Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2018

Mitologa y realidad

Rodolfo Bueno
Rebelin


Ares o Marte, dios de la guerra, es fruto del himeneo entre Jpiter y Juno. Lo cra un titn del que aprende las danzas sangrientas de los Coribantes. El furor de su ttrico grito paraliza al ms bravo de los combatientes, pues, a partir de que la Discordia difunde entre los contrincantes el fervor de la lucha severa y el dilogo de sordos, este dios no sacia su ira ni con el gemido de los heridos ni con la muerte generalizada de las huestes y los tritura con las ruedas de su mortfero carruaje mientras estos luchan furiosos en los campos de batalla.

Slo la astuta Lisstrata, personaje de la comedia homnima de Aristfanes, logra parar estos enfrentamientos encarnizados; para ello, organiza la primera huelga femenina que registra la historia, consiguiendo que las mujeres de ambos bandos no se acuesten con ningn varn mientras no depongan las armas y firmen la paz. En adelante, ni siquiera las amantes ms fieles ni las prostitutas se dejarn convencer por los hombres de tener sexo. Forzados por tan sutil medida, a los combatientes no les queda ms que abandonar la guerra, firmar la paz y regresar a sus hogares. Al terminar la obra, nicamente los fabricantes de armas se sienten perjudicados y lamentan el advenimiento de la fraternidad humana.

Esta genial farsa demuestra que la humanidad ya en pocas pretritas conoca bien a los que ganan con una contienda. Milenios despus, las cosas han cambiado para peor; actualmente, las guerras son noticia diaria y son la mejor inversin en la bolsa de valores; los fabricantes de armas y los agentes de las Parcas controlan EEUU, el pas ms poderoso del planeta, y el iluso que ofrenda la vida en el campo de batalla muere sin percatarse de que es carne de can y que los promotores del conflicto obtienen pingues beneficios de su inmolacin.

Ares, salve a EEUU!, debera ser la invocacin con que el presidente de ese pas termine sus discursos y no la perogrullada: Dios, salve a EEUU!, porque este dios encarna mejor la brutalidad, la violencia y los horrores de la que el sector ms belicoso de Washington hace alarde, que plantea mediante guerras humanitarias la solucin de los problemas polticos y sociales del planeta. Igual que Ares, EEUU necesita de las guerras porque son parte intrnseca de su naturaleza.

Parecera que son la copia de Esparta, la ciudad Estado ms belicosa de la antigua Grecia, y que veneran a Ares y lo tienen encadenado, tal como lo representaban los espartanos, para evitar que los abandone durante sus guerras de rapia. Se olvidan de que, pese a su brutalidad, Ares no siempre sala victorioso de sus aventuras militares e, incluso, fue herido por Hrcules en dos ocasiones y Diomedes, durante la Guerra de Troya, lo hiere con una pica y lo obliga a refugiarse en el Olimpo, para renegar amargamente de sus penas.

Adems, Ares no es socio digno de confiar porque es capaz de apoyar al mismo tiempo a los dos bandos en conflicto, igual a lo que hace EEUU con el Estado Islmico, al que combate y apoya segn las circunstancias, o de abandonar o traicionar al aliado que hasta hace poco defenda. En este caso, la semejanza con la poltica de EEUU es pattica, si no, pregntenle a Somoza, Trujillo o Noriega, por sealar unos pocos ejemplos.

Veneran a Ares porque no sobreviviran sin guerras, por los rditos que de ellas obtienen, tal es el caso del Complejo Militar Industrial de EEUU, al que la paz arruinara. Vale la pena recordar el discurso de despedida a la nacin de Dwight D. Eisenhower: En los consejos de gobierno debemos evitar la compra de influencias injustificadas por el Complejo Militar Industrial, ya sea buscadas o no. Existe el riesgo de un desastroso desarrollo de un poder usurpado y este riesgo se mantendr. Hoy sus palabras son ms actuales que nunca, puesto que esas fuerzas buscan enemigos ficticios en Afganistn, Irak, Libia, Siria, Irn, Rusia, China En la actualidad, ese complejo ha tomado el poder poltico de EEUU y con sus guerras destruye por doquier la rica herencia cultural de la humanidad, sin cuestionarse: cmo as no convenzo pese a que controlo los medios masivos de informacin? Durante la Guerra de Corea, la casi totalidad del planeta crey mi versin de ese conflicto; al inicio de la Guerra de Vietnam se repiti el mismo fenmeno, aunque al finalizar, la repulsa fue generalizada; en el actual holocausto del Medio Oriente, ya casi nadie acepta la teora de que llevo la libertad bajo las orugas de mis tanques sino que critica el resultado desastroso de estas guerras.

Meditemos sobre el dolor de estos pueblos. Cuando el 12 de marzo de 1938, Hitler inici el Anschlus, o sea la anexin por la fuerza de Austria al Tercer Reich, fue recibido por el pueblo alemn con muestras de jbilo jams expresadas antes: lgrimas de emocin, flores, besos y abrazos hacia sus fuerzas armadas es lo que se vea en los noticieros de esa poca. Hitler no necesit de balas para reunificar a los alemanes, como manifestara Von Ribbentrop a Lord Halifax en el almuerzo de gala que el gobierno britnico le ofreciera cuando fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania. En septiembre de ese ao, en la Conferencia de Munich, Inglaterra y Francia entregaran traicioneramente Checoslovaquia a Hitler; le dijeron a Praga: o te rindes, o te invadimos junto con Alemania.

El paralelismo es vlido, porque Austria era un pas independiente que no haba agredido a Alemania, tampoco el Medio Oriente agredi a EEUU; el mundo de ese entonces, semejante al de ahora, acept devotamente las explicaciones dadas por Hitler y cerraron los ojos ante la imposicin de un gobierno ttere a un pueblo soberano, como en la actualidad lo intenta hacer EEUU en el Medio Oriente; sus Fuerzas Armadas eran minsculas en comparacin con las alemanas, aunque relativamente ms fuertes que las del Medio Oriente en relacin con las estadounidenses; y estaba regido por un gobierno fuerte, que oprima a su pueblo.

Por otra parte, si EEUU decidi tomarse el Medio Oriente, tal como declarara el General Wesley Clark, ex comandante de la OTAN, debi imitar la habilidad de Hitler en Austria y Checoslovaquia, cuyas invasiones, que se achacan de ser actos brbaros, se realizaron rpidas y sin mortandad entre los ciudadanos de esos pases; no se bombarde ninguna ciudad, como EEUU hace en el Medio Oriente; sus pobladores se quedaron en sus casas y no buscaron amparo lejos de su terruo, y cuando lo hicieron no fueron perseguidos fuera de sus fronteras, ni quienes les brindaron refugio fueron amenazados por Hitler, como ahora hace EEUU. Sin embargo, pese al guante de seda que Hitler us, ms temprano que tarde las cosas cambiaron en favor de los pueblos de ambos pases.

Se equivoca el Presidente Trump si, por creerse rbitro de la paz y de la guerra, agrede a Irn, como se vislumbra, y piensa que el mundo va a aceptar que EEUU es un pas excepcional con derecho a imponer lo que quiera al que le d la gana, igual a lo que se equivoc Hitler en Austria y Checoslovaquia, pues no existe potestad capaz de subyugar a tantos por tanto tiempo. Mejor es que recapacite y no cometa barbaridades que no resuelven nada y menos le van a dar victoria alguna.

Lo que ahora pasa se entendera mejor si Trump tuviera entereza y dijera: La guerra que vamos a iniciar contra Irn la hacemos porque luego de ganarla vamos a controlar esa regin, importante para nuestro inters. En este sentido Hitler era menos hipcrita cuando defenda la teora del espacio vital, segn la cual las riquezas del mundo estaban mal distribuidas y haba pueblos que eran dueos de ingentes recursos, sin merecerlo, por lo que haba que eliminarlos en favor de los pueblos arios, sus reales merecedores. La dizque superioridad de los indoeuropeos y la falta de recursos de Alemania fueron las razones que esgrimi Hitler para exterminar a los que llam subhombres, entre ellos el pueblo estadounidense.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter