Portada :: Feminismos :: Violencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2018

Prevencin & Violaciones
Un programa mundial para detener las violaciones

Tina Rosenberg
www.nytimes.com/

Los altos ndices de agresiones sexuales en los campus universitarios llaman mucho la atencin y con justa razn. Pero sabes quines presentan ndices ms altos de violencia sexual y violacin que las universitarias? Las mujeres en edad universitaria que no estn en la universidad.


Por desgracia, esos ataques sexuales no reciben mucha atencin. Una razn que explica esa situacin es que mientras las universitarias son atacadas en una institucin que se hace responsable de su seguridad, quienes no asisten a la universidad estn dispersas. Adems, muchas universitarias y sus familias suelen tener ms recursos y poder que las mujeres que no continuaron con sus estudios. Este problema es mundial. En todo el planeta, mientras ms pobre eres ms probabilidades tienes de ser violada.

Segn el estudio de National Crime Victimization, por ejemplo, las estadounidenses con un ingreso menor a 7500 dlares al ao reportaron ser vctimas de agresin sexual doce veces ms que quienes tenan un ingreso de 75.000 dlares anuales o ms. EXPLORA NYTIMES.COM/ES Los secretos de Costa Rica detrs de un decorado de lujo Hay muchos motivos. Sin importar el lugar, los pobres son ms vulnerables a todo tipo de explotacin y tienen menos probabilidades de que la ley se aplique en sus casos.

El alcoholismo y la drogadiccin, dos factores de riesgo para las violaciones, son ms comunes. Las mujeres pobres por lo general dependen econmicamente de los hombres. Es posible que vivan en un barrio donde, ante la ausencia de empleos y posesiones materiales, el estatus de un hombre dependa de su agresividad y rudeza. Quiz la cultura local trata a los hombres como superiores a las mujeres y les otorga derechos sexuales sobre ellas.

Segn una encuesta nacional realizada por Kaiser Family Foundation y The Washington Post, una de cada cinco universitarias es agredida sexualmente (incluyendo toqueteos sexuales) en Estados Unidos. Es aterrador. Pero existen situaciones peores: en algunos lugares como los barrios pobres de Nairobi, Kenia, anualmente una de cada cuatro adolescentes es violada. Y no obtendrn justicia ni terapia despus de eso. Qu pueden hacer esas mujeres para estar ms seguras? Lo mismo que hacen las universitarias. Flip the Script (Cambia la historia) es un curso de entrenamiento en empoderamiento de doce horas dirigido a las universitarias.

Se puso en marcha por primera vez en tres universidades canadienses y ahora se est ampliando. Se ha demostrado que redujo las violaciones casi a la mitad y los intentos de violacin en dos terceras partes. Un curso muy similar, que tambin tiene una duracin de doce horas, se realiza en los barrios pobres de Nairobi. Se ha visto una y otra vez que reduce el riesgo de violacin significativamente; segn un estudio, redujo las violaciones en un 63 por ciento.

La violacin es tan comn en estos barrios que la mitad de las mujeres y nias que tomaron el curso reportaron haber recurrido a lo que aprendieron para detener a un violador durante el ao posterior a la capacitacin. Una quinta parte de las asistentes usaron ms de una vez las habilidades que aprendieron en el curso. En 2006, Lee Paiva, una artista de San Francisco, estaba trabajando en Korogocho, un barrio pobre de Nairobi, en un programa de apoyo a familias que cuidaban nios hurfanos con VIH. Su intrprete comenz a hablarle de las personas que se conseguan por la calle: A esta chica la violaron a punta de cuchillo, este beb es producto de una violacin, esta nia es VIH positivo a causa de la violacin de su padre, aqu muri una abuela luego de ser violada en grupo, el beb de esta mujer fue violado. Paiva estaba anonadada.

Ella misma era una sobreviviente de agresin sexual y haba tomado una clase de defensa personal y empoderamiento para mujeres. Esa clase salvara vidas aqu, dijo. Pag para poder llevar a sus profesores de artes marciales a Kenia con el fin de entrenar a la gente del lugar para que pudieran ensear defensa personal. Pero tambin quera hacer algo ms grande. Fund No Means No Worldwide (No es no en todo el mundo), que cre cursos para jovencitas y ms tarde para hombres jvenes. La organizacin keniana Ujamaa Africa imparte los cursos, para los que contrat a 81 instructores, en su mayora en colegios ubicados en las zonas ms pobres de Nairobi. Ahora tambin los imparten en Malaui, Sudn del Sur y Somalia, y en campamentos para refugiados.

Una enorme ventaja es su bajo costo: la organizacin afirma que el costo de prevenir una violacin es de 7,44 dlares. Uganda y Estados Unidos son los prximos destinos de No Means No que tambin capacitar a seis instructores que viajarn por todo el mundo, capacitando a otros. La organizacin planea hacer lo mismo con hombres el prximo ao. El curso de No Means No le ensea a las mujeres y a las nias de entre 10 y 20 aos que la mayora de las agresiones sexuales las comete un conocido, adems de ensearles a identificar el riesgo a tiempo, cmo decir que no de manera eficaz, cmo escapar y, si las palabras no bastan, cmo usar la defensa personal fsica. Ese tambin es el plan de Flip the Script. Sin embargo, a diferencia de este ltimo, No Means No entrena a ambos gneros. El curso para nios de 10 a 13 aos y el destinado a chicos de 14 a 19 busca transformar su visin sobre las mujeres y la masculinidad.

A los nios y los hombres se les ensea que las mujeres son dueas de su cuerpo y que las violaciones y el acoso sexual son inaceptables. Aprenden la intervencin de testigos: reconocer cuando las nias o mujeres estn en problemas y cmo pueden intervenir en distintas fases del hecho, haciendo gestos de desaprobacin, armando un alboroto o incluso negociando con un violador que ha iniciado un ataque. Los instructores plantean distintos escenarios. Por ejemplo, un joven est pasando el tiempo con sus amigos, quienes hacen comentarios sexuales a las jvenes que pasan por ah.

Un profesor muestra su desaprobacin con gestos o palabras. As, los jvenes practican sus habilidades. Socialmente se nos ensea a no intervenir porque no es nuestra responsabilidad, afirm Benjamin Omondi Mboya, director ejecutivo de Ujamaa. As que el entrenamiento de los chicos se llama Tu momento de la verdad: yo soy el agente de cambio que puede ayudar. Tengo la capacidad y puedo intervenir. Algunas personas no saben que no es correcto hasta que se lo dices, dijo Collins Omondi Ooko, quien dirige el programa de los nios. Le pregunt a Omondi Ooko por qu las violaciones son tan comunes y por qu los chicos creen que est bien. Crecieron en un entorno en que vieron que suceda, respondi, el mismo entorno en el que l creci. Nadie habla del acoso y la violencia sexual. Las casas de los barrios pobres estn muy cerca unas de otras. Si le ocurre algo al vecino, puedes verlo y escucharlo. Comienzas a hacer cosas por influencia del entorno.

La presin entre pares es un factor crucial. Sus amigos los presionan a hacer ciertas cosas y ellos buscan encajar en la comunidad, coment. Mboya tena una respuesta distinta. La incidencia de violaciones es alta porque la gente se sale con la suya, dijo. Todo se reduce a controlar y dominar a la mujer. Pero tambin sucede porque la gente se sale con la suya y nadie hace algo al respecto. Tenemos leyes, pero no se cumplen.

No hay consecuencias legales, por lo que es importante crear consecuencias sociales. La educacin del testigo es efectiva. Los nios y hombres que tomaron el curso y ms tarde presenciaron una agresin sexual pudieron intervenir con xito en tres cuartas partes de las veces, el doble de frecuencia que quienes no tomaron el curso.

El curso para mujeres y nias les ensea a identificar el peligro y poder escapar. Tienes que evaluar la situacin, dijo Nancy Omondi, coordinadora e instructora del programa. El objetivo principal es que escapen. Pueden mentir, fingir docilidad, hacer un escndalo, pedir ayuda. Sealar la conducta en voz alta: Deja de tocarme el seno. Si ests encerrada en una habitacin debes negociar tu salida: Te doy mi telfono. El hombre piensa Me estoy aprovechando de una nia ingenua. l no espera que ella se defienda. En nuestra sociedad, se les dice a las nias que sean amables.

La mayora de ellas, incluso las mujeres, no crean tener el derecho de decir que no sin sentirse culpables. Las agresiones sexuales se presentan en muchas formas varan incluso entre los distintos barrios pobres de Nairobi, afirm Omondi: En Korogocho, las estudiantes se identificaron mucho cuando hablamos de toqueteos indecentes. Cuando vas a Huruma se identifican con los insultos y el lenguaje violento. En Kibera, lo relacionan con que alguien te bloquee el paso y no te deje pasar. En Ontario, Canad, podra comenzar con no aceptar un no por respuesta. En Florida, Vamos a dar un paseo en coche y, en todo Estados Unidos: Tmate unos cuantos tragos ms. Pero la manera en que las mujeres pueden salvarse no difiere mucho: reconoce las seales de peligro en tu lugar de residencia.

Comprende que a las mujeres se les ha enseado a ser dciles y complacientes. Habla con firmeza. Si todo lo dems falla, contraataca. Se trata de un problema mundial; una de cada tres mujeres, dijo Jennifer Keller, profesora de psiquiatra y ciencias de la conducta en la Universidad de Stanford. Muchos de los temas subyacentes son muy similares. Ella participa en ambos programas, estudia No Means No y ayuda a que Flip the Script se implemente en Stanford.

Habr una estrategia que funcione en todos lados? Keller asever que, aunque la idea de una intervencin universal requiere de investigacin, es muy factible. Creo que hay fuerzas inherentes en un enfoque de empoderamiento, dijo Clea Sarnquist, una acadmica investigadora experimentada en pediatra en Stanford, quien ha estudiado No Means No.

A veces me sigue sorprendiendo que las jvenes que asisten a un campus como Stanford no crean tener la fuerza ni la capacidad de defenderse solas. No estamos haciendo lo suficiente en todo el mundo para ensear a las jvenes que est bien defenderse solas en todos los sentidos.


Fuente:https://www.nytimes.com/es/2018/06/22/violaciones-acoso-programas/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter