Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2018

Es imposible sofocar el desafo que lanza cometas llameantes desde Gaza

Jonathan Cook
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Un grupo de muchachos palestinos preparando cometas llameantes en las proximidades de la valla de Gaza (Foto va Twitter)

Primero, Israel construy un sofisticado sistema para interceptar misiles llamado Cpula de Hierro y as neutralizar la amenaza de los cohetes de fabricacin casera lanzados desde Gaza.

Despus, cre la tecnologa que pudiera detectar y destruir los tneles que los palestinos haban excavado profundamente a travs de la tierra reseca bajo las vallas que Israel levant para encerrar Gaza por todas partes. La prioridad de Israel era mantener bloqueada Gaza e invisibilizar a sus ms de dos millones de habitantes.

Ahora, Israel se enfrenta a un nuevo desafo, al parecer ms duro an: cmo detener la resistencia palestina desde Gaza que est utilizando cometas llameantes que prenden fuego a las tierras cercanas en Israel. Los aviones de combate F-16 estn equipados para enfrentarse a muchos enemigos pero no a una humilde cometa.

Los israeles consideran estas diversas innovaciones de los palestinos como parte de la misma e incesante campaa de Hamas para destruir su pas.

Pero desde Gaza, las cosas parecen muy diferentes. Estas iniciativas han sido impulsadas por una mezcla de emociones humanas reconocibles: el rechazo a doblegarse ante una opresin implacable; el miedo a convertirse en cmplices mediante el silencio y la inaccin dejndose arrasar y pasar al olvido, junto a la necesidad imperiosa de volver a recuperar el control de la propia vida.

Los palestinos enjaulados en Gaza, a los que Israel niega la entrada y salida por tierra, mar y aire desde hace ms de una dcada, saben que la vida all es cada vez ms insoportable. La mayora de los jvenes estn desempleados, gran parte de la infraestructura y la vivienda estn irremediablemente daadas y las fuentes contaminadas del agua no son prcticamente aptas para el consumo.

Tras oleadas de ataques militares, los nios de Gaza sufren traumas y cicatrices mentales de muy difcil curacin.

Toda esta catstrofe ha sido cuidadosamente pergeada por Israel, que la renueva y la refuerza a diario.

Las cometas han sido siempre un potente smbolo de libertad en Gaza. Los nios las hacen volar desde los pocos lugares del diminuto y atestado enclave donde la gente puede an respirar: desde las azoteas de las casas o las playas gazates.

Hace cinco aos, la pelcula Flying Paper documentaba los exitosos esfuerzos de los nios de Gaza para establecer un nuevo record mundial de vuelo masivo de cometas. Los nios desafiaron el bloqueo de Israel, que impide la entrada de la mayor parte de los artculos, haciendo las cometas con palos, peridicos y trozos de plstico.

La ambicin de los nios consista aunque slo fuera brevemente- en recuperar los cielos de Gaza, que Israel domina con sus drones mortferos e invisibles, que zumban sin cesar sobre sus cabezas, y con misiles que pueden arrasar un edificio hasta los cimientos en cuestin de segundos.

Una jovencita que observaba el encanto de las cometas expres: Cuando volamos la cometa, sabemos que la libertad existe.

En un mensaje garabateado en un muro poda leerse:

Tengo derecho a sentir orgullo, a la educacin, justicia, igualdad y vida.

Pero el intento de record mundial no iba slo de los sueos de los nios y su desafo. Trataba de resaltar el confinamiento de Gaza y enviar un recordatorio de que los palestinos tambin son humanos.

Esa misma generacin de nios se ha convertido ya en los jvenes que semanalmente son atacados por los francotiradores israeles en las protestas pacficas ante el permetro de la valla: la caracterstica ms visible de la infraestructura de encarcelamiento de Israel.

Un grupo de esos jvenes ha vuelto de nuevo a volar las cometas. Aunque se han negado a dejar de lado objetos infantiles, se han liberado esta vez de su idealismo infantil. Su record mundial no les hizo ganar la libertad y casi nadie prest atencin a su mensaje.

Despus de que los francotiradores empezaran a mutilar a miles de manifestantes, incluidos nios, personal mdico y periodistas por la impudicia de imaginar que tenan derecho a la libertad, los jvenes del enclave reinventaron la funcin de las cometas.

Si no sirvieron como recordatorio de la humanidad de los palestinos, al menos podran recordarle a Israel y al mundo exterior su presencia y el coste de dejar que dos millones de seres humanos se pudran all.

As pues, se prendi fuego a las cometas convirtindolas en emisarios ardientes que trasladaban un nuevo tipo de ajuste de cuentas hacia Israel cuando aterrizaban al otro lado de la valla.

Los habitantes de Gaza pueden an ver las tierras de las que muchos de ellos fueron expulsados durante la desposesin masiva del pueblo palestino en 1948 bajo el patrocinio colonial de Occidente- a fin de crear un Estado judo.

No slo les arrebataron sus tierras sino que las comunidades campesinas judas que les reemplazaron riegan ahora sus cosechas utilizando el agua que se les quita a los palestinos, incluida el agua expoliada de los acuferos existentes bajo Cisjordania.

Las cometas han hecho llover fuego sobre ese idilio creado por Israel a expensas de los habitantes de Gaza. Nadie ha resultado herido aunque Israel afirme que extinguir los fuegos ha costado ya unos 2 millones de dlares y que 7.000 acres de tierra agrcola han acabado daadas.

Lamentablemente, dado el profundo sentido que de sus derechos tienen muchos israeles, una pequea mella en su bienestar material no ha afectado gran cosa a sus conciencias respecto al incomparablemente mayor sufrimiento existente a slo unos pocos kilmetros ms all, en Gaza.

En cambio, el ministro de la Seguridad Pblica israel, Gilad Erdan, pidi la pasada semana que se disparara sobre todo aquel que volara una cometa, incluidos los nios. l y otros ministros estn sosteniendo que es necesario otro ataque militar a gran escala sobre Gaza para crear lo que Erdan denomina disuasin duradera. Ese momento parece acercarse de forma inexorable. Israel ha estado lanzado en los ltimos das ataques areos de castigo para detener las cometas y vengarse de las facciones palestinas que han disparado, por vez primera en aos, grandes cantidades de cohetes desde Gaza.

La administracin Trump no pretende ya investirse como mediadora. Y va pblicamente de la mano con Israel. La semana pasada se retir del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, acusndolo de ser una fosa sptica de parcialidad poltica despus de que el Consejo criticara a Israel por ejecutar a manifestantes desarmados en Gaza.

En una visita a la regin durante la semana pasada, Jared Kushner, el yerno y asesor de Donald Trump, inst a los palestinos de a pie a rebelarse contra la negativa de sus dirigentes a aceptar el plan de paz largamente esperado de EE. UU., un plan que todas las evidencias disponibles sugieren trata de socavar an ms las esperanzas palestinas de un Estado viable.

Kushner parece no entender que el pueblo palestino est expresando su voluntad de liberacin protestando ante la valla de Gaza, arriesgndose a que Israel les ejecute por hacerlo as.

Mientras tanto, el lunes [25 junio] se espera en Israel al prncipe William, el primer miembro de la realeza britnica en hacer una visita oficial desde que el Mandato acab hace setenta aos. Aunque Kensington Palace ha destacado que el viaje no tiene carcter poltico, William se reunir tanto con el primer ministro israel Benjamin Netanyahu como con el lder palestino Mahmud Abbas, en un itinerario que ambas partes consideran una victoria.

Desde la posicin privilegiada del Monte de los Olivos, en la que podr contemplar la Ciudad Vieja de Jerusaln, es posible que el prncipe no consiga ver las batallas de cometas en los cielos de Gaza que ponen de relieve quin es Goliat y quin es David. Pero debera ver lo suficiente en Cisjordania y en el ocupado Jerusaln Este como para comprender que los lderes occidentales se han decantado decisivamente del lado de Goliat.


(Este artculo apareci originalmente en el National de Abu Dhabi.)

Jonathan Cook gan el Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn. Sus ltimos libros son: Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israels Experiments in Human Despair (Zed Books). Su pgina en Internet es: www.jonathan-cook.net/ .

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/06/25/the-defiance-that-launched-gazas-flaming-kites-cannot-be-extinguished/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org   como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter