Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2018

El hartazgo ante Macri

Editorial de La Jornada


Amplios sectores de la sociedad argentina protagonizaron ayer un paro general en contra de la brutal poltica econmica que ha venido aplicando el presidente Mauricio Macri desde el primer da de su mandato, que ha resultado desastrosa para la mayora de los habitantes del pas, especialmente para los asalariados, y que se ha traducido en inflacin, deterioro salarial, un aumento generalizado del desempleo, la pobreza y la prdida de derechos laborales.

Convocada por la Confederacin General del Trabajo (CGT) y respaldada por el conjunto de las centrales sindicales y asociaciones gremiales y de pequeos empresarios y comerciantes, as como por agrupaciones de acadmicos e intelectuales y partidos de oposicin, la medida de protesta paraliz el transporte pblico, los servicios bancarios, miles de comercios y diversas actividades de productivos. El paro recibi incluso el respaldo de la jerarqua catlica por voz del presidente de la Comisin Episcopal, el obispo Jorge Lugones, quien seal que cuando en una democracia hay pobres (que) pasan hambre viviendo en condiciones infrahumanas, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que no est funcionando bien.

En efecto, en los dos aos y medio que lleva en el cargo, Macri ha llevado la economa a una situacin de catstrofe para las mayoras, con un 95 por ciento de inflacin en lo que va de su mandato, un endeudamiento monumental del sector pblico, centenares de miles de despidos y prdida generalizada de derechos y conquistas laborales, programas sociales y servicios mdicos y educativos, todo ello, bajo las instrucciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), reintroducido como autoridad econmica en el pas tras la derrota electoral del peronismo kirchnerista, y que en noviembre de 2016 emiti cinco recomendaciones que han sido seguidas al pie de la letra por el actual gobierno de derecha: reducir beneficios de la seguridad social, aumentar la edad de las jubilaciones y reducir sus montos, incrementar el nmero de afiliados a la seguridad social lo que provoc una precarizacin sin precedente de las condiciones laborales y reducir al mnimo la poltica social.

Pero el descontento expresado ayer en forma contundente con la paralizacin de buena parte de las actividades productivas va ms all de la tragedia econmica causada por la regresin de Argentina a las modalidades ms crudas del neoliberalismo: con ella han venido aparejados fenmenos de descomposicin institucional insoslayables, como el autoritarismo represivo ha caracterizado a Macri, el nepotismo de sus colaboradores, una corrupcin flagrante en las oficinas pblicas y un gravsimo deterioro en materia de derechos humanos.

En tales circunstancias, el presidente tendra que tomar el paro realizado ayer como una seal de alerta sobre su peligroso acercamiento a los lmites de la gobernabilidad y emprender un viraje general en su forma de gobernar y en su proyecto econmico que ya resultan intolerables para la mayor parte de los argentinos. De no hacerlo, Macri podra estar llevando a la nacin austral por un camino de inestabilidad de consecuencias imprevisibles.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/06/26/opinion/002a1edi



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter