planetaria Finanzas.

Y algunos resistimos ese rasgo bsico de nuestro universo meditico unidimensional; un simbolismo gratuito de no se sabe bien qu, pero eso s, un persistente horror a la reflexin.


Blog del autor: http://revistafuturos.noblogs.org/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter